+593 2 3980 893

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
21 03, 2021

¿Cómo ha cambiado nuestra visión de Dios y nuestra relación con Él el último año?

2021-03-21T09:14:01-05:0021 marzo, 21|

Este mes “celebramos” (?) Un año de la pandemia en la mayoría de los países del mundo. Recuerdo que ingenuamente pensé que serían pocas semanas de cuarentena y luego todo volvería a la normalidad. Pero el hecho es que desde entonces todo ha sido menos normal.

Dudo que alguno de nosotros haya anticipado el impacto y consecuencias de la pandemia. Primero, se limitó el acceso del público a los locales comerciales, luego se cerraron las puertas y, en la medida de lo posible, la gente empezó a trabajar desde casa. Muchas personas perdieron su trabajo y los padres debieron involucrarse en la enseñanza de los hijos.

Entonces, ¿qué ha cambiado? En cierta manera, parece que todo ha cambiado: cómo compramos, a dónde viajamos, cómo interactuamos entre nosotros. Al salir de casa, no solo tomamos nuestras llaves, teléfono, billetera / bolso, sino que también debemos recordar ponernos una mascarilla y llevar desinfectante de manos. Solía ser que nos ofendíamos si alguien cruzaba la calle para evitarnos; ahora nos ofendemos si no lo hacen.

Espero que estos cambios sean circunstanciales, y una vez que este virus esté “bajo control” (lo que sea que eso signifique), podamos volver a socializar, salir a comer, hacer deporte y simplemente estar juntos.

Pero, ¿qué más ha cambiado? ¿Cómo se ha visto afectado nuestro mundo interior? ¿Hemos luchado contra el miedo o el pánico? ¿El aislamiento ha creado depresión? ¿Nuestro sentido de seguridad se ha visto afectado? ¿Nuestras prioridades son diferentes? ¿Cómo ha cambiado nuestra comprensión de Dios, su presencia, su provisión? ¿Hemos cuestionado su fidelidad? Quizás nos hemos preguntado si Él REALMENTE tiene el control de lo que está sucediendo.

Sin duda, el año pasado mi fe fue desafiada. Me he preguntado qué está haciendo Dios. Pero he debido recordar que Sus caminos no son los míos (Isaías 55: 8), y que Él siempre tiene un propósito para cada circunstancia. (Efesios 1:11).

¿Cómo ha cambiado nuestra visión de Dios y nuestra relación con Él el último año? Espero que hayamos visto Su fidelidad de formas nuevas e inesperadas. Que hayamos formado nuevas relaciones y nutrido las existentes. Que hayamos podido evaluar nuestras prioridades y sobre todo que hayamos reconocido cuán dependientes somos de Dios. Al menos espero que estas cosas se hayan convertido en parte de mi propia comprensión de Dios. No me gustaría para nada haber pasado por todo esto y continuar siendo la misma persona que era antes.

Tengo muchas ganas de que todo esto termine. Que regresemos a vernos en los templos, a cantar en las reuniones de alabanza y adoración, que podamos conversar con amigos en una cafetería e incluso poder comprar con libertad. Pero espero hacerlo con una mayor sensibilidad a la presencia de Dios en cada detalle de la vida. Y espero poder compartir esa esperanza con otros.

26 03, 2019

¿DEPRESIÓN, ANGUSTIA, ESTRÉS, DIFICULTADES?

2019-03-26T15:30:34-05:0026 marzo, 19|

Puede ser difícil salir de la tristeza cuando caemos en sus garras. Nuestras emociones afectan nuestras relaciones, lo cual nos afecta emocionalmente y nos hunde más profundamente en el espiral de la depresión.

En los momentos que me he sentido triste, deprimido, angustiado, desesperado y más, me ha ayudado recordar algunas verdades que enseña la Biblia sobre nuestros momentos más bajos.

1- Es normal no estar bien

Una de las cosas más importantes que debes entender es que es normal lo que sientes.

Como cristianos hemos causado mucho daño a las personas luchando con sus emociones al decir cosas como “Pero hermano, si estamos en Cristo debemos estar gozosos” (estoy torciendo los ojos sólo al escribir esas palabras). Podría decir mucho sobre esto, pero quiero que entiendas una cosa sobre le gozo: Tener gozo en Dios no significa nunca sentirnos mal.

En cambio vemos ejemplos en la Biblia de gente en angustia. David escribió gran cantidad de Salmos donde dice “no tengo refugio, no hay quién cuide de mi vida” “mis huesos están abatidos” “¿de dónde vendrá mi socorro?” y demostraba su angustia clamando a Dios. De igual manera Jesús cuando murió su amigo Lazaro lloró (Jn 11.35) y cuando estaba enfrentándose a la muerte lloró amargamente y sudó de tal manera que parecía sangre (Lc 22.44).

En ningún momento nos dice la Biblia “nunca debes sentirte triste” “siempre debes estar alegre”. Es normal sentirnos mal de vez en cuando (y es anormal nunca sentirnos mal). Pero lo que no es correcto, es quedarnos en esos puntos bajos de la vida.

2- No necesito estar bien para ser amado

Más allá de ver que es normal no estar bien, la Biblia nos dice que NADIE está bien espiritualmente. Desde Genesis donde vemos el problema del pecado(Gen 3), a Salmos donde nos dice que todos nos hemos corrompido y no hay quién haga el bien (Sal 14), hasta Romanos donde nos dice que nadie merece estar con Dios a causa de nuestro pecado (Rom 3). Lo que queda muy claro es que:

“Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios”


Mr 10.18

Si partimos de ese punto vemos que nadie merece el amor de Dios. Por eso Pablo en Efesios nos dice que es un regalo inmerecido (gracia). La implicación de esto es hermoso para los que luchamos con nuestra oscuridad interna. Significa que yo no puedo hacer nada para que Dios me ame.

(Un momento Bryan, eso no suena hermoso, suena deprimente).

Sí, suena deprimente si no entiendes que aún así él te ama.

Jeremías 31:3 “Con amor eterno te he amado”; Oseas 11:4 “Con cuerdas humanas los atraje, con cuerdas de amor”; Efesios 1:4 “nos escogió en él antes de la fundación del mundo” y por supuesto 1 Juan 4:7-9, una de las declaraciones más claras en la Biblia sobre el amor. Quiero que entiendas que no hay nada que puedas hacer para ganar el amor de Dios. No necesitas estar feliz. No necesitas dejar de estar triste. Dios te ama en tu depresión. Dios te ama en tus dificultades. Dios te ama y punto. Dios no es como las personas, que dan un amor condicionado a tus acciones. Dios te ama sin importar quién eres o qué haces, y eso te debe dar esperanzas, aunque pueda ser difícil de aceptar.

3- Aún así, Dios quiere que estés bien

Pero por último quiero que entiendas una parte muy importante. Aunque Dios te ama sin importar tu angustia y depresión, él no quiere que continúes así para siempre. Aunque Cristo nos comprende en todo lo que pasamos (Heb 4) no significa que debemos seguir viviendo de la misma manera. Dios tiene una mejor vida para nosotros.

Es allí donde volvemos a los salmos de David. Él dice “devuélveme el gozo de mi salvación” “mi socorro viene de Dios” “bendice alma mía a Jehová”.

David aunque expresa su angustia de manera real y explicita, siempre recuerda que la solución está en confiar en Dios. Juan nos dice que en el amor de Dios no hay lugar para el temor; Dios viene a quitarnos temor y angustia. Pablo dice en Romanos 12 que no debemos conformarnos a lo normal de la vida (angustia, tristeza, estrés, depresión) sino debemos cambiar nuestro entendimiento (mente) porque la voluntad de Dios para nosotros es buena, agradable y perfecta.

Confiar en Dios. Juan nos dice que en el amor de Dios no hay lugar para el temor (1Jn 4:18); Dios viene a quitarnos temor y angustia. Pablo dice en Romanos 12 que no debemos conformarnos a lo normal de la vida (angustia, tristeza, estrés, depresión) sino debemos cambiar nuestro entendimiento (mente) porque la voluntad de Dios para nosotros es buena, agradable y perfecta.


No es fácil vivir en oscuridad; y no es fácil ver la luz cuando estamos rodeados de tinieblas. Pero Dios dice “confía en mi”. Es el Dios que creó todo, y que podría destruirlo todo con un chasquido de sus dedos. Pero en vez de eso, decide mostrarnos amor y ofrecernos una transformación en nuestros pensamientos.

Sin importar qué tan difícil u oscura es tu situación, El Padre lo conoce, El hijo lo vivió y el Espíritu está anhelando ayudarte a superarlo.

(Job 42.2; Heb 4:15; Jn 14:26)

Confía en Él.

26 03, 2019

¿Depresión, angustia, estrés, dificultades?

2019-07-07T04:53:22-05:0026 marzo, 19|

Puede ser difícil salir de la tristeza cuando caemos en sus garras. Nuestras emociones afectan nuestras relaciones, lo cual nos afecta emocionalmente y nos hunde más profundamente en el espiral de la depresión.

En los momentos que me he sentido triste, deprimido, angustiado, desesperado y más, me ha ayudado recordar algunas verdades que enseña la Biblia sobre nuestros momentos más bajos.

1- Es normal no estar bien

Una de las cosas más importantes que debes entender es que es normal lo que sientes.

Como cristianos hemos causado mucho daño a las personas luchando con sus emociones al decir cosas como «Pero hermano, si estamos en Cristo debemos estar gozosos» (estoy torciendo los ojos sólo al escribir esas palabras). Podría decir mucho sobre esto, pero quiero que entiendas una cosa sobre le gozo: Tener gozo en Dios no significa nunca sentirnos mal.

En cambio vemos ejemplos en la Biblia de gente en angustia. David escribió gran cantidad de Salmos donde dice «no tengo refugio, no hay quién cuide de mi vida» «mis huesos están abatidos» «¿de dónde vendrá mi socorro?» y demostraba su angustia clamando a Dios. De igual manera Jesús cuando murió su amigo Lazaro lloró (Jn 11.35) y cuando estaba enfrentándose a la muerte lloró amargamente y sudó de tal manera que parecía sangre (Lc 22.44).

En ningún momento nos dice la Biblia «nunca debes sentirte triste» «siempre debes estar alegre». Es normal sentirnos mal de vez en cuando (y es anormal nunca sentirnos mal). Pero lo que no es correcto, es quedarnos en esos puntos bajos de la vida.

2- No necesito estar bien para ser amado

Más allá de ver que es normal no estar bien, la Biblia nos dice que NADIE está bien espiritualmente. Desde Genesis donde vemos el problema del pecado(Gen 3), a Salmos donde nos dice que todos nos hemos corrompido y no hay quién haga el bien (Sal 14), hasta Romanos donde nos dice que nadie merece estar con Dios a causa de nuestro pecado (Rom 3). Lo que queda muy claro es que:

«Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios»


Mr 10.18

Si partimos de ese punto vemos que nadie merece el amor de Dios. Por eso Pablo en Efesios nos dice que es un regalo inmerecido (gracia). La implicación de esto es hermoso para los que luchamos con nuestra oscuridad interna. Significa que yo no puedo hacer nada para que Dios me ame.

(Un momento Bryan, eso no suena hermoso, suena deprimente).

Sí, suena deprimente si no entiendes que aún así él te ama.

Jeremías 31:3 «Con amor eterno te he amado»; Oseas 11:4 «Con cuerdas humanas los atraje, con cuerdas de amor»; Efesios 1:4 «nos escogió en él antes de la fundación del mundo» y por supuesto 1 Juan 4:7-9, una de las declaraciones más claras en la Biblia sobre el amor. Quiero que entiendas que no hay nada que puedas hacer para ganar el amor de Dios. No necesitas estar feliz. No necesitas dejar de estar triste. Dios te ama en tu depresión. Dios te ama en tus dificultades. Dios te ama y punto. Dios no es como las personas, que dan un amor condicionado a tus acciones. Dios te ama sin importar quién eres o qué haces, y eso te debe dar esperanzas, aunque pueda ser difícil de aceptar.

3- Aún así, Dios quiere que estés bien

Pero por último quiero que entiendas una parte muy importante. Aunque Dios te ama sin importar tu angustia y depresión, él no quiere que continúes así para siempre. Aunque Cristo nos comprende en todo lo que pasamos (Heb 4) no significa que debemos seguir viviendo de la misma manera. Dios tiene una mejor vida para nosotros.

Es allí donde volvemos a los salmos de David. Él dice «devuélveme el gozo de mi salvación» «mi socorro viene de Dios» «bendice alma mía a Jehová».

David aunque expresa su angustia de manera real y explicita, siempre recuerda que la solución está en confiar en Dios. Juan nos dice que en el amor de Dios no hay lugar para el temor; Dios viene a quitarnos temor y angustia. Pablo dice en Romanos 12 que no debemos conformarnos a lo normal de la vida (angustia, tristeza, estrés, depresión) sino debemos cambiar nuestro entendimiento (mente) porque la voluntad de Dios para nosotros es buena, agradable y perfecta.

Confiar en Dios. Juan nos dice que en el amor de Dios no hay lugar para el temor (1Jn 4:18); Dios viene a quitarnos temor y angustia. Pablo dice en Romanos 12 que no debemos conformarnos a lo normal de la vida (angustia, tristeza, estrés, depresión) sino debemos cambiar nuestro entendimiento (mente) porque la voluntad de Dios para nosotros es buena, agradable y perfecta.


No es fácil vivir en oscuridad; y no es fácil ver la luz cuando estamos rodeados de tinieblas. Pero Dios dice «confía en mi». Es el Dios que creó todo, y que podría destruirlo todo con un chasquido de sus dedos. Pero en vez de eso, decide mostrarnos amor y ofrecernos una transformación en nuestros pensamientos.

Sin importar qué tan difícil u oscura es tu situación, El Padre lo conoce, El hijo lo vivió y el Espíritu está anhelando ayudarte a superarlo.

(Job 42.2; Heb 4:15; Jn 14:26)

Confía en Él.

28 07, 2015

Mi vida es una gran actuación

2019-07-07T04:53:57-05:0028 julio, 15|

Cada día cuando sales al mundo, es como salir a un escenario. Las cortinas se abren. Usted hace su mejor actuación para la multitud. Pero cuando el acto final ha terminado, las cortinas se cierran, los aplausos desaparecen, y vuelves a ser tú mismo.

La sonrisa que llevaba se sustituye por la tristeza en tu corazón, escondido de la audiencia. Oyeron tu risa, pero no te pueden escuchar llorando. Vieron un acto, no lo que estabas luchando tan duro por ocultar.

Tal vez tus padres se pelean todas las noches, no te eligieron para estar en el equipo de este año, o la pérdida de un ser querido es todavía inmensa. La gente puede ser ajena a tu dolor, pero no se puede esconder nada de Dios, que conoce tus luchas secretas, incluso cuando no vas a Él en busca de ayuda. Dios sabe lo que te rompió el corazón, lo que te robó tu sonrisa, lo que desencadena tus lágrimas. Puedes pensar que nadie lo sabe, pero el que más importa sabe. El amor y la compasión de Dios no te dejará en el dolor. Dios tiene un pase de backstage de su vida; y puedes estar seguro de que cuando Dios aparece, cada herida sanará.

 

Realiza tu donación mediante Transferencia Bancaria

Mi promesa de Donación: Eres parte de HCJB

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Banco del Pichincha. Cuenta de ahorros Banco Pichincha # 22 02 49 71 71
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
Haz tu donación en línea con tu tarjeta de crédito o débito nacional o internacional con total seguridad a través de nuestro portal de donaciones Haz clic aquí

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Produbanco o Servipagos. Cuenta de ahorros Produbanco # 12 00 58 38 84 9
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
  • Débito bancario: Realiza tu donación por medio de tu cuenta bancaria del Pichincha o Produbanco llenando los datos solicitados en el formulario. Envía el documento firmado al correo electrónico [email protected] o entrégalo en nuestras oficinas.

Descargar Formulario: Click Aquí

¡Que bueno que llegaste hasta aquí!

No te lo puedes perder:

¡Que bueno que llegaste hasta aquí!

No te lo puedes perder: