10 05, 2016

Zaqueo me enseño 9 cosas (parte 3)

2019-09-09T00:16:09-05:0010 mayo, 16|

 

  1. Zaqueo esta gozoso y recibe a Jesús en su casa (Lc 19: 6). Es impresionante todo lo que Zaqueo hizo, el conocía su situación. La gente incrédula sabe su condición espiritual y nosotros no tenemos derecho a señalarlos, nuestra obligación es amarlos, sanarlos, abrazarlos, dejar de imponerles reglas humanas pues de esa manera podrán ver a Jesús en nosotros.

Jesús sabía muy bien lo que Zaqueo era y representaba, pero no lo juzgó más bien lo amo y fue a su casa y ceno con él.

Zaqueo no busco una excusa como otros lo harían “Señor, mi casa no está arreglada, los sirvientes aún no han llegado, no hay quien cocine”. Más bien le dice “vamos maestro” y en el camino iban conversando de lo que comerían “Maestro dime, quieres una lasaña o una parrillada o un ceviche  pues hago los mejores, dime ¿Qué quieres?

Zaqueo estaba contento, saltaba parecía un niño con juguete nuevo o un niño que juega con su padre o su tío favorito.

 

  1. Zaqueo cambia su forma de pensar (Lc 19: 8). La palabra arrepentirse significa “cambiar mi manera de pensar en cuanto a: el pecado, un problema, quien soy etc, etc, etc”. Cuando cambiamos nuestra forma de pensar nos estamos arrepintiendo, arrepentirse no es como muchos lo dice “da la media vuelta y sigue”, podemos dar la media vuelta, pero si no cambiamos nuestra forma de pensar seguiremos siendo lo mismo.

Todo lo que yo percibo, juzgo, interpreto o hago está en nuestras mentes, si nuestra mente cambia percibiremos, dejaremos de juzgar, interpretaremos y actuaremos de otra manera.

¿Quién puede cambiar nuestra forma de pensar? Solo Dios.

 

  1. Zaqueo muestra el cambio (Lc 19: 8). Cuando cambio su forma de pensar o su ser interno, cuando se vistió con nuevas ropas, fue diferente, al hacer esto le dice a Jesús que daría a los pobres la mitad de sus bienes (Zaqueo se despoja) y que devolverá cuatro veces lo robado (Zaqueo obedece a la ley).

Mostro un cambo genuino, no le importaba lo que la gente le diría o lo que su familia le diría.

26 04, 2016

ZAQUEO ME ENSEÑO 9 COSAS (Parte1)

2019-09-02T12:43:47-05:0026 abril, 16|

Estas lecciones que aprendí de Zaqueo, se encuentran en orden cronológico en libro de Lucas capítulo 19 versículos del 1 al 10.

  1. Zaque era rico (Lc 19: 2). Él era el jefe de los cobradores de impuestos, muchas veces cobraba de más, a los pobres les hacía más pobres y a los ricos más ricos y, por eso los judíos lo odiaban, él era una persona poco respetada, considerada como el más pecador de todos. Sus riquezas no podían salvarle, él no podía comprar el cielo, la paz, el gozo que solo se lo halla con Cristo y, conocía su necesidad espiritual por eso sintió la necesidad de buscar a Jesús.
  1. Zaqueo sale a buscar su propia experiencia (Lc 19: 3). Él deja su zona de confort, su silloncito, su play station, su carro de lujo, su mansión con piscina incluida y más, y salió a la calle para conocer a Jesús. Esto me da a entender que Zaqueo había escuchado de Jesús, de todas las maravillas que él hacía por los demás, de cómo la vida de otras personas eran transformadas y sale para tener un encuentro o una experiencia con Jesús.

Tus experiencias y mis experiencias son nuestras, la gente no entenderá lo que vivimos cuando ellos no tengan una experiencia personal con Jesús.

  1. Zaqueo no podía verlo (Lc 19: 3). Veo tres condiciones en la vida de zaqueo, que son un reflejo de las nuestras también:

a)La condición física de Zaqueo (pequeño).

b)La condición mental (pequeña).

c)Su condición espiritual (pequeña).

Veo situaciones que vivió en ese instante:

La gente más alta que él – no podía ver, ni cuando saltaba.

Un cúmulo de personas – no podía, ni lo dejaban pasar.

Muchas veces estamos en condiciones y situaciones que no nos dejan ver a Jesús, una enfermedad (condición física), alguna herida del corazón (condición sentimental), algún pecado no confesado (condición espiritual). Situaciones económicas (no tener trabajo), situaciones en cuanto a las relaciones interpersonales (burlas, mal trato, prejuicios, etc.) que no nos permite ver y entender lo que Jesús está haciendo.

Regresando a ver mi pasado, le agradezco a Dios por quitarme personas de mi camino pues ahora entiendo que esas relaciones no me convenían.