+593 2 3980 893

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
20 07, 2018

¿Es posible cumplir la misión cuando en el hogar hay un niño con discapacidad?

2018-07-20T16:35:34-05:0020 julio, 18|

Andrés y Marisol Malo son esposos, misioneros y padres de tres niños.  La condición de salud especial de su segundo hijo fue el camino para que conozcan de Cristo y se apasionen por su obra.

7 10, 2017

Cumplimos la misión de Dios a través de nuestras relaciones

2019-09-09T00:13:15-05:007 octubre, 17|

Hay algo que todos disfrutamos cuando somos parte de un grupo. En realidad, Dios nos ha creado como seres sociales. Necesitamos de los demás en nuestras vidas y a la vez ser parte de la vida de otras personas. Somos miembros de familias, adoradores en iglesias, jugadores o miembros de equipos, y vecinos en comunidades. Sin duda, amamos algunas de esas relaciones, aunque quisiéramos que otras fueran diferentes. Después de todo, usted puede escoger a su equipo, pero usted no puede escoger a su familia.

Sin embargo, debemos pensar que las relaciones representan una gran oportunidad para cumplir con la misión de Dios. El Evangelio es relacional, y, por tanto, se puede compartir de manera más eficaz a través de relaciones. Pedro alentó a sus lectores a hacerlo. (Siempre preparados para presentar defensa ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros.  1 Pedro3:15 LBA). Si nos detenemos a pensar en ello, esto implica que aquellos primeros creyentes deben haber tenido relaciones significativas con personas que aún no eran seguidores de Cristo.

Pero cuando llegaban a conocerlos, se daban cuenta que había algo atractivo en la vida de aquellos seguidores de Jesús: ¡esperanza!

Nuestra misión no es solucionar todos los problemas del mundo. De acuerdo con Hechos 1: 8, nuestro llamado es validar la realidad de cómo Cristo, en Su muerte y resurrección y nuestra fe en Él, ha cambiado lo que somos, y quiénes somos.

Si bien podemos predicar esto a los extraños, cuánto mejor vivirlo dentro de nuestra familia, iglesia, equipo y vecinos. Nos conocen mejor, ¿quiénes mejor que ellos para observar el poder del Evangelio en nuestras vidas?

30 08, 2017

El cielo y la tierra pasarán…

2019-09-09T00:13:22-05:0030 agosto, 17|

Esta semana fuimos sorprendidos con un artículo de la agencia de noticias Reuters que daba cuenta de la sonda estadounidense Cassini la cual pondrá fin a una misión de 13 años a Saturno a mediados de septiembre de este año y transmitirá información hasta el último momento antes de precipitarse a la atmósfera del planeta, dijeron el martes autoridades de la agencia espacial NASA.

Cassini, la primera nave espacial que orbita Saturno, realizará el último de sus 22 descensos entre los anillos del planeta y la superficie el 15 de septiembre. La sonda luego se desintegrará a su paso por la atmósfera del planeta compuesto de gas.

El descenso final de Cassini terminará una misión que hizo importantes descubrimientos como los cambios estacionales en Saturno, el parecido de la luna Titán con la Tierra primitiva, y un océano subterráneo en la luna Encélado con géisers de hielo que se extienden por kilómetros hacia el espacio.

La última fotografía de Cassini en su camino a la atmósfera de Saturno seguramente sea de los propulsores, o de espacios en los anillos causados por satélites naturales de pequeño tamaño, dijo la científica Linda Spilker, del proyecto Cassini del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

La sonda enviará información en tiempo real sobre la atmósfera hasta que pierda contacto con la Tierra el 15 de septiembre.

Ante la agonía de la sonda Cassini, es inevitable traer a nuestra mente el hecho de que el mensaje de Cristo no es meramente el evangelio de ayer; sino, como el propio Cristo, es «el mismo ayer, hoy y por los siglos.»

No es simplemente un mensaje para esta época, o para otra, o un evangelio que, a la larga, se gastará o terminará en el espacio como aquella sonda; sino que cuando esos cielos azules se arruguen como un vestido gastado, todavía el Evangelio será tan poderoso como siempre. «El cielo y la tierra pasarán,» dice nuestro Señor, «pero mis palabras no pasarán.»

¡Que bueno que llegaste hasta aquí!

No te lo puedes perder:

¡Que bueno que llegaste hasta aquí!

No te lo puedes perder: