20 11, 2018

CONTRA LOS HECHOS NO HAY ARGUMENTOS

2019-09-09T00:15:08-05:0020 noviembre, 18|

Entonces los vecinos, y los que antes le habían visto que era ciego, decían: ¿No es éste el que se sentaba y mendigaba?(Juan 9:8) (RVR1960)

No existe mayor argumento en favor del Evangelio que una vida transformada por Jesús. El hombre de nuestros días está cansado de oír teorías y filosofías huecas. Todo el mundo habla, todo el mundo promete, pero las “buenas nuevas” van más allá de la simple teoría. El Evangelio se hace vida, carne, experiencia, sale del romanticismo barato y entra en la vida práctica.

La vida transformada del ciego perturbó a la sociedad de sus días. Había en él algo diferente. Todos lo podían ver. No era tanto lo que él decía, era el hecho incontestable de haber recuperado la visión. Cualquiera puede contradecir tus palabras, pero nadie puede refutar tu vida. Contra los hechos no hay argumentos.

Las vidas transformadas por el mensaje de Cristo continúan en esta época.  El cambio puede suceder cuando un hombre quiere mejorar su relación conyugal, laboral o ser un mejor padre… y se deja tocar por el poder inexplicable de Cristo que lo puede todo.

Solo necesitamos abrir nuestro corazón, agudizar nuestros oídos y recibir su propuesta transformadora. Tal vez ya ha golpeado a tu puerta a través de un consejo oportuno que escuchaste en HCJB, por medio de un tema musical o una simple palabra de ánimo cargada de su esencia. Ese cambio que buscas con la ayuda de Dios lo puedes lograr.

Recuerda que cualquiera puede contra decir tus palabras, pero nadie puede refutar tu vida. Contra los hechos no hay argumentos.

 

AUTOR: John Varela

27 08, 2018

Barreras que nos impiden un nuevo comienzo

2018-08-27T09:50:40-05:0027 agosto, 18|

Un nuevo comienzo ¿qué traen a tu mente estas tres palabras? Para mí, significan mucho por la posibilidad de hacerlo todo diferente, corregir errores y sobre todo mejorar para crecer.

A veces luchamos con sentimientos de frustración porque no logramos completar una lista de tareas que son necesarias en casa, en el trabajo, en la escuela de los hijos, en la Iglesia y otros ámbitos en los que nos desarrollamos. Pero la frustración es una emoción que daña nuestra autoestima, mina las relaciones con las personas cercanas a nosotros y no nos permite avanzar.

No soy experta virando la página cuando las cosas no me salen como lo he planificado, pero me siento desafiada en esta área todo el tiempo. Quiero compartirte algunas de las barreras que me han impedido crecer, pero que poco a poco las voy superando y anhelo que tú también puedas hacerlo.

  • La barrera de la perfección: El perfeccionismo hace daño a nuestros hijos porque no existe un límite y podemos herirlos con nuestras palabras o actitudes buscando que ellos sean perfectos. Sembremos en la excelencia de sus acciones, eso trae la tranquilidad que necesitan para crecer saludables en sus emociones.

 

  • La barrera de la comunicación: “Nosotras” tenemos que decir cuando algo está mal, cuando estamos incómodas, porque el quedarnos calladas no soluciona el problema. Por su supuesto que debemos buscar el mejor momento para contar lo que nos pasa, para evitar que se nos pase la mano de pronto con un enojo.

 

  • La barrera de súper mamá: Sí, lo haré yo… Está bien, me encargo del postre… Sí, podemos ir a comprar esto ahora y bañar a los chicos mientras se lava la ropa y prepara la comida para papá… ¡No! Hay algo a lo que debemos decir no, el tratar de cumplir todo es una señal de orgullo.

 

  • La barrera de la tolerancia: Tenemos un mundo de pendientes por cumplir, pero las demás personas no tienen nada que ver con esa lista interminable, aprendamos a ser tolerantes y respirar profundamente si hay personas que se demoran un poquito más de lo esperado. La paciencia es una virtud que merece ser aprendida.

 

  • La barrera del cambio: Aunque veamos que esto sea muy difícil, a veces imposible, cambiar si es posible, no te des por vencida porque Dios está trabajando en ti para crecer y madurar en tu maternidad.

 

Cada una de estas barreras las vivimos de manera diferente, de acuerdo a tu personalidad y los ámbitos en los que te desarrolles. Lo importante es que la frustración no sea un estado permanente de tu vida. Confía en que Dios puede cambiarte, cada día, un poquito a la vez. No he experimentado una sensación más tierna que el abrazo de mis nenas cuando les pido perdón, sobre todo porque sus brazos me convencen de la oportunidad que tengo para comenzar de nuevo y evitar cometer los mismos errores.

 

Manuela Dávila

HCJB

5 07, 2018

Hombre que no  cambia se vuelve vulnerable

2018-07-05T10:01:28-05:005 julio, 18|

Un hombre es más vulnerable cuando pierde su elasticidad y se resiste al cambio; sin embargo,  la realidad del cambio es un hecho que lo vemos a diario. Si nos volvemos ciegos e inconscientes a esta ley vamos a caer en el espejismo de la seguridad que creemos ver en la comodidad del estatus quo.

Cada etapa de la vida tiene sus propios desafíos y su potencial. En algún lugar próximo, en otra etapa está la sonrisa de contentamiento que voy a exhibir si he manejado correctamente la etapa precedente, dice el escritor y líder norteamericano T.D. Jakes.

Si todo está en  movimiento, uno debe moverse estratégicamente pues un logro no garantiza el siguiente, “cada día tiene su propio afán”. Si no  sabemos cómo afrontar los nuevos tiempos que suceden de forma constante nos volveremos vulnerables.

La realidad de hoy no será la misma que la de mañana, por ello, debemos prepararnos financiera, espiritual, emocional y relacionalmente para manejar de manera  satisfactoria nuestras diferentes etapas. No podemos descuidar los planes para el futuro porque DIOS quiere seguir manifestándose en cada época nueva de nuestras vidas. Él sabe muy bien los planes que tiene para nosotros, son planes para nuestro bien, y no para nuestro mal, para que tengamos un futuro lleno de esperanza,  afirma el Señor.

21 06, 2018

Llamado a ser “hombre”

2018-06-21T09:19:46-05:0021 junio, 18|

Cuando yo era niño, hablaba, pensaba y razonaba como un niño; pero al hacerme hombre, dejé atrás lo que era propio de un niño, dijo el apóstol Pablo. El “cuando” al parecer sugiere que Pablo estaba recordando su propio bar mitzvah, la ceremonia judía señalando su reconocimiento público como un adulto, que se hacía responsable del cumplimiento de la Ley Mosaica.

La enseñanza de Pablo poniendo de manifiesto su propia experiencia es motivarnos a que nosotros debemos hacer una marca en nuestras vidas que sea un referente visible de cambio y madurez.

El reto de cada hombre es madurar, cambiar y avanzar. Para saber si lo estamos logrando Pablo usa una medida: el amor. Más allá del sentimentalismo que la cultura asocia con el amor, la verdadera medida del mismo se basa la práctica de virtudes como la paciencia, la ternura, la humildad, el compromiso y la perseverancia. Estas virtudes marcan también el escenario de relaciones interpersonales donde se deben evidenciar.

El cambio hacia la madurez no es sencillo, requiere esfuerzo y hasta sacrificio; además tiene que ser reconocido por otros, requiere un aval social. Sin embargo, cuando asumimos el reto y nos desafiamos caminar en ese proceso de madurez, el resultado traerá bendición por generaciones, incluso con proyección hacia la eternidad. El llamado a ser un hombre de verdad implica una repuesta, de nuestro lado, frente al reto de vivir las virtudes del amor de Dios.

29 01, 2018

Los Cambios son Posibles

2019-09-09T00:12:53-05:0029 enero, 18|

Todos nosotros hemos escuchado frases como: “así nací y jamás cambiaré”, “así soy y hasta la muerte seguiré siendo lo que soy”, “genio y figura hasta la sepultura”, “me gusta como soy y no pienso cambiar”, “soy así y punto”, entre tantas otras parecidas. Excusas recurrentes de personas que están teniendo acciones incorrectas o comportamientos que están mal. Por ejemplo: arranques de irritabilidad incontenidos, dejar la ropa sucia por toda la casa, mantenerse en infidelidad, llegar tarde a todo lugar, y más.

Estas frases son definitivamente una mentira. Varios estudios, entre ellos uno realizado en 2013, por el Centro de Investigación de Oregón, publicó los resultados de un seguimiento de 40 años a 2.000 personas, demostrando que la personalidad (la forma en que pensamos, sentimos, nos comportamos e interpretamos la realidad) está sujeta a una serie de cambios a lo largo de la vida, sobre todo en la adolescencia y entrada en la madurez, aunque también en edades más avanzadas.

Entonces, si nuestro entorno varía y buscamos conscientemente lograr un cambio podemos conseguirlo; es tener la voluntad de querer hacerlo.  Uno puede adquirir las habilidades para ser puntuales, superar la tendencia al desorden o ser fiel al cónyuge.

Ahora, como hijos de Dios estamos llamados a no conformarnos a este mundo. Es decir, no caminar en vicios, en deleites placenteros de la carne, con egoísmos; que nos apartan de las cosas que son dignas, verdaderas, respetables, justas, puras y amables.

Estamos llamados a ser diferentes, a dejar nuestro antiguo yo, para crecer como seres humanos, como hijos de Dios, llamados a marcar el mundo con fe, esperanza y amor. Ahora, podemos contar con ayuda celestial, para lograr este cambio, si le permitimos al Espíritu Santo actuar en nuestra mente y corazón.

En vez de ser conformados a este mundo deberíamos de ser transformados. Ahora, ser transformado significa cambiar de forma, convertirse en algo diferente.  ¿Entonces cómo debería ser nuestra nuevo ser? La respuesta es simple: CRISTO. Como Pablo dice en Gálatas 4:19 “Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros”.

Ese cambio se lleva a cabo mediante la renovación de la mente y depende de cada uno con cuál opción vamos a programar nuestro caminar en la vida: las cosas que no tienen buen fin, que son momentáneas; o las cosas que transcienden en valores, principios y amor.  Solo se requiere de tener la voluntad y el compromiso de hacerlo.

3 01, 2018

Si quieres cambiar algo, debes amar el cambio

2019-07-07T04:53:30-05:003 enero, 18|

¿Con qué frecuencia escuchas a las personas decir que, si quieres cambiar, necesitas:

  • Determinación
  • No rendirte
  • Si al principio no tienes éxito, intenta de nuevo
  • Nada que valga la pena es fácil
  • Tener más fuerza de voluntad

Pero la fuerza de voluntad por sí sola raramente nos cambia.

¡Necesitamos algo más para alimentar nuestra fuerza de voluntad!

¿Qué va a impulsar tu fuerza de voluntad?

¿Alguna vez has pensado así?

  • Quiero ponerme en forma … pero me encanta sentirme cómodo y dormir más.
  • Me encanta comer más de lo que me gusta correr.
  • Quiero ser mejor estudiante … pero me encanta jugar videojuegos.
  • Quiero conseguir un trabajo … pero prefiero la libertad de pasar tiempo con amigos.

La verdad es que, si quieres cambiar algo, debes amar el cambio más que tu situación actual.

AMOR es el poder que alimenta a nuestra VOLUNTAD, porque nos convertimos en lo que amamos. El amor es la clave del cambio. El amor es el poder que impulsa nuestra fuerza de voluntad.

Por supuesto … hay otros factores involucrados en el cambio. También necesitas:

  • Saber cómo cambiar
  • Creer que puedes cambiar
  • Formar hábitos y patrones para cambiar
  • Decidir cambiar

Recientemente estaba leyendo un artículo titulado: «Olvídate de los sentimientos, el amor real es una elección deliberada». El escritor concluye así:

“Si realmente amas a alguien, comprométete con ese amor y piensa que amar no es un trabajo fácil. Pero también piensa que es el trabajo más gratificante de tu vida”.

Además del amor, para hacer un cambio duradero también necesitas, ¡Pedirle a Dios que te ayude!

Si le pides, El puede darte el poder que viene cuando el Espíritu de Dios trabaja dentro de ti. Ora para que Dios te dé ese poder este año.

Recuerda, debes amar el cambio que deseas y pedirle a Dios que te ayude.

4 07, 2017

Un Corazón Flexible Logra Más

2019-09-09T00:15:54-05:004 julio, 17|

Una de las virtudes que  las personas debemos cultivar en este tiempo es la flexibilidad al cambio. Eso nos permitirá asimilar y responder ante los diferentes eventos de la vida de manera acertada.  La flexibilidad no implica solo tolerancia, sino imaginación propositiva para plantear soluciones nuevas aun a muchos problemas tradicionales.

 Para que alguien logre ser flexible debe tener una misión clara y una perspectiva no convencional para hacer las cosas.  Por ejemplo, saber para qué existe uno es tan importante como saber dónde, cuándo, cómo y con quién alcanza sus fines.  

 Sabemos que el mundo en el que vivimos hoy es diferente al de ayer, pero ello es determinante compremder cómo expresar con efectividad nuestra respuesta a las necesidades y circunstancias que tanto las personas como organizaciones esperan de nosotros. 

 Nuestras ideas deben estar enfocadas con imaginación para que no regresemos a la normalidad de la vida acomodada según la costumbre y la rutina. La flexibilidad al cambio requiere de intuición, sentido común y sabiduría. 

 Las personas, las relaciones, el trabajo y las mil y un responsabilidades requieren ser tratadas con menos dureza y más sutileza. De este modo ayudaremos a otros a vivir con mayor intensidad y fortaleza. Para influir en los demás se precisa de firmeza; pero también de mucha flexibilidad, paciencia y compasión.

10 05, 2016

Zaqueo me enseño 9 cosas (parte 3)

2019-09-09T00:16:09-05:0010 mayo, 16|

 

  1. Zaqueo esta gozoso y recibe a Jesús en su casa (Lc 19: 6). Es impresionante todo lo que Zaqueo hizo, el conocía su situación. La gente incrédula sabe su condición espiritual y nosotros no tenemos derecho a señalarlos, nuestra obligación es amarlos, sanarlos, abrazarlos, dejar de imponerles reglas humanas pues de esa manera podrán ver a Jesús en nosotros.

Jesús sabía muy bien lo que Zaqueo era y representaba, pero no lo juzgó más bien lo amo y fue a su casa y ceno con él.

Zaqueo no busco una excusa como otros lo harían “Señor, mi casa no está arreglada, los sirvientes aún no han llegado, no hay quien cocine”. Más bien le dice “vamos maestro” y en el camino iban conversando de lo que comerían “Maestro dime, quieres una lasaña o una parrillada o un ceviche  pues hago los mejores, dime ¿Qué quieres?

Zaqueo estaba contento, saltaba parecía un niño con juguete nuevo o un niño que juega con su padre o su tío favorito.

 

  1. Zaqueo cambia su forma de pensar (Lc 19: 8). La palabra arrepentirse significa “cambiar mi manera de pensar en cuanto a: el pecado, un problema, quien soy etc, etc, etc”. Cuando cambiamos nuestra forma de pensar nos estamos arrepintiendo, arrepentirse no es como muchos lo dice “da la media vuelta y sigue”, podemos dar la media vuelta, pero si no cambiamos nuestra forma de pensar seguiremos siendo lo mismo.

Todo lo que yo percibo, juzgo, interpreto o hago está en nuestras mentes, si nuestra mente cambia percibiremos, dejaremos de juzgar, interpretaremos y actuaremos de otra manera.

¿Quién puede cambiar nuestra forma de pensar? Solo Dios.

 

  1. Zaqueo muestra el cambio (Lc 19: 8). Cuando cambio su forma de pensar o su ser interno, cuando se vistió con nuevas ropas, fue diferente, al hacer esto le dice a Jesús que daría a los pobres la mitad de sus bienes (Zaqueo se despoja) y que devolverá cuatro veces lo robado (Zaqueo obedece a la ley).

Mostro un cambo genuino, no le importaba lo que la gente le diría o lo que su familia le diría.