1 11, 2017

Peligrosa Exposición

2019-09-09T00:13:10-05:001 noviembre, 17|

Durante estos últimos meses quienes vivimos en el callejón interandino hemos estado expuestos a los elevados niveles de radiación ultravioleta. Según las autoridades respectivas y expertos en el tema, aconsejan seguir las indicaciones que señalan tener precauciones en cuanto a la exposición al aire libre.

En caso de ser necesario hacerlo, se debe utilizar protector solar, buscar ubicarse bajo la sombra, cubrir la cabeza con sombreros o sombrillas, proteger los ojos con el uso de gafas y utilizar ropa que cubra por completo el cuerpo.

Los rayos ultravioleta causan que la piel se queme, provocando dolor, enrojecimiento e hinchazón. Dependiendo de la severidad de la quemadura, la piel dañada y muerta puede descarapelarse para hacer espacio para las nuevas células de piel.

Aunque los síntomas de las quemaduras solares pueden desaparecer después de varios días, el daño en tu piel permanece. La exposición al sol tan intensa como para causar una quemadura puede dañar incluso el ADN de las células de la piel y provocar cáncer.

En el campo espiritual son tan numerosos los peligros que nos amenazan mientras estamos de camino hacia la gloria, que precisamos de una vigilancia continua para no caer.
Muchos caen en la fuerte exposición porque piensan que son lo suficiente fuertes para resistir al mal sin huir de él. Sin embargo, no han apartado los ojos del mal, y el resultado es que han sucumbido a la tentación.

Es preciso una sólida protección que nos garantice el equilibrio espiritual y afectivo que sólo la dependencia de Dios nos ofrece. No deberíamos descuidar nuestra salud espiritual so pena de ser presas fáciles de la exposición al pecado.

25 10, 2017

Tentación : resistida y rechazada

2019-07-07T04:53:31-05:0025 octubre, 17|

Como cristianos, existen esos momentos «especiales» en los que Dios nos aflige especialmente con lo que parece ser una doble dosis de convicción. La respuesta de la alabanza a través del dolor es única para los cristianos. En esta presión de santificación somos moldeados más a la imagen de Jesús.

Recientemente me senté a leer Temptation, Resisted & Repulsed, de John Owen.

Owen sale de la caja en este libro con la determinación de ir a trabajar en el corazón humano con miras a la santidad.

Owen define la tentación como: «cualquier cosa que, por cualquier razón, ejerza una fuerza o influencia para seducir y atraer la mente y el corazón del hombre desde la obediencia que Dios requiere de él a cualquier tipo de pecado … podría ser el negocio, el empleo, el curso de la vida, afectos de la compañía, naturaleza, corruptos, propósitos, relaciones, delicias, reputación, estima, posición, habilidades, regalos, etc., que brindan la oportunidad de pecar o descuidar el deber. Estas son verdaderas tentaciones tanto como las solicitudes más violentas de Satanás o las tentaciones del mundo. Quien no se da cuenta de esto está al borde de la ruina «(pp. 10-11).

Owen escribe en el capítulo seis sobre nuestro gran deber de evitar la tentación. Él habla de nuestra identidad con nuestro Salvador como el principal medio para combatir la tentación. Porque es Cristo quien conoce «nuestra condición», el «poder de las tentaciones», nuestra «condición vana» y nuestra «debilidad y locura».

Al mismo tiempo, exhorta a los creyentes a creer en la locura de confiar en sus propios corazones: «Un hombre malo puede ser muy útil en cosas externas, pero si confía en su propio corazón, es una falsa esperanza y se desvanecerá. La tentación es un trabajo del corazón, y cuando la tentación entra como una inundación, ¿cómo puede el corazón de un hombre malo enfrentarse a ella? «(p.28). Me encanta el hecho de que un libro sobre la tentación trata tanto con la raíz del problema (nuestros corazones) en lugar de solo con diversos estimulantes (es decir, externos al pecado).

En el capítulo 13 «Medios de preservación», Owen destaca dos consideraciones prácticas cuando «miramos y oramos».

(1) Entrar en la tentación es un gran mal. La conclusión es que realmente lucharemos contra la tentación cuando comprendamos la verdadera naturaleza malvada y el fruto de ella. También advierte contra correr hacia la libertad sin una medida saludable de la susceptibilidad del corazón a la tentación.

(2) Owen nos recuerda que mantenerse libre de la tentación no es algo bajo nuestro propio poder. Fue el Señor Jesús quien nos llamó a orar para evitar la tentación (Mateo 26.41) mientras que también le reza a su Padre para que evitemos la tentación (Juan 17.15).

Owen, modelando la madurez cristiana en dependencia, escribe:

«Deje que el corazón, entonces, se comunique consigo mismo y diga: ‘Soy pobre y débil; Satanás es sutil, astuto, poderoso, mirando constantemente en busca de ventajas contra mi alma; el mundo es ferviente, apremiante y lleno de súplicas persuasivas con innumerables afirmaciones falsas y engañosas; ¡Mis propias corrupciones son violentas, perturbadoras, seductoras, enredadoras, conciben el pecado y guerrean conmigo y contra mí! Además, hay innumerables ocasiones y oportunidades para la tentación en todo lo que hago o sufro. Los comienzos de la tentación son casi imperceptibles y tan agradables para mí que, si me dejaran solo, ni siquiera sabría que estaba atrapado hasta que mis cadenas se fortalecieran y el pecado ganara terreno en mi corazón. Por lo tanto, confiaré en Dios solo para mi preservación, y continuamente lo admiro por ello «.

 

 

ESCRITO POR: Jorge Luis Rodríguez