+593 2 3980 893

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
18 06, 2018

Vivir en comunidad

2019-07-07T04:53:25-05:0018 junio, 18|

¿Qué entendemos por comunidad?

Según la RAE tenemos algunas definiciones

1. f. Cualidad de común (que pertenece o se extiende a varios).
2. f. Conjunto de las personas de un pueblo, región o nación.
3. f. Conjunto de naciones unidas por acuerdos políticos y económicos.
4. f. Conjunto de personas vinculadas por características o intereses comunes.
5. f. Junta o congregación de personas que viven unidas bajo ciertas constituciones y reglas, como los conventos, colegios, etc.

Estas definiciones se aproximan a lo que quiero tratar.

Tengamos en cuenta que no es fácil vivir en comunidad. En una comunidad encontraremos límites, tradiciones, costumbres, cultura. Hay gente diferente (no todos somos iguales). Pero si decidimos vivir en comunidad debemos tener disposición de adaptarnos, de aprender y de relacionarnos. A continuación unos puntos útiles.

1. Decidir hacerlo. Los primeros cristianos decidieron vivir en comunidad,  como una gran familia. Eso lo podemos enontrar en Hechos 2: 43-47. Donde nos dice que permanecían unidos, compartieron lo que tenían, comida y/o ropa. Es decir ellos no se quedaron ahí por obligación, sino por amor.
No se puede obligar a las personas a quedarse en un lugar en el cual no quieren estar o donde no se sientan tan comodas.

2. Buscar acuerdos. Una familia, un grupo, una ciudad o un país tienen reglas de convivencia, buscan acuerdos para una mejor convivencia. La gente que no se adapta a estas reglas muchas veces termina en la cárcel. Las reglas nos permiten hacer bien las cosas. Vivir en paz con otros. Los primeros cristianos buscaban acuerdos para convivir y para compartir.

3. Relacionarnos. Dios nos hizo seres relacionales. Las relaciones son buenas. Debemos aprender a relacionarnos y aorender a elegir las amistades (mira con quien andas y te diré quien eres). Los primeros cristiananos al vivir en comunidad tenían que aprender a relacionarse, es decir a tratarse con amor y brindar un trato diferenciado pues cada ser humano es diferente. Dios nos creó diferentes.

Para concluir, es difícil vivir en comunidad, sea en la iglesia, en el trabajo o en la escuela, pero depende de nosotros la actitud que tomamos para relacionarnos con otras personas y para aceptar las reglas o no.

31 05, 2018

La interacción del hombre en comunidad

2018-05-31T09:37:26-05:0031 mayo, 18|

El sentido de libertad, en el hombre, a veces entra en antagonismo o conflicto con la idea de comunidad cristiana e incluso en contexto de comunidad familiar. Mientras tanto, para una mujer es más espontáneo el hecho de adaptarse y sentirse libre y hasta segura en un contexto comunitario.

¿Por qué el hombre piensa que pierde su espacio en un entorno social? Una de las razones es la lucha por el poder. Cuando un hombre ve que no puede tener el control o el poder siente que no tiene cabida en ese espacio. Esto no necesariamente es caótico ni patológico en sí, porque el sentido gregario, aunque es intrínseco al ser humano, requiere aprendizaje tanto a nivel emocional como racional –propio del modo de aprendizaje masculino-.

Puesto que muchos hombres sienten que pierden su libertad en un contexto comunitario prefieren evadirlo. Por ejemplo, es común que un esposo prefiera evitar las visitas a la familia extendida, propia o de sui esposa, porque allí le cuesta tener el control, se siente opacado, vulnerable y a veces cohibido. Por lo tanto, para que un hombre pueda vivir y disfrutar la dimensión de comunidad, a la que nos desafía la Biblia, debe cultivar primero relaciones de amistad personales con quienes pueda luego interactuar en un contexto comunitario.

24 05, 2018

El hombre pertenece a su familia

2018-05-24T11:00:22-05:0024 mayo, 18|

El hombre es llamado a pertenecer, no solo a estar en su casa. Esto significa que no podemos ignorar la realidad que somos seres gregarios y que no podemos vivir aislados. Cuando Dios dijo: “No es Bueno que el hombre esté solo” determinó que fuimos creados para la comunidad, para la comunión y para formar una familia, y ninguno de nosotros puede cumplir los propósitos de Dios por nosotros mismos, sin afectar o ser afectados por otros. Sin embargo, en la convivencia familiar suele ser muy recurrente un aislamiento funcional del hombre, donde a pesar que el esposo, padre, cabeza del hogar está físicamente pero no involucrado con sus hijos o, con su esposa.

La Biblia dice que somos puestos juntos, unidos, edificados juntos, miembros unidos, herederos unidos, que juntos celebramos y que seremos arrebatados juntos. (1 Corintios 12:12; Efesios 2:21-22, 3:6, 4:16; Colosenses 2:19; 1 Tesalonicenses 4:17). Como ves, es una responsabilidad primaria que nosotros los hombres nos vinculemos de manera intencional en el hogar para cumplir el propósito de ser bendición para los que más amamos. ¡Ya no estás aquí por ti y para ti mismo!

La Biblia dice que aun cuando tu relación con Cristo es personal, Dios no quiere que sea exclusivamente privada, o en solitario. La Biblia dice, “también nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo, y cada miembro está unido a todos los demás.” (Romanos 12:5).

 

Los propósitos de Dios para la familia, donde todos vivimos con el mayor sentido de comunidad, son la interdependencia, comunión, adoración a Dios, formación-discipulado; servicio y fortalecimiento de la fe. Todo esto nos ayuda a enfrentar la vida y disfrutarla en abundancia.

¡Que bueno que llegaste hasta aquí!

No te lo puedes perder:

¡Que bueno que llegaste hasta aquí!

No te lo puedes perder: