+593 2 3980 893

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
30 10, 2018

ÉL ES MI AMPARO Y FORTALEZA

2018-10-30T09:30:16-05:0030 octubre, 18|

Hace algunos meses asistí al sepelio de la mamá de un amigo. Cuando él supo la noticia de la muerte de su madre, inmediatamente buscó un vuelo de México a Quito. Al encontrarnos en tan doloroso evento, para mi asombro, él me recibió con una sonrisa y un abrazo.  Le dije unas cuantas palabras de consuelo, pero fue él quien me transmitió y me lleno de paz. Me dijo sin titubear: lloré junto a ella ayer en la noche y sé que está con su Amado en el cielo.

Si yo no fuera cristiano, realmente las palabras de mi amigo habrían sido difíciles de entender.   Serían confusas, extrañas y lejanas; pero lo que pude ver fue a un hombre que aceptaba la circunstancia de manera adecuada y armoniosa porque su mirada y confianza estaban en Dios.

Cuando pasamos tiempos difíciles, es preciso correr a los brazos de nuestro Padre celestial.  Nuestro refugio está en su presencia y es allí donde podemos descargar nuestros dolores, frustraciones, tristezas…

Hay un Salmo que tiene un inmenso valor y estoy segura que muchas personas se refugian en las palabras que expresa su escritor.  Y si tú aún no lo haces te invito a tomar esa decisión de interiorizarlo y experimentar la verdad que encierra.  El primer versículo del salmo 46 dice así:

Dios es nuestro amparo y fortaleza,

Nuestro pronto auxilio en las dificultades.

 

Este canto, reconoce que no hay nadie más que Dios en el universo, en quién confiar; capaz de ofrecer refugio, fuerza y libertad.

Desconozco la situación por la cual estás viviendo, pero te quiero invitar a unir tu voz y cantar esta verdad que expresa el poder de Dios.

20 08, 2018

Defensoras de nuestros hijos

2019-09-09T00:12:32-05:0020 agosto, 18|

Nuestros hijos son nuestros tesoros preciados y deseamos nunca exponerlos a las dificultades en la vida. Pero inevitablemente llega el momento en que enfrentan dificultades, ya sean problemas de salud, desafíos escolares u otras luchas, y nos toca defenderlos y abogar por ellos. ¿Cómo podemos hacerlo de manera que realmente les ayude? Ten en cuenta los siguientes consejos, mamá guerrera.

Mamá, eres tú la experta en cuanto a la vida de tu hijo. No eres ignorante o incapaz tan solo por no conocer los términos de los pedagogos o médicos. Esos profesionales tienen su campo de especialización y tú tienes la tuya: la personalidad de tu propio hijo. No dejes que las opiniones de los profesionales te intimiden. Si tus instintos te dicen que algún consejo no es apropiado para tu hijo, tienes todo el derecho de buscar otra opinión.

 

Mamá, mantén la calma. Reconoce que la mayoría de los profesores o médicos genuinamente desean y trabajan por el bien de su hijo, aun si no estás de acuerdo con los métodos. Una actitud enojada y combativa puede provocar un cortocircuito en los intentos de encontrar una solución al problema que enfrenta su hijo. En lugar de ver a otros adultos como oponentes, recuerda que ellos están para ayudar. Para manejar emociones intensas (que pueden llevarte a olvidar preguntas claves o terminar en argumentos improductivos), haz una lista que puedes traer a una reunión, incluidos todos los puntos que deseas abordar. También puedes traer contigo otro miembro de la familia o amiga de confianza para ayudar a mantenerte en el punto.

 

Mamá, incluye a tu hijo, para que aprenda a abogarse para sí mismo. Si hacemos todo por nuestros hijos y no permitimos que luchan sus propias batallas, estamos incapacitándolos, en lugar de equiparlos. Por esa razón, asegurémonos de incluir a nuestros niños en su propia defensa, informándoles de los pasos que estamos tomando en su nombre y dándoles la responsabilidad de los pasos que pueden tomar por sí mismos (en un nivel apropiado para su desarrollo). Se sentirán más seguros cuando tengan una agencia en sus propias luchas, y eso les otorgará el don del crecimiento.

 

Nuestro objetivo final no puede ser proteger a nuestros hijos de toda tormenta, sino entrenarlos a navegar las tormentas, incluso cuando no estemos a su lado. Seamos ejemplos para ellos de madres fuertes y valientes, que luchan por protegerlos y capacitarlos. Así verán el amor profundo que llevamos por ellos, los preciosos hijos que Dios nos ha encomendado.

 

Beth Saavedra

vinaquito.com

 

Realiza tu donación mediante Transferencia Bancaria

Mi promesa de Donación: Eres parte de HCJB

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Banco del Pichincha. Cuenta de ahorros Banco Pichincha # 22 02 49 71 71
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
Haz tu donación en línea con tu tarjeta de crédito o débito nacional o internacional con total seguridad a través de nuestro portal de donaciones Haz clic aquí

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Produbanco o Servipagos. Cuenta de ahorros Produbanco # 12 00 58 38 84 9
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
  • Débito bancario: Realiza tu donación por medio de tu cuenta bancaria del Pichincha o Produbanco llenando los datos solicitados en el formulario. Envía el documento firmado al correo electrónico [email protected] o entrégalo en nuestras oficinas.

Descargar Formulario: Click Aquí