1 09, 2017

Bienaventurados los Pacificadores

2019-09-09T00:13:21-05:001 septiembre, 17|

La semana pasada fui a ver la película “Dunquerque”, dirigida por Christopher Nolan.  El director relata con excepcional maestría los eventos acontecidos durante el rescate de las tropas inglesas arrinconadas por el ejército alemán en este puerto de Francia.  Pasé sentada en el filo del asiento durante todo el filme.  La música era un personaje más, que delataba la tensión y el corazón acelerado de los protagonistas.  Observé con espanto cómo caían bombas sobre soldados que esperaban en la playa, sin protección alguna.  Se me escapó un grito cuando, en plena celebración por un avión enemigo derrotado, explotó un misil junto a la cabina.  Lloré de principio a fin, pensando en el dolor que trae una guerra, meditando en cómo es el corazón humano, examinándome a mí misma para darme cuenta de que no soy diferente.

La Biblia dice en Santiago 4: “¿De dónde vienen las guerras y los conflictos entre ustedes? ¿No vienen de las pasiones que combaten en sus miembros? Ustedes codician y no tienen, por eso cometen homicidio. Son envidiosos y no pueden obtener, por eso combaten y hacen guerra”.  Si bien es cierto que no tengo la autoridad para declararle la guerra a Gran Bretaña, sin lugar a duda, he declarado la guerra a muchas personas en mis 38 años de vida.  Mi camino está marcado de contiendas con personas, amistades quebrantadas, guerras y conflictos.  Entonces elevé una oración desesperada: “Señor, ya no quiero ser así.  ¿Cómo puedo glorificarte en mi vida cuando soy una peleona?”  La respuesta llegó a través del libro “Pacificadores” de Ken Sande.

[1]

Jesús comienza el Sermón del Monte con lo que conocemos como “Las Bienaventuranzas”.  Una de ellas expresa: “Bienaventurados los que procuran la paz, pues ellos serán llamados hijos de Dios”.  Los que procuran la paz, los pacificadores, serán llamados hijos de Dios.  No sé si te pasa lo mismo que a mí, pero yo miro a mi alrededor y veo la necesidad crucial de tener pacificadores en nuestras familias, en nuestras iglesias, en nuestra sociedad.  ¿Cómo puedo llegar a ser un pacificador?  Ken Sande propone los siguientes principios, tomados de la Biblia, para responder al conflicto:

  1. Glorificar a Dios. En lugar de enfocarnos en nosotros mismos, nuestra ofensa, nuestra indignación, pensemos en qué es lo que más glorifica a Dios.  ¿Se complace Dios de amistades, familias, iglesias divididas?  ¿Eso le hace bien a Su nombre?
  2. Sacar la viga de nuestro propio ojo. Mi mamá siempre nos castigaba a mi hermano y a mí cuando peleábamos y nos decía: “Para pelear, se necesitan dos”.  Lamentablemente, en el 99.99% de los casos, no somos inocentes palomitas en el conflicto.  También hemos tenido nuestra parte.  Debemos asumir nuestra responsabilidad y pedir perdón, antes de confrontar al otro con su ofensa.
  3. Restaurar humildemente. Si la falta no se puede pasar por alto, seguimos el proceso delineado por Jesús en Mateo 18:15-18.  Primero conversamos en privado.  Si no hay resultados, involucramos a otras personas en el proceso.  Es importante no llamar a otras personas sin conocimiento de la otra parte del conflicto y no buscar que los otros estén de nuestro lado.  Recuerda que la meta es buscar una reconciliación, no tener la razón.
  4. Ir y reconciliarnos. Debemos buscar un acercamiento genuino, así como Dios lo hace con nosotros después de que pecamos.  ¿Te has dado cuenta de que, cuando caes y Dios te perdona, tu relación con Él es más cercana?  Lo mismo debería suceder en nuestras relaciones con otros.  Jesús nos manda a perdonar setenta veces siete y la indicación en Efesios 4:32 y Colosenses 3:13 es perdonarnos unos a otros como Dios nos ha perdonado en Cristo.  Toma muy en serio las palabras de Jesús en Mateo 18:23-35.  Se me eriza la piel lo que dice el Señor en el último versículo: “Así también Mi Padre celestial hará con ustedes, si no perdonan de corazón cada uno a su hermano”.  ¡De corazón!  ¡De corazón!  ¡DE CORAZÓN!

Quisiera poder decirte que domino el tema y que soy una experta en reconciliación, pero recién estoy aprendiendo y clamando al Señor que me permita ser una pacificadora bienaventurada.  Me encanta cómo Sande recalca que la resolución de conflictos es un proceso sobrenatural, que no podemos hacerlo sin la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas.  Oro para que el Señor nos convierta en pacificadores y que Su nombre sea glorificado en el cielo y en la tierra, cuando el mundo que nos observa pueda ver que en verdad nos amamos unos a otros como Él nos ama (Juan 13:34-35).

Si deseas más información sobre cómo ser un pacificador, te recomiendo visitar el sitio web de Peacemaker Ministries: http://peacemaker.net/espanol/

Maria del Carmen Atiaga

[email protected]

[1] Ken Sande, Pacificadores.  Ediciones Las Américas, 2008.

26 04, 2017

Déficit de atención

2019-09-09T00:13:50-05:0026 abril, 17|

Un colegio canadiense en Quebec ha encontrado una manera de solucionar el déficit de atención de algunos de sus alumnos con el uso una bici-pupitre. Se trata de la típica mesa de clases, pero dotada de pedales para que los niños más inquietos agoten sus energías y su hiperactividad.
Los niños se suben a la bici-pupitre y pedalean durante 15 minutos sin parar. Después de ello, parecen mucho más relajados, atienden mejor al maestro y no perturban la dinámica de la clase.

Ninguna pastilla cura el déficit de atención, solo controla los síntomas, de ahí la importancia de esta nueva iniciativa que beneficiará a aquellos niños que no prestan atención.
Dios nos muestra lo importante que es prestar toda nuestra atención al consejo de Su Palabra. La Biblia está llena de ejemplos de personas que, por no prestar la atención debida al consejo de Dios, sufrieron muchos dolores de cabeza.

Un episodio narra, por ejemplo, que había muchas mujeres que escuchaban a Pablo, pero solo una prestó real atención a lo que Dios decía por medio del Apóstol.  Jesús, viendo el interés de esta mujer llamada Lidia, tocó su corazón para que le fuera revelado el poder de La Palabra solo a ella.

La Biblia también recoge momentos en donde el pueblo de Egipto sufrió grandes pérdidas, debido a que Faraón no prestó atención a las palabras de Dios cuando Moisés hablaba de parte del Señor.

Probablemente no todos necesitaremos de la bici-pupitre, pero quien presta atención a la Palabra de Dios adquiere fe y dirección en la vida.

Fuente: tendencias21.net

MDC/ag

27 03, 2017

En armonía y con respeto

2019-09-09T00:13:54-05:0027 marzo, 17|

Vivir en armonía es un anhelo de toda persona normal, pero ¿cómo se puede lograr esa convivencia armónica, respetuosa y matizada de paz con quienes nos rodean?  La ley divina dice que uno debe tratar a los demás tal y como queremos ser tratados. Pero ¿te has preguntado cómo quieren ser tratadas las personas? Pues te cuento que toda persona quiere ser alentada y animada, no solo en tiempos difíciles, sino en todo tiempo.

Todo ser humano quiere ser alentado, tanto en sus logros, como en sus momentos de fracaso, porque cada persona tiene un valor y una dignidad infinitas.

Si tú estás perdiendo el ímpetu para escalar y alcanzar los sueños de tu corazón, aún tienes una segunda oportunidad y mientras vivas siempre habrá una segunda oportunidad.  Piensa que aún hay algo o alguien que espera por ti.

“Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes, afirma el Creador, son planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza”. (Jeremías 29:11 – NVI)

Hoy es el momento ideal para soñar, así que sueña con lo que quieres ser y el tipo de relaciones que quieres construir.  Desafíate a creer en ese sueño y esfuérzate para lograrlo, con la confianza puesta en Dios Todopoderoso.

Así que comienza alentando a alguien para que tú también salgas animado y veas que el mejor regalo de la vida resulta al invertir tu propia vida en la vida de otras personas.

MDC/ag

20 03, 2017

¡Que te vaya bien!

2019-09-09T00:13:56-05:0020 marzo, 17|

¿Crees que Dios está interesado en tu vida o en tu triunfo personal?  ¿O crees que Dios está demasiado ocupado en los grandes fenómenos y cuidando del cosmos como para que se dedique a ti? Muchos creen que su vida no es lo suficientemente interesante como para llamar la atención de un Dios tan poderoso.

Sin embargo, tu valor ha llegado hasta la altura del propio sacrificio divino. Un sacrificio que nadie estaría dispuesto hacerlo por ti Jesús lo hizo, porque tú le llamas la atención, tú conmueves su corazón, tú provocas su amor.

Si Dios no te prohibió a Jesús, ¿cómo no te dará juntamente con las todas las cosas?

Dios sí está interesado en “que te vaya bien en todo lo que hagas” (3 Juan 2), que triunfes en todo, y cuando digo en todo es en todo, o sea, es un triunfo integral.

Dios nos ha dado un mapa con nombre de Biblia. Allí están todos los principios para el éxito verdadero. Ha puesto a disposición de todo individuo el camino para llegar al conocimiento sobre cómo triunfar.

Dios ha puesto en cada persona el anhelo de tener éxito y está dispuesto a acompañarnos en el viaje.  Él nos ha equipado con dones y talentos que, cuando se emplean y desarrollan, producen grandes dividendos en nuestro favor.

El éxito es integral, continuo y completo. Toca todos los campos de la vida. ¡Que Dios te bendiga y que seas muy feliz!

MDC/ag

15 03, 2017

Una reserva inagotable de agua

2019-09-09T00:13:57-05:0015 marzo, 17|

Investigadores de la Universidad de Illinois y la Universidad de Nuevo México, en EE.UU., han publicado pruebas de la posibilidad de que haya océanos de agua muy por debajo de los Estados Unidos. El descubrimiento podría representar la mayor reserva de agua del planeta.

La presencia de agua líquida en la superficie es lo que hace habitable a nuestro «planeta azul», y los científicos han tratado durante mucho tiempo de averiguar qué cantidad de agua puede circular entre la superficie de la Tierra y los embalses del interior a través de placas tectónicas.

El descubrimiento sugiere que el agua de la superficie de la Tierra puede ser impulsada a tan grandes profundidades por las placas tectónicas, causando finalmente la fusión parcial de las rocas que se encuentran en las profundidades del manto terrestre.

Los resultados, que se publicaron recientemente  en la revista Science, ayudarán a los científicos a comprender cuál es su composición y su funcionamiento interno, y qué cantidad de agua está atrapada en la roca profunda de la tierra.

El mundo es un desierto donde muchos viajeros se mueven con sus pies pesados, angustiados, desesperados y moribundos, porque su sed no ha sido calmada. Hay una sed no satisfecha en las profundas entre pieles del alma humana.  Sólo el “agua viva” que Jesús ofrece puede satisfacer esa sed.

Jesús no recomendó a los hombres las fuentes del mundo, o ir a buscar agua en lo más profundo del manto terrestre, porque volverían a tener sed.  La invitación de Jesús de Nazaret es más personal cuando dice: “Vengan a mí y beban y jamás volverán a tener sed”.

Fuente: tendencias21.net

MDC/ag

2 08, 2016

Teoría y Práctica

2019-09-09T00:16:06-05:002 agosto, 16|

La vida cristiana  tiene dos aspectos fundamentales, sin ellos nadie puede considerarse un cristiano sano o un cristiano maduro, estos son la teoría y la práctica.

Estoy seguro de vosotros,  hermanos míos,  de que vosotros mismos estáis llenos de bondad y rebosantes de todo conocimiento,  de tal manera que podéis aconsejaros unos a otros. (Romanos 15:14-15 )

Uno de los más poderosos argumentos en contra del cristianismo es la falta de uno de estos aspectos, la teoría o la práctica, si los creyentes tenemos falta de alguno de ellos las personas que nos rodean tendrán una perspectiva deformada y francamente mala de lo que significa seguir a Cristo.

Uno de los dos extremos es la falta de conocimiento, fanatismo, abundan personas sinceras que tratando de seguir a Jesús por no estudiar las escrituras no conocen bien el camino que están siguiendo, por lo que se involucran en prácticas contrarias a los mandamientos de Dios, este es el caso de muchos católicos, tratan de ser buenos católicos pero no han leído las escrituras por lo que practican, porque es lo establecido, cosas como el uso de estatuas y pinturas, la adoración a la virgen, actos sacrificiales y rituales que nada tienen que ver con el camino trazado por el Hijo de Dios, el resultado de esto es un cristianismo que adora a otro dios, uno hecho a la medida y conveniencia de los hombres e inútil, tanto para cambiar el corazón del hombre como para darle salvación.

Aquí también abundan aquellas sectas que voluntaria o involuntariamente mantienen a sus seguidores en ignorancia, por ganar dinero o influencia, es el tipo de iglesia donde todo el conocimiento e interpretación de las escrituras proviene directamente de su líder pero las personas no se molestan en leer, analizar y creer lo que está escrito, por lo que son fácil presa de embaucadores de la fe.

El otro extremo es la falta de práctica del amor, fariseísmo, el extremo de una vida llena de conocimiento y aun de religiosidad pero carente de bondad, el resultado de esto, muy común entre los cristianos profesantes, es un religiosísimo, una nueva generación de fariseos, de legalistas, gente que sabe lo que está escrito pero que le falta el corazón de Dios, por lo que vive juzgando, quejándose y señalando los defectos de los demás, logrando precisamente lo contrario, que otros detesten todo lo que tenga que ver con Dios o con Jesús.

Los religiosos de la época de Jesús son la expresión más perfecta de esto, conocían prácticamente todas las escrituras, las aplicaban, pero en su corazón no moraba el amor de Dios, por lo cual se volvieron enemigos del propio Dios, tenían una doble vida, predicaban y enseñaban una cosa pero sus actos, faltos de bondad, predicaban lo opuesto.

La teoría y la práctica de la bondad se complementan, solas son dañinas, pero juntas nos dan madurez y así, como esta en el texto, podremos ayudarnos unos a otros en el camino de Jesús. Me impresionó una frase que oí a Marta Claudia de Mosquera, locutora de HCJB.

Tú enseñas lo que conoces pero transmites lo que eres.

6 05, 2016

El protagonista, el dueño y el operario

2019-09-09T00:16:10-05:006 mayo, 16|

Porque todas las cosas vienen de Dios, y existen por él y para él. ¡Gloria para siempre a Dios! Amén. (Rom 11:36 )

En una historia de amor o aventura siempre existe un protagonista, “el chullita de la película” diría mi papá, es aquel que pasa obstáculos, situaciones difíciles, pelea con los malos, pasa desventuras, pero al final triunfa, por su corazón, por el poder de la verdad, por su valentía y sacrificio.

El evangelio, las buenas noticias son esa historia de amor donde el protagonista es, siempre Jesucristo, y nosotros somos la doncella a rescatar, los rehenes a salvar; hasta allí todo es comprensible, pero también nosotros somos los malos de la película, los traidores, los egoístas, sin embargo a través de toda la historia vemos la nobleza del protagonista, la pureza de su amor, y somos rescatados de nuestro egoísmo.

“Porque” esta palabra significa que esta es la causa de algo, el motivo, la razón de que algo suceda.

“Todas las cosas” no queda nada fuera de esta definición, las cosas materiales, el sol, la luna, las plantas, nosotros mismos, las situaciones, el ahora, mis problemas, las bendiciones, los afectos, absolutamente todas las cosas.

Todas las cosas vienen de Dios, el escenario de nuestra vida, este maravilloso universo proviene de su sola voluntad y poder, y si nosotros podemos respirar, reír, sentir y pensar, esto se originó en Dios, su nombre original YHWH, significa literalmente, Yo Soy el que Soy y que hago que todas cosas existan.  Él es el Creador.

Todas las cosas existen por Dios, las sustenta, en su poder ilimitado las mantiene funcionando, el sol gira alrededor de la galaxia porque Dios literalmente empuja al sol, mis manos teclean porque Él imprime su fuerza en ellas, el corazón de mis hijos late mientras duermen porque Dios lo mantiene activamente latiendo. Los seres humanos tenemos una parte consciente en la que ejercemos voluntad y dominio y una parte inconsciente puesta allí para sustentar la parte consciente, la cual sin embargo no controlamos, nadie controla el funcionamiento de sus riñones ni decide cuando un óvulo saldrá del ovario, es un funcionamiento independiente de nuestra conciencia, no así con Dios, es una gran diferencia, Él es absolutamente consciente de todo, absolutamente todo, conoce todo lo que concierne a una sola gota de lluvia, su dirección, todos los átomos que la contienen, su electrones, su velocidad, su temperatura, de donde salió y donde caerá, cuando se trasformará en vapor y volverá al cielo. Este es un conocimiento que excede nuestra capacidad de imaginación, pero si Dios es omnisciente entonces lo sabe todo, absolutamente, y conoce por supuesto nuestras intenciones y pensamientos, aun antes que los pensemos, y no solo los permite, Él los sostiene, voluntariamente, activamente, ahora, mientras mis ojos miran estas letras Dios está haciendo esto posible.

Todas las cosas existen para Dios, nada de lo que tenemos en última instancia es nuestro, ni fue creado para que dispongamos independientemente de Él, fuimos creados para amarlo, para conocerlo, para que Dios se deleite en amarnos, y no existe otra finalidad que Dios, no existe otro propósito que ser suyos. Vivimos vidas egoístas, pensamos en nuestro propio beneficio, y olvidamos que así como un río fluye hacia el mar, así nuestra vida fluye hacia Dios, inexorablemente. La dirección de nuestros actos funciona para cumplir los planes y designios de Dios, somos suyos y para Él.

La película de nuestra vida tiene un solo protagonista, Jesús de Nazaret, aunque no lo sepamos o no lo queramos admitir, somos personajes secundarios, tiene un solo productor, Dios, el pagó las luces, compró los vestuarios, es dueño del estudio, escribió la música y todo funciona porque Él lo opera, Dios maneja los telones, las cámaras, los vehículos, todo.

Entonces ¿Qué es lo que debemos hacer?, ¿Cuál es nuestro papel en esta superproducción? fácil, debemos recibir Su Amor, nada más que creerle y tomar nuestro guión y decir las líneas, al final nuestro nombre saldrá entre los créditos, y la gloria… es de Él.