+593 2 3980 893

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Acerca de David Paredes

Este autor no presenta ningún detalle.
Hasta ahora David Paredes ha creado 8 entradas de blog.
7 10, 2020

¿LO MEJOR ESTÁ POR VENIR?

2022-09-21T14:38:53-05:007 octubre, 20|

Este escrito está muy lejos de ser algo motivacional, pero querido lector/a, quédate hasta el final, de seguro te va a ser de mucha ayuda.

Estoy muy convencido de que alguna vez en tu vida has escuchado la frase “Lo mejor está por venir”, esta frase es muy usada en iglesias, congresos, en diferentes lugares. El propósito de repetirla tantas veces, supongo, es brindar esperanza. Pero ¿Qué tal si lo mejor no está por venir?, ¿Qué tal si las cosas en vez de mejorar solo empeoraran?

Déjame contarte mi historia. Hace seis años atrás, tuve un accidente que me cambió la vida. Estaba jugando un partido de futbol, y alguien me golpeó, el impacto fue demasiado fuerte, me había desmayado. Tuvieron que llevarme a casa para que descansara, pensaba que no era nada grave, y que me iba a recuperar en unos días, estaba demasiado equivocado.

En cuestión de días, me encontraba en el hospital en cuidados intensivos a causa de un hematoma hepático. Fueron dos meses balanceándome entre la vida y la muerte. Recuerdo que, entre las muchas visitas que recibía, alguien me dijo “Lo mejor está por venir”, esa frase quedó vibrando en mi mente. Estaba lleno de impaciencia, y quería que “lo mejor” venga ya.

Me encantaría decirte, que de ahí en adelante las cosas mejoraron, pero no fue así. Me enfrenté a momentos que me rompieron, me ahogaron y dejaron una marca grande. Fueron cuatro meses sin salir de cama, y otros tres más, aprendiendo nuevamente a caminar, el estrés post traumático se hizo presente, y el insomnio fue una constante de mis días. Lo mejor nunca llegó, pero hice las paces con mi realidad y aprendí a seguir a pesar del dolor.

¿Cómo seguir a pesar del dolor?

  • Aceptar: Es necesario aceptar la realidad en sus propios términos. Abrazar el presente puede ser muy liberador. Podemos aprender de Jeremías. Mientras otros profetizaban que iban a volver en poco tiempo del exilio. Jeremías les dijo que hagan casas y que las habiten, que planten viñedos y los disfruten (En pocas palabras, acepten su realidad y pónganse cómodos que van a pasar mucho tiempo en el exilio).  Jeremías 29
  • Buscar Ayuda: Cuando pasamos momentos que nos rompen, es muy útil, tener una comunidad que nos quiera, nos apoye y camine junto a nosotros. «Un amigo es siempre leal, y un hermano nace para ayudar en tiempo de necesidad» (Proverbios 17:17).
  • Avanzar: Cuando el dolor y el miedo herrumbra las venas ilusorias de la vida, solo queda avanzar. Tal vez “Lo mejor” nunca llegue, pero si de algo estoy seguro, es que el Padre nunca se alejará de nosotros, caminará a nuestro lado por el valle de sombra y de muerte. «Aun cuando yo pase por el valle más oscuro, no temeré, porque tú estás a mi lado. Tu vara y tu cayado  me protegen y me confortan» (Salmo 23:4).
  • Estar atento a los buenos días: Aún en medio del valle de sombras, puede haber pequeños momentos que iluminen nuestro andar. Nos pasamos gran parte de nuestra vida buscando que lo “mejor” llegue, y puede ser que ya pasó y ni siquiera nos dimos cuenta. El predicador sabía que la grandeza se escondía en las cosas más simples. «Entonces sugiero que se diviertan, ya que en este mundo no hay nada mejor para la gente que comer, beber y disfrutar de la vida. De ese modo, tendrán algo de felicidad junto con todo el arduo trabajo que Dios les da bajo el sol» (Eclesiastés 8:15).

Para terminar, quiero contarte un poco acerca del apóstol Pablo, él aprendió a vivir en todo momento. En los tiempos buenos y en los malos.

Sé vivir en pobreza, y sé vivir en prosperidad; en todo y por todo he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambre, de tener abundancia como de sufrir necesidad.  Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Filipenses 4:13

Querido lector/a. Tal vez pueden venir tiempos mejores. Tal vez no. Te invito a aprender a lidiar con tu dolor, a aceptarlo, a moverte.

12 11, 2019

Aprender a depender de Dios

2019-11-12T12:08:59-05:0012 noviembre, 19|

Y este mismo Dios quien me cuida suplirá todo lo que necesiten, de las gloriosas riquezas que nos ha dado por medio de Cristo Jesús.

Filipenses 4:19

Los que me conocen saben que soy una persona muy organizada, me gusta tener el control de todas las cosas que pasan a mi alrededor, y siempre que los planes no resultan como yo quiero me pongo de a malas. Entender que no puedo tener el control de todo, lo admito, ha sido muy difícil. En estos últimos años Dios me ha llevado por caminos en donde no me siento seguro, lugares que no son mi zona de confort, y que me está enseñando a depender de el.

En todo el proceso de aprender a depender me he topado con algunos obstáculos que han impedido que confié plenamente en el Padre, pero creo que estos son los más importantes y quiero compartirlos con ustedes.

  • Orgullo: El orgullo es muy peligroso, podemos creer que tenemos el control sobre nuestras vidas y sobre todas nuestras decisiones, nos hace pensar que somos lo suficientemente capaces para arreglar nuestros problemas sin acudir a Dios.
  • Duda: Todos dudamos a cada momento, lo importante es saber que ha pesar de todas nuestras dudas tenemos un Dios que siempre provee y que sabe lo que es mejor para nosotros.
  • Pecado: Así de simple, el pecado nos aleja de Dios, es difícil creer y depender cuando todo lo que está a nuestro alrededor es pecado.

Cuando nuestra confianza en Dios se vea debilitada podemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Aceptar: A veces los planes que Dios tiene son diferentes a nuestros planes, y está bien, debemos entender que el Padre tiene el control de todas las cosas.
  • Esperar: Cuando la espera es larga es difícil mantener nuestra fe intacta, pero los animo a no bajar los brazos y a creer un poquito más.
  • Descansar: Salmos 37:5 dice: “Entrega al Señor todo lo que haces;
    confía en él, y él te ayudará”.

Todos estamos rotos, lo que debemos hacer es aceptar nuestra fragilidad y entender que no podemos cambiar nada sin la ayuda de Dios, el es un Padre bueno que cuida de nosotros, aprender a depender de el es un proceso largo, podemos fallar en el camino pero Dios nos levantará y no nos abandonará.

8 10, 2019

De nada vale ser impaciente

2019-10-08T15:18:20-05:008 octubre, 19|

Hay una temporada para todo,
un tiempo para cada actividad bajo el cielo

Eclesiastés 3:1

A veces es difícil vivir en conformidad en la etapa que estamos, si estás soltero, lo más común es que quieres una novia, si recién te graduaste, quieres un trabajo, y así pasan los días y nosotros siempre queremos algo más. Cuando era adolescente odiaba que la gente me tratara como niño, quería crecer para que me trataran como un hombre; es común de la edad apresurar todo y en medio tanto correr, es muy probable salir herido.

La mayoría de las personas comienzan a experimentar el amor romántico al llegar a la adolescencia, al ser la primera vez que experimentan un sentimiento así de fuerte, es difícil manejar de manera correcta la situación por lo que puede ocasionar desastres, uno de ellos, corazones rotos y otros efectos secundarios, como pensar “Nadie me quiere” “No tenga nada que ofrecer”

Proverbios 4:23 dice:

Sobre todas las cosas cuida tu corazón,

porque este determina el rumbo de tu vida.

Es muy importante aprender a controlar las emociones, guardar el corazón y disfrutar cada etapa. Amigos adolescentes, un sano consejo, no se apresuren, no entreguen su corazón a cualquiera y si están pasando por una situación emocional difícil y no saben qué hacer, hablen con sus padres, ellos los quieren y los van a ayudar.

No se preocupen por nada, Dios tiene el control de todo. Quiero terminar este pequeño artículo con una frase de una canción de Juan Luis Guerra.

Ya viene tu amor bendito

de nada vale ser impaciente

24 09, 2019

Para leer la Biblia

2019-09-24T12:05:28-05:0024 septiembre, 19|

Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto.

2 de Timoteo 3:16

El estudio de la biblia es todo un trabajo, por lo que es necesario tener herramientas que faciliten esta tarea. No es suficiente con leer la biblia, es necesario estudiarla. Pero ¿Por donde empezar? Si tu quieres estudiar tu biblia, te van a servir mucho estos pequeños concejos:

  • Elije un libro de la Biblia que te llame la atención.
  • Pídele al espíritu santo que te ayude a comprender.
  • Se disciplinado con la lectura del libro que elegiste.
  • Te recomiendo que el estudio lo hagas por capítulos.
  • Si el capítulo es muy largo, es mejor dividirlo en partes.
  • Realiza una lectura rápida del capítulo que elegiste.
  • Una vez que terminaste con tu lectura rápida, ubica el tiempo, lugar, contexto social y cultural en el que fue escrito la parte que estás leyendo, esto te ayudará a interpretar de manera correcta la biblia.
  • Uno de los principios de la hermenéutica es dejar que la escritura interprete a la escritura, todo texto que bíblico tiene un contexto bíblico.
  • Usa otros libros, como diccionarios, atlas, concordancias, comentarios otras traducciones de a Biblia.
  • Es de mucha ayuda tener una libreta a la mano.
  • Anota todo lo que te llame la atención.
  • Lo que aprendiste, guárdalo en tu corazón.

En estos tiempos es muy fácil dejarse llevar por cualquier corriente doctrinal equivocada, es necesario que empecemos a movernos por lo que dice la biblia, ahí encontraremos concejos, instrucciones para nuestro día a día, y conoceremos más a nuestro Padre.

6 08, 2019

El Ecuador suena a rock con zampoñas

2019-08-06T12:18:34-05:006 agosto, 19|

“La identidad no es un concepto fijo, sino que se recrea individual y colectivamente y se alimenta de forma continua de la influencia exterior.”

Olga Lucía Molano

Desde el inicio de los tiempos, los ecuatorianos, hemos tratado de buscar nuestra identidad en nuestro nombre, ubicación geográfica, música, en diferentes aspectos. Así en la época de la colonia nuestra identidad estaba ligada a nuestra denominación “Real Audiencia de Quito”, un nombre que va de la mano con nuestro pasado pre-colonial, en donde Quito era la segunda capital del Tahuantinsuyo.

En 1830 el Distrito Sur, que comprendía los departamentos de: Guayaquil, Azuay y Quito, se separan de la Gran Colombia y forman un estado independiente llamado Ecuador, desde ese momento la nueva república empieza una ardua lucha por delimitar su territorio.

Hasta 1941, nuestra identidad estaba sumamente arraigada a nuestra riqueza amazónica, cuando aún el Ecuador era considerado “país amazónico”. Después del conflicto fronterizo con Perú, en donde perdimos la mayor parte de nuestro territorio oriental y por ende también el acceso al Río Amazonas, los ecuatorianos entramos en una crisis de identidad, lo que provocó que la gente busque su autenticidad en sus raíces antiguas, esto da paso a un fuerte movimiento de intelectuales y artistas que con sus obras denuncian el maltrato indígena.

Años más tarde con la constitución de 1998, en donde se reconoce al Ecuador como un país pluricultural y multiétnico, se presta atención y se da valor al mestizaje y a la gran cantidad de culturas existentes.

Después de todo ese contexto histórico y sabiendo que somos la mezcla de negros, indígenas, españoles, etc., ¿En donde radica nuestra identidad? ¿Radica en nuestro nombre? ¿O en nuestro territorio? Nuestra identidad como ecuatorianos radica en la combinación, en la mezcla, somos un coctel de culturas y razas, por ejemplo, en la música nuestra identidad se fundamenta en la combinación de sonidos de nuestros antepasados con factores externos, como el rock, el jazz, el hip hop, la electrónica, etc. De ahí nace la extraña combinación, que para nosotros resulta normal del rock u otros géneros con instrumentos andinos, instrumentos del pacífico. También se refleja en la forma en que vestimos, usamos jeans, converse y un poncho caliente para el frío, esa es nuestra identidad, la mezcla.

Al final de todo lo importante es aceptar y amar nuestras raíces, nuestro pasado, nunca vamos a hacer nada trascendente si todo el tiempo tratamos de imitar lo que otras personas de otros países hacen. Somos nuestra historia, nuestro territorio, nuestra gente, somos albazo, rock, zampoñas, San Juanito, pop, yaraví, marimba, venimos del frío de los andes, del calor del pacífico, de la humedad del oriente, somos ecuatorianos.

 

19 03, 2019

Vivir bien en soltería

2019-09-09T00:14:58-05:0019 marzo, 19|

Casi siempre la sociedad supone que, desde cierta edad estar soltero es un sacrilegio, y la mayoría de nosotros creemos en esa loca idea, tratamos de buscar pareja por todo lado, pues pensamos que sin alguien a nuestro lado es difícil o casi imposible pasar buenos momentos.

De por sí, la vida en este siglo 21 puede llegar a ser bastante estresante sin la presión de buscar pareja, relajémonos un poco y disfrutemos de este tiempo de soltería, la mayoría de los que están actualmente solos algún día se casaran. Como soltero experimentado, puedo decirte algunas cosas que puedes hacer para vivir esta etapa en plenitud.

  • Emprender, crear proyectos, alcanzar objetivos.
  • Aprender algo nuevo.
  • Viajar.
  • Disfrutar de tus amigos.
  • Inventar, muchas de las ideas creativas se producen en soledad, en medio del silencio.
  • Ahorrar.
  • Conocerte a ti mismo.

Romanos 8:28 dice:

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Dios puede usar esta etapa de soltería para enseñarte algo. A veces la soledad es un buen lugar para encontrarte con Dios, para disfrutarte, para conocerte mejor, para crecer. Si no tienes pareja no te preocupes, no te apresures, no abras tu corazón a cualquiera, es de suma importancia no depender de ninguna persona para vivir plenamente, si estás con alguien que sea por amor y no por codependencia.

Así como en el tenis, la vida podemos jugarla en pareja o solos, nosotros elegimos si jugamos bien o jugamos mal, si disfrutamos de esta etapa o nos torturamos por estar solos.

26 02, 2019

Somos mucho más que nuestros fracasos

2019-07-07T04:53:22-05:0026 febrero, 19|

Ese viernes, el tiempo iba cada vez más lento, la espera se hacía cada vez más difícil. Estaba ansioso y asustado, me había preparado casi un año para esa competencia. Toda mi familia estaba presente, estaba obligado a hacer un buen papel ya que es probable que haya presumido un poco sobre mis habilidades corriendo. El momento de la verdad llegó, sonó el silbato y 15 chicos salimos disparados a toda velocidad, mientras las vueltas pasaban, me decía a mi mismo “David lo estás haciendo bien, tres vueltas más y se acaba”.

Iba en segundo lugar y un fuerte dolor en mi pierna izquierda hizo que me detuviera, instantáneamente se me entumeció el pie, calambre, grité mientras miraba como todos los demás chicos se acercaban a la meta. Me levanté y terminé la carrera cojeando y en último lugar, estaba muy triste y decepcionado de mi, me dije que eso no es lo mío, y por mucho tiempo dejé de correr.

Este momento de mi vida, aparentemente frívolo, me ayudó a entender que muchas veces el esfuerzo que realice para conseguir una meta no es proporcional con el resultado, me costó tiempo entender que el fracaso va a ser parte de mi vida y que eso no me define,  sigo aprendiendo a amarme a pesar de mis errores y desaciertos, que por cierto son muchos.

Estos son algunos concejos, versículos y anotaciones que me ayudan a practicar el amor propio  y que pueden ayudarte.

  • No insistir en cambiar las cosas que no podemos hacerlo, es maravilloso quitarse ese peso de encima.
  • Entender que no siempre podemos tener el control de todo.
  • Fracasar está bien.
  • Quejarse menos: estamos muy ocupados pensando en las cosas que nos faltan y en nuestros fracasos, que nos olvidamos de todo lo bueno que nos pasa.
  • Pensar en todos los aciertos que hemos tenido.
  • Ser pacientes con nosotros.
  • La siguiente frase me ayuda mucho cuando quiero tirar todo por la borda: “Dios dame serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que puedo cambiar y la sabiduría para conocer la diferencia”. No se donde escuché esta frase, no es mía.
  • Filipenses 4:13 Sé vivir con casi nada o con todo lo necesario. He aprendido el secreto de vivir en cualquier situación, sea con el estómago lleno o vacío, con mucho o con poco. Pues todo lo puedo hacer por medio de Cristo, quien me da las fuerzas. Este versículo me recuerda que Dios nos creo con una gran cantidad de Resiliencia (capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a situaciones adversa).
  •   1 Juan 4:19 dice:  Nos amamos unos a otros, porque él nos amó primero.

Dios no amó primero, el creador del Cosmos descendío como hombre a morir por nosotros, por nuestros pecados, el nos ama. ¿Por qué no amarnos nosotros mismos?.

Podemos fallar muchas veces, pero no podemos dejar que un momento nos defina, somos más que nuestros errores y fracasos.

15 01, 2019

¿Quién soy yo?

2019-07-07T04:53:22-05:0015 enero, 19|

Alguna vez te has preguntado ¿quién soy yo?, ¿qué hago aquí? bienvenido al club. Todos alguna vez nos hemos hecho estás y otras preguntas. Cabe mencionar que la respuesta es más fácil de lo que parece.

En un intento fallido por responder estás preguntas he intentado muchas cosas, por ejemplo: Busqué a lo largo de los años la aprobación de otras personas, traté de parecerme a ellos.  Hubo un tiempo en donde respondía a esta pregunta con mi profesión, me decía a mi mismo soy “músico”, cuando no me conformaba con esto decía, “soy líder”, “soy hijo”, “soy viajero”, etc. En fin, nunca me dí una repuesta que me satisficiera del todo, cada vez trataba de evadir esta pregunta por la incomodidad que me causaba.

El problema estaba en que yo nunca traté de resolver mis problemas de identidad acercándome a Cristo. Cuando lo hice, todo se resolvió, el estrés que me invadía, el miedo a no saber quién soy, qué voy a hacer con mi vida, hacia dónde voy, se esfumó. Estos son algunos de los versículos que me ayudaron y pueden ayudarte a ti a encontrar una identidad saludable en Dios.

Juan 1:12 Pero a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios. (Somos hijos de Dios)

Juan 15:15 Ya no los llamo esclavos, porque el amo no confía sus asuntos a los esclavos. Ustedes ahora son mis amigos, porque les he contado todo lo que el Padre me dijo. (Somos amigos de Dios)

Efesios 2:10 Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás.  (Somos su obra maestra)

Así que cada vez que no sepas a donde vas, cuando creas que estás solo, cuando pierdas el norte y tu brújula interior se dañe, cuando estés naufragando  y no sepas quien eres, detente un poco, tómate un café , date un respiro y sobre todo abre tu vieja biblia, lee lo que Dios te dice acerca de “Quien eres para él”. Eres su hijo, eres su amigo, eres su obra maestra.  Dios tiene el control de todo, solo descansa en él.

Realiza tu donación mediante Transferencia Bancaria

Mi promesa de Donación: Eres parte de HCJB

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Banco del Pichincha. Cuenta de ahorros Banco Pichincha # 22 02 49 71 71
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
Haz tu donación en línea con tu tarjeta de crédito o débito nacional o internacional con total seguridad a través de nuestro portal de donaciones Haz clic aquí

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Produbanco o Servipagos. Cuenta de ahorros Produbanco # 12 00 58 38 84 9
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
  • Débito bancario: Realiza tu donación por medio de tu cuenta bancaria del Pichincha o Produbanco llenando los datos solicitados en el formulario. Envía el documento firmado al correo electrónico [email protected] o entrégalo en nuestras oficinas.

Descargar Formulario: Click Aquí

¡Que bueno que llegaste hasta aquí!

No te lo puedes perder:

¡Que bueno que llegaste hasta aquí!

No te lo puedes perder: