19 05, 2016

6 Trucos para ser más confiado

2019-07-07T04:53:47-05:0019 mayo, 16|

Muchos tenemos problemas de autoconfianza. Desde niños y adolescentes hasta adultos, nos encontramos con dudas de nuestro propio carácter y forma de ser. Puede ser una crítica exterior o un efecto de nuestra apariencia física o un sin fin de causas que nos hacen perder autoconfianza. Si has luchado con ésto, te doy unas pocas claves para mejorar la confianza en ti mismo. Unas que me han ayudado a mi.

1.) Conocer tus fortalezas y debilidades

Se dice que el conocimiento es poder. Por lo cual es necesario conocernos a nosotros mismos; tanto lo bueno como lo malo.

Es buena práctica tomar una hoja de papel, dividirla en dos y crear una lista igual a cada lado de fortalezas y debilidades. Vas a darte cuenta que es más fácil criticar, pero desafíate a escribir una fortaleza por cada debilidad. Eventualmente entenderás que realmente hay muchas cualidades positivas que podemos resaltar.

Y ahora que tienes esta lista, sabrás a futuro en qué puedes trabajar confiadamente y qué trabajo puedes encargar a otros. Recuerda que ser confiado no sólo es creer que puedo hacer todo solo, sino conocerme lo suficiente para pedir ayuda en lo que no soy tan bueno.

2.) Confiar en Dios

Hay muchas promesas en la Biblia que nos pueden elevar el autoestima. 1 Juan 4 nos dice que somos Hijos de Dios. Génesis 1 y 2 cuenta que fuimos creados por Dios como la culminación de la creación. Estos versículos nos pueden dar confianza en saber que no somos cualquier cosa, somos creados con propósito y por amor.

Y si quieres hablar de problemas en tu vida. Ten confianza en que puedes sobrellevar cualquier problema. 1 Corintios 10 nos dice que Dios es fiel y no nos dejará ser probados más allá de lo que podamos soportar. Lo cual significa que entre más grande tu prueba, más confianza tiene Dios en que puedes superarlo.

Y si Dios confía en ti, ¿quién eres tú para contradecirlo?

3.) Plantear metas pequeñas a diario

Una forma de mejorar tu autoestima y crear un buen hábito de confianza es establecer metas diarias. Por ejemplo si tienes problemas socializando con la gente, proponte conversar con una persona nueva. Si tienes problemas tomando nuevos desafíos, puedes ofrecerte para una tarea nueva en la reunión de trabajo/estudio.

La clave es que no sean cosas demasiado grandes (osea cosas fáciles de lograr) y que sea algo nuevo, que sea de alguna manera un desafío. Mientras vayas logrando estas metas pequeñas vas a darte cuenta que puedes lograr más de lo que pensaste y cada vez tendrás más confianza en hacer cosas más desafiantes.

4.) Opinión de amigos

Muchas veces nos encerramos en nuestras propias opiniones y es difícil salir de nuestro propio concepto de nosotros mismos. Pero si logramos ver con los ojos de otra persona, vamos a notar cosas nuevas y maravillosas que nunca habíamos pensado.

Por eso, si tus amigos no tienen el hábito de contarte su opinión de ti es bueno pedirla. Vas a darte cuenta que ellos notan cosas que nunca creiste pudieran observar. Vas a ver incluso que ellos ven cosas en ti que tu nunca reflexionaste son ciertas. Y vas a poder comprender que no eres la persona que ves en el espejo, sino que eres mucho más y significas mucho más para los demás.

5.) Cancela lo malo con lo bueno

Una de las luchas más grandes que tenemos es con nosotros mismos. Constantemente tenemos en nuestra mente un diálogo que rápidamente critica todo lo que hacemos. «Mira cómo te ves» «¿Por qué dijiste eso?» «¡Ahora sí te equivocaste!» etc, etc.

Pero recuerda la lista de cosas positivas y cancela lo negativo con lo positivo. Así que en vez de «Me equivoque, soy un fracasado» tu pensamiento puede ser «Me equivoqué, pero hice un buen esfuerzo, estoy orgulloso de eso.» o «Me equivoqué, pero ya aprendí lo que hice mal.» Trata siempre de buscar el lado bueno a las cosas y verás como vas cobrando más confianza.

6.) Fingirlo

Por último si realmente es difícil para ti actuar de manera confiada en círculos sociales hay una clave, fingir. Imagina cómo actuaría una persona confiada en esa situación, de pronto toma como referencia a una persona que admiras e imita sus actitudes, pero sin perder la esencia de quién eres tú.

Sí, va a ser incómodo y vas a sentirte un poco como un fraude (al comienzo) pero poco a poco vas a darte cuenta que la gente reacciona de manera positiva a esta versión confiada de ti mismo. Esto empieza a resaltar cualidades de ti que no siempre salen a la luz, lo cual te dará más confianza. Así que aunque estás fingiendo al inicio, a la final se vuelve una realidad y vas lentamente volviendote esa persona más confiada que quieres ser.

___________________

La autoconfianza es una herramienta poderosa para la vida diaria. Constantemente sufrimos ataques de otros y Satanás en ésta área de nuestra vida, porque es fácil destruir a una persona de esta manera. Todos merecemos tener confianza en nosotros mismos sin importar qué diga la sociedad. Fuimos creados de diferente manera con un propósito y no hay por qué castigarnos por eso. Ten orgullo y confianza de la persona que tu eres.

12 05, 2016

5 Malos Habitos de la Iglesia

2019-07-07T04:56:34-05:0012 mayo, 16|

1.) Ameneo

Pastor: «Hermanos, ¿cómo están esta mañana?»

Gente: «Amén»

_________________

Amén no es una palabra mágica como Abracadabra o Alojamora o Ábrete Sesamo. Es una declaración afirmativa del Hebreo Bíblico. Osea, simplemente significa «así es» o «así sea», «verdaderamente», «ciertamente», etc.

No es una respuesta correcta a «Buenos días» o «¿Cómo están?». Y aunque puede ser una respuesta correcta a «Dios te bendiga, hermano», nosotros hablamos español, no hebreo, entonces una mejor respuesta es «Gracias», a lo cual puedes añadir: «… y también a ud, hermano» o «…que así sea».

2.) Cristianizar

Pastor: «¿Tienen peticiones de oración?»

Chico: «Sí, pastor. Tengo un examen y no estudié. Quiero que Dios me ayude a que me vaya bien o sino pierdo el semestre»

_________________

Déjemos algo en claro. ¿Puede Dios inyectar conocimiento a tu cerebro? Sí. Pero, ¿va a hacerlo? No.

No podemos ver a Dios como una lámpara mágica que nos concede deseos. Dios actúa en lo que Él decide actuar, no en lo que nosotros queremos que Él actúe. Hay que diferenciar bien la Soberanía y Gracia de Dios, que aunque El es Soberano y está en control de todo, sólo por Gracia decide actuar en nuestras vidas. Dejemos de cristianizar todo y librarnos de nuestras propias responsabilidades.

Dios obra en nuestras vidas, eso es cierto. Pero no espera que lo dejemos todo a Él, espera que tomemos acción según los mandatos de su Palabra.

3.) Satanizar

Pastor: «Hermano, lo extrañamos en la iglesia el domingo pasado.»

Hermano: «Sí, pastor, el diablo me llenó de pereza y no logré salir de la cama. Fue una fuerte lucha.»

_________________

Nuevamente dejo en claro: Satanás sí está constantemente acosándonos «como león rugiente buscando a quién devorar», pero el 80% de las veces atribuimos a él problemas que son netamente nuestros. Porque recuerden que nuestra lucha es tanto contra el mundo espiritual como contra nuestra propia humanidad (carne).

Es parte del instinto humano hechar la culpa (ej.: járdin del Eden). Pero la mayoría de veces, la culpa está con nosotros. No podemos echarle la culpa al diablo y quitárnosla de encima.

4.) Juzgar

Amigo: «Floripondio, tengo un problema con mi esposa quisiera que me ayudes con un consejo…»

Floripondio: «Mira, amigo. El problema que tienes es porque eres pecador. Estás muerto en tus pecados y traes maldiciones sobre ti y…»

_________________

Nadie puede evitar juzgar a los demás. Es parte de nuestra naturaleza humana, nos comparamos constantemente a los demás y los juzgamos según nuestra propia moralidad. Pero lo que sí podemos controlar es nuestra respuesta. Osea, no es malo juzgar, es malo juzgar sin amor.

Nuestra respuesta ante los demás debe ser una de amor como la de Cristo. Aunque juzgó a la mujer samaritana y le mostró su pecado, le dió esperanza y mostró su amor al acercarse a ella de manera humilde y amigable.

«Y si tengo el don de profecía, y entiendo todos los designios secretos de Dios, y sé todas las cosas, y si tengo la fe necesaria para mover montañas, pero no tengo amor, no soy nada.»

5.) Aislamiento

Pastor: «Hermano, ¿qué necesitaba esa persona que vino a la puerta?»

Ujier: «Ah, pastor, era un … mejor le dije que siguiera porque esta es una casa de Dios y no es para los pecadores.»

_________________

La iglesia ha hecho un maravilloso trabajo a través de los años en aislarse de los demás y en especial de los que más los necesitan. La primera iglesia se aislaba de los gentiles, la iglesia católica se aislaba de otras religiones (ej.: Islam), la iglesia protestante se aislaba de los católicos, las denominaciones se aíslan entre sí. Somos expertos en crear micro-sociedades exclusivistas.

Pero Cristo nunca se alejo de nadie, ni pecador, ni santo, ni político, ni común, ni homosexual, ni pastor, ni hombre ni mujer… Cristo se acercó a todos y nunca tuvo un templo ni un edificio porque su trabajo era la gente y no esperaba que vinieran a El, sino que El se inyectó en la sociedad.

No podemos alejar a nadie de la iglesia, y no podemos dejar de llegar a todos.


 

La línea entre pasión y religión puede ser borrosa y delgada. Constantemente la cruzamos sin darnos cuenta. Recuerda que la mayor enseñanza de Cristo fue el amor (a Dios, a los demás, a mi mismo) y que Dios nos llama a instruirnos y ser cristianos pensantes, no borregos que siguen a los demás porque sí.