+593 2 3980 893

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
22 04, 2019

Mamá sí comete errores

2019-09-09T00:12:09-05:0022 abril, 19|

Te ha pasado que ¿te olvidas de algo, no lograste completar una actividad, cometes un error o simplemente no quieres hacer lo que debes hacer porque estás muy ocupada o quizá muy cansada?

Estos días he aprendido que cuando pasa esto y no quiero reconocer que es mi responsabilidad, es un signo de orgullo que está presente en mi vida, debo confesar que es algo que no me gusta saber, no es agradable, pero tampoco es saludable que esta máscara permanezca en mi vida. Decir estas palabras, no resulta fácil, identificarlo tampoco, pero cuando le pides ayuda a Dios, notas que puede haber una gran diferencia, cuyo resultado solo te beneficiará a ti.

Permíteme contarte cuáles son los pasos que di para llegar a este punto, de mirar dentro de mí:

  • Reconocer que, sí cometo errores, aunque no parece: ¿Estás hablando en serio? Pero tomo nota de todo, hago una lista de todas las cosas pendientes por hacer, debe haber una equivocación… no existe una mamá infalible, aquí dije bienvenida al mundo real.
  • Pedir perdón y perdonar: (suspiro) a veces resulta complicado ¿verdad? Pero es necesario dar este paso, sobre todo porque no nos podemos permitir ir por el mundo con una herida causada en otra persona, y por nuestra culpa. Es un endoso que mancha nuestro testimonio.
  • Comenzar de nuevo: Sí es posible, sin castigarnos por los errores que son parte del pasado.
  • Orar todo el tiempo: Siempre que vamos delante de Dios, vamos a descubrir las cosas que tenemos que mejorar y cambiar, no tenemos escapatoria.

Dios quiere trabajar en nuestro orgullo, al igual que en nuestra fe, con su ayuda, guía y dependencia podemos llegar a tener Su Gracia para ser transformados, ser asertivos y empáticos para pedir un favor, ser delicadas para llegar al corazón de las otras personas, vivir una vida alegre que contagia, que impacta. Da el primer paso, si es posible.

26 02, 2019

Somos mucho más que nuestros fracasos

2019-07-07T04:53:22-05:0026 febrero, 19|

Ese viernes, el tiempo iba cada vez más lento, la espera se hacía cada vez más difícil. Estaba ansioso y asustado, me había preparado casi un año para esa competencia. Toda mi familia estaba presente, estaba obligado a hacer un buen papel ya que es probable que haya presumido un poco sobre mis habilidades corriendo. El momento de la verdad llegó, sonó el silbato y 15 chicos salimos disparados a toda velocidad, mientras las vueltas pasaban, me decía a mi mismo “David lo estás haciendo bien, tres vueltas más y se acaba”.

Iba en segundo lugar y un fuerte dolor en mi pierna izquierda hizo que me detuviera, instantáneamente se me entumeció el pie, calambre, grité mientras miraba como todos los demás chicos se acercaban a la meta. Me levanté y terminé la carrera cojeando y en último lugar, estaba muy triste y decepcionado de mi, me dije que eso no es lo mío, y por mucho tiempo dejé de correr.

Este momento de mi vida, aparentemente frívolo, me ayudó a entender que muchas veces el esfuerzo que realice para conseguir una meta no es proporcional con el resultado, me costó tiempo entender que el fracaso va a ser parte de mi vida y que eso no me define,  sigo aprendiendo a amarme a pesar de mis errores y desaciertos, que por cierto son muchos.

Estos son algunos concejos, versículos y anotaciones que me ayudan a practicar el amor propio  y que pueden ayudarte.

  • No insistir en cambiar las cosas que no podemos hacerlo, es maravilloso quitarse ese peso de encima.
  • Entender que no siempre podemos tener el control de todo.
  • Fracasar está bien.
  • Quejarse menos: estamos muy ocupados pensando en las cosas que nos faltan y en nuestros fracasos, que nos olvidamos de todo lo bueno que nos pasa.
  • Pensar en todos los aciertos que hemos tenido.
  • Ser pacientes con nosotros.
  • La siguiente frase me ayuda mucho cuando quiero tirar todo por la borda: “Dios dame serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que puedo cambiar y la sabiduría para conocer la diferencia”. No se donde escuché esta frase, no es mía.
  • Filipenses 4:13 Sé vivir con casi nada o con todo lo necesario. He aprendido el secreto de vivir en cualquier situación, sea con el estómago lleno o vacío, con mucho o con poco. Pues todo lo puedo hacer por medio de Cristo, quien me da las fuerzas. Este versículo me recuerda que Dios nos creo con una gran cantidad de Resiliencia (capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a situaciones adversa).
  •   1 Juan 4:19 dice:  Nos amamos unos a otros, porque él nos amó primero.

Dios no amó primero, el creador del Cosmos descendío como hombre a morir por nosotros, por nuestros pecados, el nos ama. ¿Por qué no amarnos nosotros mismos?.

Podemos fallar muchas veces, pero no podemos dejar que un momento nos defina, somos más que nuestros errores y fracasos.

14 03, 2017

Relaciones Sentimentales: Autosabotaje

2019-11-11T09:33:25-05:0014 marzo, 17|

¿Te ha pasado alguna vez que sentiste que tuviste una oportunidad con un chico o una chica y que lo arruinaste por completo? Si tu respuesta es positiva ¡bienvenido al grupo!este artículo es para ti.

Hace poco tiempo mantuve una conversación con una amiga, ella me contaba que estuvo saliendo con un chico que le agradaba mucho, que las cosas se desarrollaban bien pues conversaban y compartían tiempo juntos, habían sido sinceros y hablado de muchos temas, entre ellos el pasado de ambos. Pero al poco tiempo de sincerarse hubo un cambio de actitud y se distanciaron.

Cuando el fluir de la relación no va como esperabas y al contrario sientes que todo cambió te preguntas ¿qué fue lo que ocurrió? y pasa por tu mente el hecho de que tuviste la culpa por tus actitudes y/o por cierto pasado. Tu pensamiento se centra en ti, en como echaste a perder las cosas.

Pero la verdad es que lo mejor fue que las cosas terminaran en este punto pues a medida que pasa el tiempo la separación duele más y si lo piensas detenidamente de tu intento fallido puedes aprender y crecer. Circunstancias como estas sucederán porque son parte de la vida. No funcionó, no era para ti porque si hubiese sido para ti te hubiese aceptado aunque fuese difícil y se mantendría a tu lado en lo bueno y en lo malo.

Si has pasado por situaciones así, aprende de tus errores y sigue con tu vida, no te estanques en el fracaso y la culpa recuerda que aun nuestras equivociones Dios las puede hacer beneficiosas. Recuerda que él seguirá trabajando en nosotros siempre y si en sus planes está que recibas algo lo hará sin importar si te autosabotéas o no.

Realiza tu donación mediante Transferencia Bancaria

Mi promesa de Donación: Eres parte de HCJB

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Banco del Pichincha. Cuenta de ahorros Banco Pichincha # 22 02 49 71 71
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
Haz tu donación en línea con tu tarjeta de crédito o débito nacional o internacional con total seguridad a través de nuestro portal de donaciones Haz clic aquí

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Produbanco o Servipagos. Cuenta de ahorros Produbanco # 12 00 58 38 84 9
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
  • Débito bancario: Realiza tu donación por medio de tu cuenta bancaria del Pichincha o Produbanco llenando los datos solicitados en el formulario. Envía el documento firmado al correo electrónico [email protected] o entrégalo en nuestras oficinas.

Descargar Formulario: Click Aquí