+593 2 3980 893

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
16 10, 2018

El baúl de los recuerdos

2019-07-07T04:53:23-05:0016 octubre, 18|

Ciertos recuerdos son como amigos comunes, saben hacer reconciliaciones. (Marcel Proust)

“Mijito, dame pasando ese cuaderno que está en el velador por favor…” fue la frase que replicó mi abuelo. “Ahí está la historia de mi vida…” confirmó.

¿Por qué siempre un anciano conserva sus recuerdos como los más grandes tesoros? Bien dijo alguien: “Recordar es volver a vivir”. Mi abuelo me entregó las páginas en las que resumía su vida: los momentos más duros de su juventud. La manera en que enamoró a mi abuela. Los trabajos donde estuvo, etc. Mientras le echaba un vistazo en mi cabeza retumbaba la frase del poeta británico Aldous Huxley: “El recuerdo de todo hombre es su literatura privada”.

Y es que ciertos recuerdos son inolvidables, a pesar de que intentemos convencernos de haberlos borrado del disco duro. Al puro estilo de la cantante mexicana Thalía: intentamos insistir en que eso no pasó.

Los psicólogos aseguran que hay recuerdos dolorosos que deben ser rememorados para poder encontrar una vía de sanación en el presente. “Hay recuerdos que el tiempo no borra. El tiempo no hace la pérdida olvidable, solo superable.” (Casandra Clare).

Pero así como existen recuerdos que son necesarios traerlos al presente, hay otros que por el contrario deberían ser menos recurrentes en nuestros pensamientos. Me refiero a aquellos recuerdos tóxicos que no nos permiten vivir el presente, están en nuestro corazón y cada día hacen más grandes las heridas. Son estas memorias del corazón las que deberíamos sobrellevarlas con un profesional de la salud.

Recordar es una capacidad que se nos ha otorgado, pero si no lo usamos sabiamente podemos sumergirnos en la nostalgia o el pasado y es ahí donde nos podríamos ver envueltos en un pozo sin salida llamado depresión. Mientras más viejo te vuelves valoras los momentos vividos es por eso que: los niños viven al máximo el presente, los jóvenes sueñan con el futuro, pero los ancianos se embriagan de los recuerdos. Por esto la novelista Angela Carter dijo: “la nostalgia es el vicio de las personas mayores”.

No te ates al pasado y tampoco te preocupes por el futuro, el inspirador de naciones dijo una vez: cada día trae su propio afán. El Creador del universo te ha dado la capacidad de recordar, ¡hazlo! Recuerda el nacimiento de tus hijos, la primera mascota que tuviste, la vez que lograste manejar la bicicleta sin las rueditas de apoyo. Pero por amor a Dios no te quedes ahí, recuerda que lo que estás viviendo hoy mañana serán tus mejores recuerdos, tú decides.

30 11, 2017

¡EL PAVO ESTA LISTO!

2019-07-07T04:53:31-05:0030 noviembre, 17|

El pavo está listo. Y a la mesa están los tíos, la abuelita y los niños inquietos, quizás este escenario te parece conocido, pues es el panorama que nos vendieron para una “navidad perfecta”. No hay problema en querer imitar este espíritu navideño que alimenta propuestas capitalistas, pues a la larga podemos adoptarla en nuestros hogares para crear un ambiente de unión en el que estén presentes: el perdón, la paz y la solidaridad. Pero se vuelve un escenario vacío y casi melancólico cuando lo miramos desde otra perspectiva.

Hagamos un viaje a través  del tiempo a las tierras del Medio Oriente, allí en algún lugar de Israel hace dos mil años, mientras las  personas se encontraban afanadas por pasar tiempo con su familia, trabajar, vestir bien, comer bien o simplemnete vivir su vida. El Salvador del mundo estaba naciendo, ellos desconocían esto, pero estaban tan preocupados en otros asuntos que ni si quiera se molestaron en hablar con Dios. Ni sospechaban que a pocos minutos de ahí estaba naciendo Él, aquel creador del universo, en una cama de heno, junto a estiércol de animales y paredes de madera.

¿Te parece familiar este escenario? Si no es así déjame volver a la escena donde el pavo está a punto de salir del horno mientras los niños esperan ansiosos sus regalos, justo en aquella casa donde los invitados se han puesto sus mejores galas, todos expectantes. ¿A qué? A que sean las doce, mientras tanto el anfitrión de aquel lugar luce su mejor traje y muestra la mejor cara de su casa ¿ahora ya puedes ver el parecido? Espero que lo siguiente te desestabilice por un instante. Quizá nosotros estamos tan preocupados por cumplir a carta cabal las instrucciones para una navidad perfecta que ni nos hemos percatado que: a pocos minutos de allí, no precisamente en el centro comercial más próximo si no a lado en las calles, o tal vez en los basureros, casi siempre en los lugares más recónditos, está naciendo el príncipe de paz en el corazón de algún niño, joven o anciano. Pero debido a las compras y los arreglos tal vez, de alguna manera este detalle se nos esté pasando por alto.

A sí que cada vez que escuches la frase: El pavo está listo. De pronto quieras pensarlo dos veces antes de gritar de emoción, quizá en algún lugar cercano a tu casa este naciendo Jesús y tú te estás perdiendo la oportunidad de estar ahí, en primera fila, junto al estiércol y heno.

 

 

18 10, 2016

La moralidad errada

2019-09-09T00:16:05-05:0018 octubre, 16|

Me imagino al autor del libro de proverbios, el rey Salomón, sentado en su escritorio escribiendo todos estos consejos para sobrellevar nuestra actitud ante la vida. Al principio, cuando uno lee los proverbios no entiende como el hombre más sabio del mundo pudo desviarse tanto de Dios, seguir a otros ídolos y olvidar lo que había escrito y prometido en su corazón.

Para nosotros no es fácil la prueba pues el mundo de ahora, en cierto sentido, es peor que en los tiempos antiguos. Luchamos contra nuestra propia carne, contra el mundo y contra el diablo, los cuales maquinan para alejarnos del único que nos ama verdaderamente.

Dios nos entregó una guía que es la Biblia para que cuando nos perdamos o decidamos escoger el camino equivocado, volvamos a Él.  Uno de los libros que me ayuda a recordar su eterno amor y sus mandamientos es proverbios. Ahora, tenemos que tener cuidado que este libro se convierta en una simple guía de reglas morales que nos ayudarán a agradarle más a Dios. Cuando esto pasa (me ha pasado) perdemos de vista la gracia y el sacrificio de Jesús por nosotros, y caemos en algo muy peligroso: la justificación por obras.

Al poner una línea entre “si hago esto Dios me va a amar y si no hago esto me va a rechazar” el fundamento para nuestra salvación recae en nosotros y no en Jesús. Nos convertimos en nuestros salvadores.

Sin embargo, cuando tenemos claro que Dios no nos escogió por lo que hacemos o no hacemos, por quienes somos, recordamos que no valemos nada si no es con Cristo. Entonces, ya no es cuestión de “si hago o no hago esto”, es tener un corazón renovado que confía que Jesús es suficiente para justificarme y agradarle.

Por lo tanto, si tu corazón es renovado va a querer hacer buenas obras por la gracia que te ha sido mostrada  y no basarse en ellas para hallar gracia.  La línea es muy fina y por eso tenemos que predicarnos constantemente el Evangelio, a realizar buenas obras como el resultado de un corazón regenerado y a poner límites en nuestra vida.

11 07, 2016

Orgullosos, altivos, arrogantes.

2019-07-07T04:53:44-05:0011 julio, 16|

Todos de vez en cuando tenemos problemas de orgullo. El orgullo es como el mal aliento, todos lo sienten menos tú, así que consíguete un buen amigo a una buena esposa que te lo diga.
(Danilo Montero)

 No sean orgullosos, sino pónganse al nivel de los humildes. (Romanos 12:16b) (DHH)

¿Soy orgulloso? En muchas cosas si lo soy, soy orgulloso de mi forma de pensar, de mis capacidades, cuando hago algo medianamente bien no soy capaz de quedarme callado, tengo que contárselo a alguien, tiendo a creer que tengo la razón y las demás personas están equivocadas.

No altivos, sino asociándoos con los humildes. (Romanos 12:16b) (RVR60)

¿Soy altivo? La verdad, físicamente soy mas bajo que la mayoría, pero por alguna razón por dentro me siento superior a los demás, probablemente cuando me comporto con altivez, es decir cuando trato de parecer digno y superior probablemente estoy siendo ridículo, normalmente me sucede cuando estoy frente a alguien realmente digno, alguien que se comporta, o hace las cosas mejor que yo, entonces por un sentimiento de envidia y vergüenza tiendo a poner ridículas posturas y pensar mal de él.

No sean orgullosos, sino pónganse al nivel de los humildes. (Romanos 12:16b) (DHH)

No sean arrogantes, sino háganse solidarios con los humildes. (Romanos 12:16b) (NVI)

¿Arrogancia en mí?

El orgullo me dice que jamás soy arrogante,

El orgullo me dice que nunca trato a la gente con menosprecio,

El orgullo me dice que yo nunca juzgo a los demás,

El orgullo me dice que yo no lo hago muy seguido,

El orgullo me dice que solo de vez en cuando soy arrogante y que por eso estoy mejor que la mayoría

Y por ultimo el orgullo me dice que porque yo soy capaz de admitirlo al final no estoy tan mal como los demás.

Pero de una cosa estoy seguro, mi orgullo siempre miente.

Al parecer, el orgullo, la arrogancia, la envidia, la inseguridad y la altivez están emparentadas, trabajan juntos, y su origen tiene relación con autocompararnos con otros.

¿La cura?

No sean orgullosos, sino pónganse al nivel de los humildes. (Romanos 12:16b) (DHH)

Traten como iguales a los verdaderamente humildes, pónganse a su nivel, y cuando escribo pónganse a su nivel a mi corazón viene la idea de condescender, de rebajarme, eso demuestra que tan mal estoy, porque al ponerme a su nivel estoy en realidad superándome, saliendo de mi nivel de ridiculez y subiendo al verdadero nivel de honestidad y sencillez que necesito alcanzar.

Jesús lo expresó hermosamente diciendo: Si no os volvéis como niños no entrareis al Reino de los Cielos.

No altivos, sino asociándoos con los humildes. (Romanos 12:16b) (RVR60)

Asóciate, si tengo que escoger con quien compartir, con quien pasar el tiempo, con quien hacer algo juntos debo escoger a alguien verdaderamente humilde, alguien en quien veas humildad genuina, así se me pegará.

No sean arrogantes, sino háganse solidarios con los humildes. (Romanos 12:16b) (NVI)

Debo ser solidario con las necesidades del humilde, que sus problemas sean mis problemas y sus necesidades las mías. Los hombres mas cercanos a Dios han sido siempre los que han hecho de las necesidades del mas humilde su causa y su lucha, esos realmente han sido los más grandes hombres.

Y por último debo considerar mi propia situación respecto al más humilde de los hombres, respecto a mi propio Salvador, el único que pudo verdaderamente decir Aprendan de mí que soy humilde y sencillo de corazón…

Siendo Cristo igual a Dios no se aferro a eso, ni lo considero valioso, nos trato como iguales, y se puso a nuestro nivel, humillándose, compartió con nosotros nuestras miserias, nuestras alegrías y tristezas, nos dedico su tiempo, nos abrió su corazón y sin juzgarnos nos amo, fue solidario y viendo nuestra situación, nuestra necesidad de perdón, cargo sobre si nuestras culpas y dio su vida entera por nuestra causa en el lugar mas despreciable de todos, en una cruz.

Frente a todo esto, ¿cómo voy a permitirme ser orgulloso?

 

 

Realiza tu donación mediante Transferencia Bancaria

Mi promesa de Donación: Eres parte de HCJB

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Banco del Pichincha. Cuenta de ahorros Banco Pichincha # 22 02 49 71 71
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
Haz tu donación en línea con tu tarjeta de crédito o débito nacional o internacional con total seguridad a través de nuestro portal de donaciones Haz clic aquí

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Produbanco o Servipagos. Cuenta de ahorros Produbanco # 12 00 58 38 84 9
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
  • Débito bancario: Realiza tu donación por medio de tu cuenta bancaria del Pichincha o Produbanco llenando los datos solicitados en el formulario. Envía el documento firmado al correo electrónico [email protected] o entrégalo en nuestras oficinas.

Descargar Formulario: Click Aquí