3 07, 2018

DETALLES PARA UN CORAZÓN GRANDE

2018-07-03T08:49:20-05:003 julio, 18|

En mi habitación tengo dos cuadros que tienen un valor incalculable.  En ambos se pueden ver las firmas de los dos artistas. Son obras no adquiridas en una subasta, ni tampoco las compré en una galería de arte.  Me las regalaron dos personitas a quienes yo amo con todo mi corazón.  Ellos son mis hijos.  Cuando fue mi cumpleaños decidieron crear algo con sus propias manos y así demostrarme su amor.

Los detalles suelen ser gestos significativos, que marcan en nuestra vida una muestra de aprecio o de amabilidad. Si para un adulto es tan especial recibir detalles, imagínate para un niño. Los hijos necesitan saber que los amamos para desarrollarse como adultos responsables, seguros, amorosos y dedicados.  Y para lograrlo, debemos aprender a comunicarnos por medio del lenguaje de los detalles.

Los detalles expresados a través de regalos.  Al decir regalos no significa que son obsequios que les damos a cambio “de”.  No es una recompensa, porque esto sería un premio.  Tampoco el regalo debe ser entendido como un medio para llenar un vacío emocional por la ausencia de los padres.  De igual manera no pensemos que los regalos deben ser proporcionales al cariño.

El lenguaje de amor por medio de los detalles se lo entrega a nuestros hijos por el simple hecho de que los amamos. Si tú quieres sorprender a tu hijo con un detalle, haz de aquella ocasión algo especial; y para ello, planea el momento, dale la  importancia al acontecimiento. Ese detalle no debe ser necesariamente algo material, pero sí algo significativo que pueda llegar al corazón de tus hijos.

Otro detalle que muchos hijos anhelan eres tú mismo. Verónica cuanta: Mi mamá llega siempre tarde y cuando llega temprano duerme, pero nunca sale a jugar conmigo; lo máximo que hace es comprarme algo grande todos los meses, pero no entiende que su compañía sería mi mejor regalo.

Tu presencia, tu ejemplo, tu valor, tu sonrisa, tus manos, tus abrazos, tu tiempo, tus juegos…  son el mejor regalo; siempre marcarán sus vidas y lo recordarán aun cuando sean mayores. El apóstol Pablo escribe: “…sabemos con cuánta ternura nos ama Dios, porque nos ha dado el Espíritu Santo para llenar nuestro corazón con su amor”.

Imagínate Dios ha puesto Su amor en nosotros sus hijos,  por lo tanto sí podemos dar algo bueno a los nuestros si nos decidimos a hacerlo.

20 12, 2017

¿Felices Fiestas?

2019-07-07T04:53:30-05:0020 diciembre, 17|

Después de comprar, al bajarte de un taxi, al despedirte en la oficina o en tu lugar de estudios escucharás lo siguiente: Feliz navidad. Pero en el preciso momento que agudizo el oído para escuchar esta frase nace dentro de mi corazón un pequeño Grinch que lejos de querer apagar el ánimo festivo surge como un crítico ante tal afirmación.

Promociones, ofertas, dos por uno, regalos. No te preocupes que hay tres meses de gracia pero ¿si me despiden? Mmmm qué importa: Dios proveerá.

Es que quizá decidimos ser felices durante una noche a cómodas cuotas de cien mensuales durante un año más. Nos aferramos a la idea de una navidad feliz, ignorando por completo la presión de las cuentas y los números. ¿Todo esto vale la pena por tan solo una noche? Tal vez la siguiente pregunta nos incomode: ¿qué celebras en navidad? O te la pongo más fácil ¿cuál es tu incentivo al momento de celebrar?

Si fueran tan felices estas fiestas no habría razón para que el índice de suicidios suba o para que el monto de la deuda incremente junto con los asaltos y violencia en términos generales.

“Yo me deprimo mucho en estas fiestas” dijo el taxista mientras miraba por el retrovisor. -Tengo una gran presión por llevar pavo, regalos y caramelos a mi casa que en ocasiones trabajo bajo presión.

No importa si eres: taxista, estudiante, ama de casa, oficinista o cocinero, pero quizá el “espíritu navideño” te esté consumiendo y necesitas escuchar este mensaje, uno que te sacudirá por completo y te hará ver desde otra perspectiva este desalentador panorama ¿estás listo? Pues ahí va: un niño nos ha nacido ¡un hijo nos ha sido concedido! Se le ha dado el poder de gobernar; y se le darán estos nombres: Concejero admirable, Dios invencible, Padre eterno, Príncipe de paz. Is 9:6

Qué bueno es descubrir que un niño surge como esperanza ante esta tormenta navideña, cuyo nacimiento expone la idea de un consejero en medio de las ofertas tentadoras, los comerciales de televisión, las películas y otros medios masivos que nos presionan a comprar, llegan sus consejos justo a tiempo: no te dejes convencer por esta influencia propagandista y sé un buen administrador.

Nunca te olvides que Él es invencible y a pesar de las muchas tristezas que te consuman si permaneces con tu mirada fija en sus ojos podrás caminar sobre las aguas de la tormenta de la depresión.

Cómo olvidarte que él es un Padre eterno y por lo tanto concéntrate en las cosas que valen la pena. La cena, los regalos, la felicidad navideña, son cosas pasajeras, pero su amor dura para siempre.

Y por último, siempre ten presente que Él es Príncipe de paz, una paz en medio de la tormenta y no precisamente va a llevarte lejos de ella si no a caminar sobre las aguas tormentosas de las presiones sociales, depresiones, deudas o desánimo, todo en un viaje directo sin escalas a su corazón.

A sí que cada vez que escuches la frase felices fiestas: recuerda que un niño nos fue dado, para de inmediato desnudar las intenciones de tu corazón, que lejos de sus vanidades y obsequios finitos, te asegura una paz que no tiene fin.

s

17 12, 2017

¿Qué es la Navidad?

2019-09-09T00:13:01-05:0017 diciembre, 17|

¿Es la Navidad algo más que otra celebración religiosa?  ¿qué hay de diferente en Navidad?

Hay muchas buenas razones para celebrar Navidad. Esta época tiende a evocar bondad, esperanza y alegría a quienes la celebran. Sin embargo, muchos dirán que también crea estrés, trae recuerdos tristes de las personas que ya no están o relaciones que han terminado, y por tanto puede ser un momento muy doloroso y solitario.

¿Vale la pena entonces celebrarla? ¿Los beneficios superan los costos?

Es posible que muchos piensen que Navidad es armar el pesebre y poner al niño Jesús en medio de María y José. Puede que los sentimientos que afloran por actividades religiosas nos reconforten. Todo eso es lindo, pero en realidad, irrelevante. Incluso puede estimular algunas buenas acciones de dar regalos a los demás. ¿Pero es eso todo lo que significa la Navidad? ¿Es suficiente?

Para decir la verdad, la Navidad es mucho más. Va más allá de lo que nosotros hacemos y tiene poco que ver con nuestros sentimientos. La historia original de Navidad está llena de confusión (María y José estaban completamente abrumados), miedo (los pastores se sobresaltaron cuando los ángeles aparecieron de repente), misterio (perdón, dijiste que este niño iba a ser ¿QUÉ?) Y finalmente asombro (¿cómo pueden ser que sucedan estas cosas?).

Tal vez la maravilla de la Navidad no se encuentra en la búsqueda de la gratificación mutua, sino en la reflexión de las reacciones honestas de los primeros participantes navideños.

El nacimiento del Rey de Reyes nunca tuvo la intención de generar una industria global de papel, cintas y regalos. Si bien la Navidad es para nuestro beneficio, se trata de Dios. El Creador se convirtió en parte de Su creación, en uno de nosotros para que pudiéramos reconciliarnos con Él y restaurar nuestra relación.

La Navidad reemplaza la confusión con alegría, el miedo con esperanza y el misterio con asombro. El bebé en el pesebre no es solo un ícono. Él es Dios que mora con nosotros.