9 04, 2018

Enseñemos a nuestros hijos a orar

2018-04-09T09:44:08-05:009 abril, 18|

Seguro coincides conmigo que los días “pasan volando”, y justo en este momento de pausa, quiero preguntarte: ¿qué lugar tiene la oración para ti?… sabes que la oración debe ser una prioridad en nuestras vidas, debe ser algo que nunca pase por alto en tu hogar y debemos hacerlo todo el tiempo, pero no significa que debemos ir a un lugar para orar, si no que a lo largo del día podemos dirigir una oración al Señor para pedir por nuestra familia, pedir por fortaleza para cada día, sabiduría para hacer nuestro trabajo y todo lo que tenemos para enfrentar cada día.

Es importante enseñarles a nuestros hijos que la oración es un deleite y que va más allá de un ritual o una costumbre porque mientras oramos, podemos descansar en que Dios está atento a todas las circunstancias de nuestras vidas.

Algo que te va a unir a tus hijos es que ellos te escuchen orar por sus vidas, porque es una gran oportunidad para bendecir sus vidas, sus pensamientos y su futuro. Mientras eso pase, ellos deben saber que oramos cuando las cosas van bien y también cuando hay momentos de dificultad porque Dios en su soberanía, sabe cuándo es el tiempo de que esas oraciones sean contestadas, aunque a veces puede ser un no.

Enseña a tus hijos a ser agradecidos con el Señor, en tus tiempos de oración en lugar de llevar una lista de peticiones, puedes llevar una lista de agradecimientos, de esa manera siembras en el corazón de tus hijos el valor de la gratitud a Dios.

Algo diferente y que conecta el corazón de nuestros hijos con Dios es cantarle, puedes escoger una o dos de sus canciones favoritas para que juntos le canten al Señor.

Y lo más importante es que puedas orar con la biblia, porque pueden memorizar los versículos y las promesas de Dios escritas en Su Palabra, por ejemplo el Salmo 23, luego de un tiempo tus hijos recordarán que el Señor es su Pastor y aunque estén pasando por pruebas o momentos de angustia, pueden confiar porque Dios nos da esperanza y aliento en medio de situaciones difíciles… Enseña la oración como un precioso legado a tus hijos, ellos sabrán que Dios siempre está atento a lo que les pase, es Fiel todo el tiempo.

20 11, 2017

La amistad en nuestros hijos

2017-11-20T09:29:57-05:0020 noviembre, 17|

¿Qué es lo primero que pasa por tu mente cuando quieres hablar sobre la amistad, tomando la Biblia para hablar con tus hijos? Te comparto algunos temas basados en la Biblia para que puedas enseñar a tus hijos sobre la amistad. Antes de empezar, debes buscar un tiempo para tratar estos puntos, en el que puedas permitir que tus hijos compartan lo que están pasando ahora, cita ejemplos de tus vivencias para que vean en ti una mamá real.

David y Jonathan fueron grandes amigos, y nos enseñan muchos valores sobre la amistad:

  • Un amigo… edifica tu vida: no necesariamente debemos escuchar cosas buenas que hay en ti, pero es muy válido cuando recibimos correcciones de nuestras actitudes o formas de ser, porque esto nos permite crecer.
  • Un amigo… comparte y es generoso: enseña siempre a tus hijos que siempre es mejor dar que recibir, no hablo de regalos, si no de prestar sus cuadernos, enseñarles algo que tus hijos dominan, por ejemplo: las sumas con base 10, las partes del esqueleto, los verbos en inglés, etc. Pero también podemos darles el ejemplo, si hacemos un pastel en casa podemos enviarles unos pedacitos extras para compartir o la fruta de temporada.
  • Un amigo… es honesto y dice la verdad: qué importante es que nuestros hijos crezcan diciendo la verdad todo el tiempo, si no pudimos hacer algo que dijimos que haríamos, ellos deben saber que lo que planeamos, no siempre va a ser lo que logramos hacer.
  • Un amigo… te anima a seguir: esto es vital para que una amistad se desarrolle, no se trata de adular a los amigos, se trata de dar un impulso para que puedan cumplir sus metas.
  • Un amigo… es alguien en quien puedes confiar: Debemos enseñar a discernir lo que es bueno de lo malo, si un amigo de cuenta sobre una preocupación de tu familia, se convierte en un motivo de oración y no tenemos que decirlo a los otros amigos.
  • Una verdadera amistad, te acerca a Dios: Es necesario que nuestros hijos desarrollen su confianza en Dios y que lo compartan con sus amigos.

Es un privilegio poder enseñar a nuestros hijos sobre la amistad, porque la amistad es un tesoro a nuestras vidas.

Tomado de 1 de Samuel 18 al 23.