+593 2 3980 893

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
30 11, 2018

La trampa del «buen cristiano»

2019-07-07T04:56:31-05:0030 noviembre, 18|


Quiero ser un buen cristiano.


Muchas veces he dicho esta frase. Seguro tú la has dicho también. Suena normal, suena bien. Pero hay un par de problemas con esta frase. Problemas que no son evidentes a primera vista y que están afectando a la iglesia en general.

1 – No existe un buen cristiano

Déjame decirte que la idea de un buen cristiano es contradictoria. Se ha formado en nuestra iglesia un fuerte sentimiento que el cristiano no es como los demás; que no pecamos; que somos guerreros contra el mundo; que somos santos, apartados, distintos. Y aunque todo eso es cierto, no lo vemos de la manera correcta. Nuestro punto de partida debe ser el hecho de reconocer nuestra humanidad (esa misma humanidad que compartimos con todos): Somos pecadores.

…no hay quien haga lo bueno, ni siquiera uno.
– Salmo 14:3b –

No hay bueno, ni siquiera uno. Ése es nuestro punto de partida. El cristiano no deja de ser humano. El cristiano sigue siendo pecador. El cristiano, por ser parte de la raza humana, hijo de Adan, simiente del pecado, no es bueno. Hace poco vi en Instagram una frase que me gustó: “La oveja perdida nunca dejó de ser oveja”. Nunca dejamos de ser humanos; nunca dejamos de ser pecadores.

¡Pero Bryan!” te escucho decir, «¿De qué me sirve ser cristiano si sigo siendo igual?»

Y esa pregunta tiene la respuesta más hermosa de todas. La respuesta correcta a todas las preguntas en la clase de escuela dominical: Jesús.

En respuesta al joven rico Jesús dijo «¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo Dios.» (Lucas 18) Incluso el mismo Hijo de Dios reconocía que la humanidad no tiene bondad intrínseca. Pero pon atención a lo que no dijo. No dijo, «No me llames bueno», más bien su respuesta es casi como si le preguntase al joven, “¿Sabes lo que dices? Estás reconociendo que soy Dios”. Jesús es bueno, porque es Dios. Y necesitamos del poder del buen Dios para hacer bien en nuestra vida.

En la película animada «Ralph el demoledor«, los malos tienen un mantra, o un manifiesto, que repiten.

«Soy malo, y eso es bueno. Yo jamás seré bueno, y eso no es malo.» 

Repite conmigo en voz alta: Soy malo, y eso es bueno. Yo jamás seré bueno, y eso no es malo.

Tranquilo, sé que probablemente no lo dijiste. 

Ningún cristiano es bueno. Pero todo cristiano tiene el Espíritu de Cristo en su vida que le da el poder para hacer el bien. Pablo en Filipenses 2 dice que «Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad«. Por lo cual entendemos que en el humano no hay capacidad para el bien, pero Dios es el que nos capacita y nos da la voluntad de actuar para bien.

Entonces la pregunta que resulta es: ¿Realmente puedo ser un buen cristiano?

Y la respuesta es: Yo no, pero Jesús en mi sí.

2 – Falsas esperanzas: La cultura de bondad en la Iglesia

El segundo problema es que en las iglesias enseñamos lo opuesto.

«¡Sí, claro! Tú puedes ser un buen cristiano.»

¿Cuántas veces la prédica en tu iglesia parece más una charla motivacional que una explicación del carácter de Dios? ¿Cuántas veces decimos “ora más”, “lee más”, “asiste más”…? ¿Cuántas veces alimentamos con falsas esperanzas la idea del “sí se puede” y olvidamos que no podemos?

Y por otro lado:

¿Por qué el mensaje casi nunca es «Tu no puedes. Debes depender de Cristo.»?

Cuando el pecado persiste en mi vida. Cuando hay obstáculos que no puedo quitar. Cuando mis fuerzas no alcanzan. Cristo es el que puede.

Jesús en la cruz dijo las palabras «consumado es«(Juan 19:30). Significa que yo no debo hacer nada, porque él ya lo hizo todo. No necesito luchar con el pecado, porque Cristo ya lo derrotó. No necesito esforzarme por ser más santo, porque Cristo ya es santo y Dios cubre mi vida con su santidad. No necesito “tratar” de ser un buen cristiano, porque nunca lo lograré; y no necesito lograrlo porque Cristo es el único «buen cristiano».

«¿Entonces no necesito tratar de hacer cosas buenas?»

La respuesta natural de un indefenso al ser salvado es amor y devoción. Un amor que anhela obedecer completamente los deseos de su salvador. Nunca lograrás ser lo que Dios espera de ti. Pero si realmente has sido salvado por Cristo, tu deseo será hacer todo lo posible por complacer su corazón en obediencia.

 


 

En conclusión, lo único que debo hacer en mi vida como cristiano es:

 

1) Reconocer que no soy bueno y nunca lo seré.

2) Reconocer que Cristo es bueno y siempre lo será.

3) Depender completamente de Cristo para todo en mi vida.

 

La vida cristiana es mucho más simple de lo que enseñamos a veces. Es simplemente depender de Cristo.

¿Voy a fallar? Sí.

¿Seguirá el pecado en mi vida? Sí.

¿Le fallaré a Dios? Indudablemente.

Pero si Cristo es el motor de nuestra vida, no será una carga; no habrá culpabilidad; no habrá necesidad de sufrir y “esforzarnos” por ser buenos.

Ése es el verdadero significado de «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece» (Filipenses 4:13) Puedo hacer todo lo que Dios espera de mí, porque Él ya hizo todo por mi. Yo sólo debo darle lugar en mi vida para que obre en mí, y me conforme a Su imagen.

 


Ten cuidado, no caigas en la trampa del “buen cristiano”.


 

14 11, 2018

El día que dejé de llamarme cristiano

2019-07-07T04:56:31-05:0014 noviembre, 18|

Cuando me hablaron de aquel Carpintero pensé que se trataba de alguna nueva oferta, como cuando te tocan a la puerta y quieren venderte un producto, religión o servicio.  Es fácil confundirse pues reconozco que existe gente que está dispuesta a utilizar la fe para: manipular, matar y destruir. Pero no te confundas, a continuación te detallo las diferencias entre las propuesta política-religiosa versus la propuesta de Jesús.

Mientras la una viaja en primera clase y tiene hambre de poder político, Jesús viaja en un burro y esquiva las propuestas para ser rey. La primera controla, manipula y señala, Jesús restaura corazones, abraza y se sienta en la misma mesa con pecadores. Mientras la primera cuelga cadenas de oro en sus cuellos y trata de no manchar su traje pulcro, Jesús se inclina a lavar pies y es tocado por enfermos “impuros”.

Jesús tiene conflicto con los primeros, aquellos que asisten a un club de santos,  todos se ven limpios y hasta huelen bien, pero por dentro están sucios y llevan una doble vida. Jesús se lleva con los sinceros, aquellos que no les preocupa el status y prefieren declararse pecadores, aquellos que se reconocen como vasijas rotas necesitadas de un alfarero. Los primeros ven como números a las personas, mientras más llenen el club mejor será la cosecha, Jesús conoce la voz de los suyos, construye una comunicación “desde” y no “para” las personas.

Los primeros dicen algo, mientras que Jesús tiene algo para decir. Si tu círculo cristiano se parece más a la primera propuesta: ¡Huye lo más pronto de ahí! Puede que estés formando parte de los fariseos de la época, aquellos que se saben al revés y al derecho la ley, pero no la cumplen. Aquellos que te recitan la biblia completa, pero no abrazan a los pobres. Cada día hay nuevas religiones y doctrinas. A pesar de que religión no es más que: profesar tu fe, esta palabra ha sido sobre utilizada. Antes que religioso o creyente prefiero llamarme seguidor.

Yo prefiero seguir al pastor de pastores, leer su palabra para no ser confundido, estar convencido que soy débil y que su gracia es la que me mantiene en pie. He decidido quitarme la máscara, dejar de pensar que soy poeta y mirarme como un poema del Creador. Quitarme la indumentaria pulcra y seguir al inspirador de naciones. Ensuciarme en busca de enfermos, pecadores y deprimidos para decirles que hay esperanza. Ser reconocido como el comunicador de las buenas noticias. Concluí ir tras los pasos de Jesús. Es que decidí dejar de llamarme cristiano y empezar a serlo.

9 07, 2018

Vacaciones en casa

2018-07-09T19:52:21-05:009 julio, 18|

Ah vacaciones. ¿Cuántos de nosotros a veces deseamos poder escapar del ajetreo, el bullicio y las responsabilidades cotidianas de nuestras vidas normales para disfrutar de una semana de diversión y relajación en algún lugar muy, muy lejano … pero no tenemos las finanzas para hacerlo? Ahhhhh …

Si no deseas conducir por varias horas para salir de vacaciones es posible que, a una hora de distancia, puedas encontrar algo interesante para hacer con tu familia.  Parques naturales, o sitios históricos son buenas opciones.

Para disfrutar realmente de tus vacaciones en casa, aquí hay  algunos consejos …

El objetivo de este tipo de vacaciones es hacer que la familia la sienta como una verdadera escapada familiar, sin abandonar la comodidad de su propio hogar. Por lo tanto, para asegurarse de que toda la familia esté en sintonía, es bueno comenzar con algunas reglas básicas en las que todos puedan estar de acuerdo. Comiencen por decidir exactamente cuándo comienzan y terminan las vacaciones en el hogar, y luego establezcan algunas pautas sobre lo pueden y no pueden hacer durante este tiempo. Estos podrían incluir todos o algunos de los siguientes:

  • Sin teléfono inteligente
  • Sin correo electrónico
  • Sin computadora, ni videojuegos
  • Sin televisión
  • Sin trabajar desde casa
  • Sin preocupaciones
  • Sin peleas
  • Tiempo en familia solamente: sin actividades, ni planes externos
  • Sin cocinar
  • Sin limpiar
  • Sin lavar la ropa

Ahora que ya han establecido las reglas básicas para este tiempo, están listos para la parte divertida. Tómense el tiempo para averiguar qué harán en sus vacaciones en casa. Si los hijos son lo suficientemente mayores como para opinar, organicen una reunión familiar para analizar sus sugerencias y tener una idea de lo que todos quieren hacer. Si les gusta la espontaneidad, consideren poner las ideas de todos en un frasco, luego escogen una actividad cada día. O bien, si tu familia prefiere más estructura, usa sus ideas para desarrollar un itinerario para la semana.

Hay mucho que podemos hacer alrededor de la casa. Pueden encontrar una ruta para hacer excursionismo, hacer un picnic, visitar un museo local o ver cómo pueden ayudar con las oportunidades de ministerio en la iglesia. Lo más importante de todo, esta vez, es crear recuerdos increíbles hechos en casa que acerquen a los miembros de la familia.

18 05, 2018

“Vale la pena” el nuevo sencillo del ecuatoriano Cristhian Hidall

2018-05-18T09:06:51-05:0018 mayo, 18|

“Es sabio esperar en Dios para conocer los propósitos que Él tiene para nuestras vidas”. Con esta declaración el ecuatoriano Cristhian Hidall nos presenta su nuevo sencillo: “Vale la Pena”.

Cristhian, atravesaba por una etapa de pruebas más nunca perdió la fe y continuo adelante con sus sueños. Hoy en día él ve plasmadas las promesas de Dios para su vida.

“Vale la Pena” cuenta con sonidos de instrumentos de cuerda y piano clásico interpretado por el maestro Jorge Maridueña.

Realiza tu donación mediante Transferencia Bancaria

Mi promesa de Donación: Eres parte de HCJB

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Banco del Pichincha. Cuenta de ahorros Banco Pichincha # 22 02 49 71 71
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
Haz tu donación en línea con tu tarjeta de crédito o débito nacional o internacional con total seguridad a través de nuestro portal de donaciones Haz clic aquí

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Produbanco o Servipagos. Cuenta de ahorros Produbanco # 12 00 58 38 84 9
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
  • Débito bancario: Realiza tu donación por medio de tu cuenta bancaria del Pichincha o Produbanco llenando los datos solicitados en el formulario. Envía el documento firmado al correo electrónico [email protected] o entrégalo en nuestras oficinas.

Descargar Formulario: Click Aquí