14 11, 2016

SOMOS UNO SOLO

2019-07-07T04:53:39-05:0014 noviembre, 16|

A menudo vivimos nuestras vidas de manera desconectadas me refiero a que pensamos que las cosas que hacemos, decimos o callamos no va a afectar de manera positiva o negativa al mundo o a otras personas, pero la verdad es que vivimos en un mundo muy conectado por ejemplo; las raíces de los árboles o de las plantas se entrecruzan entre ellas y de esta manera viven conectadas, si se elimina un bosque la lluvia deja de caer. Un ejemplo más cercano es el que encontramos en la Biblia, ella dice que nosotros somos los hemanos en Cristo somos un cuerpo y que el cuerpo siente cualquier cosa que le pasa, sea física (dolor, enfermedad, golpe) emocional (ilusión, enamoramiento, tristeza, alegría, etc) espiritual (la voz de Dios etc). Ahora.

Lo que decido hoy tendrá un impacto en el día de mañana, no podemos darnos el lujo de vivir nuestras vidas con la filosofía del “comeremos y beberemos porque mañana moriremos” o “vive la vida loca” o del “haz lo que te dicta tu corazón”, todo lo que decidimos hacer hoy nos pasará factura mañana en lo bueno y en lo malo. Si la vida nos pasa una factura cara y mala no le podemos echar la culpa a Dios, por lo general eso de pasarle la pelotita a otro cuando las cosas están saliendo mal es lo que siempre hacemos y no nos responsabilizamos de las decisiones que tomado.

Reflexionemos sobre las decisiones que hemos tomado y veamos a la luz de la Biblia y que efectos han traído sobre nuestras vidas.

Lo que hago aquí tiene una huella en el mañana, hay dos formas de vivir: haciendo algo y no haciendo, de las dos maneras siempre conseguiremos algo, la Biblia dice que las hormigas aunque no tengan jefe siempre están trabajando y que el perezoso no consigue nada pues no hace nada, hagas o no hagas algo siempre recibes algo de la vida algunos reciben a manos llenas y otros reciben casi nada.

Todo está conectado, las decisiones que tomamos y lo que hacemos nos llevan a sembrar algo pero siempre eso influye sobre alguien, el pastor o líderes en general deben tomar decisiones en base a la gente que los rodeada, no pueden agradar a todos pero su papel es hacer el menor daño posible, pues siempre en cualquier decisión muchos salen beneficiados y unos pocos salen afectados, lo que debemos tener en cuenta es que todos estamos conectados.

30 03, 2016

Dudas y excusas

2019-07-07T04:53:50-05:0030 marzo, 16|

Ya pasaron 40 años desde que Moisés huyó desesperadamente de Egipto. Durante este tiempo trabajó de pastor y vivió en el desierto (puedes leer la histora es Éxodo 3), además de casarse son Séfora y tener hijos. Su suegro era Jetro, un sacerdote de Madián. Y ahora, a los ¡80 años!, Dios lo llama porque tenía preparado un ministerio para él. ¿Qué me cuentas?

Dios lo encuentra y le pide algo importantísimo (3:7-10). ¡Pero entonces surge la primera…EXCUSA! (3:11).

Qué piensas de los sentimientos de inferioridad de Moisés. ¿Te das cuenta? Esto de sentirse inferior no te pasa únicamente a ti. Imagínate, 40 años cuidando ovejas y de repente Dios lo llama a ser el líder de casi 1.000.000 de personas… ¡en esclavitud! ¡Para morirse!

¿Cómo lo alienta Dios? (3:12).

Dios te llama a dar testimonio delante de tus compañeros, ahí en tu curso o en tu trabajo. Te llama a desafiar a los tibios y apartados. A corregir a los que andan metidos en cualquier cosa. A comprometerte con el servicio en la iglesia.

¿Quién, yo? Sí, ¡tú! Cuando algún líder o pastor te invite a participar, no tomes tu decisión en función de tus sentimientos de inferioridad (“no voy a poder”, “no me va a salir bien”, “nunca lo hice”, “no estoy súper-híper-ultra bien con el Señor”…). Toma tu decisión considerando esto:

Si alguien pensó en ti y te invitó a participar fue porque primeramente Dios pensó en ti y Él te conoce mejor que nadie.

Es cierto que todo lo nuevo produce miedo e inseguridad, pero puedes ir y decirle al Señor: “Tengo miedo, me siento inseguro, nunca lo hice antes, y vengo a decirte todo esto para que me llenes de tus fuerzas ¡y no me dejes solo! Gracias por tenerme en cuenta”.

Piénsalo.

Si Dios pensó en ti es porque sabe que puedes hacerlo. ¡Anímate a creerle!

Pero si en cambios le crees más a lo que sientes nunca vas a hacer nada, porque lo que sientes muchas veces te tira abajo. Créele a Dios y anímate a salir del “desierto” de tu comodidad personal para pensar en otros y bendecirlos. En Él eres capaz de hacerlo aunque las primeras veces no sean fáciles.

 

ESCRITO POR: Jorge Luis Rodríguez

1 02, 2016

LOS SALTOS DE FE EN MI VIDA

2019-09-02T12:48:32-05:001 febrero, 16|

Saltos de fe ¿Cuántos has dado en tu vida?

Voy a nombrar mis saltos de fe.

Mis padres me contaron que cuando era pequeño salte de un primer piso de una casa en construcción y cuando salte grite papá y la segunda vez que lo hice grité David Calagan.

Uno de mis saltos de fe fue tener novia  a los 15 años y cuando lo tuve, me di cuenta que las mujeres no muerden.

Un día – cuando estaba en la escuela – jugaba alegremente canicas, no tomé el transporte para regresar a casa, di un salto de fe, caminar de la escuela a mi casa (hice el recorrido del transporte – era la única ruta que conocía) si lo vuelvo hacer tengo infinidad de rutas.

La primera vez que bajé al vuelo de un carro, fue cuando tenía 12 años (otro salto de fe), mi mamá decía, tienes que esperar que el carro pare en su totalidad, pero uno quiere experimentar cosas.

Trabaje dos años en una consulta que se dedica a capacitar personal con la metodología Team Building y en esa empresa era facilitador, pero sali para tener mi propio consultorio de lo mismo, es un salto de fe pues no todas las empresas me conocían pero aun así lo hice.

Un salto de fe reciente, fue pedir ayuda a Byron de “El Refugio” para sacar adelante otro de mis proyectos que hoy se llama “Ministerio La Cumbre”, lo hice porque me gusta ayudar a que la gente a crecer y aprender otras cosas. Ahora esto es un salto de fe porque:

1) se formó un equipo con gente que no conocía (todos facilitadores del  Refugio)

2) me gusta caminar (hacer senderismo en la ciudad) pero no he realizado muy seguido senderismo en la naturaleza (me encanta la naturaleza).

3) es un llamado que tengo, servir a Dios y la gente.

Los saltos de fe que te ayudan a crecer y a vencer miedos. Acabo de saltar desde un poste a un tubo que también estaba colgado. Cuando llegue al tope del poste miré hacia abajo y me dio miedo, en el poste estuve parado como dos minutos, oré y me lance, al hacerlo sentí volar pero sé que era la mano de Dios sosteniendome y, quedé colgado de ese tubo (tienes idea de lo que son 13 o 14 metros de alto), este salto de fe me hizo recordar todos los saltos de fe que he dado en mi vida y me reta a seguir dando más. También me hizo reflexionar en Pedro.

Pedro, estaba en una barca, en medio del mar y en una tormenta, parecía que se iba a hundir (el, con muchos más), de repente ven a una persona que caminaba en medio del mar y entre la tormenta, al principio pensaron que era un fantasma, luego escucharon una voz que les decía “tranquilos soy yo” y, Pedro le dice “si eres tu puedo ir a tu lado” y su maestro le dice “ven que esperas” y Pedro dio su salto de fe, fue impresionante eso, Pedro caminó sobre el mar tormentoso, luego se desenfocó, casi se ahoga, el maestro lo levantó. Pedro se arriesgó, los otros se quedaron en la barca esperando que alguien se decida a hacerlo.

La mayoría de mis ideas empezaron cuando me lance (arriesgue) si me hibiese decidido a hacerlo otro lo habría hecho y, seguirán siendo un sueño…