7 06, 2018

¿Por qué los hombres son reservados?

2018-06-07T08:56:38-05:007 junio, 18|

Los hombres rara vez hablan abiertamente de ninguna cosa muy personal, ni expresan libremente sus emociones. Aunque la mayoría de los hombres lo negarían categóricamente, sufren igual que las mujeres el efecto de las pérdidas, el rechazo y el fracaso. Pero es probable que ellos cubran sus heridas y aguanten su dolor, mientras las mujeres encuentren más fácil enfrentar sus heridas y exteriorizar su dolor. Debido a esto, los hombres tienden a experimentar más tiempo su sufrimiento y sus heridas emocionales no sanan por completo.

 

A veces tratan de mitigar sus heridas con el trabajo y/o las distracciones. El hombre no se siente cómodo hablando de su dolor porque lo ve como una señal de fracaso o incompetencia. Consideran que hablar de sus dificultades es arriesgarse a ser avergonzados y a perder el respeto. En vez de sacar a relucir sus heridas y fracasos, se enojan, controlan o exigen. Cuando se sienten vulnerables es cuando a menudo se vuelven más defensivos. Por ello la mayoría de los hombres suelen rechazar cualquier forma de consejería, a menos que las cosas se hayan salido de control y parezca no haber otra opción.

 

En todo caso, aunque no se muy natural en el hombre expresar sus emociones, es terapéutico compartir los problemas personales con amigos, maduros en su carácter, que lo puedan ayudar. La Biblia lamenta que un hombre no recurra en apoyo cuando lo necesita, por ello inspiró al sabio Salomón a decir: “¡pobre del que cae y no tiene quien lo ayude a levantarse!” Eclesiastés 4:10 TLA.

28 04, 2017

LO QUE LOS HOMBRES DETESTAN OÍR DE LAS MUJERES

2019-07-07T04:53:35-05:0028 abril, 17|

Imagina crear dos planetas completamente diferentes, uno con agua otro con fuego, uno morado otro turquesa, uno con gatos y otro con perros y tratar de juntarlos… ¡que locura verdad! Así somos los hombres y las mujeres. Y es que esto se refleja aun en las cosas más simples como en las expresiones.

Es por eso que queremos compartirte algunas frases que puedes evitar para mejorar la relación con tus hermanos, padre, esposo o tu novio.

  • ¿En qué estás pensando?

Al momento de planear una boda, evidenciamos que las mujeres podemos tener mil cosas en la cabeza colores, flores, olores, música, vestidos y muchas cosas más. Los hombres, no. Ellos enfocan su mirada en objetivos claros. Si van al cine están viendo una película, no pensando en cómo la actriz está vestida o cuánto se demoraron haciéndole el peinado. Deja la puerta abierta para que te cuente sus pensamientos pero no le presiones a inventar algo para evitar una pelea.

  • ¿Por qué nunca me cuentas como te va?

Nuestra naturaleza es buscar ser detallista y siempre pasa que contamos o nos fijamos hasta en las mínimas cositas, los hombres no. Ellos cuentan lo estrictamente necesario. No les exijas cambiar su naturaleza, debes entender que ellos racionan la información. Siempre deja en claro que la confianza es primordial y que las cosas importantes quedan en un lugar seguro.

  • Respuestas de decide tu/has lo que tu quieras

Es claro que todas necesitamos un hombre seguro de sí mismo, que sepa tomar decisiones y recuerda que ellos posiblemente esperan lo mismo. Una mujer que cuando sea necesario pueda tomar decisiones, sin depender de él pero contando con su apoyo. La siguiente vez que tengas que decidir algo sé clara, dile lo que quieres y esperas. Mientras más instrucciones claras, menos expectativas rotas habrán.

  • Respuestas ambiguas

Vas a un lugar de comidas y decides comer pollo en vez de carne, el mesero va a traer a tu mesa el pollo. Si un hombre te pregunta que te pasa y le dices que nada él entenderá que no te pasa nada. No esperes que ellos sepan leer tu mente o leer entre líneas. Sé sincera en tus sentimientos, pensamientos o acciones. Son pasos pequeños que llenarán de confianza su relación.

Es difícil entender su mundo, pero no imposible. Mejora tus relaciones detectando que es lo que no le gusta a la otra persona aunque para ti sea algo sin importancia.

 

ESCRITO POR: Jaela Espinel

 

25 02, 2016

6 cosas que debes saber sobre los hombres (Parte 2)

2019-09-09T00:16:16-05:0025 febrero, 16|

La semana pasada escribí 3 de las 6 cosas que debes saber sobre los hombres (aplican restricciones). Si no has tenido el privilegio de leerlo, me alegrarias el día si empiezas allí: CLICK AQUÍ.


 

Ahora continuemos con otras 3 cosas más que debes saber.

 

4) Somos prácticos

Presentale un problema a un hombre, ¿qué hace? Inmediatamente trata de solucionarlo con una idea sumamente simple (pero no siempre la mejor). Si se rompió el pantalón pues arreglalo con cinta adhesiva o grapas. Si no tiene dinero para el transporte, decide que no importa igual está con un poco de sobrepeso y quería caminar. Si llueve, no sale. Si no tiene comida, decide vistar a un amigo…

Para los hombres todo tiene solución. Por supuesto es bueno en una emergencia, ej.: si se daña el auto o necesitas una solución rápida. Pero si el problema es complicado y requiere atención y delicadeza, puede hacer más daño una solución rápida y práctica que no hacer nada. Las mujeres se frustran muchas veces porque quieren hablar de sus problemas y que validemos su frustración con la situación, pero nosotros tratamos inmediatamente de solucionarlo y no escuchar detenidamente.

Como mujer es importante decir: No necesito que me des soluciones a éste problema, sólo quiero hablar.

Pero de igual manera es importante que alimentes un poco nuestro ego al dejarnos ayudar con tus problemas. De vez en cuando déjanos cambiar un bombillo, atrapar un ratón, arreglar la impresora o «mejorar» alguna cosa, nos hará sentir muy bien.

5) No tomamos los problemas muy en serio

Puede parecer inmadurez, y sí, en algunos casos lo es, pero en muchas ocasiones no es así.

Ya dijimos que todos tenemos un ego que nos hace pensar que somos Superman. Por eso: «macho que se respeta» hace un chiste e ignora el problema hasta encontrarle solución. ¿Por qué? Porque el momento en que le des importancia al problema estás admitiendo que el problema es más grande que tu y requiere de tu completa atención. Por eso tratamos de desarmar las situaciones complicadas con humor, no por inmaduros, pero por convencernos que la situación sí tiene remedio y por eso nos podemos simplemente reír de ella, así quitandole la importancia. El conflicto, por supuesto, viene en que las mujeres suelen tomar las situaciones con mayor importancia y si no reflejamos el mismo interés parece que le quitamos la importancia a ellas. En ocasiones puede que nuestro humor funcione para aliviar la tensión, pero en otros momentos puede ser inapropiado.

Como mujer, trata de ser paciente (yo sé que agotamos su paciencia, pero sólo pido un poquito más). Si no le damos la misma importancia a algo que tu, trata de comprender que no es porque seamos insensibles (usualmente), solo es que no lo vemos de la misma manera. Seguro que si dices «Mira (Eustacio, Sigifredo, Floripondio…) esto es algo que para mi es muy importante y quisiera que me apoyes tomándolo con la misma seriedad.» el 80% de las veces el hombre va a darse cuenta que actuó de manera indebida y te va a dar toda su atención. También puede ayudar que incluyas una mirada de «¿en serio acabas de decir eso?»* para realmente enfatizar que es seria la cosa.

*Usar con precaución. Uso excesivo de ésta mirada puede tener efectos secundarios adversos.

6) Somos Conquistadores (Guerreros)

¿Qué tienen en común Alejandro Magno, Napoleón Bonaparte, William Wallace y Gengis Khan? Que todos están muertos. Bueno, a parte de eso, todos fueron hombres y grandes conquistadores. Parte de la identidad del hombre es proponerse una meta casi imposible y usar todo en su poder para lograrlo. Y nunca se demuestra más este principio que en las conquistas románticas. El hombre es capaz de volverse vegetariano, dejar de ver deportes, cambiar su estilo, vaciar su billetera y hasta cambiar de religión por conquistar a una hermosa dama.

Claro a uds como mujeres les encanta que seamos tan detallosos y románticos. Pero, ¿qué pasa cuando ya logramos convencerlas de estár con nosotros?

El problema del hombre en la conquista romántica es que, una vez completa la conquista se siente incompleto. Necesita otro reto, necesita conquistar más. Nunca estamos satisfechos. Por eso hay gran indice de infidelidad, y por eso muchos hombres pierden interés en su pareja actual.

Los hombres debemos aprender que conquistar a una mujer va mucho más allá de convencerla a salir con nosotros o robarle un beso, y que las relaciones son más un compromiso y no cuestión de «sentirme bien» con esa persona. Pero como mujeres es su trabajo no entregar todo de sí mismas de inmediato. Un poco de misterio es bueno. Sorpréndanos de vez en cuando, así sabremos que no conocemos todo de uds, que no las hemos conquistado completamente, que falta trabajo. Háganse «las dificiles» y pónganos a trabajar. Porque cualquier cosa que realmente valga la pena, requiere mucho trabajo.

 

Gracis por leer.

 

¿Estás de acuerdo? ¿Faltaron puntos?

Deja tu opinión en los comentarios.