Una carta para ti, que eres mi orgullo.

2019-07-07T23:43:31-05:0025 octubre, 18|

Cada día me sorprende más tu tenacidad, tu empuje, tu determinación.   Tienes un guerrero en el corazón, un alma llena de triunfo, de entrega y fe admirable.   Creas, siembras y pronto verás hechos realidad en este plano terrestre, todos tus pensamientos, esas semillas que cuidas y nutres con amor y positivismo, empezarán a brotar de esa tierra fértil que preparaste en todo este tiempo.   Verás que las [...]

Que no se envanezca el corazón

2019-11-11T09:33:24-05:002 abril, 18|

Hace unas semanas estaba leyendo el libro de Jueces y me topé con la historia de Jedeón, creo que muchos la conocemos. Pero para los que no, trata de cómo un hombre lleno de miedo con la ayuda de Dios pudo dirigir a su pueblo Isarel hacia la victoria frente a sus opresores, los madianitas. Debo admitir que una de mis partes favoritas de la historia es cuando Dios le […]

El poder para perdonar no se encuentra en nosotros

2019-09-09T00:13:50-05:0023 abril, 17|

Algún día voy a hacer una lista de todos los versículos de la Escritura que me asustan. Tendemos a gravitar hacia los textos que nos traen consuelo, nos ofrecen paz y nos aseguran del amor de Dios.  Sin embargo, Dios también nos ha revelado que debemos amarnos unos a otros y quizás la expresión más grande de eso -y lo más difícil de hacer- es perdonarnos unos a otros cuando [...]

Orgullosos, altivos, arrogantes.

2019-07-07T04:53:44-05:0011 julio, 16|

Todos de vez en cuando tenemos problemas de orgullo. El orgullo es como el mal aliento, todos lo sienten menos tú, así que consíguete un buen amigo a una buena esposa que te lo diga. (Danilo Montero)  No sean orgullosos, sino pónganse al nivel de los humildes. (Romanos 12:16b) (DHH) ¿Soy orgulloso? En muchas cosas si lo soy, soy orgulloso de mi forma de pensar, de mis capacidades, cuando hago […]

Orgullo o Humildad

2019-07-07T04:53:56-05:0014 septiembre, 15|

El otro día estaba esperando con mi novio en la cola para entrar en el autobús que nos llevaría al sur de Quito a visitar a su familia. Delante de nosotros, había tres adolescentes de 14 años de edad . Sus ropas estaban muy sucias, y era obvio que estaban viviendo en las calles. Los chicos nos miraban como si estuvieran cuestionando por qué una gringa estaba tomada de la […]

Ir a Arriba