+593 2 3980 893

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
14 08, 2018

EL DOLOR EN EL RING DE LA VIDA

2018-08-14T08:50:49-05:0014 agosto, 18|

He experimentado distintos tipos de dolor; y ninguno se compara con aquel que te destroza el corazón por una pérdida emocional o física. El mundo se viene encima como una avalancha que te aplasta sin compasión, viviendo un nocaut temporal; y cada que intestas reaccionar, el oponente te engancha un uppercut, seguido de un derechazo que te avisa que el round una vez más terminó.

Y ahí, con el dolor latente, en el ring de la vida tenemos dos opciones; quedarnos sumidos en la herida hasta que nos lleve a la incapacidad total de nuestros sentidos y termine con la muerte definitiva de nuestra felicidad, o levantarnos agradeciendo a Dios por lo aprendido. Ver a quienes nos hicieron daño como los maestros que fortalecieron ciertas áreas de nuestra vida, y que nos llevarán a pelear con estrategias diferentes, acertadas y efectivas en la batalla de la vida.

Pero claro, quien nos levanta del lago de dolor y la tristeza, con miras a experimentar un gozo inagotable que no lastima, es Jesucristo. No hay nada igual a sus manos sanadoras, sus palabras de aliento y su toque de amor sincero. En el silencio de una relación, sumida en estrecha intimidad, él sana, cura y seca las lágrimas del alma.

Cuando la intervención de divino y perfecto amor es el que nos sostiene; ahí podemos sonreír en medio del dolor, ahí podemos avanzar en medio de la tristeza, ahí podemos gozarnos en medio de la herida y amar aunque hayamos recibido lo contrario.

Los rounds de dolor jamás terminarán en la vida mientras caminemos en este mundo; pero son más llevaderos y menos dolorosos cuando miramos a Jesús, tomamos su mano y avanzamos con fe sin ver las circunstancias.

9 08, 2018

Carta a mi segunda madre

2019-07-07T23:43:32-05:009 agosto, 18|

 

Eres esa mujer aguerrida, compañera, dulce, noble que desde que llegué me cuidó y protegió; eras y sigues siendo la fiel compañera de mamá. Gracias por los cuidados, las aventuras, la compañía. Pensar que tengo tanto que agradecerte que hasta escribirte esta carta siento no será suficiente.

Los cuidados cuando estaba enferma, mis meriendas, las que tú me preparabas, mis favoritas; las tardes jugando a la maestra, al doctor, la niñera o lo que fuera. También nuestras tardes haciendo tarea. Gracias por la paciencia y por explicarme cien veces las cosas, hasta que por fin las comprendiera.

Por las noches, cuando dormía en tu casa contigo a mi lado, los cuentos de nunca acabar que incluían misterio, aunque después no podía dormir. Los chistes, las risas, todo eso que hasta el día de hoy forman parte de mis más lindos recuerdos. Si hablamos de la comida, son un sinfín de ellas las que me han logrado cautivar, las papas rellenas y las sopas, aunque al inicio o de chiquita he de confesar que no eran mis favoritas, todo lo que hacías para mí era un manjar.

Mi compañera fiel en viajes o expediciones del colegio, mientras mamá trabajaba; a la que no le importaba sacrificarse por acompañarme y hacer de mi niñez la divertida y locuaz aventura que fue. Esa mujer que pocas veces dice “te amo”, pero cuando lo hace sabes que lo dice de corazón; esa que siempre estará para mi sin importar lo que pase.

Ahora, ya de adulta y solo un poco más grande, quiero que sepas lo mucho que te amo. Ahora me toca a mí cuidarte y ser incondicional. Aquí siempre estaré para continuar compartiendo la vida juntas y nuestras aventuras.

Mi amor por ti supera todo lo que puedas imaginar; le pido a Dios me ayude a ser agradecida contigo y devolverte todo lo que has hecho por mí.

Desde el cielo sin duda, me amaron demasiado, ya que me regalaron 2 ángeles, mi madre y tú.

Dios te bendiga siempre, a ti, mi segunda mamá.

27 06, 2018

Carta a mi hij@ adolescente

2019-07-07T23:43:32-05:0027 junio, 18|

Querid@ hij@:

Aprovecho esta carta para contarte algunas cosas que me hubiera gustado saber a tu edad, o incluso algunos años más tarde. Quiero que sepas que te quiero mucho y que pienso cada día en ti. Estás siempre presente en mis pensamientos, en mis sueños y en mi corazón.

Quiero que sepas también, hij@, que me siento orgulloso de ti, de quien eres y de la persona en la que te estás convirtiendo. No sé cuándo será la próxima vez que podamos hablar, que podamos vernos. Pero en cualquier caso quiero decirte algunas cosas ahora, pensando que pueden ayudarte en la vida, porque aprenderlas me ayudó a mí.

  • Busca siempre en tu interior, dentro de ti, para saber qué es lo que te gusta hacer en esta vida. Nunca sabemos el tiempo que vamos a vivir, pero sea el que sea, es más limitado de lo que crees ahora. ¿Cómo se busca dentro de uno? Pues, por ejemplo, dedicando tiempo para pensar y reflexionar tú sol@ sobre tu vida y sobre lo que deseas.
  • Haz siempre aquello que te apasione, aquello que te haga vibrar, incluso aunque a papá y mamá no nos guste mucho. Vive tus sueños, nunca los de nadie más, porque ese es el secreto para una vida plena y feliz.
  • Sirve a los demás. Una vida en plenitud es una vida de servicio. Ayuda y apoya a otros, entrégate a aquello que haces, sea lo que sea. Actúa con generosidad, conectado con tu propósito, porque nadie recibe más que aquel que contribuye sin esperar nada a cambio.
  • No te tomes nada demasiado en serio, ni siquiera a ti mismo. Diviértete y ríete, también de ti mismo. Sobre todo cuando te equivoques o cometas errores.
  • Ocúpate de las cosas que dependen de ti (¡no son muchas, pero son las más importantes y más que suficientes!) y no te preocupes de las que no dependen de ti, de aquellas que no puedes controlar.
  • Quiérete sin excusas. Sé siempre amable, respetuos@ y amoroso contigo mism@, incondicionalmente cariño.
  • Arriésgate, hij@. Atrévete a hacer cosas que te dan miedo, que te desafían en tus creencias, que no sabes si las lograrás hacer o directamente crees que no las puedes hacer. Siempre es mucho mejor intentar algo y arrepentirse después si no se consigue, que no hacerlo y arrepentirse por no haberlo intentado.
  • Lee cada día, aunque sea un poco. Leer es vivir otras vidas. Leer te ayuda a pensar mejor, a saber mejor quién eres y quién puedes llegar a ser. Leer te hace libre y grande: abrir un libro para leerlo es como abrir tus alas.
  • Sobre todo, busca siempre a Dios, Él te formó desde el vientre de tu madre, quiere lo mejor para ti y te ama incondicionalmente, y nunca olvides que yo te amo y siempre lo haré.

Eres mi hij@ del alma y siempre lo serás, y no hay nada ni nadie en el mundo que pueda cambiar eso. Estaré siempre disponible para ti, para guiarte, apoyarte o ayudarte, para todo lo que tú necesites.

Cuídate.

Tomado y adaptado: Pablo Tovar- Coach

26 06, 2018

LOS ADOLESCTES NECESITAN LO QUE NOSOTROS DESEAMOS A SU EDAD

2018-06-26T09:00:30-05:0026 junio, 18|

¿Te acuerdas de tu época de adolescencia? ¿Te acuerdas lo que deseabas con más intensidad en esa época? Aunque las tendencias han cambiado, la tecnología ha mejorado de manera impresionante, y las redes sociales se han apoderado de nuestra manera de comunicarnos; hay algo que no ha variado y es lo que todos los adolescentes anhelan con su corazón. Lo que nosotros en nuestra etapa de adolescentes ansiábamos, nuestros hijos adolescentes también lo desean.

Los especialistas, como el Dr. James Dobson, escritor de libros como “El Crecimiento Espiritual de los Adolescentes” señalan que nuestros hijos en su edad más difícil piden silenciosamente la atención y amor de nosotros, sus padres; y de manera bastante notoria, la aceptación por parte de sus amigos.

Y estas palabras: atención, amor y aceptación; no solo que lo desean, sino que es necesario brindarles para su saludable crecimiento como seres integrales (alma – emociones, físico – cuerpo, y espíritu). Claro que para lograr llenar su corazón hay que hacer un trabajo intencional y estratégico de conocer más a nuestros hijos, sus gustos, sus sueños, sus temores, e involucrarnos en todo su mundo. Así lograremos afirmar, de paso, aquellos principios de vida extendidos durante toda su infancia.

Para Mayte, una muchachita de 15 años es dulce sentir los abrazos que le dan sus padres; pero no solo eso, sino también las palabras y gestos que le demuestran cuanto la aman.

Sofía, de 14 años, se sabe amada cuando su padre se toma tiempo para acompañarla a sus presentaciones de cualquier índole en el colegio; y sobre todo cuando él, pese al cansancio, abre espacio en las noches para escucharle tocar el violín.

Estas dos jovencitas me recuerdan mis años de adolescencia cuando mis ojos se llenaban de luz y mi corazón de amor, al ver a mis padres sentados en primera fila, apoyándome y respaldándome en mis locuras e intentos por marcar el mundo con aquellos dones entregados por Dios.

Definitivamente, no ha cambiado. Nuestros adolescentes necesitan lo que nosotros también anhelamos cuando teníamos su edad: el abrazo de papá y mamá, el encuentro diario de amor en el seno del hogar que los levante y los motive a luchar contra el mundo, haciendo historia que valga la pena.

21 06, 2018

Llamado a ser “hombre”

2018-06-21T09:19:46-05:0021 junio, 18|

Cuando yo era niño, hablaba, pensaba y razonaba como un niño; pero al hacerme hombre, dejé atrás lo que era propio de un niño, dijo el apóstol Pablo. El “cuando” al parecer sugiere que Pablo estaba recordando su propio bar mitzvah, la ceremonia judía señalando su reconocimiento público como un adulto, que se hacía responsable del cumplimiento de la Ley Mosaica.

La enseñanza de Pablo poniendo de manifiesto su propia experiencia es motivarnos a que nosotros debemos hacer una marca en nuestras vidas que sea un referente visible de cambio y madurez.

El reto de cada hombre es madurar, cambiar y avanzar. Para saber si lo estamos logrando Pablo usa una medida: el amor. Más allá del sentimentalismo que la cultura asocia con el amor, la verdadera medida del mismo se basa la práctica de virtudes como la paciencia, la ternura, la humildad, el compromiso y la perseverancia. Estas virtudes marcan también el escenario de relaciones interpersonales donde se deben evidenciar.

El cambio hacia la madurez no es sencillo, requiere esfuerzo y hasta sacrificio; además tiene que ser reconocido por otros, requiere un aval social. Sin embargo, cuando asumimos el reto y nos desafiamos caminar en ese proceso de madurez, el resultado traerá bendición por generaciones, incluso con proyección hacia la eternidad. El llamado a ser un hombre de verdad implica una repuesta, de nuestro lado, frente al reto de vivir las virtudes del amor de Dios.

12 06, 2018

PAPÁ CAMBIA MI VIDA

2018-06-12T08:52:36-05:0012 junio, 18|

Cuando miras a un niño jugando fútbol con su padre, te saca una sonrisa; cuando miras a un niño y a su padre en un dúo de guitarras, te saca suspiros; pero si observas a un niño y a su padre orando, te saca lágrimas. Saber que para un hombre no hay mejor empresa que sus hijos y su familia, te habla de su grandeza, su compromiso y amor.

Muchas estadísticas y estudios señalan que en las últimas décadas ha habido un aumento importante en el número de familias sin padre y cómo esto ha afectado negativamente a los hijos y a la sociedad en las elecciones, el comportamiento y las prioridades en su vida cotidiana.

La conexión que requiere un hijo involucra la construcción de vínculos a lo largo del tiempo. No se trata apenas del amor que le tiene el padre al hijo sino del grado en el que el niño percibe este amor, compromiso y aceptación; y esto se construye desde los primeros años de vida con actos verdaderos que nacen del corazón hasta que dejemos, como padres, este transitar pasajero.

Los niños necesitan más que nunca la presencia y la orientación de los padres en su vida familiar. Las investigaciones científicas documentan claramente el papel vital que desarrolla un padre en los años de formación de la vida de los hijos; sin quitar la importancia de mamá.  Detalles como el jugar, el hacer deporte, el tocar juntos un instrumento y compartir de los principios eternos de Dios, crea en los pequeños referentes sólidos para toda una vida.

Recordemos que para los niños sus primeros héroes a seguir son los padres y querrán seguir los pasos de papá hasta cuando sean adultos si estos mantienen su rectitud, su justicia, su integridad, sus valores, su compromiso y su amor.

De hecho, toda conducta buena o mala de papá marca la vida de los hijos. Son los padres quienes pueden proyectar una vida estable, saludable y feliz en sus pequeños; o condenarlos a mantener niños heridos en sus corazones que no podrán con su vida ni con las familias que traten de formar.

Que nuestra oración cambie lo que señalan las estadísticas; que nuestro clamor a Dios vaya dirigido por aquellos hombres que son padres y no han aprendido a serlo, para que su corazón sea transformado y dejen huellas de amor que trasciendan en sus hijos.

 

5 06, 2018

Vive la Naturaleza

2018-06-05T09:15:37-05:005 junio, 18|

Tú oh Dios llenas las fuentes con los arroyos que corren ligeros entre los montes;
allí apagan su sed los animales salvajes;   En sus riberas anidan las aves del cielo, y entre las ramas se escuchan sus trinos.  Desde las alturas riegas los montes, y la tierra se sacia con el fruto de tus obras. Haces crecer la hierba para los ganados, y las plantas que el hombre cultiva para sacar de la tierra el pan que come  y el vino que le alegra el corazón”.
 Salmos 104.10-15

El salmista David en uno de sus cantos, describe a la naturaleza como aquel espacio creado de forma magnifica por Dios. Un espacio del que todos los seres humanos nos quedamos deslumbrados por los detalles que existen; y que es un entorno para disfrutarlo con respeto y amor.

 

Podemos deleitarnos en las aguas termales de Papallacta; cruzar el bosque andino Pasochoa; tocar la nieve del Cayambe; caminar en Playa negra de Mompiche; dar un paseo de aventura en el Parque Ecológico la Perla en la Amazonia.  Y no solo eso, podemos admirar el revoloteo de un colibrí, el canto de un mirlo y sonreír cuando los rayos del sol tocan nuestro rostro al amanecer…

 

Tanto para disfrutar… sí salimos de aquella caja de fósforos llamada departamento. Que hoy por hoy se ha convertido en nuestro espacio seguro, nuestro mundo cibernético, olvidando el contacto con los demás y con el entorno natural.

 

Dios nos ha dado la naturaleza para disfrutarla, por lo tanto, hagamos de ella nuestra aliada. Dediquemos tiempo para encontrar ese contacto con la creación y con su Creador. Salgamos con nuestros hijos al bosque más cercano. Disfrutemos de un amanecer junto al canto de las aves, o de las estrellas en lo más oscuro de la noche.  Si vives en la playa, camina por la orilla del mar.  De esta manera desarrollaremos amor y respeto por la creación; y experimentaremos la presencia de Dios de una manera más palpable y real.

8 05, 2018

LA MEJOR TAREA DE SER MADRE

2018-05-08T08:49:27-05:008 mayo, 18|

Hace poco leí una publicación en el internet que decía: Soy Gerente de familia, Cocinera, Maestra, Niñera, Enfermera, Psicóloga, Cajero Automático; y estoy de guardia los 365 días del año, las 24 horas. ¿Adivina quién soy? Soy Mamá.

Ser madre no es tarea sencilla pero sí la más satisfactoria. Claro que todas estas funciones que desempeñamos no tendrían sentido alguno si no lo haríamos por y con amor.  Aquel amor que nos mantiene despiertas cuando nuestra hija tiene fiebre de 39; aquel amor que hace aflorar en nosotras toda esa creatividad al elaborar aquel traje de árbol para que luzca nuestro hijo en la obra de la escuela.  El amor por ellos es inmenso y despierta lo mejor en nosotras.

Ese tipo de amor que solo lo puede comprender quien es madre, no viene al azar, es el don del amor otorgado por Dios; y de ahí nace para nosotras las madres, la necesidad imperiosa de transmitir a nuestros hijos el perfecto amor de Dios.

Admiro la historia bíblica que está en el primer libro de Samuel capítulo 1; la historia de Ana, mujer estéril, que derramó su corazón a Dios y le dijo: “Si me concedes un hijo, te lo entregaré a ti”.  Al año siguiente Ana tuvo un hijo y lo llamó Samuel.  Ana lo crió hasta cuando su hijo podía comer alimento sólido.  Es allí cuando ella junto con su esposo va a Jerusalén a ofrecer sacrificio a Dios.  Y no solo eso, ella llevó a su hijo Samuel y cumplió lo prometido a Dios; es decir, entregó a su pequeño Samuel al servicio de Dios.

Como madres tenemos muchas labores diarias, dentro o fuera de casa. Pero quien puede responder a nuestras múltiples peticiones maternales es Dios. Nuestros hijos son un regalo de Dios, por lo tanto nuestro mayor privilegio es enseñarles los secretos del amor de Dios; así cuando llegue el momento y deban salir de casa, sepan quién es el dador de vida, de amor y lo sirvan.

Para nosotras las madres, de entre todas la multifunciones que podemos desempeñar la más importante y esencial es ser ese vehículo que ancle el corazón de nuestros hijos con el corazón de Dios.

4 04, 2018

Cómo evitar posibles discusiones en la pareja

2019-09-09T00:15:24-05:004 abril, 18|

“ El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.”  (1 Cor. 13:4:7.)

La definición de amor que está en la Biblia suena perfecta pero humanamente imposible. Tenemos ese anhelo de un primer amor puro, porque Dios si nos puede amar así, y pensamos que nuestra pareja nos puede amar igual, y eso muchas veces no pasa. Dios nos hace completos pero las parejas nos complementan. Este es un ejemplo a seguir para el diario vivir de dos humanos imperfectos que deciden escoger a Dios como su primer amor, y amar al otro como a ellos mismos.

Pero, ¿qué podemos hacer para prevenir las diferencias entre la pareja?

  1. Es súper importante aprender a amarte a ti mismo y dejarte amar por Dios. Las medias naranjas no existen, y por pensar que si, exigimos de un ser humano lo que Dios ya nos ha dado y el amor que Él ya nos lo ha demostrado.
  2. Sálvate de dolores de cabeza. Identifica cuáles son tus convicciones: un listado de qué harías por ti para mantener una relación con tu novio/novia y que no.  Si te amas ti mismo, a Dios y tu pareja ¿cuáles son tus límites para guardar tu corazón? Si sus corazones están rotos, con inseguridades ¿cómo piensan no lastimarse? ¿Qué harías y qué no?
  3. Si tú activamente trabajas en amar bien, cómo dice en 1 Cor. 13:4-7,  es justo y necesario que escojas una pareja con la misma disposición. Si no lo haces, es probable que las peleas sean constantes y dañen sus corazones, mientras no escojas proteger tu corazón primero, el otro tampoco lo hará.

Dañar el corazón de un ser amado es muy fácil si las convicciones de uno y de otro son diferentes, por eso es necesario evaluarlas antes de meternos en “camisa de once varas” y afectar o sentirnos afectados por las actitudes de alguien que amamos.

 

ESCRITO POR: Michelle Rojas

Realiza tu donación mediante Transferencia Bancaria

Mi promesa de Donación: Eres parte de HCJB

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Banco del Pichincha. Cuenta de ahorros Banco Pichincha # 22 02 49 71 71
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
Haz tu donación en línea con tu tarjeta de crédito o débito nacional o internacional con total seguridad a través de nuestro portal de donaciones Haz clic aquí

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Produbanco o Servipagos. Cuenta de ahorros Produbanco # 12 00 58 38 84 9
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
  • Débito bancario: Realiza tu donación por medio de tu cuenta bancaria del Pichincha o Produbanco llenando los datos solicitados en el formulario. Envía el documento firmado al correo electrónico [email protected] o entrégalo en nuestras oficinas.

Descargar Formulario: Click Aquí

¡Que bueno que llegaste hasta aquí!

No te lo puedes perder:

¡Que bueno que llegaste hasta aquí!

No te lo puedes perder: