+593 2 3980 893

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
5 06, 2022

El valor de una amistad

2022-06-05T07:15:45-05:005 junio, 22|

2 Samuel 23: 8-17

Tener un amigo, en toda la extensión de la palabra, es una de las bondades que todo ser humano anhela llegar a experimentar. Tanto así que Aristóteles llegó a decir: “ La amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas”.

Desarrollar una verdadera amistad implica la inversión de tiempo, pero se fundamenta en una natural empatía que liga a dos o más personas que sienten que existe entre ellas lazos que los unen y que les generan confianza para poder manifestarla libremente. Esa verdadera confianza se acrecienta con disposición a entregarse por aquel a quien se cataloga como amigo o amiga.

En el texto bíblico de 2 Samuel capítulo 23 en los versículos 8 hasta el 17 encontramos la historia de un grupo de amigos; eran procedentes de distintos contextos socio-culturales y económicos…pero todos tenían en común a un amigo por el cual estaban dispuestos a ir un paso más allá: El rey David.

El relato nos muestra como tres, de este grupo de amigos, estuvieron dispuestos a sacrificar sus propias vidas simplemente por el anhelo profundo que tenía David de beber agua del pozo de Belén. Estos tres hombres irrumpieron en medio del campamento enemigo y lograron sacar agua del pozo en cuestión para traérsela a David y así que él pueda saciar su sed. Sin embargo, cuando David recibió esta agua no la bebió; más bien en reconocimiento del esfuerzo, y siendo consciente del extremo peligro al que se habían expuesto sus tres amigos por él, la derramó como una ofrenda ante Dios. Así demostró su reciprocidad de amistad y aprecio para con estos tres hombres.

¡¡¡Qué apasionante relato!!! Esta historia nos muestra que una verdadera amistad está dispuesta a arriesgarse por el bienestar del otro; pero también nos muestra que una verdadera amistad no abusa del aprecio del otro. Sin lugar a dudas para construir este tipo de amistad debe pasar mucho tiempo de convivencia, conocimiento, experiencias y trato juntos. Los resultados están ahí a la vista.

Vale la pena que te preguntes: ¿Tienes ese tipo de amigos en tu vida? Y, yendo a un paso más íntimo, pregúntate: ¿Eres tú ese tipo de amigo? Mi oración hoy por ti es que Dios te ayude a ser y desarrollar ese tipo de amistad en tu vida. Piénsalo. Oremos

 

 

2 04, 2019

Los verdaderos amigos son difíciles de encontrar

2019-07-07T04:53:21-05:002 abril, 19|

En ocasiones son más cercanos que la familia y, a menudo, te conocen mejor. Ellos oran por cosas más grandes que tú por ti mismo. Ellos creen contigo cuando tu fe es débil. Hacen espacio para ti cuando la vida se derrumba, y se regocijan contigo cuando todo está bien. Lo más importante es que los verdaderos amigos te recuerdan en cada encuentro quién y qué es lo más importante.

La esencia de la amistad cristiana es el compañerismo forjado en el fuego de dos convicciones: 1) Solo Jesús puede satisfacer al alma y 2) solo por su reino vale la pena vivir.

¿Enemigos disfrazados?

La amistad cristiana es un tesoro porque nos ayuda a aferrarnos a nuestro mayor tesoro.

Jesús es nuestro Pan de Vida, nuestra Agua Viva, nuestra Perla de Gran Precio, nuestra Luz, nuestra Resurrección, nuestra propia Vida. El mayor peligro para nuestras almas es que podamos abandonar el permanecer en él, seguirlo y encontrar nuestro gozo en él. Por lo tanto, el mejor regalo que un amigo puede dar es un compromiso de luchar por nuestra alegría y comunión con Cristo.

A la inversa, la peor distorsión de la amistad surge cuando un amigo nos alienta, consciente o inconscientemente, a colocar nuestro afecto en otro lugar. El apóstol Pedro, sin saberlo, realiza este tipo de distorsión en Mateo 16. Jesús les dice a sus discípulos que morirá y resucitará (Mateo 16:21). Pedro reprende a Jesús con lo que seguramente fue un comentario bien intencionado de un amigo leal: “¡Muy lejos de ti, Señor! Esto nunca te sucederá a ti ”(Mateo 16:22).

Parece la forma más profunda, genuina y hermosa de amistad, pero las palabras de Pedro lo ponen entre Jesús y su obediencia al Padre. Su ignorancia convirtió a un amigo en enemigo, al menos por un momento. «¡Apártate de mí Satanás! Tú eres un obstáculo para mí ”(Mateo 16:23). Lo que Pedro pensó que era útil, Jesús llamó un obstáculo. Lo que Pedro asumió fue una amistad piadosa, Jesús llamó oposición satánica.

Cinco marcas de la amistad cristiana

Entonces, ¿cómo podemos evitar el error de Pedro en nuestras amistades? ¿Cómo podemos ser un amigo que preserva y fortalece la fe de los demás? Aquí hay cinco maneras distintas en que las verdaderas amistades cristianas refuerzan nuestro amor por Cristo a través de nuestro amor mutuo.

1. Los verdaderos amigos elevan nuestro gozo en Dios.

El compañerismo siempre profundiza la alegría. Mi película favorita es buena cuando se ve sola, pero es mejor con un amigo. De alguna manera, una buena comida es más satisfactoria cuando se comparte. Naturalmente, arrastramos a nuestros amigos a lo que disfrutamos: «¡Tienes que ver esta película!» «¡Tienes que venir a este restaurante conmigo!»

¡Pero de todas las alegrías de la vida, Dios es el más grande! Fuimos hechos para él, para disfrutarlo y centrar nuestros corazones y vidas en él. Y como cualquier otra alegría, nuestra alegría en Dios será más plena cuando la compartamos con otras personas. Los amigos cristianos nos ayudan a disfrutar a Dios al disfrutarlo con nosotros.

Es tentador voltear y distorsionar esta fórmula usando a Dios como un medio para disfrutar más a las personas. Si solo acudimos a él para pedirle a los esposos, amigos o hijos que disfruten, eso revela que vemos a Dios como el medio para alguien más. Deberíamos estar haciendo lo contrario: buscar más de él en otras personas. Irónicamente, disfrutaremos más a nuestros amigos, cuanto más nuestras amistades se conviertan en un medio para disfrutar a Dios.

2. Los verdaderos amigos exponen el pecado en nosotros que nos mantiene alejados de Dios.

Fieles son las heridas de un amigo, pero engañosos los besos del enemigo. (Proverbios 27:6)

El pecado nos engaña. Oscurece nuestra comprensión y nos hace tontos. Tanto es así que podemos estar caminando en el pecado y convencidos de que estamos obedeciendo a Dios (piense en los fariseos). Es por eso que necesitamos desesperadamente amigos.

Necesitamos amigos que nos muestren amorosamente nuestro pecado. Necesitamos amigos que nos ayuden a ver nuestros puntos ciegos. Necesitamos amigos que hablen con honestidad brutal (Mateo 18:15) y tierna compasión (Gálatas 6:1), que nos digan la verdad acerca de nosotros mismos incluso cuando no queremos escucharla (Efesios 4:15).

Esta es una función vital de la comunidad que pocas personas quieren. Preferiríamos tener amigos que siempre nos dicen lo que queremos escuchar, que nos muestran la falsa gracia de excusar el pecado y nos dan falsas esperanzas de que podamos acercarnos más a Dios sin arrepentimiento. Pero como el pecado es un veneno para nuestras almas y un ladrón de nuestro gozo en Dios, no podemos permitirnos abandonar este tipo de amistad.

3. Los verdaderos amigos nos animan a obedecer a Dios.

Consideremos cómo animarnos unos a otros para amar y hacer buenas obras. (Hebreos 10:24; vea también Hebreos 3:13)

Si bien es cierto necesitamos amigos que nos ayuden a ver cualquier desobediencia, también necesitamos que nos animen a la obediencia. A menudo, la obediencia a Dios requiere más coraje del que podemos reunir solos. Sin el fiel ánimo de los amigos cristianos, fácilmente retrocedemos a la apatía estancada, no deseando desobedecer voluntariamente, sino que también tenemos miedo de dar un paso en la fe.

El aliento que se nos dice que demos no es un halago o una inspiración superficial. El aliento es dar coraje y fortaleza a los demás para la tarea intimidatoria que tienen ante ellos. Presentamos una visión más amplia de por qué su obediencia es importante para el reino de Dios.

Afirmamos que su obediencia glorifica a Dios y cuenta en la eternidad.

Independientemente de la forma que tome, el ánimo motiva a otros a continuar corriendo la carrera específica que Dios ha marcado para ellos.

4. Los verdaderos amigos nos traen a Dios en nuestra debilidad.

Y he aquí, unos hombres trajeron en una camilla a un hombre que estaba paralítico; y trataban de meterlo y ponerlo delante de Jesús. Y no hallando cómo introducirlo debido a la multitud, subieron a la azotea y lo bajaron con la camilla a través del techo, poniéndolo en medio, delante de Jesús. (Lucas 5: 18–19)

Caminar por la vida en un mundo que menosprecia a Dios, con nuestra carne asolada por el pecado, contra un enemigo endiablado, es demasiado difícil de intentar solos. Solos, creemos fácilmente las mentiras de Satanás. Solos, nos abrochamos bajo el peso de nuestro pecado. Solos, nos desanimamos y nos cansamos. Como el paralítico, necesitamos la ayuda de otros creyentes para llevarnos a Dios.

Entonces, ¿cómo podemos llevar a otros a Dios? Escuchamos a una hermana confesar un pecado oculto y lavarla con la verdad de que Cristo la limpió y la sanó. Podemos satisfacer las necesidades prácticas de aquellos que sufren el sufrimiento intenso en el nombre de Jesús. O simplemente podemos llevar a nuestros amigos a Dios en oración, pidiéndole que haga cosas más importantes en sus vidas de lo que podemos hacer por ellos.

5. Los verdaderos amigos nos aman por la gloria de Dios.

Hagas lo que hagas, hazlo todo para la gloria de Dios. (1 Corintios 10:31)

La idea del mundo de la intimidad en la amistad se está ganando el uno al otro: “¡No puedo vivir sin ti!” Los elogios y las promesas de devoción rápidamente dan una adrenalina breve y falsa de importancia y significado. Ciertamente necesitamos alentarnos y afirmarnos mutuamente, pero los amigos cristianos deben estar mucho más enfocados en el peso y el significado de Dios, no en los suyos ni en los de sus amigos.

Como todo lo demás, el objetivo final de nuestras amistades debe ser Dios y su gloria. Ya que nuestros corazones son propensos a vagar y adorar otras cosas, necesitamos estos recordatorios constantes de su gloria y su valor en nuestras amistades.

ESCRITO POR: Jorge Luis Rodríguez

25 07, 2018

Cualidades para ser un excelente amigo

2019-07-07T04:53:25-05:0025 julio, 18|

En este artículo te traemos 5 puntos para que consideres y seas un excelente amigo.

– Busca hacer de tus amigos una mejor persona. Impulsa, alienta, gestiona con amor y júntate con personas que hagan lo mismo. (Proverbios 27:17)

– Siéntete a gusto al compartir: tu tiempo, tu talento, tus oídos, tu cuidado, tus risas y tus buenos momentos. (Juan 15:15)

– Sé intencional en un mundo tan centrado en el ‘YO y TODO lo que tengo que hacer.’ Dios nos creó en comunidad y nos regaló a los amigos para poder escogerlos como familia. No importa si te desarrollas en un lugar laico, siempre hay un espacio en el que puedes encontrar a personas con quién crecer y con las mismas ser generoso con tu tiempo, talento y tesoro. Busca y encontrarás, pero busca en los lugares correctos. Pídele a Dios que te haga más a su semejanza: el mejor amigo de todos. Se intencional pidiéndole por esos amigos que Él creo para ti. (Proverbios 12:26)

– Es importante que leas la Biblia y tengas una relación estrecha con Dios para poder ser una amigo sabio. La sabiduría viene directamente de Dios. Necesitamos que las personas cercanas a nuestro corazón sean sabias para que nos proporcionen un consejo alineado a la verdad. (Proverbios 13:20)

– Sé una persona confiable. Por más que te pique la lengua, no cuentas cosas a todo el mundo, ni con el pretexto de querer ayudar.  Respeta lo que te han comentado y solo si está en peligro la integridad de quien te contó pide ayuda quien realmente puedan hacer el cambio. Sé esa persona que todos queremos: que al hablar nos escuche y no juzgue. (Eclesiastés 4:9-10)

 

¡Conviértete tú en ese amigo que te gustaría tener!

12 04, 2018

Una lección de amistad

2018-04-12T11:33:49-05:0012 abril, 18|

Hoy en la Galería de la Fe,  estamos al frente de un retrato con cuatro individuos ¿Quiénes eran estos hombres?  Se desconoce su origen y sus nombres. No se sabe si asistían a alguna congregación. No sabemos si eran creyentes o pertenecían a alguna denominación. Pero esto no importa,  la  Biblia no se interesa en darnos esos detalles sino en mostrarnos lo que ellos hicieron. El énfasis radica en la compasión y la amistad que  ellos tenían por un desamparado. Eran hombres con una gran sensibilidad, quienes habían hecho del paralítico el objeto de su  preocupación por semejante miseria humana.

La compasión por aquel hombre les llevó a preparar un encuentro con Jesucristo. Nos llama la atención que en la sanidad y salvación del paralítico se usaron cuatro hombres. Hay paralíticos que no pesan mucho. Algunos casos conocidos revelan a estas personas reducidas a un montón de huesos. De manera que un solo hombre podía haberles llevado a Cristo. Pero aquí fueron cuatro. Dos tomarían la delantera y dos irían detrás. Los unos seguían a los otros. Todo un trabajo en equipo para salvar al enfermo.

Venciendo el obstáculo de si mismo. Llegó el día cuando los cuatro hombres, llenos de un gran optimismo, entusiasmados con una gran esperanza y persuadidos de una gran fe, se dispusieron llevar al hombre a Jesús.

La verdad de esta historia es que este hombre fue sanado por la enorme fe que tuvieron sus amigos. La Biblia no nos dice que ellos se desalentaron ante las dificultades. No se quejaron porque no hubo una respuesta inmediata. No nombraron un comité para que fuera a hablar con el Señor. Estos hombres ejercitaron su fe.  Pusieron un plan en marcha. Como quiera que sea la determinación era poner ese hombre frente a Cristo.

Imaginémonos la escena. De repente la multitud que estaba apostada a la puerta notan que estos hombres se las ingeniaron, y ahora en lugar de buscar la puerta para entrar están en el techo de la casa. Tuvieron que usar algún instrumento para llegar arriba; a lo mejor subieron algunos primeros.

Como eran cuatro, dos podían tomarlo arriba mientras los otros ayudaban desde abajo, aquellos hombres abrieron un boquete tan grande para poder bajar al hombre enfermo. Jesús está en la sala enseñando. Él tuvo que oír los golpes en el techo, sentir el polvo y otros materiales caer, y luego ver cuatro cuerdas descender trayendo un cuerpo muerto con un hombre vivo reducido e impedido. Jesús detuvo su enseñanza. Contempló la valiente fe aquellos hombres que miran desde el techo descubierto y se dirige al enfermo con estas palabras: “Hijo, tus pecados te son perdonados”.

Cuatro amigos dueños de una poderosa fe, engalanan hoy La Galería de la Fe.

9 04, 2018

Asesino de relaciones (Parte 1)

2019-11-11T09:33:23-05:009 abril, 18|

A diario encontramos titulares como estos: «Fue dad@ muerte mientras caminaba a su casa, se presume que fue por resistirse al atraco». » Rumbo a su trabajo fue perpetuado el asesinato de un joven en circunstancias inciertas», etc. Estos enunciados nos asustan llevándonos quizás a escandalizarnos, pero la realidad es que siempre estamos presenciando asesinatos y no lo notamos.

Asesinos de relaciones como el orgullo, los celos , la envidia, el egoismo y la falta de comunicación hacen de las suyas delante nuestro sin que les demos la importancia que ameritan. Es por eso que les dedicamos una serie. En este artículo estaremos hablando específicamente del orgullo.

Este asesino silencioso se cuela en nuestro sistema y en el momento menos esperado actúa volviendo a padres contra hijos, esposo contra esposa, hermano contra hermano, amigo contra amigo, etc. Relaciones imporantes mueren frente a nosotros por falta de humildad cuando de pedir disculpas se trata.

Amamos a las personas mientras estas sean amables, concuerden con nuestra manera de pensar o nos den siempre la razón, si diferimos en criterios ya no son tan apreciadas. Si llegamos a peleamos por algo y estamos completamente seguros que nuestra posición es la correcta entonces no cedemos y es así como ejecutamos una relación por orgullo.

Algunos pasamos días, meses y hasta años sosteniendo una relación incómoda, aplicando la ley del hielo o evitanto todo tipo de contacto con otra persona, si eso no es asesinar entonces ¿qué es?. Yo me pregunto ¿acaso no resulta mejor perder una pequeña discusión para conservar la vida de algo más grande que se ha cultivado cultivado durante años?.

El orgullo distorcionado, en ocasiones es más grande que el cariño que decimos tener por otras personas, porque si no estamos dispuestos a disculparnos entonces no queremos tanto como pensamos. Porque quien quiere de verdad permanece y no desaparece por discusiones insignificantes.

Si estás enojado con alguien y no sabes qué hacer a continuación unas preguntas que te pueden ayudar a reflexionar sobre la situación y evitar que una relación muera:

1) ¿La discusión realmente amerita que tome la posición que tengo o estoy sobredimensionando las cosas?

2) ¿Mi punto de vista es más importante que la relación que he cultivado con esa persona?

3) ¿Puedo pasar un día más sin resolver esta situación?

4) ¿Estoy agradando a Dios con la actitud que estoy tomando?

No dejemos pasar mucho tiempo antes de resolver los conflictos, para que no se enfríe nuestro corazón y concluyamos que la relación no vale la pena y permitamos que se marchite, si invertiste tiempo y energía cultivándola, claro que vale y mucho. Busquemos el diálogo con corazón humilde dispuesto a escuchar observaciones y hacerlas, pedir perdón y perdonar.

 

 

 

 

 

21 02, 2018

Gracias a los Verdaderos Amigos

2019-09-09T00:12:49-05:0021 febrero, 18|

                                                          Por Martha Claudia Mosquera

No hay amor más grande que dar la vida por los amigos.   Juan 15:13

 

Lo único que fue declarado en la creación que no era bueno, es que el hombre esté solo, y aunque fue la antesala para hablarnos de la creación de la mujer, es real que fuimos creados para el compañerismo, con Dios primeramente y con nuestros semejantes, de ahí se desprende el primer mandamiento que da como fruto el segundo, amar al prójimo, Dios nos creó para relacionarnos, y los amigos y amigas juegan un papel único en nuestra vida, nos enriquecen y poco a poco se convierten en grandes tesoros, ¿existen los amigos de por vida?, estoy segura que sí, por que aunque pocos hay que dar gracias a Dios por contar con ellos, y sentirme libre a su lado, a más de amigos y familiares, que importante es transformarme en amiga de por vida, no solo querer tener amigas de por vida, no solo tener amigas que me bendigan, apoyen y enriquezcan, si no es mi amiga es mi anhelo convertirme en su amiga de por vida, vivir amistades desde mi corazón ese 100% comprometido, pero, ¿cómo lograrlo? Jesús nuestro mejor y más cercano amigo no solo nos dio ejemplo, si no que da las pautas.

El verdadero amigo – amigo es aquel a quien podemos confiar  nuestros sueños más profundos e íntimos- , por que las verdaderas relaciones se establecen en la confianza, y no solo hablamos, sobre todo escuchamos con el corazón, ese amigo que tienen totalmente mi atención, porque lo valoro profundamente.

Aquel que está dispuesto  a dar la vida, quizás no nos tocará literalmente morir por un amigo, pero el éxito en las relaciones es morir al “Yo” para que surja el nosotros, el saber que puedo negarme o incomodarme por el bien de mi amigo, ¿Qué mayor amigo que Jesús?  Que valoró tanto nuestra vida, que murió para darnos su vida, esto es ser amigo, un verdadero amigo.

La lealtad, no importan las circunstancias voy a honrar mi amistad, voy a callar cuando lo sea necesario, y a gritar si amerita, pero no hay mayor adorno en la amistad que la lealtad, cumplir nuestros compromisos y no publicar nuestros secretos, es ser fiel primeramente conmigo misma, y podré ser fiel a mis amigos.

De Jonathan y David aprendemos lo que es la verdadera amistad, cuidándose el uno al otro, no guardando secretos, respetándose y valorándose al punto que Jonathan no le peso ser el príncipe, primero fue amigo; y aun dio como señal de entrega su manto, su espada, su arco y su talabarte, (cinturón del que se cuelga su espada),  bajo la guardia, fue transparente y con estos objetos valiosos y personales dio a David su corazón leal y se selló el pacto de amistad, el príncipe honró y levantó a su mismo nivel a su amigo, y aun cuando Jonathan murió prematuramente, David, ahora en su posición de rey cumplió su pacto, busco un descendiente de Jonathan, encontró a su hijo Mefiboset y aunque estaba lisiado de los pies por un accidente cuando le salvaron la vida huyendo, David lo sentó a su mesa, aunque la ley lo prohibía, porque su lealtad de amigo floreció, fue tal su misericordia que le devolvió todas las posesiones de Saúl y lo trato como hijo, Dios se agradó tanto de este pacto de amistad, que es una bella analogía del pacto de Jesús con nosotros sus amigos, que dio todo por nosotros  y por ese amor aun bendice nuestra descendencia.

Amigos para toda la vida, cuando volvemos a vivir el compromiso y la lealtad se convierte en un pilar en nuestras vidas. No vivas buscando amigos, mejor, conviértete en un amigo de por vida, y veras que llegan verdaderos amigos.

20 02, 2018

3 tipos de amigos

2019-07-07T04:53:29-05:0020 febrero, 18|

Sin duda nos encontraremos con muchos amigos alrededor de nuestra vida, pero ¿sabes diferenciarlos? apuesto que en tu subconsciente lo has hecho pero intentare resumirlos ahora:

El amigo circunstancial

Es aquel que está de paso en nuestra vida y depende mucho de los factores: tiempo, lugar y persona. Puede ser el tiendero del barrio al que le dices: «veci», cruzaras una que otra palabra con él, en ocasiones hasta puede que te fíe, pero si por circunstancias de la vida debes mudarte de domicilio, entonces aquella relación terminará, pues lo que les unía era su entorno geográfico, así mismo sucede cuando vamos al supermercado, el banco, el lugar de trabajo o estudio. Siempre habrá ese amigo circunstancial, dispuesto a saludarte con una sonrisa y un guiño, pero no pasara de eso. No son malos amigos, es solo que se encuentran coincidencialmente vinculados a nuestro diario vivir.

El amigo de temporada

A este amigo se lo identifica cuando estás convencido que será una amistad para toda la vida, pasan tiempo juntos, conversan, se dan buenos consejos. Han logrado pasar la berrera de un amigo circunstancial y han llegado a formar parte de nuestro círculo social más limitado e íntimo. Es aquel amigo que busca la manera de verse contigo sin importar el clima, trabajo o cansancio. Pero sabrás que es el amigo de temporada cuando por parámetros de fuerza mayor, deben bajarse de tu bus de la vida y quedarse en la siguiente parada.

Quizá fue un trabajo que le forzó a mudarse de país y a pesar que ambos quieran continuar con la relación seria imposible. Por otro lado, aquella relación te está forzando a tener malos hábitos como: fumar, tomar de más, tener deseos impuros, etc. y tú decides bajarles del bus de la vida, pues por lo general te están restando o dividiendo antes de multiplicar o sumar a tu vida.

El amigo para toda la vida

Son pocos quienes tienen la dicha de encontrar amigos de esta categoría y antes de describírtelos quiero desafiarte a leer el gran consejo que nos dejó Salomón cuando escribió lo siguiente: El que anda con sabios, sabio será; Mas el que se junta con necios será quebrantado.

Salomón no se refería a la sabiduría que dan los libros o los estudios, pues alguien podrá ser académico pero necio. El autor de proverbios nos insta a evaluar nuestro círculo de amigos y precisamente para discernir entre aquellos que solo están de paso, quieren sacar provecho de nosotros y aquellos que de verdad se preocupan por nosotros.

Si después de hablar con alguien, te dan unas ganas de conocer más a Dios estas frente a un amigo para toda la vida. O si después de una ruptura sentimental, alguien te presta su hombro y llora contigo para luego ayudarte a caminar de nuevo, estas frente a un potencial amigo de vida.

O simplemente fallaste en tu pasado y tomaste malas decisiones, pero este tipo de amigo te seguirá amando de igual manera, pues para él tu error no es más grande que su amor por ti.

Quienes vamos tras los pasos de Jesús podemos darnos cuenta que él tiene estos tres tipos de amigos y que en su paso por la tierra los identificó. Estuvieron:

La muchedumbre, quienes solo buscaban un milagro o mirarlo en sus grandes discursos.

Los doce, que conocían sus chistes, su manera de hablar y algunos secretos.

Pero también estaban los tres: aquellos más íntimos que lo acompañaban a orar en privado, con quienes tenía más empatía y confianza, tanto fue así que uno de ellos se atrevió a arrimarse en su pecho a escuchar los latidos de su corazón.

Si mientras leías estos párrafos, te diste cuenta que hará falta realizar una buena podada a tu jardín de amigos, no olvides que en la vida hay decisiones dolorosas, pero un buen jardinero sabe que aquella buena podada en el huerto será necesaria para dar los mejores frutos.

 

19 02, 2018

Fomentemos el Amor entre Hermanos

2018-02-19T11:05:36-05:0019 febrero, 18|

En mi casa (y me imagino que en tu casa también) los niños pelean entre sí – ¡y con frecuencia! Aunque prefería que no fuera así, quiero tener siempre en mente que esto es una parte normal de su desarrollo emocional y social, y que tengo un rol que jugar en el mismo. Fomentar el amor entre hermanos es mi meta, pero no lo voy a lograr si sólo les estoy castigando a cada rato. Más bien, es mucho más útil entrenarles a navegar conflictos de manera positiva y enseñarles a apreciarse los unos a los otros.

¿Cómo nuestros hijos van a aprender a resolver conflictos entre ellos? Primero, nos están viendo a nosotros como sus modelos principales. Si nuestros hijos nos ven intentando resolver sus conflictos a gritos y con enojo, también se van a molestar y reflejar nuestro estrés y ira en su comportamiento. Por lo tanto, cuando enfrentas conflictos entre tus hijos (que no sean de emergencia –  y pocos lo son), haz todo lo posible para detenerte, respirar, y obtener perspectiva, antes de “estallar.”

Estas “pausas de paz” te compran tiempo para calmar la respuesta de “lucha o huida” del sistema nervioso, porque no podemos aprender ni crecer si ese sistema está activado. Segundo, te da tiempo para mostrar a los niños como Dios está presente para ayudar en cualquier momento, al orar algo así en voz alto “Dios, dame sabiduría y compasión. Ayúdame a perdonar y dejar ir mi ira. Dame tu guía para tratar esta situación.”

Ahora estás lista para guiarles a tus hijos en la resolución de su conflicto (y ya has modelado como empezar el proceso). Puedes empezar reconociendo el conflicto y dando oportunidad para una pausa de paz, diciendo “Suena muy tenso aquí. ¿Alguien necesita tomar una pausa para calmarse antes de resolver esto?” Cuando los ánimos están enfriados, pueden seguir adelante.

Muchas veces, los conflictos se generan a base de insultos. Estudios muestran que necesitan cuatro declaraciones positivas para deshacer una declaración negativa. Por lo tanto, puedes implementar una pauta de “cuatro cosas amables y verdaderas” como consecuencia para cada vez que tu hijo diga algo desagradable o falso acerca de su hermano. Los privilegios no estarán reanudados hasta que el niño puede decir de manera sincera cuatro cosas amables y verdaderas a su hermano para reafirmar su relación y declarar su apreciación.

La idea es ayudar el niño a centrarse en lo positivo de su relación con su hermano y recordar todas las memorias buenas que comparten. Esta práctica establece un tono de reconciliación en su hogar, siguiendo Efesios 4:15 que dice “En cambio, hablaremos la verdad con amor y así creceremos en todo sentido hasta parecernos más y más a Cristo…”

 

Beth Saavedra

Iglesia La Viña Quito

19 02, 2018

Tu amistad me hace bien

2019-09-09T00:15:31-05:0019 febrero, 18|

En el día de San Valentín las parejas aprovechan la ocasión para expresar su amor a la persona amada regalándose flores, chocolates, tarjetas, cenas románticas y un sinnúmero de otros detalles.

Es una de las ocasiones en las que los que no tenemos pareja, podríamos sentirnos excluidos y tentados(as) a pensar que no somos dign(o)s del amor de un hombre o una mujer.

No obstante, más y más las celebraciones del 14 de febrero incluyen la palabra “amistad” por lo que los excluidos podemos agradecer por los amigos que Dios ha puesto en nuestro camino y también expresarles nuestro cariño.

Hay una canción de Alex Campos titulada, Tu amistad me hace bien y en uno de los versos dice:

Es ese brillo que alumbra el camino. En mi camino estarás mi amigo.

Al reflexionar sobre los amigos y amigas que Dios ha puesto en mi camino puedo decir que ellos han alumbrado mi vida con el brillo de su amistad verdadera de diferentes maneras:

  • Me ayudaron a levantarme cuando atravesaba una gran pérdida en mi vida
  • Han orado fielmente por mi
  • Me han abrazado y me han dicho que todo estará bien
  • Me han obligado a descansar y cuidar mi cuerpo
  • Me han dado momentos de mucha risa y alegría
  • Me han escuchado y dado ese consejo que necesitaba
  • Me han acercado a Dios
  • Me han incentivado, inspirado y desafiado a hacer lo mejor para mi vida.

Al hacer un inventario de lo que mis amigos me han dado, solo puedo dar gracias a Dios porque a través de ellos, Él me ha mostrado su gran amor, misericordia y protección.

Estas amistades cercanas y profundas se han fundamentado en el amor genuino, compromiso y respeto del uno al otro.  Han prevalecido a pesar de las distancias, y se han fortalecido al compartir la misma fe.

He sido bendecida y fortalecida con amistades verdaderas y mi anhelo es que Dios me use para ofrecer a otros una amistad que les haga bien, como dice la canción.

“Un amigo es siempre leal, y un hermano nace para ayudar en tiempo de necesidad” Proverbios 17:17

20 11, 2017

La amistad en nuestros hijos

2017-11-20T09:29:57-05:0020 noviembre, 17|

¿Qué es lo primero que pasa por tu mente cuando quieres hablar sobre la amistad, tomando la Biblia para hablar con tus hijos? Te comparto algunos temas basados en la Biblia para que puedas enseñar a tus hijos sobre la amistad. Antes de empezar, debes buscar un tiempo para tratar estos puntos, en el que puedas permitir que tus hijos compartan lo que están pasando ahora, cita ejemplos de tus vivencias para que vean en ti una mamá real.

David y Jonathan fueron grandes amigos, y nos enseñan muchos valores sobre la amistad:

  • Un amigo… edifica tu vida: no necesariamente debemos escuchar cosas buenas que hay en ti, pero es muy válido cuando recibimos correcciones de nuestras actitudes o formas de ser, porque esto nos permite crecer.
  • Un amigo… comparte y es generoso: enseña siempre a tus hijos que siempre es mejor dar que recibir, no hablo de regalos, si no de prestar sus cuadernos, enseñarles algo que tus hijos dominan, por ejemplo: las sumas con base 10, las partes del esqueleto, los verbos en inglés, etc. Pero también podemos darles el ejemplo, si hacemos un pastel en casa podemos enviarles unos pedacitos extras para compartir o la fruta de temporada.
  • Un amigo… es honesto y dice la verdad: qué importante es que nuestros hijos crezcan diciendo la verdad todo el tiempo, si no pudimos hacer algo que dijimos que haríamos, ellos deben saber que lo que planeamos, no siempre va a ser lo que logramos hacer.
  • Un amigo… te anima a seguir: esto es vital para que una amistad se desarrolle, no se trata de adular a los amigos, se trata de dar un impulso para que puedan cumplir sus metas.
  • Un amigo… es alguien en quien puedes confiar: Debemos enseñar a discernir lo que es bueno de lo malo, si un amigo de cuenta sobre una preocupación de tu familia, se convierte en un motivo de oración y no tenemos que decirlo a los otros amigos.
  • Una verdadera amistad, te acerca a Dios: Es necesario que nuestros hijos desarrollen su confianza en Dios y que lo compartan con sus amigos.

Es un privilegio poder enseñar a nuestros hijos sobre la amistad, porque la amistad es un tesoro a nuestras vidas.

Tomado de 1 de Samuel 18 al 23.

Realiza tu donación mediante Transferencia Bancaria

Mi promesa de Donación: Eres parte de HCJB

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Banco del Pichincha. Cuenta de ahorros Banco Pichincha # 22 02 49 71 71
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
Haz tu donación en línea con tu tarjeta de crédito o débito nacional o internacional con total seguridad a través de nuestro portal de donaciones Haz clic aquí

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Produbanco o Servipagos. Cuenta de ahorros Produbanco # 12 00 58 38 84 9
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
  • Débito bancario: Realiza tu donación por medio de tu cuenta bancaria del Pichincha o Produbanco llenando los datos solicitados en el formulario. Envía el documento firmado al correo electrónico [email protected] o entrégalo en nuestras oficinas.

Descargar Formulario: Click Aquí