22 10, 2023

Amar a Dios con nuestras mentes y creatividad

2023-10-22T08:42:31-05:0022 octubre, 23|

Me encantan los sábados lluviosos.  Es posible que esta afición  me ubique en la minoría, pero el tener que quedarme en casa, me brinda la oportunidad de dedicar más tiempo para el gran libro.  Desde que era niño, me ha gustado leer; imaginar lugares donde solamente mi mente me ha llevado.  Mi afición por la lectura continúa y ahora incluye obras que desafían mi perspectiva y entendimiento sobre Dios.

San Agustín, un teólogo-filósofo quien vivió en el siglo quinto, fue uno de los primeros Cristianos intelectuales que enseñaron cómo amar a Dios con nuestras mentes y creatividad.  Su dicho famoso fue: “Toda verdad es la verdad de Dios”.

Las artes son una fuente inagotable de grandes enseñanzas.  Nuestras mentes pueden ser fortalecidas y nuestros corazones elevados a través de la expresión creativa.  Existe un maravilloso potencial al usar literatura y otros dones artísticos para explorar y expresar la grandeza de Dios.  Amar a Dios con todo nuestro corazón debería incluir la creatividad!

Como padres cristianos deberíamos animar a nuestros hijos a tocar un instrumento, practicar drama, leer o escribir historias.  Salomón escribió:  Es privilegio de Dios ocultar un asunto,  y privilegio del rey descubrirlo” En otras palabras, la majestad de Dios se aprende no solamente a través del estudio de Su Palabra, sino de la exploración del arte creativo que nos rodea y de la capacidad de expresarlo a través de su hábil interpretación.  Después de todo, La Biblia en sí es una colección de obras de arte, incluyendo poesía, música y drama.

21 02, 2019

¿Cómo estudio la Biblia sin aburrirme?

2019-07-07T04:53:22-05:0021 febrero, 19|

Si te resulta difícil leer la Biblia porque al empezar no logras concentrarte y lo poco que lees no entiendes, y sobra decir que por eso te cuesta tener estudios regulares, aquí unos tips que te pueden ayudar.

1: Ora antes de leer la Biblia. Una oración por sencilla que te parezca en la que le entregas el tiempo de lectura a Dios hace la diferencia.

2: Elige un libro de la Biblia: Cuando empiezas a estudiar la Biblia procura elegir un libro y terminarlo, de esta manera vas a entender mejor y lograrás tener continuidad.

3: Formula preguntas y busca respuestas. Esto te ayudará a ubicarte en la historia. Pregúntate sobre el lugar, la persona que habla, quienes están escuchando, el contexto, la cultura, etc. Investiga y responde estas preguntas en fuentes confiables como comentarios y diccionarios bíblicos que incluso puedes conseguir en google, esto enriquecerá tu lectura y despertarás tu curiosidad.

4: Compara la escritura en varias versiones de la Biblia. Busca el texto que estás leyendo en diferentes versiones, en algunas comprenderás mejor ciertos versículos.

4: Busca las palabras en su versión original. Procura buscar como fueron escritas las palabras en su texto original, en hebreo y/o griego; comprender su significado te dará más claridad de lo que estás leyendo.

5: Marca las partes importantes. Subraya si es posible de diferentes colores lo que más te impacto y lo que no lograste comprender bien para profundizar y aclarar dudas.

6: Toma notas: Escribe lo que Dios te ha dicho en su palabra.

Recuerda que la lectura y el estudio (de la Biblia) es para todos, aunque a algunos les resulte más fácil que a otros no deja de ser un hábito que todos podemos desarrollar.

ESCRITO POR: Michelle Rojas

24 04, 2018

¿SOMOS LO QUE LEEMOS?

2019-09-09T00:15:19-05:0024 abril, 18|

¿Se puede juzgar a una persona por el libro que lee? En Nueva York, Uli Beutter Cohen decidió poner a prueba esta premisa con un proyecto en las redes sociales, donde cuenta lo que otros leen y la razón por la que escogieron ese libro. Esta colección de reseñas escritas y publicadas en Facebook, Instagram y Twitter se dan a partir de lo que le cuentan los neoyorquinos que toman el metro.

Esta muchacha empezó preguntando a la gente qué estaban leyendo y por qué. Para sorpresa de ella, los entrevistados no solo compartieron sus impresiones del libro que leían, sino cómo esa lectura tenía impacto en sus vidas.

Entre los casos que menciona, Uli cuenta el caso de Joshep, un profesor de matemáticas de secundaria. Compró el libro “La Casa en Mango Street”, de Laura Cisneros para un estudiante a quien no le gusta leer y a la cual quiere ayudar a que salga bien en sus exámenes. Por eso leía este libro el maestro de matemáticas.

Este proyecto desarrollado por Uli, le permitió aprender a dejar en casa los prejuicios. Para ella, no se juzga a una persona por el libro que lee. “Muchas veces te creas una imagen de la persona por el libro y cuando te acercas y hablas te das cuenta que estabas totalmente equivocada”, menciona.

Juzgar a una persona por el libro que lee es incorrecto. Pero cuando el libro que leemos se convierte en nuestro manual de vida, cuando meditamos de día y de noche en él, y lo llevamos impreso en la mente y el corazón, sí reflejamos en nuestro caminar lo que leemos, lo que creemos y amamos.  “Lámpara es a mis pies tu Palabra y lumbrera a mi camino”. Esto exactamente es lo que la Biblia viene a convertirse para los que meditamos en ella todo el tiempo.

Abrir sus páginas y sumergirse en ellas nos lleva a conocer el dulce néctar del corazón de Dios.

6 11, 2017

Seamos Mujeres que Leen

2019-09-09T00:13:09-05:006 noviembre, 17|

¿Sabías que Dios quiere que seas una mujer que lee? Pero, ¿por qué le importa a Dios lo que una lee? Pues, Dios decidió revelarse a nosotros sobre los siglos a través de un libro: la Biblia, en la cual podemos aprender la historia de su gente y mirar la vida de Jesús mientras caminaba en la tierra. ¡Que regalo para importante son los libros!
También debemos recordar las palabras de Jesús (citando el libro de Deuteronomio – mira que él leyó también) “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, toda tu alma, y con toda tu mente.” Dios nos dio mentes tan creativas que cuando leemos, simulamos el texto en el cerebro de tal manera que grabamos las experiencias como memorias personales. Este fenómeno es especialmente fuerte en mujeres porque nuestro sistema límbico (el asiento de las emociones) es más excitable que el de los hombres.

Por lo tanto, nos toca ser muy sabias en la selección de nuestra lectura. Leyendo literatura de alta calidad nos puede dar más empatía y compasión para las experiencias de otros y puede abrir nuestras mentes a vistas nuevas. Pero leyendo novelas baratas puede enganchar nuestras mentes con falsas expectativas de relaciones (especialmente románticas) y crear descontento. Con cada novela que consideramos leer, preguntémonos “¿Éste me ayudará a amar a mi Dios con toda mi mente aún más o éste me alejará de él?”
Interesantemente, la Biblia está llena de géneros diferentes de literatura: historia, poesía, parábola, expositivo, etc. Dios nos regaló una variedad de maneras de verle y entenderle en la Biblia, tal como una joya revela nuevas bellezas con cada vuelta de las facetas en la luz. Nosotras también podemos seleccionar nuestros libros de una variedad de géneros que nos puede edificar y ayudar a amar y a servir más al Señor. Pregunta a mujeres que admiras para que te den recomendaciones de libros que les han bendecido.

Finalmente ¿Cómo podemos encontrar el tiempo para leer en nuestras vidas tan ocupadas? Parece chistoso, pero cuando mis hijos eran pequeños, el lugar en donde más leí era el baño. No desprecies los tiempitos cortos de lectura. ¿Sabías que, al leer tan sólo diez páginas de un libro cada día, leerás alrededor de 20 libros en un año? Aparta unos minutos antes de irte a dormir o cuando los niños están haciendo sus deberes y ponte a formar tu mente con la lectura. Así crecerás adorando nuestro Dios con toda tu mente.

Beth Saavedra
Iglesia la Viña Quito
www.vinaquito.com

31 08, 2017

Cuando la Biblia es aburrida (la estás leyendo mal)

2019-07-07T04:56:32-05:0031 agosto, 17|

Voy a ser el primero en admitirlo: muchas veces he pensado que la Biblia es aburrida.

Puede ser las genealogías, las repeticiones, las parábolas, las historias de gente extraña, las palabras que utiliza o el hecho que cuando la leemos en la iglesia es de manera monótona y poco interesante. El hecho es que muchas veces no conseguimos hallarle agrado a las Palabras de Dios. Pero lejos de juzgarte y decirte que tiene que ver con tu condición espiritual (aunque también puede ser) quiero dar algunos puntos de vista que te podrán ayudar a entender y hallarle gusto a la lectura de La Palabra.

#1 – La Biblia, ¿es una colección de libros, o una sóla historia?

La respuesta es Sí. Osea… las dos cosas. El problema viene en ver a la Biblia únicamente por uno de sus aspectos, especialmente si no logramos entender el mensaje central.

La Biblia se escribió a través de unos 1.500 años, con unos 40 autores diferentes y docenas de escritos y copias. No sólo fue una persona que la escribió (como muchos otros textos religiosos). Imagina tratar de coordinar a 40 personas diferentes para escribir una sóla historia. Cada uno escribe una parte, sin conocer lo que el otro dirá, viviendo separados por cientos de años y miles de kilometros. Aún así cada uno escribe un libro con su propio mensaje, pero que complementa a los demás. Asombroso.

Y aunque son muchos autores y muchos libros individuales, lo hermoso de la Biblia es que todos cuentan una sóla historia: La historia del plan perfecto de Dios. O en otras palabras: La Historia de Cristo. Desde Genesis 1 donde Dios crea todo, a Juan 1 donde vemos que Cristo estaba allí creando todo por lo que luego moriría, hasta Daniel y Apocalipsis donde vemos la promesa de la fidelidad de Dios para con su pueblo y su gente, vemos el amor de Cristo.

El personaje central es Cristo, y el resúmen es: Dios crea un pueblo, sabiendo que se alejarán de Él, para luego morir por ese pueblo y vivir juntos eternamente en amor.

#2 – Leerla en orden

Muchas personas que leen la Bíblia la han tomado a ser como un libro de citas o concejos. Piensan que lo puedes abrir a cualquier página, empezar a leer en cualquier lado, y mágicamente te dará una respuesta a tus preguntas. Aunque en ocasiones pueda funcionar (por mera coincidencia o gracia de Dios) no es la mejor manera de leer la Biblia.

Recuerda que la Biblia está compuesta de libros. Piensa en uno de tus libros favoritos, como Harry Potter. Si empiezas a leer sobre los Horocruxes sin antes haber leido la historia de Tom Riddle y cómo afecta a Harry, no vas a entender muy bien de qué habla. De igual manera si lees historias individuales de la Biblia sin entender el contexto, no vas a entender bien. Lee la Biblia como un libro normal, como una novela. Vas a descubrir que es una sola y hermosa, historia de principio a fin.

#3 – Usa tu imaginación

Cuando leo Juego de Tronos, 100 años de Soledad o Los Juegos del Hambre, puedo ver a los personajes. Puedo sentir su dolor, puedo oler la comida, puedo ver sus paisajes, oír la fauna y las ciudades. Entiendo que hay un mundo completo detrás de cada palabra.

La Biblia tiene decenas de personajes, tierras, culturas, historias, sonidos, olores, sensaciones, emociones y mundos. Si lees sobre el Exodo sin imaginar el desierto, o las batallas del rey David sin sentir la agonía de cada pueblo y cada muerte; si lees sobre Jesús y no escuchas su voz, no ves su mirada, no sientes su amor, entonces no estás leyendo la Biblia como los autores querían. Siente cada palabra. Imagína lo que dicen; y más aún imagína lo que no dicen: el contexto cultural, histórico, social, económico y espiritual. Piensa que no sólo son personajes de un cuento, sino personas reales, en un mundo real, con historias y consecuencias reales.

#4 – Haz preguntas

Muchas personas fuera de la iglesia critícan a la religión por ser ovejas, por aceptar lo que se les dice sin dudar, sin refutar y sin cuestionar. Lo triste es que muchas veces tienen razón. Cada palabra de la Biblia está allí para que la leas y la aceptes, pero no ciegamente.

Las preguntas son una buena manera de entender más profundamente La Palabra de Dios. ¿Por qué a los hombres se les permitía tener más de una mujer? ¿Por qué Jesus eligió a Judas conociendo lo que haría? ¿Por qué Genesis 1 y 2 son diferentes? ¿Qué significa el libro de Apocalipsis? ¿Cuántos años tiene la tierra? ¿Jesús tenia mal aliento? ¿Qué es la soberanía de Dios? ¿Cómo puedo saber que la Biblia es verdad?

Entre más preguntas hagas y más dispuesto estés a oir las respuestas que la Biblia te da, más lograrás entender lo que Dios nos quiere decir de sí mismo y de nosotros. Haz estas preguntas primero para ti mismo y luego para tus amigos y miembros de la iglesia que puedan ayudarte a entender. Seguro descubriras cosas muy interesantes, y ellos contigo.

 


 

Recuerda la Biblia no es aburrida, el aburrido eres tú. La Biblia es «El Pan de Vida» y es «Inspirada por Dios», es hora que empiezes a verla de esa manera.