17 12, 2023

Navidad: El cumplimiento de la promesa de esperanza

2023-12-17T11:51:58-05:0017 diciembre, 23|

Con esperanza es posible ser un sobreviviente. Y aún más.

A lo largo de los siglos, cuando las cosas parecían más oscuras, Dios ofreció a su pueblo esperanza. Esta ha sido la historia de la humanidad desde el principio. Todo comenzó con la promesa de Dios a Adán y Eva: Algún día, alguien vendría a restaurar el orden al caos que habían creado.

Hoy celebramos el cumplimiento de esa promesa de esperanza, el nacimiento del Mesías, Jesús. Dios continúa ofreciéndonos esperanza a través del nacimiento, la muerte y la resurrección del bebé que nació en Belén, hace más de 2000 años. Nuestra esperanza no es solo optimismo; es una relación restaurada con nuestro Creador que, gracias a Su amor infinito, ha hecho posible eso, a través de la vida, la muerte y la resurrección del bebé que celebramos en la Navidad.

Sin embargo, muchas personas aún viven vidas sin esperanza. Corazones lastimados, vidas quebrantadas y hogares divididos parecen destruir cualquier esperanza dentro de nosotros. Es por eso que tener a Jesús es tan importante: la esperanza, la luz que El ofrece trae sanidad, significado y propósito para nuestro presente, no solo para la eternidad. De hecho, Jesús dijo que vino para que pudiéramos tener vida y vida en abundancia.

La esperanza de Dios llega a nuestros corazones, vidas y hogares aquí y ahora. En esta temporada de Navidad, hagamos una pausa y reflexionemos sobre nuestro propio nivel de esperanza. El nacimiento de Jesús es más que una historia religiosa; su oferta de paz y alegría puede ser nuestra realidad hoy. Él nos invita a abrazar Su esperanza, Su amor, Su reconciliación con nuestro Padre. En Jesús, la esperanza ha llegado. ¡Invítalo a tu vida!

11 12, 2018

9 Marcas de un dador alegre

2019-07-07T04:53:22-05:0011 diciembre, 18|

Cuando pensamos en cómo donar u ofrendar es importante que veamos varios puntos de los que habla la Biblia con respecto a nuestra actitud de dar y a como lo hacemos posible también. A continuación una explicación sobre eso.

  1. Ver nuestro rol de administrador.

«Toda la tierra es del SEÑOR y todas las cosas en ella» (Sal. 24:1). Sabes que simplemente estás regresando a Dios lo que le pertenece. Lees Mateo 6:19–20 y sabes que estás acumulando tesoros en el cielo.

Tal vez haya comenzado a aprender lo que George Müller observó: «Es la orden del Señor, que, de cualquier manera, se complace en hacernos sus administradores, ya sea por cosas temporales o espirituales, si de hecho actuamos como administradores y no como dueños, Él nos hará más administradores «.

Aquí, hoy y mañana, un administrador es una nube que sabe que Dios es dueño de la lluvia. Como Pablo nos recuerda: «No trajimos nada al mundo, y no podemos sacar nada del mundo» (1 Tim. 6:7).

  1. Primero dar localmente.

Lo primero y más importante das localmente a tu familia, a tu iglesia, a tus vecinos. Además del mandato claro en 1 Timoteo 5:8, Jesús ilustra este “principio de proximidad” en la parábola del Buen Samaritano (Lucas 10:25–37). Tu donación a tu iglesia local ayuda a mantener tu corazón y oraciones enraizadas con tus hermanos y hermanas en Cristo..

  1. Dar a las causas del reino.

Estás emocionado (y a veces desorientado) por las innumerables organizaciones centradas en el Evangelio. Has comenzado a dar para apoyar obras de evangelismo, educación cristiana, ministerio en el campus, renovación cultural, misiones en el extranjero, etc. En la medida de lo posible, dar generosamente a algunas de estas organizaciones.

Mientras más estemos abiertos a conocer y participar en diferentes misiones y actividades del reino, más vamos a entender sus necesidades.

  1. Dar sacrificialmente.

Aquí te siente inspirado por ejemplos bíblicos como la ofrenda de la viuda (Marcos 12:41–44) y la parábola de las ovejas y las cabras (Mateo 25:31–46), donde Jesús concluye: “De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.”(v. 40). Reflexionando sobre esta parábola, C. S. Lewis concluyó: “Me temo que la única regla segura es dar más de lo que podemos ahorrar” (Mero Cristianismo, 87).

Cuando te sacrificas, confías en la Palabra de Dios en la lucha contra la ansiedad (ver 2 Cor. 9:11).

  1. Sabes que Dios ama a un dador alegre.

Estás convencido de que Dios atesora las ofrendas alegres (2 Cor. 9:7–8; Prov. 22:9; Deut. 15:10; Rom. 12:8). Estás creciendo para captar la profundidad de la generosidad de Dios hacia ti en Cristo (2 Co. 9:14), y te das cuenta de que tu dar es un instrumento en su reino. Te desbordas de alegría al participar en la obra de Dios en el mundo.

  1. Su donación está marcada (en su mayoría) por generosidad secreta.

Eres consciente de la tendencia de tu corazón hacia el fariseismo: hacer lo correcto por la razón equivocada. Entonces, presta atención a Mateo 6:1–4, donde Jesús manda: «No dejes que tu mano izquierda sepa lo que tu mano derecha está haciendo, para que tu ofrenda sea secreta».

Las donaciones secretas van en contra de la convención en la filantropía, donde los partidarios se enumeran según el tamaño de las donaciones y los edificios llevan los nombres de donantes ricos. Las iglesias y las organizaciones cristianas a menudo evitan con razón estas convenciones. Sin embargo, creo que Jesús hace espacio para excepciones (ocasionales). Hizo público la generosidad de la viuda en Marcos 12:41–44. Sabía que su ejemplo inspiraría y condenaría. No vayas a buscar la adulación, pero recuerda que El Señor puede usar tu fidelidad para influenciar a otros.

  1. Dar consistentemente.

No eres un dador casual, haciendo regalos impulsivos de vez en cuando. La generosidad fiel requiere disciplina, que a su vez proporciona estabilidad a tu iglesia y otras causas del reino. Puede establecer un plan de donaciones mensuales o escribir cheques cada Navidad de su abundancia. Incluso planifica en torno a un «diezmo gradual». A medida que creces en donaciones consistentes, comienza a evaluar formas de dar aún más.

  1. Tu donación es impositiva.

Una vez que comprendemos que dar no es opcional podemos llegar a disciplinarnos tanto como para hacer de nuestra entrega algo impositivo y no opcional. Es importante recalcar que no podemos dar de lo que nos sobra y eso también incluye la actitud con la que damos.

  1. Tienes una mentalidad fiduciaria.

Nuestra primera marca fue una mentalidad de mayordomía; recuerdas que no eres el dueño de tus propios recursos. Como fideicomisario, recuerda que no eres el propietario del trabajo que apoyas.

Una prueba del corazón de la mentalidad de un fideicomisario es «atarse a lo que se da». Cuando te sientes decepcionado por los diversos resultados en tu iglesia o por un misionero al que apoyas, ¿es tu primer pensamiento renunciar a tu generosidad? Si es así, es posible que debas reflexionar sobre los motivos de su corazón.

No me malinterpretes usa el discernimiento. El «desvío de la misión» ciertamente sucede, y el Señor lleva a las personas a dar en otros lugares. Pero si una organización está alineada con sus pasiones y trabaja para comunicar bien su trabajo, recuerde que los resultados están en última instancia en manos de Dios, no en las suyas.

Esperar errores, estate preparado para perdonar. Acompaña tu dar no con cuerdas, sino con gracia.

Un cristiano da como mayordomo, da localmente, da a las causas del reino, da sacrificialmente, da alegremente, da (en su mayoría) en privado, da consistentemente, da impositivamente y da como fideicomisario.

Dar es bueno para nuestras almas. Que Dios afloje nuestro dominio de las posesiones y crezca en nosotros un corazón para avanzar en su reino a través de la generosidad radical.

 

ESCRITO POR: Jorge Luis Rodríguez

21 12, 2017

Prepárate para la celebración de Navidad

2019-09-09T00:13:00-05:0021 diciembre, 17|

Navidad es una temporada de espera expectante. Conecta el anhelo de Israel por la llegada del Mesías con nuestra anticipación del regreso de Cristo. Durante toda esta temporada, tenemos la
oportunidad de detenernos, prepararnos y reflexionar.

Nuestra historia de fe ha recorrido un largo camino desde el primer anuncio del nacimiento de Jesús, ¡pero todavía no ha terminado!

El equipo de las Sociedades Bíblicas Unidas en Ecuador ha preparado un viaje compuesto por Devocionales Semanales de preparación para Navidad.

Esperamos que decidas unirte en este maravilloso viaje de esperanza, paz, alegría y amor. Haz de esta temporada un tiempo de enriquecimiento espiritual que siempre recordarás.