+593 2 3980 893

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
12 11, 2018

Los Hijos y la Tecnología

2018-11-12T09:33:28-05:0012 noviembre, 18|

Si hablamos de Tecnología tenemos que reconocer que el mundo cambió gracias a esta. Tenemos una nueva era digital y la nueva generación está desarrollándose en ella. La Tecnología nos ayuda en tantos campos del saber científico como en actividades cotidianas. Y una de las áreas de mayor crecimiento son las comunicaciones, que permiten a las personas lejanas acercarse en minutos. Familias que no se habían visto desde hace años, pero que a través de la tecnología se pueden comunicar, casi inmediatamente gracias a los teléfonos inteligentes, por ejemplo.

 

Pero lamentablemente, para las familias cercanas la distancia comunicacional se vuelve cada vez más complicada, debido a que las familias cercanas siempre están conectadas a la tecnología, en este caso, el internet, dejando de lado el verdadero ejercicio comunicativo, el cual permite expresar emociones, ideas, sentimientos y la construcción de un sentido crítico.

 

Hay una premisa importantísima que no debemos pasar por alto, y es que es en el seno familiar donde se desarrolla el espacio propicio para la construcción, no solo de las relaciones, sino del vínculo emocional entre los que la conforman. Un niño aprenderá a comunicarse de manera adecuada, siempre y cuando él tenga la oportunidad de desarrollar el lenguaje, y los afectos desde la más temprana edad, todo esto mediante la constante y permanente relación con el otro. Hay que tener presente que DE LA MANERA COMO NOS COMUNICAMOS DEPENDE LA CALIDAD DE NUESTRAS RELACIONES.

 

A continuación, comparto algunos peligros que implican el uso inadecuado de las redes sociales:

  1. Cualquier medio de comunicación deja huella en la mente del niño; cambia sus paradigmas, valores y actitudes, y hay que estar alerta porque no siempre el mensaje es el correcto (Interviene en la subjetividad y aprendizaje).
  2. Los videos juegos, celulares y redes sociales pueden conducir a la cyber-adicción.
  3. Peligros de Sexting (envío de fotos o videos o mensajes de contenido sexual); Cyberbulling (amenazar, avergonzar, intimidar y criticar a una persona por las redes sociales; Sextorsión, amenaza y usufructo sexual; Grooming, material pornográfico realizado por un adulto, y que sirve para la explotación sexual.
  4. Las redes sociales pueden llegar a ser una distracción, para camuflar el dolor latente. o crisis emocionales no resueltas.
  5. El WhatsApp, por ejemplo, alivia la soledad y la necesidad de contacto, ya que los hijos requieren sentirse escuchados y conectados con sus familiares.

 

QUÉ DEBEMOS HACER:

Los padres deben ser acompañantes en el uso de las redes sociales, ya que son el filtro ideal para trabajar pensamientos y creencias que emanan de estas. Además, debemos crear hábitos que le permitan al niño implementar el diálogo crítico, que le ayude a discriminar cosas aun en nuestra ausencia, o cuando en la adolescencia tenga que tomar decisiones por cuenta propia.

  1. Considerar que, al comprar un aparato electrónico para sus hijos, ustedes tienen la prerrogativa de definir reglas para el uso de estos. Se debe indicar a los hijos que estos dispositivos son un préstamo y un privilegio, y que los padres tienen la autoridad sobre el uso y el horario de estos. Y lo más importante es recordar a los padres que, debe haber consistencia en los acuerdos entre ellos, como dejar en claro las condiciones y los usos permitidos para el celular.
  2. Los Padres deben acortar la distancia tecnológica con sus hijos, es decir, educarse e informarse sobre las redes sociales que los hijos frecuentan, y sobre las posibles consecuencias en la vida de sus hijos.
  3. Tener más tiempo para el diálogo en la familia: regalarles a sus hijos el hábito de escuchar historias y anécdotas familiares para el desarrollo de experiencias gratificantes para los chicos. Los padres deben validar siempre cualquier intervención que hagan, corregir con el fin de educar y hacerlo con ternura y paciencia.
  4. Recordar que, hasta los 5 años los niños no deberían tener contacto directo con la tecnología. De 5 años hasta los 10 años solo media hora pasando un día y trabajar cualquier contenido con ellos para que sea una guía en su aprendizaje. Y en la adolescencia, es preciso enseñar la autorregulación.
  5. El tiempo de familia debe ser un espacio para compartir, debe haber límites para el uso de los dispositivos electrónicos, por ejemplo: no al llegar a casa; no a la hora de comer; no en el baño; y, no al dormir, etc.)
  6. Además. generar recuerdos de vinculación afectiva con los hijos, como, por ejemplo: cocinar juntos; ir a caminar; tomar helados; jugar; ir de excursión, etc.

 

Mg. Anita Orellana, MTF

Misionera de Palm Missionary Ministries, Inc., USA.

www.joselitoorellana.blogspot.com

 

15 05, 2018

Familias Actuales y Conectadas

2018-05-15T07:54:39-05:0015 mayo, 18|

Recuerdo mis días de adolescencia; todo era distinto. Aún se tenía a una buena cantidad de madres en casa que esperaban a sus hijos con el almuerzo caliente y con tiempo suficiente para escucharte sobre los avatares del día con los compañeros y profesores del cole. Parece ayer esos momentos vividos que se los ha llevado el correr de los años, cuando olvidamos por descuido, cansancio o por la prisa de la mañana algún trabajo importante, y no te quedaba más que asumir la responsabilidad y tal vez suplicar al maestro entregar al día siguiente. O cuando llegabas a casa y o sorpresa no había nadie; encontrabas una nota en la que decía: -tuve que salir, mi vida; caliéntate la comida. Con amor, mamá. Y para saber algo de ellos, tocaba esperar largas horas hasta su llegada. ¡Qué tiempos aquellos!

Ahora, las cosas han cambiado; la vida va aún más a prisa y aunque no se tenga a mamá o papá cerca la mayoría del día, se puede estar conectados, se puede estar comunicados. Si nuestros hijos necesitan algo, nos localizan por un whatsapp; si queremos invitar a nuestro cónyuge a cenar le escribimos por Messenger; y si es realmente algo emergente usaremos una llamada al instante. Así de fácil y rápido.

Lo triste es cuando celulares, computadoras, IPod’s, tabletas y demás dispositivos en vez de mantenernos conectados nos mantienen desconectados unos con otros.  Está claro que el uso adecuado de la tecnología aporta innumerables ventajas para el conocimiento, para comunicarnos y otros; pero un excesivo y mal uso puede generar riesgos familiares como: niños y niñas que se aíslan del mundo frente a los dispositivos inteligentes, personas que basan sus relaciones personales en contactos cibernéticos, cónyuges que establecen relaciones a escondidas por medio de redes sociales. Además, de estar a un clic de contenidos violentos, de pornografía y más.

Frente a esto, como padres estamos llamados a actuar con sabiduría y a establecer límites, a hablar con nuestros hijos sobre el uso inadecuado de la tecnología y sobre los riesgos que esta conlleva. Además de acordar tiempos concretos para el uso de todo dispositivo tecnológico.  Y sobre todo estamos llamados a estar conectados con el amor que se construye de persona a persona, con tiempo de calidad y cantidad.

14 05, 2018

Mamás, hijos y tecnología

2018-05-14T10:48:00-05:0014 mayo, 18|

¿Has escuchado que los niños de ahora vienen con un chip incorporado? ¿Y que saben más que los padres en las cuestiones de tecnología? Son niños que prefieren los celulares y las tablets más que un libro… son los nativos digitales. Pero esta es una realidad que no me hace muy feliz, pero tenemos que aprender a sobre llevarlas.

Aunque en algunos momentos la tecnología es de apoyo en algunos aspectos, aún creo que es necesario que tengamos algunas precauciones para acelerar el uso de estos dispositivos en casa:

  • Es mejor que nuestros hijos no tengan televisión en sus cuartos para que podamos supervisar lo que están mirando.
  • Creo que es mejor que no les compremos un celular a nuestros hijos desde tempranas edades ya que podemos despertar su curiosidad.
  • Es necesario que tengamos normas para el uso de la tecnología, ya que esto nos ayudar a formar buenos hábitos, debemos explicar por qué el tiempo y las reglas son necesarias en casa, ellos seguro las entenderán si hay una justificación válida de por medio.
  • Recordemos siempre que estos equipos no pueden ser las niñeras, porque el cuidado y la formación de las madres es irremplazable.
  • El abuso de la tecnología hace que los niños crezcan aislados, ellos no se comunican con el resto de la familia y además de eso sedentarios, vamos al parque a caminar un poco o juguemos con ellos a las escondidas.
  • Debemos ser cuidados en la selección de contenidos porque los niños absorben toda la información que reciben.

Ahora, vemos las cosas buenas, porque no queremos ver solo lo malo en la tecnología:

  • Usemos los recursos que presenten a Dios a nuestros hijos, no sustituyendo a la biblia, si no como un apoyo para saber lo que nuestros hijos están aprendiendo.
  • Podemos buscar recetas rápidas y fáciles para pasar más tiempo con tus hijos. No puede faltar un postre que los preparemos juntos.
  • Una mascarilla no puede faltar para las ojeras y las manos resecas, que de vez en cuando tenemos.
  • Acercarnos a la familia por medio de llamadas cuando están lejos o en jornada extendida.
  • Manualidades para los trabajos escolares o investigaciones sobre los proyectos escolares, pero debemos tener cuidado con la ley del mínimo esfuerzo, porque si bien es cierto que todo está en el internet, esto no es sinónimo de fácil y rápido.

Recuerda que los niños ven todo en nosotros y primero debemos dar el ejemplo con el tiempo que pasamos tanto con el celular como con la Tablet. Atrévete a conocer un poco más sobre estas tecnologías, no le tengamos miedo y por último debo mencionar que la relación entre la tecnología y la familia debe ser saludable: no impidiendo todo, pero poniendo límites. Nunca es tarde.

9 06, 2017

La tecnología y nuestros hijos

2019-09-09T00:15:57-05:009 junio, 17|

Nos guste o no, la tecnología digital está tomando un lugar cada vez más central en nuestras vidas. Como padres tenemos el reto de entrenar a nuestros hijos a un manejo sano de la tecnología. Abundan estudios demostrando los efectos negativos en niños que pasan demasiado tiempo frente a las pantallas.

¿Cómo podemos poner límites sanos que no conviertan la tecnología en un fruto prohibido y tampoco expongan a nuestros hijos a los peligros de la pantalla? Algunos principios para guiarnos:

Permite que tus hijos se aburran.  Dios nos creó a su imagen y somos creativos como Él. Pero muchas veces no les damos espacio a nuestros hijos para desarrollar esa creatividad. Es más fácil sacar el celular y dejarles jugar con una aplicación, que escuchar sus quejas de que están aburridos. Es nuestra responsabilidad como padres entrenar a nuestros hijos en el dominio proprio, en postergar deseos, y en ser creativos con los recursos que tienen a mano. ¡Estas habilidades son necesarias para el resto de sus vidas!

Establece los parámetros para el uso de pantallas. Cada familia pondrá límites en cuanto a la cantidad y en cuanto al contenido de la tecnología. Lo importante es que existan reglas establecidas, en vista de sus valores como familia. Por ejemplo, podrían decidir que deberes de la escuela y tareas en la casa deben tener prioridad. Ayuda prohibir el uso de dispositivos antes del cumplimiento de lo mencionado. Nuestra familia tiene un “ayuno” de pantallas cada año en el mes de diciembre para disfrutar más de los eventos y las tradiciones navideñas. En julio repetimos este ayuno de pantallas para crear espacios para lectura y pasatiempos en familia.

Modela el uso sano de tecnología. Los ojitos de nuestros pequeños nos miran, como adultos cristianos modelamos a nuestros hijos la manera en cómo manejamos la tecnología. Si amamos con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerza a nuestros dispositivos, ellos aprenderán a hacer lo mismo. Pero si ponemos el ejemplo del uso de tecnología para bendecir y aprender y descansar para la gloria de Dios, también lo aprenderán. Abrimos el diálogo con nuestros hijos acerca de los programas que están viendo y qué les están enseñando acerca del mundo. Aun si ven algo inapropiado (cosa que suele pasar aun con los padres más cautelosos), nos da una gran oportunidad para hablar de nuestros valores y del impacto poderoso de los mensajes visuales.

La tecnología es una herramienta que podemos utilizar para nuestro bien. Seamos padres sabios en su uso.

Autora: Beth Saavedra
Empresa: Iglesia La Viña Quito
Sitio Web: vinaquito.com

Realiza tu donación mediante Transferencia Bancaria

Mi promesa de Donación: Eres parte de HCJB

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Banco del Pichincha. Cuenta de ahorros Banco Pichincha # 22 02 49 71 71
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
Haz tu donación en línea con tu tarjeta de crédito o débito nacional o internacional con total seguridad a través de nuestro portal de donaciones Haz clic aquí

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Produbanco o Servipagos. Cuenta de ahorros Produbanco # 12 00 58 38 84 9
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
  • Débito bancario: Realiza tu donación por medio de tu cuenta bancaria del Pichincha o Produbanco llenando los datos solicitados en el formulario. Envía el documento firmado al correo electrónico [email protected] o entrégalo en nuestras oficinas.

Descargar Formulario: Click Aquí