18 04, 2018

Seamos lentos en hablar, en responder por WhatsApp y en publicar en Facebook

2019-07-07T04:53:27-05:0018 abril, 18|

Así también la lengua es un miembro muy pequeño del cuerpo, pero hace alarde de grandes hazañas. ¡Imagínense qué gran bosque se incendia con tan pequeña chispa! También la lengua es un fuego, un mundo de maldad. Siendo uno de nuestros órganos, contamina todo el cuerpo y, encendida por el infierno, prende a su vez fuego a todo el curso de la vida.

(Santiago 3: 5-6) (NVI)

Por estos días hablar lo que está en tu mente tal cuál lo pensaste se supone un acto noble y valiente. En un mundo donde a menudo nos dicen que necesitamos ser efectivos y acertados en comunicar nuestras ideas y con la facilidad que representan las redes sociales, podemos decir lo que queramos de manera fácil, rápida y fuerte (¡todo el mundo lo puede escuchar!).

Sin embargo, nuestras palabras, sean orales, escritas, enviadas por mensaje de texto, tuiteadas o publicadas, deben mantenerse bajo control. Debemos ser lentos para hablar y rápidos analizando lo que vamos a decir.

Así que, seamos cuidadosos con nuestras palabras. Proverbios 10:19 es un versículo que necesitamos oír en una era de redes sociales:

El que mucho habla, mucho yerra;
    el que es sabio refrena su lengua.

(NVI Nueva Versión Internacional)

Las palabras son demasiado poderosas como para usarlas a la ligera, y muy importantes como para desperdiciarlas. Se necesita mucha precaución cada vez que abrimos la boca o cada vez que empezamos a escribir en el teclado de algún artefacto.

El hecho de comunicarnos tan a menudo y ante tanta audiencia hoy en día, debería hacernos temblar. Detengámonos y tomémonos el tiempo de pensar antes de hablar o escribir.

6 10, 2016

Entre crítica y crítica ¿dónde está la corrección?

2019-11-11T09:33:27-05:006 octubre, 16|

Como millenial que soy, a menudo me encuentro en las redes sociales, no sólo por mi trabajo que tiene que ver con ellas, si no que además he de reconocer que me gusta mucho ser parte de los momentos buenos y no tan buenos de la personas. Ver lo que expresan en sus estados, el nacimiento de un bebé, una relación que comienza, matrimonios, viajes, reencuentros, pérdidas, rompimientos, etc. Son algunas de las situaciones que se dan.

Es gracioso ver el comportamiento de las personas, muchas veces se atreven a expresarse por medio de una red social antes que en persona. Discusiones apasionadas sobre algún punto de vista, ya sea en la política, el deporte, religión por mencionar algunas; hasta aquí no hay nada de malo, cada persona se puede expresar libremente, el asunto es que depende de cómo lo hagan y si eso incita a divisiones o no. Porque seamos sinceros, siempre tomaremos parte de un bando o de otro.

Como creyentes pienso firmemente que tenemos la responsabilidad de ser diligentes y corregir al hermano si está equivocado pero de una manera correcta, en amor y no tratando de avergonzarlo o hundirlo. Pero también debemos estar dispuestos a ser corregidos. Las discusiones están a la orden del día, conociendo que somos personas «seguidoras de Cristo» y que queremos agradarlo a él, cómo es que no hemos entendido que la crítica no sirve de nada porque crea resentimiento en el criticado y crecimiento del ego en el crítico, entonces ¿qué hay de bueno en eso?

La crítica no es corrección.

Hay una gran diferencia entre crítica y corrección, palabras hirientes nunca serán bien tomadas (crítica), la corrección es en amor y con el afán de que la otra persona deje su error por el aprecio que se le tiene, porque deseas verl@ bien.

Si vas a corregir a alguien de preferencia sé discreto, para no herir susceptibilidades, y hablando de redes sociales procura hacerlo por inbox. Deberíamos ser cuidadosos en lo que publicamos para evitar situaciones comprometedoras y en el caso de que alguien intente que seas parte de una discusión con indirectas o etiquetas, no le prestes atención e intenta cortar por lo sano porque como sabemos las palabras pueden provocar un incendio que después nos será difícil apagar. Dios nos ayude a expresarnos correctamente, corregir y ser corregidos con humildad.

11 05, 2016

Has stalkeado!

2019-07-07T04:53:47-05:0011 mayo, 16|

Todos hemos oído hablar de “stalking”, sin embargo, a menudo, pensamos que es algún pedófilo o un asesino, un desconocido siguiendo a su víctima a lo largo de alguna calle vagamente iluminada en una noche de niebla o por la mañana, o en un parque público desierto al amanecer o al atardecer cuando casi nadie está alrededor. Tal vez así es como Hollywood lo muestra pero la realidad es mucho más de lo que se ha mencionado anteriormente.

No estoy hablando sobre el tipo de stalking descrito arriba… El stalking del que estoy hablando es uno en el que revisas el Facebook o Twitter de una persona todo el tiempo o intentas estar siempre cerca de el o ella para que puedas mirarl@ o escucharl@.

El Stalking o estalkeo es una falta de respeto, «lo que alimentas es lo que va a crecer»; el stalking probablemente alimenta una fantasía de un romance que fue creado en la mente de una persona, aunque nunca pudo haber pasado por la mente de la otra persona implicada.

Esta es la razón por la que llamamos stalkers a las personas que son «creepy/extraños». Tu “crush” no es un objeto para que le quedes  viendo con la boca abierta, ni tienes que saber todo sobre el o ella ni procurar siempre estar cerca.

Si quieres conocer a alguien, se valiente, habla e interactúa con ellos cara a cara; pero si ellos no responden de la misma manera,  es mejor dar marcha atrás.

Trata a los demás tal y como quieren que ellos te traten a ti. (Lucas 6:31)