13 12, 2020

GRACIAS POR MISIÓN COMPARTIDA 2020

2020-12-13T19:58:21-05:0013 diciembre, 20|

Señor, en momentos como éste, cuando nos damos cuenta de que no tenemos el control de nuestro mundo, suplicamos tu misericordia.

Padre, no estábamos preparados para lo que vino en este 2020 y nos invadieron sentimientos de duda y temor. Un pequeño y minúsculo virus con corona, cuyo carácter silencioso e invisible puso de rodillas a todo el planeta.

Esto nos zarandeó y nos hizo tomar conciencia del regalo de la vida. Esta pandemia nos deja grandes lecciones como personas, familias y como ministerios. Hemos reducido nuestros gastos en falsas necesidades, siendo más solidarios con nuestros vecinos y amigos y nos hemos redireccionado a lo verdaderamente humano.

Señor, tú has sido fiel y has provisto generosamente para este tiempo. Cuando estuvimos ansiosos, tú nos ayudaste a estar tranquilos.

Cuando la información llegaba de todos lados, verdadera y falsa, nos ayudaste a discernir y como HCJB llevar siempre un mensaje de esperanza.

Cuando el miedo dificultaba nuestra respiración y la angustia parecía estar presente todo el día, diste paz a nuestras mentes y nos recordaste quién eres tú.

Cuando debíamos estar socialmente distantes, nos ayudaste a estar espiritualmente conectados.

Cuando no podíamos tocar al prójimo con nuestras manos, Dios, tú nos ayudaste a tocarlos con nuestros corazones.

Cuando tuvimos lástima de nosotros mismos y de nuestra situación en medio de esta pandemia, nos recordaste que todo lo que tenemos viene de ti y nos moviste a orar por los que están enfermos y necesitados …

Cuando nos enojamos por las acciones egoístas de los demás, nos vimos reflejados en el espejo de nuestro propio egocentrismo y llevamos una canasta de amor a esos hogares desprovistos.

Cuando nos sentíamos solos, nos obligaste a ser conscientes de tu presencia y de la necesidad de ti, que has movido a nuestros socios estratégicos a ser generosos y dar de gracia lo que han recibido de gracia.

Llegará el día en que podamos abrir nuestras ventanas sin temor, como lo hizo el profeta Daniel para alabar al Señor. Veremos a las aves recorriendo su sendero por los límpidos cielos con una puntualidad pasmosa.

 

Cuando todo esto termine, volaremos como ellas, aunque no resulte necesario batir las alas. Esa añorada libertad nos llevará, por fin, a abrazar a los miembros de nuestras familias que se han convertido en píxeles de una pantalla de teléfono móvil.

Llegará el momento de estrechar la mano con los amigos que más añoramos. A columpiar en el parque a nuestros pequeños héroes de esta epopeya y, por supuesto, a volver a practicar ese verbo que representa todo, el verbo amar.

Señor, sabemos que tienes el control de todo lo que sucede en nuestras vidas. Levantamos una respetuosa plegaria por los que han pasado a tu presencia, pero quienes quedamos, debemos continuar.

Ayúdanos a aceptar tu voluntad y danos la fuerza y la paciencia para perseverar. Úsanos para promover tu Reino y mostrar tu amor. Ponemos nuestra vida, nuestra familia, nuestra ciudad, nuestro país y el ministerio de HCJB que pronto cumplirá 89 años, en tus manos.

Hay más de siete mil millones de personas en la tierra amenazados por este virus letal y el Señor quiere encontrar a todos sus hijos perdidos. La Gran Comisión es tu comisión, y hacer tu parte es el secreto para vivir una vida significativa.

A quienes hemos llamado, con justa razón, nuestros “socios estratégicos” Gracias, gracias y gracias por ser parte de su obra en la tierra.

Dios es grande, Dios es bueno, Dios es fiel, Dios es todopoderoso, Dios es Dios. Grande es su fidelidad.

19 12, 2019

Carta de Agradecimiento a Dios

2019-12-19T16:21:59-05:0019 diciembre, 19|

Querido Dios:

Hace días que vengo meditando en qué podría yo regalarte, pues eres el dueño absoluto del Universo. Vistes al cielo de azul, posees la hermosa creación y todo cuanto hay en la tierra te pertenece. Tú eres también el dueño de mi vida, mente y alma. En cada pensamiento habitas siempre, no existe nada que pueda yo darte.

Y reflexionando me puse a pensar en la obediencia y de la obediencia también pensé que es muy importante el tiempo que te dedico. Quiero ofrecerte un tiempo de calidad donde juntos podamos conversar y tu corazón inundado salte de alegría.

Quiero brindarte mi gratitud a través de mi inspiración. Quiero alabarte por siempre, no importa cuál sea mi situación. Hacer el bien a todo el que pueda, porque ayudándolos a ellos, agrego gozo a tu corazón. Mis manos también son tuyas, haz lo que quieras con ellas. Y que mis pies caminen por la senda que tú señales, que tú dirijas.

Te entrego mis lágrimas, no de sufrimiento, sino de agradecimiento y esperanza. Quiero mostrarte mi gratitud cada día de mi vida. Mi fe está puesta en ti, eres mi único y absoluto Salvador. Por más que yo quiera o intente expresarte, nunca alcanzarán las palabras.

Gracias por todo lo que has hecho y dado por mí. Por bendecirme continuamente, por hacer que mi pecho brinque al ritmo de tu corazón. Eres la puerta y también la llave.  Soy amad@ por ti. ¡Mil gracias Padre por mirarme y siempre ayudarme!

Te ama tu hij@.

Tomado y adaptado de : Inspiredwomen.

5 12, 2019

Cuando una mujer es amada

2019-12-05T16:42:40-05:005 diciembre, 19|

Cuando una mujer es amada de la manera correcta, sus paredes se derrumbarán.

Ella permite que las mejores partes de sí misma salgan a la luz y brillen al máximo. Se siente lo suficientemente segura como para mostrar su verdadero yo.

Ella valorará a un hombre que le demuestre que se puede confiar en él. Ella apreciará sus esfuerzos y los duplicará. Cuando se le da todo lo que necesita, no le importa ser la que da aún más.

Cuando una mujer es amada de la manera correcta, se vuelve aún más fuerte.

Ella ya es fuerte por sí misma, pero el sentimiento de amor que viene a su camino aumentará ese sentimiento.

Y aunque es independiente, se sentirá aliviada de tener a alguien en quien apoyarse. Alguien que la sostenga fuerte a través del sol y las tormentas de la vida.

Cuando una mujer es amada de la manera correcta, dirá lo que piensa libremente.

Ella cometió el error de embotellar sus sentimientos por dentro y no hablar de ellos tantas veces antes, y sabe que eso sólo empeoró las cosas.

Ella está haciendo las cosas de manera diferente ahora. Si la ofenden y le faltan el respeto de alguna manera, no se quedará callada. Ella lo dirá en voz alta.

Ella espera que su pareja haga lo mismo porque sabe que ella tampoco es perfecta. Ella sabe que no tiene sentido esconder cosas bajo la alfombra. La comunicación lo es todo.

Cuando una mujer es amada de la manera correcta, ella será inspirada a la grandeza.

Cuando una mujer es amada de la manera correcta, alcanzará todo su potencial.

Ella recibirá el apoyo que siempre necesitó. Tendrá a alguien que la felicite en lugar de menospreciarla. Alguien que tiene fe en que tiene lo que se necesita para tener éxito.

Por eso, se sentirá libre de ser ella misma. Por eso, será diez veces más mujer de lo que ya es.

Todas las emociones que vienen en su camino la hacen creer que puede gobernar el mundo. También podría hacerlo con su amor propio, pero es mucho más fácil cuando alguien que la apoya está a su lado.

Cuando una mujer es amada de la manera correcta, llevará la felicidad a donde quiera que vaya.

“Tienes que amarte a ti mismo primero, para que alguien pueda amarte a ti también.” Son las palabras con las que aprendió a vivir. Ahora sabe que es digna del amor, y no se conforma con menos de lo que se merece.

Por eso cuando sea amada, de la manera correcta, tendrá ese brillo en su rostro y esa chispa en sus ojos. Ella será genuinamente feliz, y querrá compartir esa felicidad con todos los que la rodean.

Tomado y adaptado de: Mentehermosa/Web.

28 11, 2019

Soy pequeño@ y quiero decirte que:

2019-11-28T16:16:04-05:0028 noviembre, 19|

*Mis manos son pequeñas, por favor no esperes perfección cuando tiendo la cama, hago un dibujo o lanzo la pelota. Mis piernas son pequeñas, por favor camina más lento para que pueda ir junto a ti.

*Mis ojos no han visto el mundo como tú lo has visto, por favor, déjame explorarlo, no me limites innecesariamente.

*El trabajo siempre estará allí. Yo seré pequeño solo por un corto tiempo, por favor, tómate un tiempo para explicarme las cosas maravillosas de este mundo y hazlo con alegría.

*Mis sentimientos son frágiles, por favor está pendiente de mis necesidades, no me retes todo el día (a ti no te gustaría ser retado por ser tan duro) Trátame como te gustaría a ti ser tratado.

*Soy un regalo especial de Dios, por favor atesórame como Dios quiso que lo hicieras, respetando mis acciones, dándome principios y valores con los cuales vivir y enseñándome amorosamente.

*Necesito tu apoyo y tu entusiasmo, no tus críticas, para crecer. Por favor, no seas tan estricto, recuerda, puedes criticar las cosas que hago sin criticarme a mí.

*Por favor, dame libertad para tomar decisiones propias. Permite que me equivoque, para que pueda aprender de mis errores. Así algún día estaré preparado para tomar las decisiones que la vida requiere de mí.

*Por favor, no hagas todo por mí. De alguna forma eso me hace sentir que mis esfuerzos no cumplieron con tus expectativas. Yo sé que es difícil, pero deja de compararme con mi hermano o hermana.

*No temas alejarte de mí por un tiempito. Los niños necesitamos vacaciones de los padres, así como los padres necesitan vacaciones de sus hijos.

*Llévame a la iglesia y dame ejemplos de vida espiritual. Yo disfruto aprendiendo.

Te amo y tu ejemplo me enseña más que cualquier otra cosa.

21 11, 2019

Querida hija

2019-11-21T16:02:42-05:0021 noviembre, 19|

Hoy quiero recordarte lo importante que eres a mis ojos.

Como barro suave que eres entre mis manos, yo, tu alfarero, te modelé a mi imagen, puse en ti todo mi amor, te colmé de dones y capacidades.

Creé tus ojos y los bendije con el sentido de la vista; los hice lugar de admiración, ternura, disculpa. Los hice transmisores de amor, alegría y serenidad.

Hice tus pies y los bendije con el don de la movilidad, para que fuesen cercanía, servicio, disponibilidad. Les di la capacidad de detenerse junto a los que te necesitan, de recorrer caminos de libertad.

Modelé tus manos y las bendije con el sentido del tacto, convirtiéndolas así en acogida, ofrecimiento, sanación y ayuda, para que ellas, a su vez, bendigan y moldeen nuevas vidas.

Creé tus tímpanos y los bendije con el sentido del oído. Los hice receptivos, atentos, comprensivos, para poder escucharme en lo pequeño, en lo sencillo, en lo invisible.

Formé tu boca y la bendije con el sentido del gusto, y fue lugar de canción, de aliento, de ánimo, de perdón, y pudo comunicar palabras de vida, de paz, de verdad.

Moldeé tu corazón y lo bendije con el don del amor. En él sembré mi compasión; mi misericordia y mi bondad, para que en ti diera el fruto del amor gratuito e incondicional. Y lo más importante: lo elegí como mi cálido hogar.

Derramé sobre todo tu ser de mujer mi Espíritu, que ilumina tu camino y acompaña todos tus gestos, tus palabras, tus decisiones, porque para mí gloria te creé, te plasmé y te hice “.

Tú, mujer, eres la bendición que Yo, tu Dios, quiero derramar sobre el mundo, porque tú eres la alegría de la vida, la sonrisa de la naturaleza, el calor del hogar, la intuición del saber, la compañía de la ternura, la belleza del ser. Estás presente en todo sin ser vista; en tu vientre se engendra el regalo de la vida, ese milagro de amor que toma cuerpo dentro de ti: tú, mujer, eres la prolongación de mi obra.

No te sientas sola, porque Yo estoy contigo en la danza de la vida, en esta danza cuyo ritmo marca el amor infinito que siento por ti. Eres preciosa a mis ojos. Nunca olvides que te amo.

TU DIOS.

 

Tomado y adaptado de: Padre nuestro net

14 11, 2019

GRACIAS POR SER

2019-11-14T16:34:39-05:0014 noviembre, 19|

Por responder mi llamado a tiempo, por abrir tus brazos cuando los míos ya no tenían fuerzas.

Por llenar mi alacena cuando tenía muy poco o casi nada, por cuidar de quienes amo cuando más lo necesitaba. Por tu esfuerzo, sin quejas, sin reproches.

Por el consejo oportuno y la palabra precisa, por no decir nada, pero estar aquí, cerca de mí.

Por el viaje que hiciste con tal de verme, por llegar cuando nadie más llegaba y no irte después.

Por comprometerte en alma y cuerpo; por el tiempo que has invertido, por el esfuerzo que has hecho.

Por no juzgarme, pero hablarme con firmeza y con un profundo deseo de bienestar. Por sanar, por cuida, por reír y llorar conmigo.

Por doblar rodillas sin cansarte, por extender tu mano y no soltarme.

Por demostrarme tu amor incondicional.

Gracias porque cuando te veo a ti, sé que Dios existe y nunca me dejará sol@.

7 11, 2019

Una carta de confesión

2019-11-12T08:28:54-05:007 noviembre, 19|

Y creemos andar bien por la vida, y callamos las batallas que llevamos dentro.
Y pensamos que todo está bien, cuando la herida sangra y sangra y tenemos hemorragia interna del corazón.
Y nos la pasamos hablando de Cristo y de su amor, pero no lo aceptamos para nosotros mismos.
Me duele ver cómo la gente le huye al «buscar ayuda», como si tener áreas que sanar, fuese un pecado.
Como si necesitar sanidad interior nos hiciera ver como basura.
¿Saben cuántas veces he ido en busca de ayuda? ¿Cuántos procesos de sanidad emocional he vivido y sigo viviendo en mi vida?, y siempre los voy a necesitar…

Y me siento orgullosa de decirlo. Porque no quiero vivir creyendo mentiras de «perfección», quiero vivir la gracia, el perdón y la misericordia en cada parte de mí, y ser libre para seguir llevando libertad a otros.

Todos tenemos algo que sanar, y este proceso solo terminará cuando estemos allá arriba con Dios. Mientras tanto hagamos algo por nosotros mismos, por amor a la valiosa vida que el Señor nos entregó; habla, pide ayuda, busca sanidad, de lo contrario, todo será…. Una bomba de tiempo.

Recordemos su promesa:

“Él sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas”. Salmos 147: 3

19 09, 2019

Enséñanos Dios

2019-09-19T16:13:27-05:0019 septiembre, 19|

Gracias por cada cosa que creaste, cuando veo a mi alrededor no puedo negar que tu mano estuvo allí. Solo tú pudiste diseñar con tanta belleza, a detalle y a pulso.

Gracias por darnos la oportunidad de vivir aquí, de alimentarnos de crear y de disfrutar.

Enséñanos a valorar la obra de tus manos, porque estamos seguros que le pusiste un pedazo de tu corazón.  Danos sabiduría para cuidar, para usar sin destruir y para conservar. Que nuestras futuras generaciones cuando miren la belleza de tu creación, puedan estar convencidos de que tú existes.

Que nuestras manos lleven vida y esperanza, que nuestros ojos no se cansen de ver tus maravillas y que nuestro corazón encuentre la armonía y esperanza que necesita al fundirse con la obra de tus manos.

Te amamos y amamos lo que hiciste, nosotros mismos somos parte de esto y queremos vivir honrando lo que nos entregaste un día, enséñanos a amar como tú, a vivir como tú y a cuidar como tú.

Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos,
La luna y las estrellas que tú formaste,

Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria,
Y el hijo del hombre, para que lo visites?

Le has hecho poco menor que los ángeles,
Y lo coronaste de gloria y de honra.

Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos;
Todo lo pusiste debajo de sus pies:

Ovejas y bueyes, todo ello,
Y asimismo las bestias del campo,

Las aves de los cielos y los peces del mar;
Todo cuanto pasa por los senderos del mar.

!!Oh Jehová, Señor nuestro,
Cuán grande es tu nombre en toda la tierra!”

(Salmos 8: 3-9)

12 09, 2019

Jehová es mi pastor

2019-09-12T15:49:57-05:0012 septiembre, 19|

Salmos 23

Jehová es mi pastor; nada me faltará.

En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.

Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.

Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores;
Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.

Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
Y en la casa de Jehová moraré por largos días.

(Reina-Valera 1960)

29 08, 2019

Lo que necesitan ahora los niños

2019-08-29T15:06:53-05:0029 agosto, 19|

La Biblia dice que todo tiene su momento, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.

Eclesiastés 3:1

Y es justamente en este tiempo, en el que necesitamos llenar el corazón de nuestros niños con palabras de afirmación, de amor, que se sientan protegidos, aceptados, bendecidos y felices.

Demostrémosles que pueden contar con nosotros en las buenas y en las malas. Que no están solos.  Ahora que empieza un nuevo año escolar.

Este es el tiempo de sentarnos con ellos, conversar y preguntarles desde el primer instante que entran a clases: ¿cómo estuvo tu día? Si fue difícil ¿cuántos nuevos amigos  tienes? ¿Qué es lo que más te preocupa?

Porque, aunque te demuestren lo contrario, me refiero a los más jovencitos que creen que pueden conquistar solos el mundo, siempre necesitarán de nosotros.

Es tiempo de abrazarlos, de comunicarles cuánto les amamos, diles que si pueden, que poco a poco con mucha paciencia, aprenderán a escribir bien, a leer, a sumar correctamente, etc. Afírmales con la Palabra que todo lo podemos en Cristo que él es quien nos fortalece.

No les exijamos más de lo que ellos pueden dar. Tratémosles de acuerdo a su edad, procuremos no estresarlos, que no se frustren porque no sacan buenas notas, animémosles siempre a dar lo mejor, a ser diligentes, no a ser perfectos, porque eso traerá tristeza a su corazón, ansiedad y temor.

Recuerda que también fuimos como ellos y pasamos por todos esos procesos. Que cuando no logren algo, no se rindan, no se detengan, que perseveren.  Así lograremos que a pesar de sus fallas y errores, empiecen sabiamente a confiar en ellos mismos.

Aprendamos a proteger cada día su espíritu para no lastimarlos ni marcarlos. Si corriges, que sea siempre con sabiduría y amor, reflexionando antes: qué haría Jesús en mi lugar.

A ti papá, mamá e hijo, nunca te detengas porque Dios está contigo a cada paso que des, nunca te rindas.

 

ESCRITO POR: Betty Alexandra Guerra