16 04, 2023

Lo que yo deseo de ti es fiel amor

2023-04-16T04:44:57-05:0016 abril, 23|

En nuestra casa viven dos periquitos. Uno se llama Chimborazo (en honor a la montaña más alta en Ecuador) y el otro es Furbie (no tengo idea por qué).

Los periquitos son excelentes mascotas. Son juguetones, llenos de vida y alegría, les encanta cantar y llenan una habitación de energía. Pero pueden ser ruidosos. A veces, cuando estamos viendo la televisión, tenemos que activar los subtítulos porque no podemos escuchar.

Es cierto que no poder escuchar la televisión o incluso mantener una conversación por el ruido de los pajarillos puede ser una desventaja. Esto me hace pensar en lo necesario que es saber escuchar para mantener relaciones saludables. Según James, escuchar es más importante que hablar.

¿Sabía que las palabras bíblicas como obedecer, obediencia, obediente, provienen de palabras que significan «escucha, escuchar»?

Desde nuestra perspectiva, a menudo es mucho más gratificante, hacer porque es fácil medir nuestras acciones. Nos evitamos la difícil tarea de buscar sabiduría, de aprender a vivir en fe, de escuchar atentamente a Dios a través del estudio de Su Palabra.

Por supuesto que, habiendo escuchado la verdad también debe haber una acción que la acompañe. Santiago nos advierte sobre la persona que se mira en el espejo («escucha» la Palabra de Dios) y no hace nada. Una vez que nos miramos al espejo y escuchamos la Palabra, entonces debemos responder.

Pero Dios no busca el cumplimiento, al menos no como un medio para relacionarse con nosotros. Oseas 6: 6 dice:

 “Lo que yo deseo de ti es fiel amor

y no sacrificio.

Quiero que ustedes me conozcan,

no que me hagan ofrendas.”

El deseo del corazón de Dios es que disfrutemos de una relación con él. Por eso, se nos ha dado a conocer. No solo en términos abstractos y difusos como de un «poder superior», sino de manera personal e íntima. Él se hizo hombre, vivió entre aquellos que Él creó y voluntariamente se dio a Sí mismo como sacrificio para que pudiéramos reconciliarnos con Él y gozar de una relación sana, refrescante y gozosa.

Jesús dijo: Acepten mi enseñanza y aprendan de mí que soy paciente y humilde. Conmigo encontrarán descanso.” (Mat 11:29 PDT).

¿Podemos cada uno de nosotros tomar unos momentos hoy, domingo para «escuchar» las palabras alentadoras de las Escrituras que nos enseñan el amor y el cuidado infinito del Dios Creador, que nos equipan para vivir en rectitud (no solo en cumplimiento)? ¿Podemos permitir que la Palabra nos corrija y restaure?

¡Escuche la suave voz de Jesús animándole hoy!

 

7 02, 2019

CARTA A MI BEBÉ QUE ESTÁ EN EL CIELO

2019-07-07T23:43:31-05:007 febrero, 19|

Tu paso por nuestras vidas fue una brisa suave. Fui afortunada de llevarte este tiempo en mis entrañas, sufrir contigo y por ti, pedirle a Dios por no tener que despedirme nunca. Amarte sin importarme como serías, acompañarte aún quizás sabiendo lo que me iba doler.

Ahora que ya no te siento cerca mí, ni puedo tomarte en mis brazos, volver a besarte; el dolor y el vacío de mi corazón son inmensos. Pero volvería a pasar de nuevo por todo esto, tan solo por conocerte, amarte y acunarte en mis brazos y en mi corazón como lo hice.

Fuiste una bendición para nosotros, nos diste una lección de amor, de sencillez de humildad, de lucha por la vida y de entrega impresionante. Tu paso por este mundo hizo que todo valiera la pena. El dolor que siento ahora es grande, pero el amor que te tengo es mayor. Me siento la madre más afortunada del mundo por eso.

¡Qué grande y que pequeño fuiste a la vez! Siempre estarás en nuestro corazón. Mi mayor consuelo es saber que algún día volveré a estar contigo y que esta vez será para siempre.

Dios es el único dueño de la vida y mi corazón y confianza, descansan en Él y en su perfecta voluntad.

Te amo hijo de mi alma. ¡Cuánto fruto dio tu corta vida, mi amor!

Doy gracias a Dios por pensar en mí para llevarte en mi seno.

Doy gracias porque ya eres parte de mi historia, y la de todos, los que por siempre te amaremos.

Hasta Siempre, mi pequeño gran amor.

24 01, 2019

Una carta de ánimo

2019-09-09T00:15:04-05:0024 enero, 19|

Hey!

Hay días difíciles, yo lo sé.

Hay circunstancias que se nos fueron de las manos, también lo sé.

Existen momentos agobiantes llenos de un poco de todo y mucho de nada, es verdad. Solo te pido que, por un momento, tengas quietud, respires, cierres los ojos y pienses: ¿Dios mira esto? Te aseguro, Él lo mira todo, pero con otros ojos.

Mirar las cosas desde arriba, definitivamente nos da una mejor perspectiva.

Será por eso que los miradores de cada ciudad se encuentran en las cimas.

Que, desde la punta alta de un monte, se divisan los mejores paisajes.

Y que, desde la Altura de la cruz, el mismo Jesucristo fue cuando más nos amó…

Desde arriba, así es como Dios puede mirar nuestra vida, sin las tantas limitaciones que nosotros vemos en nuestras circunstancias de frente.

Qué bueno saber que existe alguien «desde arriba», que mira más allá de nuestros ojos, que nos ve con más amor del que nosotros pudiésemos imaginar, y que tiene en su mano todo el control que tú y yo, desde hace rato perdimos…

Que el Dios de las alturas, te muestre lo que él vio en ti, y que eso te impulse a perseguir, lo que tienes por delante.

Ánimo, Dios no ha perdido el control y sigue siendo Dios, sigue confiando en ti.

“El Señor mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes”.

(Deuteronomio 31:8)

20 12, 2018

A ti, que llevas un milagro dentro.

2018-12-20T10:04:42-05:0020 diciembre, 18|

 

Seguramente has escuchado a alguien decirte: “El embarazo es el mejor estado de la mujer”. Entre las náuseas, los calambres y el sueño incontrolable, eso suena no tan real ¿verdad?

Es que crear vida no es sencillo.

Tu cuerpo está dedicando toda su fuerza en construir a este pequeño ser a partir de solo dos células y tu alma se está fundiendo con la suya. No es fácil llevar dentro dos corazones, pero es milagrosamente hermoso pensar que tu bebé te está escuchando el corazón desde adentro.

¿Sabes qué te deseo en tu embarazo?

Que cada mañana, cada tarde y cada noche, te des cinco minutos para acariciar tu pancita; que descubras cómo ha crecido en el día y que hagas muy consciente que estás creando un milagro.

Deseo que cada día te maravilles con esa idea y que se quede siempre en ti esa sensación del mágico privilegio que tienes como mujer.

Deseo que sin importar si es tu primer bebé, o el segundo, o el quinto, vivas intensamente este momento.

Es normal que a veces te sientas abrumada, que dé miedo pensar en qué pasará, si serás una buena mamá, si todo saldrá bien.

Es normal estar irritable, cansada y a veces querer reír y llorar al mismo tiempo. Todo es parte de una transformación total, no quieras que pase pronto; los nueve meses lo preparan a él para vivir fuera de ti y a ti te preparan para recibirlo.

Todo pasa y todo llega… y un día muy pronto ya lo vas a tener en brazos. Sé que piensas que no vas a extrañar tu pancita y que lo que quieres es ver su mirada, tocar sus manos y abrazarlo. Pero para eso tendrás toda una vida… no dejes de disfrutar cada segundo de este abrazo interno, de esas pataditas que solo tú sabes cómo se sienten.

Y piensa: dentro de ti, no necesitas nada más. Tu cuerpo es tan sabio que lo tiene todo para dárselo, Dios te creó así de perfecta.

Está por llegar tu mejor maestro tu aventura más difícil y la más hermosa que hayas vivido jamás.

Que sea con mil bendiciones. Tienes todo mi cariño, mi admiración y mi respeto por ser creadora de vida, portadora de un milagro y futura mamá del bebé más hermoso del mundo.

Dios y los que te amamos estaremos contigo.

Tomado y adaptado de: babycenter/web.

 

29 11, 2018

Una carta de esperanza

2019-07-07T23:43:31-05:0029 noviembre, 18|

Hola, sé que lo que atraviesas ahora es difícil y duele, pero a veces necesitamos una perspectiva diferente, ¿Y si estuviéramos en un rascacielos y pudiésemos ver todo esto con otros ojos?

Mirar las cosas desde arriba, definitivamente nos da una mejor perspectiva.
Será por eso que los miradores de cada ciudad se encuentran en las cimas.
Que desde la punta alta de un monte, se divisan los mejores paisajes.
Y que desde la altura de la cruz, el mismo Jesucristo fue cuando más nos amó…
Desde arriba, así es como Dios puede mirar nuestra vida.. sin las tantas limitaciones que nosotros vemos en nuestras circunstancias cuando las miramos de frente.
Qué bueno saber que existe alguien «desde arriba», que mira más allá de nuestros ojos, que nos ve con más amor del que nosotros pudiésemos imaginar, y que tiene en su mano todo el control que tú y yo, desde hace rato perdimos…

No importa la circunstancia, Dios sigue siendo Dios, sigue amándote y teniendo sueños para tu vida.
Que el Dios de las alturas, te muestre lo que él vio en ti, y que eso te impulse a perseguir, lo que tienes por delante; yo seguiré aquí, tomándote de la mano.

Te quiero.