13 11, 2018

Ser perseverante es de valientes

2019-07-07T04:53:23-05:0013 noviembre, 18|

«La perseverancia es el trabajo duro que haces después de cansarte del trabajo duro que ya hiciste.»

(Newt Gingrich)

Vivimos en un tiempo en donde queremos que los resultados sean instantáneos, rápidos. Nos acostumbramos a tener todo lo que deseamos a la distancia de un clic, nuestro ritmo de vida es impulsado por la velocidad en la que avanza esta sociedad. La cotidianidad en la que vivimos es alumbrada por el prisma de la satisfacción inmediata, se han vuelto parte de nuestra vida los estímulos que nos causan placer momentáneo. Estamos llenos de publicidad que nos vende las dietas fáciles y rápidas para perder peso, ganar dinero sin hacer mucho, tener el cuerpo deseado sin hacer ejercicio. Todo lo gobierna la ley del mínimo esfuerzo.

Este estilo de vida es muy peligroso, ya que nos impide enfocarnos en aspiraciones a largo plazo.

La perseverancia, es mantenerse firme, ser perseverante no es sencillo, es muy difícil madrugar todos los días para hacer ejercicio, cuesta horrores comer sano. Es importante aprender que la perseverancia se la trabaja día a día, para lograr un objetivo es necesario ser constante, no bajar los brazos. A veces ver resultados es como sentarse a ver crecer un árbol, toma tiempo. Terminar lo que se empieza, avanzar a pesar de los obstáculos, levantarse cuantas veces sea necesario es de personas firmes, es de personas que aprendieron a ser perseverantes.

Consejos que nos ayudaran a ser perseverantes

  • Lo primero es tener claro cuál es nuestra meta.
  • La perseverancia es un proceso, por lo cual es necesario tener una rutina.
  • Los horarios nos ayudaran a organizarnos y dedicar el tiempo necesario a trabajar por nuestro objetivo.
  • Poner un plazo para alcanzar pequeños logros nos permitirá estar más cerca de la meta.
  • Es importante aprender a lidiar con la frustración, ya que cuando empezamos algo nuevo, lleva tiempo aprenderlo.
  • Evitar la procrastinación, cuando lo que nos proponemos es complicado, es común tratar de postergar lo que debemos hacer.
  • Pedirle a Dios fuerzas y seguir.

Ser firmes y perseverantes es de valientes, es momento de aceptar el desafío, abandonar nuestra zona de confort y esforzarnos día a día por lo que queremos todo lo que vale la pena, toma tiempo.

 

ESCRITO POR: David Paredes

19 11, 2017

Seguir a Jesús

2019-09-09T00:13:06-05:0019 noviembre, 17|

Hay dos tipos de personas en el mundo. Unas se caracterizan por ser visionarias y fijarse grandes metas y otras, (como yo), trabajan lentamente para alcanzar objetivos. Tendemos a celebrar los grandes logros de los visionarios mientras, bueno…continuamos lentamente, pero con empeño.

Es peligroso definir nuestra fe según estos dos modelos de hacer las cosas.  Podemos distraernos fácilmente del propósito de seguir a Jesús, porque nos enfocamos exclusivamente en el proceso de seguirlo. Pablo lo expresó de esta manera: «prosigo hacia la meta para obtener el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús» (Fil 3:14 LBA).

Los que fijan metas se enfocan en el “qué”, los que le ponen empeño se enfocan en el “hacia”. Pablo tenía una clara comprensión y orientación de la meta a alcanzar: representar y servir fielmente a Jesucristo.

No existe una fórmula o estilo para seguir a Jesús. Se define por nuestro compromiso con la fidelidad, mientras le seguimos y crecemos en El.

Jesús nos advirtió que seguirle sería un desafío, a veces desalentador, y que, en el camino, muchas personas renunciarían. Pero los que permanecen fieles madurarán en su carácter y su recompensa será la satisfacción y el gozo de mantener una relación íntima con el Dios Creador.

En definitiva, el seguir a Jesús, debe tener como único propósito: «conocerle a Él, el poder de su resurrección y la participación en sus padecimientos, llegando a ser como él en su muerte» (Fil 3:10 LBA) Así que la técnica o métodos ​​- es secundario. Lo importante es ¡Seguirlo!