+593 2 3980 893

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Acerca de Bryan Rubio

Este autor no presenta ningún detalle.
Hasta ahora Bryan Rubio ha creado 69 entradas de blog.
20 12, 2018

3 lecciones de Juan el Bautista para esta Navidad

2019-07-07T04:56:31-05:0020 diciembre, 18|

1- Prepararnos para Navidad

Como el pueblo estaba en expectativa, preguntándose todos en sus corazones si acaso Juan sería el Cristo, respondió Juan, diciendo a todos: Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.

Lucas 3:15-16

Para muchos Navidad es la cena del 24, los regalos del 25 o las fiestas con amigos y familia los días anteriores. Pero Navidad es sobre la historia de Emanuel, el Dios, creador del universo, que dejó de lado su posición de realeza por salvar a una raza que lo odia o desconoce. Es la historia de un grupo de personas perdidas en oscuridad total, que pueden abrir sus ojos gracias al nacimiento de un bebé indefenso.

Hay una hermosa tradición de Navidad conocida como el Adviento o Advenimiento. Es un periodo de casi 1 mes antes de navidad donde nos «preparamos» para la venida del Cristo. Incluso en muchos hogares usan calendarios de adviento, donde hay una ventana que se abre cada día antes de la navidad o un bolsillo con un dulce por cada día.

El hecho que el Dios Todopoderoso, creador de todo lo que podemos ver, haya decidido nacer en la forma más indefensa y de la manera más humilde es algo demasiado grande para comprender en nuestro entendimiento humano. Por eso es bueno prepararnos para la Navidad, contemplar lo que realmente significa y ser como Juan el Bautista esa «voz en el desierto» que preparó el camino para la venida del Salvador. Así nosotros debemos preparar a los demás ante la próxima vez que el Cristo venga a la tierra.

2- Reconocer a Cristo cuando venga a nosotros

Y aconteció que cuando oyó Elisabet la salutación de María, la criatura saltó en su vientre; y Elisabet fue llena del Espíritu Santo,

Lucas 1:41

La historia de Navidad está llena de gente que reconoció a Jesús de manera milagrosa. Los reyes magos fueron guiados por una estrella y no se dejaron engañar del rey; los pastores fueron guiados a un pesebre ordinario y lo conocieron allí; Simeón y Ana reconocieron a Jesús como el Salvador aunque era un simple niño como cualquier otro. Pero Juan, familiar de Jesús, lo reconoció incluso antes de nacer.

He conocido gente que parece tener una conexión especial con Dios y las cosas espirituales, y admito que muchas veces me he sentido un poco envidioso. Reconozco que podría tratar de ser más sensible y atento a Cristo en mi vida. Por eso me parece tan increíble la historia de Juan el Bautista que sin si quiera haber nacido fue capaz de reconocerlo en el vientre de su madre.

Espero que todos podamos reconocer a Cristo cuando venga a nuestra vida. El lado triste de este relato es las multitudes de personas que pasaron frente a María sin reconocer a Cristo. Espero que en esta Navidad puedas preparar el corazón de tus seres queridos para que cuando vean a Cristo, no vean una persona más, o un cuento más, sino que vean al Salvador del Mundo y al Salvador de sus vidas.

3- Hacer lo que Cristo me pide hacer

Juan estaba vestido de pelo de camello, y tenía un cinto de cuero alrededor de sus lomos; y su comida era langostas y miel silvestre.

Mateo 3: 4

Alza la mano si tu aspiración en la vida es ser un indigente. Levanta la mano si elegirías vestir piel de camello antes que ropa de marca. O alza la mano si te gusta comer insectos.

Creo que ninguno de nosotros elegiría tener la vida de Juan el Bautista.

Pero Juan la eligió.

No todos somos llamados a ser cantantes famosos, o predicadores de multitudes. No todos somos llamados a ser misioneros o empresarios. Cada quien es llamado a lo suyo. Juan fue llamado a ser un ermitaño errante, en la lista de los más buscados de Judea, sin un peso en sus bolsillos (técnicamente ni bolsillos tenía) y con un mensaje de confrontación para todas las personas.

Cuando Cristo te pida hacer algo extraño con tu vida, ¿vas a decir que sí? Cuando Dios te pida que lo des todo por Él ¿Lo harás?

 


 

Espero ser el tipo de persona que fue Juan. Con los ojos puestos en Cristo y no en lo que el mundo considera importante.

Espero ser la persona que Reconoce a Cristo, Obedece lo que me pide y Prepara al mundo para recibirlo también. Espero ser como Juan el Bautista y ser recordado por mi parte de la historia de Navidad.

28 08, 2018

¿Es tiempo de empezar de nuevo?

2019-07-07T04:56:31-05:0028 agosto, 18|

Todo tiene su tiempo… tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar y tiempo de arrancar lo plantado

Eclesiastés 3:1-2

¿En qué etapa de tu vida estás?

¿Estás plantando?

La etapa de plantar es emocionante y llena de experiencias nuevas.Sea en tu trabajo, tu pasatiempos, tu amistad o incluso en tu relación con Dios.

¿Sabías que las semillas crecen primero la raíz?

Cuando una semilla es plantada atraviesa una etapa crítica de su vida y sufre muchos cambios. Debe consumirse a sí misma para producir las partes de la planta que será: tronco, hojas, raíces. Debe crecer lo suficiente para tener buenas raíces y salir de la tierra para recibir el sol.

Por esto las mejores plantas son las que tienen alguien que las ayude. Personas que han cruzado por la misma etapa y que nos pueden ayudar a no cometer los mismos errores. Personas que se aseguren que nuestra raíz esté profunda y nuestro tronco recto.

Es necesario depender de Aquel prometió cuidar de nosotros. Quizás en éste momento no vemos Su ayuda porque tenemos la cabeza bajo tierra, pero aún así, Él está como un tierno jardinero dándonos todo lo que necesitamos para seguir creciendo.

Debemos depender de aquel que nos sembró y dar todo de nosotros mismos para crecer como es debido.

¿Estás creciendo?

La siguiente etapa es la más cómoda y llena de deleites. El crecimiento se da cuando ya estamos establecidos plenamente como una planta (ya no semilla), pero podemos ser mucho más . Disfrutamos de los beneficios de ser una nueva creación y llegará un día en el que estamos listos para dar fruto.

¿Sabías que la flor debe morir para dar fruto?

¡Qué hermoso día! Vemos cómo nuestro conocimiento florece y se reparte para reproducir en otros lo que ya logramos y ayudamos a dar sombra y cuidar de los que atraviesan esa transición difícil que ya atravesamos. Pueden haber dificultades  y situaciones que no esperamos, pero como El Jardinero nos ayudó a tener raíces profundas y ramas frondosas las podemos enfrentar con Su ayuda.

Si estás en crecimiento, disfrútalo, ayuda  a los demás a crecer y agradece a los que te han ayudado. Pero lo que marca ésta etapa es el crecimiento y el fruto. Si no estás creciendo ni dando fruto es tiempo de llegar a la última etapa.

¿Es tiempo de arrancar lo plantado?

Cuando algo que hemos plantado ya no crece y no da fruto, no sirve de mucho y debemos arrancarlo para empezar de nuevo. Lo más dificil de aceptar es cuando nosotros mismos somos los que dejamos de crecer y dar fruto.

Estoy pidiendo que seas muy honesto contigo misma/o: ¿Estás creciendo? ¿Estás dándo fruto?

En ocasiones vamos a darnos cuenta que la respuesta es «no». Nos sentimos atrapados en un trabajo sin posibilidad de crecer; estamos en una amistad que no nos ayuda a crecer; nos sentimos aburridos con el pasatiempos que nos emocionaba antes; o más importante aún, mi relación con Dios está estancada, no veo crecimiento ni fruto nuevo. Es tiempo de arrancar lo plantado y volver a plantar para crecer.

A veces hay que morir para volver mejor que antes.

En un hobby, puede que simplemente pruebes uno diferente que te emocione nuevamente. En el área laboral puede significar un nuevo emprendimiento que te desafíe a crecer. En una relación puede significar morir a tu ego, ser vulnerable y buscar ayuda. Lo cierto en cualquier situación es que debemos morir a nosotros mismos y estar dispuestos a aprender y ver todo de manera nueva. En la vida espiritual significa reconocer que quizás no crecimos de manera correcta y pedirle a Dios que nos ayude a crecer nuevamente y dar fruto.

No es un proceso fácil y va lleno de dolores y dificultades, pero si nuestra confianza está en Dios y permitimos que sea Él quien nos guíe (en vez de hacerlo por nuestro propio esfuerzo) sabemos que nos sostendrá durante la dificultad y el resultado final será mejor de lo que esperamos.


 

Pregúntate nuevamente: ¿En qué etapa estás? 

En cualquier etapa es necesario depender de Dios, pero lo más difícil de reconocer es cuando debemos morir para volver a crecer de mejor manera. Como dice un viejo dicho Zen: «No puedes llenar una copa que ya está llena. Debes vaciar tu copa»

Sea que tu copa esté llena o completamente vacía, es momento de dejar que Dios la llene por ti.

3 05, 2018

Cristiano = Intolerante

2019-07-07T04:56:31-05:003 mayo, 18|

Cristianos, ¿qué estamos haciendo?

Entiendo que muchas veces se siente como que todos nos critican y están tratando de insultar o burlarse de nosotros, puede ser cierto. Y entiendo lo difícil que puede ser responder correctamente ante eso. Pero en la mayoría de casos es con justa razón que nos acusan.

Y nos preguntamos ¿por qué?

Somos expertos en atacar todo tipo de minorías y satanizar a cualquier persona (incluso otros cristianos) que no se atengan a nuestra cerrada ideología. Pero aún así nos preguntamos ¿por qué nadie nos hace caso?

Creamos conciertos, conferencias, organizaciones y marchas en contra del estilo de vida de otras personas, y nos preguntamos ¿por qué nos odian?

Aislamos, alejamos, criticamos, juzgamos, atacamos, señalamos, confundimos, desmoralizamos, controlamos, invadimos, gritamos, descontextualizamos, imponemos… Y nos preguntamos ¿por qué no nos quieren?

Pero la Biblia dice que «debemos ser sal y luz»

Es verdad en Mateo 5 el mismo Jesús dice que debemos ser ejemplo al mundo y marcar la diferencia. Pero ¿alguna vez has ido a comer donde alguien y su comida es un tanto insípida? Por más que pienses que su comida no tiene sabor no vas a insultarlos. Pero puedes compartir con ellos, reír, agradecerles por la comida, invitarlos a tu casa también, y compartir tu postura sobre la comida y el sabor. Quizás entiendan tu postura y decidan adoptarla también. O de quizás no. Pero nadie va a reaccionar bien si los quieres obligar a adoptar tus creencias.

Entonces ¿por qué lo hacemos en la iglesia?

No seas antipático, no seas intolerante, no actúes sin amor. Pasa más tiempo haciendo amigos y menos enemigos. Nadie va a cambiar su vida al ver tu comentario enojado en un video. Nadie va a ir a tu iglesia porque publicaste una imagen sobre su estilo de vida.

Como dice el refrán, «se atraen más moscas con miel que con hiel». Deja de ser pura hiel amarga. Preocúpate por la gente. Ayuda a las personas. Ama a las personas como Dios las ama y es más probable que te respeten en vez de criticar tu religión. A la final ¿no es eso lo que Cristo realmente pide de nosotros?

Mateo 22:36-40

Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?

Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

Este es el primero y grande mandamiento.

Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

17 04, 2018

Cómo ser un Sabelotodo – En 3 simples pasos

2019-07-07T04:56:31-05:0017 abril, 18|

¿Quieres ser un sabelotodo? Una de esas personas odiosas que a todos molestan con su actitud de superioridad y constantemente quieren corregir a los demás. Pues no busques más, te traemos los 3 pasos seguros para volverte un auténtico Sabelotodo.

Paso 1: Ignorar la Biblia

Hay algunos conceptos básicos a los que nos lleva la Biblia en nuestra vida. Uno de estos es la Humildad.

Jesús (actor principal de la Biblia) enseñó continuamente por palabra y ejemplo que debemos ser humildes. De igual manera hay muchos salmos y proverbios que relacionan la humildad con la sabiduría:

El hombre cuerdo encubre su saber;
Mas el corazón de los necios publica la necedad.

Proverbios 12:23

Vease también Proverbios 14:6 y 1 Corintios 1:26-29

De igual manera nos dice la Biblia que la sabiduría viene de Dios y no tiene nada que ver con nosotros, entonces no hay de qué enorgullecernos: Proverbios 3:7, Proverbios 1:7 y Eclesiastés 1

Paso 2: Ignorar el conocimiento común

Aparte de la Biblia y sus escritores han existido otros sabios quienes hablaron sobre la sabiduría.

Sócrates:
«Sólo sé que no sé nada»

Napoleón:
«Los sabios son los que buscan la sabiduría; los necios piensan ya haberla encontrado»

Refrán Español:
«Sabio es el que poco habla y mucho sabe»

Confucio:
«El sabio sabe que ignora»
«La sabiduría se preocupa en ser lenta en sus discursos y diligente en sus acciones»

Así que es obvio que el sabio no es el que cree que lo sabe todo y anda diciendoselo a la gente, sino el que sabe que le falta mucho por conocer y ayuda humildemente. Si através de los siglos los más sabios lo han dicho, deberíamos poner atención.

Paso 3: Ignorar a la ciencia

Charles Darwin dijo «La ignorancia genera confianza más frecuentemente que el conocimiento».

En diciembre de 1999 dos científicos publicaron su estudio sobre lo que denominamos el Efecto Dunning Kruger, en el que básicamente se demuestra que una persona con poco conocimiento en un área rápidamente gana confianza en sus habilidades y las sobreestima. De la misma manera mientras más conocimiento alguien adquiere más reconoce su falta de aprendizaje sobre el tema y subestima sus verdaderas habilidades. Vease el diagrama.

Y sólo para que veas que el estudio sí tiene peso: ganaron un premio Nobel en el año 2000.

 


 

Así que ahí lo tienes querido aspirante a Sabelotodo. Sólo debes ignorar el séntido común, la ciencia y al Dios Creador que sí lo sabe todo y estarás listo para ser antipático y molesto con todos sobre tu poco entendimiento.

14 03, 2018

¿Por qué debemos trabajar?

2019-07-07T04:56:31-05:0014 marzo, 18|

Hay muchas personas que ven el trabajo como una carga, un peso, algo que estamos obligados a hacer, o incluso como maldición; pero no es así.

Aunque el trabajo no siempre puede ser completamente agradable es algo que Dios nos ha dado para poder demostrar lo útiles que podemos ser y para compartir en uno de sus atributos divinos.

1- El trabajo es atributo de Dios

Nuestro Dios, no es un dios pasivo ni perezoso.

Cuando piensas en Dios y la creación, ¿lo piensas como una obra de trabajo? Muchas veces creemos que por la omnipotencia de Dios, Él no trabaja sino que simplemente las cosas «suceden». Pero en Génesis vemos que fue por obra de Dios que todo llegó a existir. Es Dios creador, y la creación surge por el trabajo de DIos, sea por palabra o por obra de sus manos. Vemos que hay un diseño lógico y progresivo en la creación, desde lo general hacia lo específico. Incluso de manera personal vemos un involucramiento directo de Dios al crear a la humanidad, tomando polvo de la tierra, formándolo, soplando vida y luego formando de una costilla a la mujer.

Dios se demuestra como Dios creador y Dios Creativo, atributos que podemos compartir con El al ser hechos a su imagen. Es por esto que al trabajar, al crear al diseñar, al construir, al idear estamos demostrando atributos divinos que compartimos con nuestro Creador.

Y si ni siquiera Dios está por encima de trabajar, nosotros tampoco.

2- El trabajo es regalo de Dios

En el mismo libro de la Biblia que habla de la creación (Génesis) vemos las primeras interacciones de Dios y las personas. Dios ordena al hombre que trabaje y labure, pero no estoy hablando de lo que sucede después de la caida en pecado, sino en el momento de la creación. Dios dice a la humanidad

Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra…

Para los que piensan que el trabajo es maldición de Dios, explíquenme cómo podrían Adan y Eva sojuzgar y ejercer dominio sobre toda criatura sin tener que trabajar. O incluso ¿cómo podrían llenar la tierra sin tener que trabajar? Era necesario que Adán y Eva expandiesen el reino de Dios que era un pequeño jardin, hasta que cubriese toda la tierra, lo cual implica trabajar y labrar la tierra. Luego vemos que Dios específicamente encomienda a Adán nombrar a los animales, otro trabajo creativo. Todo esto antes de la caída en pecado.

Si bien vemos en Genesis 3 que Dios maldice al hombre y lo condena a una vida de trabajo duro, no es porque el trabajo en sí sea malo. La condenación del hombre es que la tierra estará en su contra porque se ha apartado de Dios. Ya no es la tierra que produce leche y miel, sino que es dura, con espinos y difícil de labrar.

El trabajo no es maldición de Dios, es una de las más maravillosas bendiciones que Dios nos da para disfrutar la vida y tener sentido.

3- El trabajo trae satisfacción

¿Recuerdas la última vez que te esforzaste mucho por lograr algo?

Puede ser el terminar tu tesis, un proyecto de construcción, arreglar un vehículo, una investigación, un videojuego… cualquier cosa. Es probable que hayas atravesado momentos muy difíciles y que incluso pensaste que no lo lograrías, pero al final todo valió la pena. Incluso el solo hecho de poder tomar un paso atrás y mirar lo que finalmente lograste, es suficiente recompensa en sí.

El Rey Salomón dice en Eclesisastés 2:24

Nada hay mejor para el hombre que comer y beber y decirse que su trabajo es bueno. Esto también yo he visto que es de la mano de Dios

Este es el sentimiento de una persona que ha labrado fuertemente por largo tiempo y al final puede disfrutar y decir «lo hice bien». El trabajo provee una satisfacción profunda que otras cosas no pueden. No es lo mismo comprar algo, que hacerlo. No es lo mismo que una persona lo haga por ti. No es lo mismo pasar el juego tu solo que buscar el tutorial en internet.

El trabajo es bueno, trae su satisfacción y esto viene de la mano de Dios.

31 01, 2018

Cuando sientes que se te cae el mundo encima

2019-07-07T04:56:31-05:0031 enero, 18|

Si eres un ser humano en algún momento has sentido que se te acaba el mundo; que todos están en tu contra; que todo te sale mal. En estos momentos es natural preguntar ¿acaso a Dios no le importa? o ¿Por qué Dios permite que me pase esto?

Para responder a esto quiero que veamos lo que nos enseña la vida de algunos personajes de la Biblia sobre la Soberanía de Dios. Si no conoces bien lo que es «soberanía» sólo piensa que dice «Dios está en control».

1) Dios es soberano sobre las acciones humanas

En el libro de Genesis, Moises pasa mucho tiempo contando la historia de un joven llamado Josue. De los capitulos 37 al final del libro cuenta como este joven fue vendido por sus hermanos como esclavo, acosado por la esposa de su jefe, acusado falsamente y encarcelado por años, olvidado por sus amigos y finalmente elevado a la posición más alta en Egipto después del faraón. Es una historia digna de películas de Disney, series animadas, musicales y mucho más. Pero hay algo que nos enseña sobre Dios cuando nos enfrentamos a las acciones malvadas de la gente: Dios es soberano.

En Genesis 45:5,7 José dice «Dios me envió delante de vosotros». Mira bien que Jose reconoce que no fue por las acciones de sus hermanos sino por la mano de Dios todo lo que le sucedió. Y al final del libro José dice en Génesis 50:20 «Vosotros pensasteis hacerme mal, pero Dios lo tornó en bien».

No olvides. Incluso cuando te maltraten, te vendan como esclavo, te encarcelen. Dios esta en control. Dios es soberano.

2) Dios es soberano sobre las catástrofes

Uno de los problemas más difíciles de entender es cuando suceden cosas terribles en el mundo: terremotos, huracanes, tornados, volcanes, tsunamis y más. Y cuando mueren cientos o miles de personas preguntamos ¿Dónde estaba Dios?

El libro de Job es posiblemente el primer libro escrito en la Biblia y se dedica a contar sobre un hombre que perdió todo. Perdió a sus hijos, perdió sus bienes, perdió su salud y perdió el apoyo de sus seres queridos. En el primer capítulo del libro nos cuenta que Job perdió su ganado por «fuego de Dios que descendió del cielo» y sus hijos por un viento fuerte que azotó y derrumbó la casa en que estaban. Por esto muchos desastres más Job tendría derecho a pensar ¿Dónde estaba Dios? Sin embargo la respuesta de Dios es lo opuesto a esa pregunta.

Hacia el final del libro Dios le responde directamente a Job por cuatro capitulos enteros casi exclusivamente en preguntas retóricas. En uno de mis pasajes favoritos Dios le dice (parafrasis) «A ver, si eres tan hombrecito como para responderme, yo te hago preguntas y tu contesta. ¿Dónde andabas tú cuando hice toda la tierra? Anda, responde si te crees tan pilas. ¿Quién decidió de qué tamaño hacerla? ¿O quién hizo que todo encaje bien? ¿Sobre qué están fundadas sus bases?…»

Básicamente Dios dice: Yo tengo el control de todo y tu no tienes control de nada. ¿Quién eres tu para desafiarme o dudar de mi? Y sin embargo después de esta lección de humildad que le da Dios a Job, le restaura todo lo que le había quitado y le da aún más.

Nuestra pregunta no debe ser ¿Dónde estaba Dios cuando sucedió tal cosa? debe ser ¿Quién soy yo para que este Dios omnipotente y santo aún tenga con vida a un humano tan pecador?

3) Dios es soberano sobre la muerte

Hay dos historias en el Nuevo Testamento, en el libro de Hechos, que me gustan por lo que enseñan en cuanto a Dios y la muerte. Una es la historia de un hombre llamado Esteban y la otra es la de un joven llamado Eutico.

Esteban fue uno de los líderes elegidos por los apóstoles para administrar los bienes de la iglesia y asegurarse que traten bien a todas las personas por igual. Esteban decide predicar a la gente y por esto es arrestado y presenta defensa frente a los judios los cuales se enojan contra él y deciden matarlo apedreado. Eutico, en cambio, fue un joven de la iglesia en la ciudad de Troas que fue a escuchar a Pablo hablar una noche. Eutico viendo que Pablo predicaba demasiado y estando sentado en la ventana se duerme, se cae y muere. Y yo pregunto ¿Cuál de estos dos merecía ser resucitado?

Si eres como yo pensarías que el gran predicador y líder de la iglesia que se enfrentó a los opositores de Jesús merecería vivir. Sin embargo Dios decide que ese joven quien terminó su vida solo porque Pablo era aburrido y predicaba demasiado es el que merece vivir. Si Esteban no hubiese muerto, no habría iniciado la persecución, no se repartiría el evangelio y no se cumpliría la promesa de Jesús en Hch 1:8. Y si Eutico no hubiese revivido quizas no habría tenido la oportunidad de escuchar bien el evangelio que predicaba Pablo, y sirve como muestra de la misericordia de Dios para los que nos dormimos en la iglesia.

Dios tiene control sobre quien vive y quien muere, incluso cuando para nosotros no tiene sentido. Dios es soberano incluso sobre la muerte.

 


 

La idea de este articulo no es que nos duela menos las pérdidas, ni decir que todo estará bien al final. Porque ante nuestro punto de vista humano, no siempre tendrá un «buen» resultado. Pero la mayor confianza la hallo en que hay un Dios todo poderoso, quien es todo amor y quien es todo bien, en control de todo. Puede que no lo entienda y puede que no haga las cosas como yo deseo. Pero El está en control.

Y para mi eso es suficiente.

10 01, 2018

3 preguntas para cuando llegue al cielo

2019-07-07T04:56:32-05:0010 enero, 18|

Quiero empezar diciendo que Dios no nos debe respuestas de ninguna cosa. Si no está dicho explícitamente en la Biblia es porque no quiere que lo sepamos, o no es necesario. Pero aún así, soy una persona curiosa y no creo que la curiosidad sea pecado.

Hay muchas cosas en la Biblia que no se explican y que dejan grandes preguntas. Aunque pueden haber muchas más he decidido compartir 3 de mis misterios favoritos de la Biblia. Son las mismas preguntas que espero hacer una vez esté con El Gran Jefe en el cielo.

1 – Monstruos y Dinosaurios

Debo empezar diciendo que en la Biblia no se mencionan los dinosaurios. Sin embargo en Genesis y en Job se habla de «bestias» o «monstruos» tanto marinos como de tierra. Entre estos Job menciona principalmente el Behemot y el Leviatán. Claramente son animales más imponentes que los que tenemos ahora. De igual manera los descubrimientos arqueológicos de huesos de animales prehistóricos dan evidencia de bestias increibles ahora desconocidas para nosotros.

Por esto me parece curioso que no se mencionan más detalles de ellos. Claro, la Biblia no explica todo de todo, sino la historia de Dios y su amor por nosotros. Pero me gustaría saber qué pasó con los grandes monstruos desde el tiempo de Job hasta el nuestro. Me gustaría verlos, y ojalá en el cielo interactuar con ellos al estilo Jurassic Park, dando de comer a un Brontosaurio de mi propia mano.

2 – Los libros perdidos

La primera vez que me dí cuenta de esto fue cuando leía cuidadosamente el relato del Exodo y la conquista de la tierra prometida. En algunas partes el autor de un libro dirá algo como «Esto se dice en el Libro …» o «Todos los hechos del reinado de … están en el Libro …». Cuando leo eso digo «¿Dónde están esos libros?»

Sería fascinante poder leer algo como el Libro de las Batallas de Jehová (Num 21:14) o el Libro de los Hechos de Salomón (I Re 11:41). Lo más probable es que mencionen todo lo que ya está en la Biblia más algunos pocos detalles adicionales. Sin embargo se han perdido y parece ser la voluntad de Dios el que no los leamos. Pero sigue siendo fascinante pensar que hay libros mencionados en la Biblia que no tenemos ahora.

3 – La vida temprana de Jesús

Tenemos 4 relatos de la vida de Jesús, comunmente conocidos como los Evangelios. Es importante notar que para los autores (quienes conocieron de cerca a Jesús) lo más importante fue el final de su vida, no el inicio. Pero siendo Jesús de Nazareth una persona tan fascinante nos hace preguntarnos cómo fue su vida después del relato de Navidad y antes de iniciar en forma su ministerio. En el segundo capítulo de Lucas leemos una historia de su adolescencia: Jesús en el Templo. Se dice que tenía 12 años, pero después de esto el relato salta a su adultez. Faltan aproximadamente 18 años de la vida de Jesús.

Podemos entender por el contexto de los Evangelios que Jesús crecía y se fortalecia para lo que vendría a futuro. Sabemos que tuvo una vida perfecta y sin pecado. Y sabemos que al ser completamente hombre tuvo una vida normal, llena de tentaciones como nosotros. Sin embargo no deja de ser intrigante pensar qué habrá hecho el joven Jesús durante su vida temprana.

 


 

Recuerda que la Biblia es la revelación completa de Dios para nosotros. Esto significa que no le falta nada que El piense es necesario para nuestra relación con El. Sin embargo hay cosas que Dios decide no revelar y por eso debemos aceptar lo que dice Deuteronomio 29:29

«Las cosas secretas pertenecen al Señor nuestro Dios, mas las cosas reveladas nos pertenecen a nosotros y a nuestros hijos para siempre, a fin de que guardemos todas las palabras de esta ley»

El que hayan algunas cosas que parecen faltar en la Biblia no debe afectar nuestra relación con Dios. Simplemente nos ayudan a fortalecer nuestra fe y confianza en El.

Pero no me quita la curiosidad. Por eso en el cielo espero hacerle muchas preguntas más.

¿Qué quisieras tú saber, que no parece estar explicado en la Biblia? Deja tu comentario abajo.

29 11, 2017

3 detalles que olvidamos en la Historia de Navidad

2019-07-07T04:56:32-05:0029 noviembre, 17|

Entremos en materia con una pregunta: ¿Dónde, en la Biblia, comienza la historia de Navidad?

Puede que muchos respondan que en Mateo cápito 1, o «Los Evangelios», o algo similar.

Y ¿si te digo que la historia de Navidad empieza en el primer libro de la Biblia?

1- El Inicio de La Navidad

Es verdad que el comienzo de todo está en Génesis, en la creación, (y me encantaría hablar de cómo Juan 1 y Génesis 1 muestran que Cristo estuvo desde el principio y creó todo, pero por tiempo no lo haré) pero no me refiero a la creación. Me refiero a que el nacimiento de Cristo se ve desde el comienzo de la Biblia en el capítulo 3 del primer libro de la Biblia.

Génesis 3 es conocido comúnmente como la historia de la caída (pecado). Después que Adan y Eva pecan vemos que Dios dicta sentencia sobre los 3 involucrados. Al hablar con la serpiente (Satanás) vemos que en el versículo 15 hay una promesa esencial para la Navidad.

«Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar» – Gen 3:15

En la Biblia vemos que esta referencia de «la simiente» es en relación a Cristo. Por esto vemos que el nacimiento de Jesús (la simiente) y su conquista sobre el pecado y sobre Satanás se establecen en Génesis. Por lo que la historia de Navidad no empieza en el Nuevo Testamento. Empieza en la creación.

2 – Más pastores supieron de su nacimiento

Pensemos ahora en los pastores de ovejas que supieron que nacería el Rey. Lucas 2 nos cuenta la historia de los pastores en los campos que oyeron que nacería el Mesías. Los ageles aparecieron y cantaron las buenas nuevas de Dios. Pero no fueron los primeros pastores en saber del nacimiento de Cristo. Te doy un momento para pensar, ¿quién fue el primer pastor que oyó del nacimiento de Jesús?

Avancemos otra vez por el antiguo testamento hasta el libro de Deuteronomio. Allí vemos el trato de Dios con el pueblo que acaba de sacar de Egipto por medio de su siervo elegido. ¿Recuerdas qué ocupación tuvo este hombre antes de ser derrocador de Faraones? Así es, fue pastor de ovejas (Exo 2 y 3). En Deuteronomio Dios habla a su pueblo por medio de Moisés, y dice:

«Profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará Jehová tu Dios; a él oiréis» – Deu 18:15

Pedro confirma que esta profecía hablaba de Jesús en Hechos 3:22, cuando predica después de sanar un cojo a la entrada del templo.

A parte de Moisés, está David, tanto rey como pastor. El profeta Natán habló con David y le dijo en 2 Samuel 7 que después de su muerte levantaría alguien de su linaje que:

«edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino. Yo le seré a él padre, y él me será a mí hijo» – 2 Sam 7:13-14a

En los Salmos habló de manera asombrosa sobre el Cristo, mi favorito es el Salmo 22 que empieza con las palabras de Jesús en la cruz y da a entender toda la angustia de la crucifixión.

También el profeta Amos, quien de profesión era pastor de ovejas, habla del momento de la crucifixión en Amos 8:9, que habría tinieblas en la tierra.

Por esto pienso que los primeros pastores en conocer del nacimiento de Cristo fueron profetas del antiguo testamento, no solo los que oyeron a los ángeles cantar.

3 – Los Ancianos que lo reconocieron

Ahora volviendo al Nuevo Testamento quiero hablar de uno de mis momentos favoritos de la Historia de Navidad que muchas veces pasamos por alto. Lucas nos cuenta en detalle sobre el nacimiento de Jesús, los pastores, Juan el Bautista, y demás. Y al recordar la historia solemos olvidar lo que pasó pocos días después de nacer.

María no tuvo descanso al nacer Jesús, decidieron volver a Jerusalén a los pocos días y presentar a su hijo en el templo. Mientras ofrecían su «asado de paloma» se presentaron ante un hombre llamado Simeón, quien según la Biblia era «justo y piadoso… y el Espíritu Santo estaba sobre él». Pero Simeón fue más que un simple «buen anciano».

Lo que me impacta tanto de la historia de Simeón (y de Ana) es que fue un hombre tan cercano a Dios que sin necesidad de ángeles, reyes magos, pastores, estrellas, ni nada más, pudo reconocer a ese bebé como el Mesías. Se dice que Dios le había prometido que no moriría hasta ver al Ungido del Señor, y aunque esperó mucho tiempo, el momento que vió al niño y lo sostuvo en sus brazos supo que era el cumplimiento de esa promesa que había esperado toda su vida. Su alma se llenó de gozo y agradecimiento a Dios por cumplir la promesa a Israel.

De igual manera una mujer (viuda) anciana llamada Ana estaba allí, y de forma similar reconoció al niño como la promesa del Mesías y no se lo quedó para sí misma sino que «hablaba del niño a todos». Una mujer que habría sufridio por 84 años, y al ser viuda se la consideraría desdichada por DIos. Sin embargo pudo ver el rostro del Dios Encarnado.

La historia de Simeón y Ana son testimonio de una vida hermosamente entregada a Dios. Es la evidencia de lo que Jesús menciona en Juan 10 sobre el Buen Pastor «mis ovejas oyen mi voz[…]y me siguen». Simeón y Ana debieron pasar cada momento posible conociendo la voz de su Pastor para reconocerlo inmediatamente cuando vino a ellos en la forma irreconocible de niño recién nacido.

 


 

Hay muchas cosas más que decir sobre la Navidad, como la historia de Juan El Bautista, los reyes Magos y muchas profecías más. Sin embargo lo importante es que nos llevan a recordar que El Dios Todopoderoso, el Creador de los cielos y la tierra, quien conoce todo y es puro y justo, decidió por amor a la humanidad quebrantada alejarse de su trono divino para acercarnos a Él. La Navidad es hermosa porque es el inicio de la bella historia del amor de Dios por nosotros. La misma historia de amor que Jesús cumplió en la cruz.

13 09, 2017

3 Pecados que podrias desconocer

2019-07-07T04:56:32-05:0013 septiembre, 17|

Hay mandamientos en la Biblia que son fáciles de comprender para obedecer (Ej: 10 Mandamientos). Pero a la vez hay muchas cosas en nuestra vida diaria que podemos estar haciendo y que no caemos en cuenta que son realmente malos, son pecado.

 

Descuido en salud

Es una ley comprobada de la vida y la culinaria que casi todo lo que es más delicioso, también es malo para la salud. Lo dulce, lo salado, lo frito, lo grasoso, lo chancroso. Pero no solo es malo lo que comemos, también la inactividad física, los excesos (ej: alcohol), frecuentar ambientes contaminados, etc. Hay muchas cosas en nuestro entorno que pueden afectar nuestra salud. y que podemos controlar.

Nuestro cuerpo, y más importantemente nuestra vida, son regalos de Dios. Somo «hechura suya» y Dios lo hizo todo bueno. El descuidar nuestro propio ser es igual que descuidar el resto de la creación de Dios. Somos llamados a cuidar de nuestros cuerpos pues son también el Templo de Dios (1 Cor 3:16-17) Y si nos excedemos con hamburguesas, o helados; si no nos preocupamos por tener un estilo de vida activo; si no nos preocupa nuestra salud; no importa cuán «espirituales» seamos, estamos actuando mal y estamos permitiendo pecado en nuestra vida.

Autosuficiencia e Individualismo

Tenemos una sociedad que cada vez nos impulsa más al individualismo. Esta influencia cultural nos lleva a pensar que «Si no necesito de nadie, estoy mejor sólo». Es verdad, no es bueno depender de otros para todo o para nuestra felicidad, pero es valioso poder contar con los demás en aspectos de nuestra vida.

Salomón nos dice en Eclesiastés que es mejor trabajar juntos (Ecl. 4:9-12) y Pablo exhorta a los Hebreos a no dejar de congregarse para animarse los unos a los otros a continuar en una buena vida (Heb. 10:23-25). Más aún vemos que en el jardín del Edén el deseo por la independencia de Dios llevó a la humanidad a pecar, y podríamos mencionar de igual manera el ejemplo de Lucifer al querer ser autosuficiente fuera de Dios.

Cuando nuestra sociedad nos lleva constantemente a depender únicamente de nosotros mismos. Dios nos lleva a depender de Él, y en ese ejemplo poder depender de otros para mejorar nuestra calidad de vida. Al fin y al cabo, fuimos creados para vivir en comunidad (familia) «no es bueno que el hombre esté solo.

Indiferencia

Hay un pequeño libro en el Nuevo Testamento que tiene buenas exhortaciones para los cristianos. Entre estas hay un pasaje que tiene implicaciones muy fuertes para cómo reaccionamos ante el mundo a nuestro alrededor.

Cada vez que alguien necesita ayuda y no me nace el deseo de ayudar llega a mi mente Santiago 4:17. «Y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado». No significa que debo dar todo mi dinero a la gente de la calle y pasar todo el tiempo de mi vida ayudando. El contexto habla de la jactancia y la actitud del corazón. Es una exhortación a mantener mi corazón sensible a los demás y ayudar en cuanto pueda. Si mi actitud es indiferente hacia los demás aún cuando puedo ser de bien, éso me es pecado.

 


 

Si sientes que has fallado en alguno de estos puntos no significa que vayas al infierno. Pero significa que vas por buen camino para poder re evaluar tu vida para cambiar de enfoque.

Si te gusto o quizás tienes alguna crítica espero tus comentarios en la parte de abajo.

31 08, 2017

Cuando la Biblia es aburrida (la estás leyendo mal)

2019-07-07T04:56:32-05:0031 agosto, 17|

Voy a ser el primero en admitirlo: muchas veces he pensado que la Biblia es aburrida.

Puede ser las genealogías, las repeticiones, las parábolas, las historias de gente extraña, las palabras que utiliza o el hecho que cuando la leemos en la iglesia es de manera monótona y poco interesante. El hecho es que muchas veces no conseguimos hallarle agrado a las Palabras de Dios. Pero lejos de juzgarte y decirte que tiene que ver con tu condición espiritual (aunque también puede ser) quiero dar algunos puntos de vista que te podrán ayudar a entender y hallarle gusto a la lectura de La Palabra.

#1 – La Biblia, ¿es una colección de libros, o una sóla historia?

La respuesta es Sí. Osea… las dos cosas. El problema viene en ver a la Biblia únicamente por uno de sus aspectos, especialmente si no logramos entender el mensaje central.

La Biblia se escribió a través de unos 1.500 años, con unos 40 autores diferentes y docenas de escritos y copias. No sólo fue una persona que la escribió (como muchos otros textos religiosos). Imagina tratar de coordinar a 40 personas diferentes para escribir una sóla historia. Cada uno escribe una parte, sin conocer lo que el otro dirá, viviendo separados por cientos de años y miles de kilometros. Aún así cada uno escribe un libro con su propio mensaje, pero que complementa a los demás. Asombroso.

Y aunque son muchos autores y muchos libros individuales, lo hermoso de la Biblia es que todos cuentan una sóla historia: La historia del plan perfecto de Dios. O en otras palabras: La Historia de Cristo. Desde Genesis 1 donde Dios crea todo, a Juan 1 donde vemos que Cristo estaba allí creando todo por lo que luego moriría, hasta Daniel y Apocalipsis donde vemos la promesa de la fidelidad de Dios para con su pueblo y su gente, vemos el amor de Cristo.

El personaje central es Cristo, y el resúmen es: Dios crea un pueblo, sabiendo que se alejarán de Él, para luego morir por ese pueblo y vivir juntos eternamente en amor.

#2 – Leerla en orden

Muchas personas que leen la Bíblia la han tomado a ser como un libro de citas o concejos. Piensan que lo puedes abrir a cualquier página, empezar a leer en cualquier lado, y mágicamente te dará una respuesta a tus preguntas. Aunque en ocasiones pueda funcionar (por mera coincidencia o gracia de Dios) no es la mejor manera de leer la Biblia.

Recuerda que la Biblia está compuesta de libros. Piensa en uno de tus libros favoritos, como Harry Potter. Si empiezas a leer sobre los Horocruxes sin antes haber leido la historia de Tom Riddle y cómo afecta a Harry, no vas a entender muy bien de qué habla. De igual manera si lees historias individuales de la Biblia sin entender el contexto, no vas a entender bien. Lee la Biblia como un libro normal, como una novela. Vas a descubrir que es una sola y hermosa, historia de principio a fin.

#3 – Usa tu imaginación

Cuando leo Juego de Tronos, 100 años de Soledad o Los Juegos del Hambre, puedo ver a los personajes. Puedo sentir su dolor, puedo oler la comida, puedo ver sus paisajes, oír la fauna y las ciudades. Entiendo que hay un mundo completo detrás de cada palabra.

La Biblia tiene decenas de personajes, tierras, culturas, historias, sonidos, olores, sensaciones, emociones y mundos. Si lees sobre el Exodo sin imaginar el desierto, o las batallas del rey David sin sentir la agonía de cada pueblo y cada muerte; si lees sobre Jesús y no escuchas su voz, no ves su mirada, no sientes su amor, entonces no estás leyendo la Biblia como los autores querían. Siente cada palabra. Imagína lo que dicen; y más aún imagína lo que no dicen: el contexto cultural, histórico, social, económico y espiritual. Piensa que no sólo son personajes de un cuento, sino personas reales, en un mundo real, con historias y consecuencias reales.

#4 – Haz preguntas

Muchas personas fuera de la iglesia critícan a la religión por ser ovejas, por aceptar lo que se les dice sin dudar, sin refutar y sin cuestionar. Lo triste es que muchas veces tienen razón. Cada palabra de la Biblia está allí para que la leas y la aceptes, pero no ciegamente.

Las preguntas son una buena manera de entender más profundamente La Palabra de Dios. ¿Por qué a los hombres se les permitía tener más de una mujer? ¿Por qué Jesus eligió a Judas conociendo lo que haría? ¿Por qué Genesis 1 y 2 son diferentes? ¿Qué significa el libro de Apocalipsis? ¿Cuántos años tiene la tierra? ¿Jesús tenia mal aliento? ¿Qué es la soberanía de Dios? ¿Cómo puedo saber que la Biblia es verdad?

Entre más preguntas hagas y más dispuesto estés a oir las respuestas que la Biblia te da, más lograrás entender lo que Dios nos quiere decir de sí mismo y de nosotros. Haz estas preguntas primero para ti mismo y luego para tus amigos y miembros de la iglesia que puedan ayudarte a entender. Seguro descubriras cosas muy interesantes, y ellos contigo.

 


 

Recuerda la Biblia no es aburrida, el aburrido eres tú. La Biblia es «El Pan de Vida» y es «Inspirada por Dios», es hora que empiezes a verla de esa manera.

Realiza tu donación mediante Transferencia Bancaria

Mi promesa de Donación: Eres parte de HCJB

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Banco del Pichincha. Cuenta de ahorros Banco Pichincha # 22 02 49 71 71
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
Haz tu donación en línea con tu tarjeta de crédito o débito nacional o internacional con total seguridad a través de nuestro portal de donaciones Haz clic aquí

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Produbanco o Servipagos. Cuenta de ahorros Produbanco # 12 00 58 38 84 9
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
  • Débito bancario: Realiza tu donación por medio de tu cuenta bancaria del Pichincha o Produbanco llenando los datos solicitados en el formulario. Envía el documento firmado al correo electrónico [email protected] o entrégalo en nuestras oficinas.

Descargar Formulario: Click Aquí