Acerca de Bryan Rubio

Este autor no presenta ningún detalle.
Hasta ahora Bryan Rubio ha creado 69 entradas de blog.
9 08, 2017

Amigo cristiano, seamos honestos Pt 3

2019-07-07T04:56:32-05:009 agosto, 17|

…continuación de Parte 2

 

7 – Tengo agendado el tiempo en que Dios puede afectar mi vida

Seamos honestos: la celebración del domingo, la oración de los martes y cada noche antes de dormir es el momento en que permito que Dios esté en mi vida, el resto del tiempo es para mí. Tu conoces tu horario y sabes que has programado (y limitado) a Dios en ciertas horas.

El Dios eterno, quien habita fuera del tiempo y no necesita limitarse, por amor decidió hacerse hombre y ser limitado como humano. Este es uno de los misterios y muestras de amor más grandes. Ese mismo Dios dedicó cada momento de su vida en la tierra para redimirte, aún cuando por tu pecado te rebelaste y fuiste su enemigo (Rom 5:10). Es el mismo Dios a quien le dices «Ahorita no puedo pensar en Ti, o poner atención a Tu voz; debo escribir este correo. Pero esta noche hablamos, Dios». Y llega el domingo y entonces sí estás ultra espiritual y entregado solamente a Él.

Si no te confronta la ironía de nuestro comportamiento, necesitas considerar tu relación con Dios. Porque lo celestial y eterno es más importante SIEMPRE que lo terrenal y efímero. No limites a Dios (o no limites lo que Dios quiere hacer por ti).

8 – Pienso que mi «testimonio es mejor» entonces soy mejor que los demás

Seamos honestos, en la iglesia nos preocupamos tanto por el comportamiento de los demás que sólo falta colgar un tablero con puntajes para ver cómo va el testimonio de cada persona; según su asistencia a la iglesia, vida de hogar, escándalos, si llevó o no Biblia ese día… Y en las reuniones de oración aprovechamos la oportunidad de hablar (chismosear) sobre los demás y decir que «me preocupa el testimonio del hermanito».

Mira, si te crees tanto, lee un momento Romanos 3. Pablo entendía bien que ninguna persona por más «cristiana» que sea es mejor que otra. Todos somos pecadores, no existe ni una persona justa, nos apresuramos a engañarnos… y ninguno es merecedor de la gloria de Dios. Tu falsa humildad no te hace mejor que los demás y solo sirve para engañarte a ti mismo. Deja que Dios juzgue, tu mejor dedícate a amar.

9 – Me intereso más por el «alma» que por la persona

Seamos honestos, la cultura de evangelización en nuestras iglesias está anémica y enceguecida. Constantemente buscamos cumplir con cuotas, conversiones, templos llenos, eventos, campañas, etc. Y cuando salimos a conversar con alguien no vemos el problema familiar, la falta de amor, las dudas existenciales, la depresión, solo vemos «almas» para llevar a la iglesia.

Hay una frase que me gusta, no conozco su origen, pero dice más o menos que: «un estómago vacío no tiene oídos». Si nos preocupamos por el alma de la persona, pero olvidamos que existe frente a nuestros ojos una persona estamos gravemente equivocados. Ese no fue el ejemplo de Jesús, NUNCA. Cuando vio a la mujer Samaritana no le dijo «arrepiéntete pecadora»; se interesó en su vida, conversó sobre su sed y la necesidad física de tener agua y luego se mostró a ella en su grandeza. A los enfermos, ciegos, paralíticos, no los hizo repetir una oración ni asistir a un culto de iglesia, les dió lo que necesitaban porque sabía que su fe estaba en el lugar correcto, en el Hijo de Dios. Si no te interesas en la persona, no eres mejor que un vendedor ambulante tratando de cumplir con la cuota de ventas para tratar de ser empleado del mes.

 


Si te gustó, o no estas de acuerdo con algo, ¡Genial!
Conversémos en los comentarios.

31 05, 2017

Amigo cristiano, seamos honestos Pt 2

2019-07-07T04:56:32-05:0031 mayo, 17|

…continuación de Parte 1

 

4 – A veces no sé ni qué estoy cantando

Seamos honestos, llegamos a la iglesia y cantamos lo que está en la pantalla, muchas veces sin realmente pensar en las palabras que forman mis labios. Decimos que «sentimos la presencia de Dios» pero no sabemos ni qué decía la última canción que tocó el grupo, lo que nos importa es que sonaba bonito y me hacía sentir bien.

Dejo el problema de cantar por «sentir algo» para el siguiente punto, porque puede ser incluso un problema más grande en sí.

Pensemos que Jesús habló fuertemente contra las «vanas repeticiones» en Mateo 6:7. Y aunque hablaba de la oración, también aplica a la adoración (música), que es un tipo de oración musical. Nuestro cántico debe ser una oración de alabanza al Rey.

Los evangélicos criticamos a los católicos por sus rezos, pero no nos damos cuenta que el domingo caemos en el mismo error con nuestras canciones. Una regla simple es «si no estoy consciente de lo que mis labios dicen, no es digno de alcanzar los oídos de Dios».

5 – Canto a Dios para sentirme bien

Seamos honestos, los domingos durante la alabanza siento que me elevo por los aires y me alejo de la inmoralidad de éste mundo, aunque 10 minutos antes estuve gritando groserías al conductor que casi me choca con su auto. Pero canto y me siento bien, «siento Su presencia», por 30 minutos y nunca recuerdo que la razón principal de cantar es para dar gloria a Dios.

Pregunta: Si alguien hace algo por ti con la intención equivocada, ¿da igual? Ósea, si alguien te invita a comer, pero nunca te dice feliz cumpleaños porque se olvidó de la fecha, ¿te sientes igual? ¿La intensión/razón importa?

Es difícil admitirlo, pero muchas veces cantamos porque nos gusta, porque sentimos algo, pero no porque queremos alabar a Dios. No porque fuimos creados para Su Gloria (Isaías 43:6-7). Como el que te invita a almorzar en tu cumpleaños, la intensión es igual de importante. De todas formas lo hizo, de todas formas es un bonito gesto, pero no es lo mismo si no tiene la intensión correcta, ¿cierto?

6 – Pienso que mi iglesia es mejor que las demás

Seamos honestos, no podemos ser imparciales en cuanto a nuestra iglesia y no sólo pensamos que la nuestra es la mejor, sino que las demás están mal. Las demás iglesias están tan equivocadas que quiero sacar a la gente de esas iglesias para que vengan a la mía.

Amigo, si alguna vez has pensado así, ¡deténte! Cristo vino y estableció una sola iglesia, y no es la tuya, son todas. La iglesia de Cristo es cualquier congregación que enseña la verdad del Evangelio, según la Biblia. Pero sólo porque en tu iglesia la banda suena mejor, o el pastor es más joven y dinámico, o el templo es más bonito, o tienen programa de televisión; no significa que sea mejor. Y fuera de ser una iglesia que no enseñe la verdad basada en la Palabra de Dios, no hay razón por la cual alguien deba salir de su congregación.

Las iglesias son como las familias, Dios nos la da y espera que nosotros la amemos y trabajemos para mejorarla si vemos algo que no está bien. Pero nunca espera que nos vayamos a buscar una nueva familia.


 … continua en Parte 3

10 05, 2017

Amigo cristiano, seamos honestos – Pt1

2019-07-07T04:56:33-05:0010 mayo, 17|

Amigo cristiano, seamos honestos.

No somos perfectos, pero nos gusta dar apariencia de que lo somos. No digo que esté mal tratar de ser mejor persona y «dar buen testimonio»; pero si hay algo que demuestra la vida de los personajes Bíblicos es que fueron personas imperfectas pero usadas por un Dios perfecto. Por eso sugiero como reflexión algunos puntos en los que no siempre somos honestos, pero deberíamos serlo. Aquí va la primera parte de 3:

1 – Soy pecador igual que los demás

Seamos honestos, muchas veces tratamos de aparentar ser entidades sobrenaturalmente perfectas que han trascendido lo banal del mundo y sus «carnalidades». Nos creemos tan santos que casi que no caminamos, sino flotamos.

La Biblia sin embargo es muy clara «Por cuanto TODOS pecaron…» (Rom 3:23). No hay asterisco, no hay nota al pie, no hay excepción en ésa frase. Todos somos pecadores. Nacimos en pecado y moriremos en pecado. Pero es solamente la presencia de Cristo en mi vida la que me aleja de ese pecado. No dejo de serlo, pero empiezo a parecerme más a Cristo quien no se entregó a su naturaleza humana.

Así que dejemos de pensar que soy mejor o más santo que los demás. Dejemos de juzgar a los demás.

2 – Hay cosas de Dios y la Biblia que no entiendo

Seamos honestos, puedes pasar toda la vida estudiando la Biblia y nunca tendrás respuesta para todo. Pero aún así muchos actuamos como que entendemos la Biblia mejor que los autores. Actuamos como que Dios se revela a nosotros más de lo que lo hizo con Moises o Elias. Es más, el pastor debería consultarnos a nosotros antes del mensaje, porque tenemos conocimiento divino como nadie más.

Pero esas mismas personas nunca han leído Deuternómio 29:29, donde explica que hay cosas que Dios no decidió revelar, hay cosas que no podemos saber. Amigos cristianos, no tiene nada de malo usar las palabras «No sé». A nadie le cae bien un sabelotodo, y si empezamos a admitir que somos humanos, incluso puede que la gente empiece a poner atención a lo que decimos.

3 – Usamos language extraño

Seamos honestos, usamos jerga y términos que no todos entienden fácilmente. Una frase como «¡Cúbrete con la sangre de Jesús!» o «¡Abre las puertas del cielo y derrama de Tu fuego en este lugar!» pintan imágenes extrañas y causan impresiones fuertes en la gente que no entiende.

Recuerda que hay un tiempo y un momento para cada cosa. Si tu amigo que no conoce del Evangelio te oye hablar de «Filisteos», «hijos pródigos» y «Jezabeles»; no van a tener idea de qué hablas. Y si tu vecino dice «Buenos días» y tú dices «amén» como lorito, estás usando palabras en vano, sin sentido, sin pensar. Cristo nos dijo que incluso seremos juzgados por cada palabra vana en el día del juicio (Mateo 12:36). Es simple, no eres más santo por responder «amén» y usar términos «cristianos», ni menos puro por no hacerlo.

 


¿Estás de acuerdo?

¿No lo estás?

Deja un comentario y continúa la conversación próximamente en la Parte 2.

3 05, 2017

5 cosas que aprendí sobre Dios en los aeropuertos

2019-09-09T00:16:01-05:003 mayo, 17|

Al que madruga Dios le ayuda (a no perder el vuelo)

Hay una regla básica en la vida de la aeronáutica. El avión no espera a nadie (excepto al piloto).

Mi papá  tiene un estilo de viajar diferente al mío. Mientras a mi me gusta llegar 1 hora o 1.5 hora antes del vuelo, a él le gusta llegar 3 o 4 horas antes. En una ocasión viajamos juntos y obviamente tuve que hacerme a su horario. Llegámos con lo que yo creía era tiempo de sobra y vimos una cola demasiado larga para el vuelo. Resulta que la aerolínea estaba saturada en vuelos, retrasada y en general era un caos. Cuando por fin nos atendieron nos dimos cuenta que las personas un par de turnos detrás no lograron subir al vuelo.

De la misma manera hay personas que conocen a Dios y piensan «sí pero Dios es bueno, no voy a cambiar en este momento porque luego me perdona» o «simplemente me arrepentiré antes de morir». Pero nunca sabemos lo que pueda venir a futuro. Es mejor madrugar para acudir al llamado de Dios, que estar luego arrepentidos eternamente de no haber llegado a tiempo a la terminal con rumbo al cielo.

Es mejor prevenir (en equipaje), que lamentar (la falta de ropa interior)

Mi reino por unos boxers y un cepillo de dientes

En un viaje fuera del país tuve la desventura de que la aerolínea extravíe mi equipaje. Llevaba conmigo sólo la ropa a mis espaldas y mi mochila. La mochila solo contenía mi cámara, computadora, diversos dispositivos electrónicos, pasaporte y Bíblia. Gracias a Dios llegué donde amigos de iglesia y uno de ellos tenía una talla similar a la mía, buen gusto en ropa y un gran corazón. Pocos días después la aerolínea me retornó mis cosas y pude estar tranquilo, pero durante ese tiempo sentí lo que se siente depender de otros para subsistir en lo más básico.

La Palabra nos cuenta que Jesús no tenía ni dónde dormir y que hasta los animales del campo tenían más que El (Mt 8:20). Aunque no sufrí mucho tiempo, tuve de quien depender, y crecí en amor y relación con las personas que me ayudaron. Cuánto más podemos aprender y depender de Dios. Ojalá no necesitemos que la vida nos extravíe todas nuestras posesiones para aprender a poner nuestra confianza en Dios.

Una sonrisa y una buena actitud ayudan, pero todo viene por gracia

-Señor no puedo dejarlo entrar al país.

*sonríe inocentemente*

-Un momento, ya veo cómo puedo ayudarle

Aunque no soy ciudadano, soy residente legal y permanente del hermoso país donde vivo. Aún así dependo de mi visa como documento oficial de mi estadía en tierras ajenas. En cierta ocasión salí del país y no llevé conmigo los documentos necesarios para volver a entrar. Obviamente al regreso tuve inconvenientes con los agentes de migración. Sin embargo al mantener una buena actitud y una sonrisa (pruebas contundentes de alguien que no viola la ley) quien me atendió me ayudó de buena manera y permitió mi entrada. Estuve a expensas de la gracia del agente y me la otorgó inmerecidamente.

No hay señal más clara del amor de otro que cuando recibimos por misericordia lo que no merecemos. Realmente, por mi falta de planificación, no merecía entrar al país, pero por gracia del agente pude entrar. Y mientras que todos merecemos nada menos que muerte eterna por nuestra naturaleza rebelde y pecaminosa(Romanos 3:23, Romanos 6:23) Dios en su infinito amor, compasión y misericordia nos da lo que no merecemos, vida. Y no por algo que yo pueda hacer, simplemente por su gracia (Efesios 2:8-9)

Cuando el destino es lo importante, incluso una piedra puede ser almohada

Como el perdido en el desierto, no sabía si era un espejismo, o realmente habia una fila de sillas vacias para pasar la noche

Si has viajado seguro nos has visto. En las esquinas, en las sillas, recostados contra las máquinas vendedoras, continuamente buscando enchufes eléctricos, con guitarras en mano, con mochilas enormes y durmiendo en cualquier rincón. Somo viajeros, somos mochileros y nos acomodamos donde sea.

He pasado noches largas, días largos, horas interminables esperando el siguiente vuelo. En esos instantes un libro se vuelve un regalo de Dios, un enchufe es maná del cielo, y una dura silla de plástico mejor que una tres plazas en hotel 5 estrellas con memory foam y ropa de cama de seda egipcia.

Cristo confirmó que la vida cristiana no es fácil y que tendremos muchos problemas (Juan 16:33), pero aún así nos confirma que El ya venció y podemos confiar en El. Cuando Jacob estaba viajando, siguiendo la promesa de Dios, pasó momentos donde no tuvo más sino que recostar su cabeza en una piedra y dormir (Genesis 28). Pero como cualquier viajero te puede contar, en medio de la mayor adversidad puede llegar lo mejor del viaje. Si estás siguiendo el camino que Dios te pone por delante, no te asustes por lo difícil que se ponga, todo está bajo Su control y lo más hermoso está por venir.

Todo en la vida se reduce a tu fe

Cuando el avión empieza a bajar, las oraciones empiezan a subir

Hablaba un día con un amigo aficionado a la aeronáutica, quien ha viajado mucho más que yo, y conversabamos del momento en que despega el avión. En ocasiones no hay preocupación, estás distraído, estás dormido, y un par de veces ni he notado cuando de repente ya estoy en el aire. Pero en otros momentos, inexplicablemente, tu corazón se llena de duda y de temor. Piensas «¿y si pasa algo?» pero sabes que probablemente todo estará bien… probablemente. Aunque lo haga mil veces, llegará un momento de duda a mi vida porque «esta puede ser la vez que no funcione».

A la final todo se reduce a fe. La fe que tienes en la aerolínea, en el piloto, en el avión, en la ciencia aeronáutica, en las leyes de la física, en tu mortalidad y en tu vida eterna. Pienso que más gente se acerca a Cristo durante turbulencia en un vuelo, que un domingo en la iglesia. Y aunque hay cosas en la vida que podemos ver y tocar, probar y experimentar, todo depende de si estoy seguro de mis cálculos, de mi percepción, de mi lógica, de mis sentimientos. Prefiero tener fe en un Dios eterno y seguro, que no cambia, que en una vida llena de turbulencia donde un cambio climático derrumba los argumentos del ateo porque «siempre habrá una posibilidad que allí está Dios». Nuevamente Efesios 2 nos enseña que somos salvos por medio de una sola cosa: Fe.

19 05, 2016

6 Trucos para ser más confiado

2019-07-07T04:53:47-05:0019 mayo, 16|

Muchos tenemos problemas de autoconfianza. Desde niños y adolescentes hasta adultos, nos encontramos con dudas de nuestro propio carácter y forma de ser. Puede ser una crítica exterior o un efecto de nuestra apariencia física o un sin fin de causas que nos hacen perder autoconfianza. Si has luchado con ésto, te doy unas pocas claves para mejorar la confianza en ti mismo. Unas que me han ayudado a mi.

1.) Conocer tus fortalezas y debilidades

Se dice que el conocimiento es poder. Por lo cual es necesario conocernos a nosotros mismos; tanto lo bueno como lo malo.

Es buena práctica tomar una hoja de papel, dividirla en dos y crear una lista igual a cada lado de fortalezas y debilidades. Vas a darte cuenta que es más fácil criticar, pero desafíate a escribir una fortaleza por cada debilidad. Eventualmente entenderás que realmente hay muchas cualidades positivas que podemos resaltar.

Y ahora que tienes esta lista, sabrás a futuro en qué puedes trabajar confiadamente y qué trabajo puedes encargar a otros. Recuerda que ser confiado no sólo es creer que puedo hacer todo solo, sino conocerme lo suficiente para pedir ayuda en lo que no soy tan bueno.

2.) Confiar en Dios

Hay muchas promesas en la Biblia que nos pueden elevar el autoestima. 1 Juan 4 nos dice que somos Hijos de Dios. Génesis 1 y 2 cuenta que fuimos creados por Dios como la culminación de la creación. Estos versículos nos pueden dar confianza en saber que no somos cualquier cosa, somos creados con propósito y por amor.

Y si quieres hablar de problemas en tu vida. Ten confianza en que puedes sobrellevar cualquier problema. 1 Corintios 10 nos dice que Dios es fiel y no nos dejará ser probados más allá de lo que podamos soportar. Lo cual significa que entre más grande tu prueba, más confianza tiene Dios en que puedes superarlo.

Y si Dios confía en ti, ¿quién eres tú para contradecirlo?

3.) Plantear metas pequeñas a diario

Una forma de mejorar tu autoestima y crear un buen hábito de confianza es establecer metas diarias. Por ejemplo si tienes problemas socializando con la gente, proponte conversar con una persona nueva. Si tienes problemas tomando nuevos desafíos, puedes ofrecerte para una tarea nueva en la reunión de trabajo/estudio.

La clave es que no sean cosas demasiado grandes (osea cosas fáciles de lograr) y que sea algo nuevo, que sea de alguna manera un desafío. Mientras vayas logrando estas metas pequeñas vas a darte cuenta que puedes lograr más de lo que pensaste y cada vez tendrás más confianza en hacer cosas más desafiantes.

4.) Opinión de amigos

Muchas veces nos encerramos en nuestras propias opiniones y es difícil salir de nuestro propio concepto de nosotros mismos. Pero si logramos ver con los ojos de otra persona, vamos a notar cosas nuevas y maravillosas que nunca habíamos pensado.

Por eso, si tus amigos no tienen el hábito de contarte su opinión de ti es bueno pedirla. Vas a darte cuenta que ellos notan cosas que nunca creiste pudieran observar. Vas a ver incluso que ellos ven cosas en ti que tu nunca reflexionaste son ciertas. Y vas a poder comprender que no eres la persona que ves en el espejo, sino que eres mucho más y significas mucho más para los demás.

5.) Cancela lo malo con lo bueno

Una de las luchas más grandes que tenemos es con nosotros mismos. Constantemente tenemos en nuestra mente un diálogo que rápidamente critica todo lo que hacemos. «Mira cómo te ves» «¿Por qué dijiste eso?» «¡Ahora sí te equivocaste!» etc, etc.

Pero recuerda la lista de cosas positivas y cancela lo negativo con lo positivo. Así que en vez de «Me equivoque, soy un fracasado» tu pensamiento puede ser «Me equivoqué, pero hice un buen esfuerzo, estoy orgulloso de eso.» o «Me equivoqué, pero ya aprendí lo que hice mal.» Trata siempre de buscar el lado bueno a las cosas y verás como vas cobrando más confianza.

6.) Fingirlo

Por último si realmente es difícil para ti actuar de manera confiada en círculos sociales hay una clave, fingir. Imagina cómo actuaría una persona confiada en esa situación, de pronto toma como referencia a una persona que admiras e imita sus actitudes, pero sin perder la esencia de quién eres tú.

Sí, va a ser incómodo y vas a sentirte un poco como un fraude (al comienzo) pero poco a poco vas a darte cuenta que la gente reacciona de manera positiva a esta versión confiada de ti mismo. Esto empieza a resaltar cualidades de ti que no siempre salen a la luz, lo cual te dará más confianza. Así que aunque estás fingiendo al inicio, a la final se vuelve una realidad y vas lentamente volviendote esa persona más confiada que quieres ser.

___________________

La autoconfianza es una herramienta poderosa para la vida diaria. Constantemente sufrimos ataques de otros y Satanás en ésta área de nuestra vida, porque es fácil destruir a una persona de esta manera. Todos merecemos tener confianza en nosotros mismos sin importar qué diga la sociedad. Fuimos creados de diferente manera con un propósito y no hay por qué castigarnos por eso. Ten orgullo y confianza de la persona que tu eres.

12 05, 2016

5 Malos Habitos de la Iglesia

2019-07-07T04:56:34-05:0012 mayo, 16|

1.) Ameneo

Pastor: «Hermanos, ¿cómo están esta mañana?»

Gente: «Amén»

_________________

Amén no es una palabra mágica como Abracadabra o Alojamora o Ábrete Sesamo. Es una declaración afirmativa del Hebreo Bíblico. Osea, simplemente significa «así es» o «así sea», «verdaderamente», «ciertamente», etc.

No es una respuesta correcta a «Buenos días» o «¿Cómo están?». Y aunque puede ser una respuesta correcta a «Dios te bendiga, hermano», nosotros hablamos español, no hebreo, entonces una mejor respuesta es «Gracias», a lo cual puedes añadir: «… y también a ud, hermano» o «…que así sea».

2.) Cristianizar

Pastor: «¿Tienen peticiones de oración?»

Chico: «Sí, pastor. Tengo un examen y no estudié. Quiero que Dios me ayude a que me vaya bien o sino pierdo el semestre»

_________________

Déjemos algo en claro. ¿Puede Dios inyectar conocimiento a tu cerebro? Sí. Pero, ¿va a hacerlo? No.

No podemos ver a Dios como una lámpara mágica que nos concede deseos. Dios actúa en lo que Él decide actuar, no en lo que nosotros queremos que Él actúe. Hay que diferenciar bien la Soberanía y Gracia de Dios, que aunque El es Soberano y está en control de todo, sólo por Gracia decide actuar en nuestras vidas. Dejemos de cristianizar todo y librarnos de nuestras propias responsabilidades.

Dios obra en nuestras vidas, eso es cierto. Pero no espera que lo dejemos todo a Él, espera que tomemos acción según los mandatos de su Palabra.

3.) Satanizar

Pastor: «Hermano, lo extrañamos en la iglesia el domingo pasado.»

Hermano: «Sí, pastor, el diablo me llenó de pereza y no logré salir de la cama. Fue una fuerte lucha.»

_________________

Nuevamente dejo en claro: Satanás sí está constantemente acosándonos «como león rugiente buscando a quién devorar», pero el 80% de las veces atribuimos a él problemas que son netamente nuestros. Porque recuerden que nuestra lucha es tanto contra el mundo espiritual como contra nuestra propia humanidad (carne).

Es parte del instinto humano hechar la culpa (ej.: járdin del Eden). Pero la mayoría de veces, la culpa está con nosotros. No podemos echarle la culpa al diablo y quitárnosla de encima.

4.) Juzgar

Amigo: «Floripondio, tengo un problema con mi esposa quisiera que me ayudes con un consejo…»

Floripondio: «Mira, amigo. El problema que tienes es porque eres pecador. Estás muerto en tus pecados y traes maldiciones sobre ti y…»

_________________

Nadie puede evitar juzgar a los demás. Es parte de nuestra naturaleza humana, nos comparamos constantemente a los demás y los juzgamos según nuestra propia moralidad. Pero lo que sí podemos controlar es nuestra respuesta. Osea, no es malo juzgar, es malo juzgar sin amor.

Nuestra respuesta ante los demás debe ser una de amor como la de Cristo. Aunque juzgó a la mujer samaritana y le mostró su pecado, le dió esperanza y mostró su amor al acercarse a ella de manera humilde y amigable.

«Y si tengo el don de profecía, y entiendo todos los designios secretos de Dios, y sé todas las cosas, y si tengo la fe necesaria para mover montañas, pero no tengo amor, no soy nada.»

5.) Aislamiento

Pastor: «Hermano, ¿qué necesitaba esa persona que vino a la puerta?»

Ujier: «Ah, pastor, era un … mejor le dije que siguiera porque esta es una casa de Dios y no es para los pecadores.»

_________________

La iglesia ha hecho un maravilloso trabajo a través de los años en aislarse de los demás y en especial de los que más los necesitan. La primera iglesia se aislaba de los gentiles, la iglesia católica se aislaba de otras religiones (ej.: Islam), la iglesia protestante se aislaba de los católicos, las denominaciones se aíslan entre sí. Somos expertos en crear micro-sociedades exclusivistas.

Pero Cristo nunca se alejo de nadie, ni pecador, ni santo, ni político, ni común, ni homosexual, ni pastor, ni hombre ni mujer… Cristo se acercó a todos y nunca tuvo un templo ni un edificio porque su trabajo era la gente y no esperaba que vinieran a El, sino que El se inyectó en la sociedad.

No podemos alejar a nadie de la iglesia, y no podemos dejar de llegar a todos.


 

La línea entre pasión y religión puede ser borrosa y delgada. Constantemente la cruzamos sin darnos cuenta. Recuerda que la mayor enseñanza de Cristo fue el amor (a Dios, a los demás, a mi mismo) y que Dios nos llama a instruirnos y ser cristianos pensantes, no borregos que siguen a los demás porque sí.

 

 

5 05, 2016

Caballerosidad y Noviazgo 2.0

2019-09-09T00:16:10-05:005 mayo, 16|

¿Tienes novia? ¿Usas tecnología y redes sociales? Pues atención.

Acontinuación 6 puntos principales para comportarse como caballero (dama) en nuestro mundo interconectado 2.0.

(Todos los puntos aplican sin restricción de genero)

1.) No la dejes en visto

A todos nos ha pasado. Puede que hayamos leido el mensaje muy tarde en la noche y nos dormimos al rato, o nos ocupamos al instante y se nos olvidó o bueno, no se nos ocurrió nada bueno para decir. Pero imagínate que estes frente a una persona conversando, preguntes o digas algo y la persona sin decir nada se vaya. Así se siente que te dejen en visto. No olvides responder cualquier cosa, por lo menos un «jaja» o «perdón no vi tu mensaje antes» o «espera, estoy ocupado, ya te respondo». Cualquier cosa es mejor que nada cuando estás esperando una respuesta.

Un caballero no hace esperar a una dama su respuesta y no la deja en visto.

2.) Hazle una recarga

A veces estás conversando y se le acaba el saldo. Es muy simple, si tu sabes que se le acabó el saldo a tu querida, o sabes que está con poco saldo, hazle una recarga. Es la versión moderna de llegar en corsel blanco y rescatarla de un problema. Una recarga en el momento preciso puede ser la cosa más considerada y romántica del mundo.

Un caballero ayuda a una dama en necesidad, incluso si necesita una recarga.

3.) Llámala, no SMS

Hablemos ahora del uso de las tecnologías. Sabemos que hoy en día es más fácil enviar un mensaje de texto o un Whatsapp que llamar. Muchos nos hemos convertido en personas que huimos del contacto humano, incluso por teléfono. Pero hay muchas razones para llamar a tu enamorada en vez de escribirle. Es una conexión en tiempo real, no se pueden ocultar o maquillar las fallas, puedes leer el tono emocional de su voz… en fin es una conexión más real.

Un caballero disfruta oír la voz de una dama.

4.) Deja que lea tus mensajes

Digamos que estás conduciendo, o cocinando o estás ocupado de alguna manera con tus manos (a menos que estés coordinando una fiesta sorpresa para ella) no hay razón por la que ella no puede ayudarte leyendo tus mensajes y respondiendo. Es una muestra inmensa de confianza y amor. Demuestra que no tienes nada que esconder y que confias plenamente en ella. Si te cuesta tomar este paso debes evaluar por qué no confías en ella o qué le estás escondiendo.

Un caballero es honesto y transparente con una dama, puede confiar su celular en sus manos.

5.) Compartele cosas de su interés

Pinterest, Facebook, Tumblr, Twitter, Youtube… Tienes decenas de plataformas que puedes usar y por supuesto que es divertido ver lo que a ti te gusta, pero puede ser muy interesante conocer lo que a ella le gusta también.

Esto viene en dos pasos 1) Conoce sus intereses. Si tienes una relación donde comparten intereses y logras comprender en general el tipo de cosas que le atraen, continúa al paso 2) Busca y comparte. En tu tiempo libre dedica un momento a explorar los intereses de ella también. Si encuentras algo que crees que no ha visto y sabes que le gustaría, compartelo. Esto demuestra que tomas en cuenta sus intereses y que la conoces lo suficiente para saber lo que le gusta. Te aseguro que ella va a valorar el detalle.

Un caballero conoce y se preocupa por los intereses de una dama.

6.) Pregunta antes de publicar

Digamos que fueron a una fiesta, sacaron algunas fotos y las quieres publicar porque te parece que salieron muy bonitos (oh, qué adorable). O depronto quieres etiquetarla en una frase o una canción bonita o cualquier cosa que quieras publicar. Es bueno preguntar si está bien etiquetarla también. Todos somos cuidadosos de lo que publicamos en nuestro perfil, pero no podemos controlar lo que publican otros. Toma en cuenta su opinión al momento de publicar y ella te lo agradecerá.

Una buena regla es: Si el posteo es público, es mejor pedir permiso.

Un caballero no avergüenza a una dama ni actúa públicamente por ella sin permiso.

Recuerda que es muy simple ser caballero. Trátala con respeto así como quisieras que te traten a ti. Procura no actuar de manera que la vaya a avergonzar, y recuerda que si puedes ayudarla en cualquier cosa es tu deber hacerlo.

Sigue estos pasos y serás todo un Caballero 2.o

7 04, 2016

Cosas que aprendí jugando Mario Bros. Pt. 1

2019-09-09T00:16:12-05:007 abril, 16|

Cuando era niño mi tía tenía una tienda; en la tienda una máquina, en la máquina: Super Mario Bros. Y así, viendo a mi hermano y a mis primos jugar empezó un viaje de cientos de enemigos, docenas de mundos, muchos juegos; pero siempre: dos plomeros, una princesa y un dragón.

Esto es lo que aprendí de esos humildes pixeles plasmados en una pantalla.

 

No rendirme

Bowser siempre logra robarse a la princesa. Si yo fuera Mario, en el tercer juego habría dicho: “Mira, Princesa Peach, tenemos que hablar. No eres tu, soy yo. No nos llames nosotros te llamaremos.” Porque mi paciencia no da para tanto. Pero aprendí que Mario (y Luigi) no se da por vencido. Siempre está dispuesto a correr hacia el próximo reto, aplastar a todas las tortugas, hongos y balas para llegar a la meta final y rescatar a la princesa.

En la vida no hay que aplastar torgugas (eso es violencia animal), pero sí tenemos retos diarios y muchas veces se repiten y se repiten. Pero como Mario, cada vez que la princesa se va, debemos encontrar el valor y la paciencia de enfrentarlos, porque al final podrás disfrutar de estar con tu princesa (aunque sea poco tiempo)

 

Buscar alternativas

Cuando juegas siempre parece haber un camino bien marcado. Sigues las plataformas, las flechas y terminas el nivel. Pero de repente si vuelves a jugar el mismo nivel vas a notar algo distinto, vas a ver una plataforma que no viste antes, o un túnel al que no consideraste entrar. No porque el nivel haya cambiado, sino porque tu conocimiento y perspectiva cambió desde la última vez. Como descubrir que puedes pasar todo el nivel fácilmente, volando con tu capa. Solo te limita tu creatividad.

 

De igual manera nosotros somos seres creativos y podemos encontrar rutas alternas y formas distintas de hacer las cosas. Cada vez que lees un libro notas algo diferente. Cuando repites una películas, comprendes algo más profundo. Cada interacción con alguien y cada experiencia nueva te están enseñando y te ayudan a ser más creativo y buscar alternativas. Ahora conoces varias maneras de hacer lo mismo y gracias a eso eres mejor jugador (en la vida como en el videojuego).

 

Tener una meta

Imagina que hubiese un nivel de Mario donde no tienes idea qué hacer. No sabes si debes ir arriba, abajo, izquierda o derecha. No sabes si tu objetivo es conseguir monedas, atacar enemigos, llegar a cierto lugar o qué. Sería algo extremadamente frustrante y nadie lo jugaría, porque demuestra una falta de planificación en el diseño. La realidad es que cada juego establece muy claramente el camino y la meta de cada nivel. Es parte del éxito de la serie y la razón por la que es divertido.

De igual manera nosotros necesitamos tener una meta clara en la vida. En cada emprendimiento debemos tener claro el objetivo para tener sentido. Si andamos por la vida sin una meta será frustrante y desesperante. Pero si fijamos nuestros ojos en algo, sabremos por dónde tenemos que ir para lograrlo y no nos sentiremos perdidos ni frustrados.

 

Caminar, correr, volar

Las leyes físicas en los juegos de Mario no son iguales a las de la vida real, pero aun así tienen lógica. Por eso es que empiezas como un personaje pequeño, cuando consigues un hongo creces y puedes romper bloques y finalmente si consigues una pluma puedes volar. No puedes volar sin tener la pluma, y no puedes destruir bloques si eres pequeño.

No puedes ser un profesional si no has estudiado. No puedes ser millonario sin haber trabajado. La vida también tiene su lógica progresiva. Todo tiene su tiempo y su lugar, por lo que debes primero aprender a caminar, para luego correr. Debes interesarte en los estudios básicos para luego continuar a ser un profesional en esa área. Lo sabe cualquiera que haya intentado aprender a entonar un instrumento o hablar un nuevo idioma. No te apresures a volar, si aún eres un Mario pequeño.

————————

Deseas continuar?

Haz clic aquí para ir a la parte 2

7 04, 2016

Cosas que aprendí jugando Mario Bros. Pt. 2

2019-09-09T00:16:12-05:007 abril, 16|

Si no leíste la parte 1, empieza por ahí.

HAZ CLIC AQUÍ

 

Ser pequeño tiene sus ventajas

Hay niveles en los juegos de Mario que te engañan. Crees que lo mejor siempre es ser el más grande y poderoso, por eso acumulas hongos y plumas y flores de fuego. Pero luego te encuentras con una pasillo largo y pequeño por el que sólo puede cruzar alguien sin tantos poderes. Y de repente en ese momento el juego te ha enseñado una lección muy valiosa sin que te des cuenta. Debes disfrutar de cada etapa y no menospreciar lo que eres.

De niños queremos ya ser jóvenes, de jóvenes queremos volvernos adultos. Pero la cruel realidad es que de adultos nos encantaría saltar de regreso a ser niños. No hay nada malo con ser joven o ser inexperto en algo. Hay una riqueza inmensa en experimentar las cosas por primera vez y no estar limitados por una vida entera de preconceptos. Recuerda que hay lugares a los que sólo puede llegar un Mario pequeño, y si te apuraste a crecer no podrás llegar ahí.

 

No todo es lo que parece

Si has jugado Mario recuerdas la emoción de encontrar el túnel secreto detrás de la meta final, el que te permitía adelantarte varios niveles. O cómo fue la primera vez que lograste avanzar a los niveles de estrella para poder saltar de mundo en mundo, o cuando encontraste el nivel Super Secreto que te regala vidas, poderes y Yoshis. Los juegos de Mario están llenos de secretos que te ayudan si eres creativo y perseverante.

En la vida hay secretos en todo lado, muchos más que en los videojuegos. Cada persona es un mundo secreto que tardarás una eternidad en conocer. Claro parecen simples y a veces hasta aburridos. Pero entre más preguntas y más los llegas a conocer, más entiendes que son muy diferentes de lo que pensabas. Así pasa con tu carrera de estudios, tu trabajo, tus pasatiempos y tu vida en general. Entre más la conoces descubres que tienen pequeñas sorpresas en todo lado, y descubrir estos secretos es lo que te ayudarán a ser una persona que no se aburre de la vida. Recuerda que no lo sabes todo y te falta mucho por descubrir.

 

El poder de los amigos

Cuando pensamos en esta serie de videojuegos siempre pensamos en Mario, pero por algo se llama Super Mario BROTHERS. Es fácil olvidar a Luigi. Y no sólo pensemos en Luigi, pensemos en Toad, pensemos en Yoshi también, incluso en la Princesa Peach. Mario no es un plomero sólo contra el mundo, tiene un equipo de amigos que lo apoyan en cada una de sus aventuras. Si no tuviera el apoyo de los demás no llegaría muy lejos.

Como sabemos ningún hombre es una isla. No podemos esperar lograr todo nosotros solos. Somos seres sociales que necesitan de sus familias y amigos. Si nos enfermamos buscamos apoyo. Si hay un problema, necesitamos consuelo. Si superamos un desafío, lo celebramos con los más cercanos. Con apoyo de los demás podemos derrotar los dragones y salvar a la princesa.

 

Es solo un juego

Ahora te invito a recordar las muchas frustraciones que nos trajo este juego. Tanto dentro del juego como fuera, habían constantes frustraciones. Desde los malos que lanzan martillos, hasta las tortugas y los abismos, el juego nos atacó constante e injustamente. Desde los cartuchos sucios, hasta los juegos congelados y las fallas de programación, el sistema nos impedía disfrutar del juego. Y después de muchas emociones y controles lanzados en ira contra el piso o sofá, aprendimos que sólo era un juego y podíamos apagarlo y volver en otro momento.

La vida puede estar llena de frustraciones, algunas inmediatas otra que pueden esperar. Claro que quisiéramos poder enfrentarlo todo inmediatamente. Pero si algo se vuelve muy insoportable y no quiere cooperar contigo, recuerda que puedes tomar tu tiempo, relajarte y volver a intentar en otro momento. Cuando hayas dejado descansar el problema y tu mente podrás enfrentarlo de mejor manera. Recuerda que solo es un juego.

 

————————

 

Hay lecciones por aprender en todo lado. Recuerda que la vida (como los videojuegos) se trata de mejorar constantemente y ser una persona con propósito. Busca tu propósito, sigue las reglas y dale tu mayor esfuerzo a llegar a la meta con perseverancia y creatividad.

31 03, 2016

Superpoderes de los Cristianos

2019-07-07T04:56:34-05:0031 marzo, 16|

Ironman y Batman tienen su tecnología. Linterna verde puede crear cualquier cosa con el poder de su voluntad. Flash puede moverse a velocidades superhumanas. Aquaman puede comunicarse con los seres marinos. Superman tiene… bueno tiene casi todos los superpoderes.

¿Pero qué superpoderes tenemos los que seguimos el ejemplo de Jesús?

 

1.) Valentía para enfrentar el mal

Puede que no parezca un superpoder, pero es lo que tienen en común todos los héroes de los comics. Más aún es lo que los diferencia de los villanos y el común de la gente. Sin un deseo para enfrentar a las fuerzas del mal Batman seguiría siendo Bruce Wayne, el playboy multimillonario.

Al entrar a ser parte de la familia de Dios no sólo aceptamos todos sus beneficios, sino que asumimos todas las responsabilidades. No quedarnos callados ni quietos si podemos hacer el bien (Santiago 4:7) es uno de los mandamientos de Dios a su pueblo. Sin esto seríamos igual al resto de mortales.

2.) Claridad de Sentido Moral

El Capitán America puede tener fuerza superhumana, un escudo de Vibranio y agilidad inigualable. Pero ninguna de esas son su cualidad más potente. La fuerza y poder verdadero del Capitan America es «ser la mejor persona». El Capitán es básicamente el mejor humano que pueda existir, su sentido de moralidad es tan fuerte que por eso actúa como lider de Los Vengadores, es el unico que no se dejará influenciar por el mal.

El cristiano promedio debe tener un sentido de moralidad superior al del Capitán América. No somos igual que antes(2 Cor. 5:17), no nos dejamos influenciar por el mal y conocemos la diferencia entre el bien y el mal. Dios nos da un entendimiento sobrenatural que nos da claridad en de pensamiento para diferenciar el bien del mal.

3.) Visión Sobrenatural

Superman tiene visión de rayos X, puede ver objetos escondidos detrás de casi todo menos plomo. En muchas ocasiones le ha permitido detectar amenazas a su vida o la de otros, emboscadas y salvar la vida de muchas personas.

Como discípulos de Cristo también tenemos una poderosa visión más allá de lo evidente (como Leono). Cuando vemos una publicidad o una película o un libro podemos identificar rápidamente cosas dañinas que otros no suelen ver. Vemos el uso innecesario de la sexualidad, vemos el uso excesivo de lenguaje fuerte, vemos violencia, vemos ideologías anti éticas. Conocemos e identificamos rápidamente lo que no nos conviene.

4.) Super Empatía

Raven es una de las heroinas del mundo de DC Comics y parte del equipo de Teen Titans. Dentro de su arsenal de poderes mágicos tiene la habilidad de absorber las emociones de la gente. Ejemplo: te sientes extremadamente triste, ella puede absorber esa tristeza y ya no estás triste. Por supuesto tiene sus desventajas, como que ella pueda asumirlas como emociones propias y sentir tu dolor como el suyo.

Los humanos tenemos algo llamado Empatía. Significa que podemos ver las emociones/sentimientos de alguien y asumirlos como propios. Se utiliza para fortalecer nuestras relaciones interpersonales. Como cristianos tenemos la habilidad de usar nuestro entendimiento espiritual para más fuertemente comprender lo que atraviesa alguien. Dios nos da la habilidad de relacionarnos con los demás de manera sinigual y poder escucharlos y apoyarlos en sus dificultades. No podemos quitarles esos sentimientos de manera sobrenatural como Raven, pero podemos ser de apoyo al demostrar que comprendemos su situación y que hay esperanza en Dios.

5.) Inmortalidad

Deadpool, Wolverine, Thor, Phoenix, Visión y muchos otros superheroes están destinados a ver a todos los que aman morir. Son seres que no envejecen, que se regeneran cuando son heridos, que esencialmente son inmortales. Son dioses, energia pura, Inteligencia Artificial o fenómenos de la naturaleza. Nunca morirán (aunque algunos pueden ser destruidos).

Nosotros no nos podemos regenerar. Si me cortas un brazo no me vuelve a crecer. Tampoco puedo tranferir mi mente consciente a otro cuerpo. Pero de manera un poco similar al ave fenix cuando muera sé que voy a seguir viviendo. Tendré una vida inmortal, una vida interminable, una vida eterna. Por esto como muchos superheroes, los grandes cristianos de la historia no le tuvieron miedo a la muerte. Moriremos pero viviremos para siempre en la gloria del Padre Eterno.

6.) Comunicación Extrasensorial

Acuamán puede hablar con los animales acuaticos. Es así que puede solicitar a delfines que lo lleven de un lado a otro, o decirle a un tiburón gigante que ataque a sus enemigos. Es genial pensar en el potencial que tiene el poder comunicarse con otros seres. Podriamos saber lo que piensa nuestra mascota sin tener que adivinar. Podriamos fácilmente dialogar con especies en peligro de extinción o pedirle a un animal salvaje no atacarnos.

El cristiano no puede hablar con un perro (osea, sí puede, pero ninguno de los dos se van a entender). Pero podemos hablar con Dios, podemos solicitar ayuda a las huestes celestiales de los angeles, podemos enfrentar a Satanás y sacarlo huyendo junto con sus demonios. Tenemos la habilidad de comunicarnos con el mundo espiritual como Constantine. Pero a diferencia de Constantine, no tenemos que temerle al mundo espiritual, ni temer por el destino de nuestra vida después de la muerte.

7.) Visión Futura

Destiny (Marvel Comics), Isaac Mendez y Sylar (Heroes), El Oráculo (Matrix) todos tienen el poder de ver o predecir el futuro. Tiene una habilidad sobrenatural de conocer lo que sucederá en un futuro cercano o lejano. Si tuviéramos esta habilidad podríamos evitar todo tipo de problemas, mantenernos a salvo y ayudar a nuestros amigos antes de que suceda algo malo.

No podemos saber en qué momento nos vamos a lastimar o cómo va a ser nuestro futuro. Pero gracias a la Palabra de Dios podemos conocer eventos futuros. Apocalipsis y Daniel están llenos de conocimiento futuro. Son libros que nos dan señales de lo que sucederá hacia el fin del mundo. Son advertencias de qué evitar y de estar alertas. Conocemos que el mundo acabará en un caos terrible, pero también nos da esperanza de poder hacer mucho bien antes de que suceda.

 

———————-

 

No somos fuertes como Hulk. No somos dioses nórdicos como Thor y Loki. Tampoco somos indestructibles como Wolverine o Deadpool; y probablemente no tenemos el dinero ni los juguetes que tienen Bruce Wayne y Tony Stark. Pero como Hercules, somos hijos del Dios Altísimo. Fuimos adoptados en la familia eterna y sagrada de Cristo y tenemos una gran bendición en poder disfrutar de sus beneficios.

Sin embargo más importante que los poderes, son las responsabilidades. Como le dijo el Tio Ben a Peter Parker antes de morir «Con gran poder viene gran responsabilidad». Tenemos una gran responsabilidad en Cristo y debemos continuar usando nuestros «superpoderes» para ayudar a los demás a obtenerlos también y darles inmortalidad al escribir sus nombre en el Libro de la Vida Eterna.