Acerca de Pastor Graham Bulmer

Este autor no presenta ningún detalle.
Hasta ahora Pastor Graham Bulmer ha creado 46 entradas de blog.
17 12, 2023

Navidad: El cumplimiento de la promesa de esperanza

2023-12-17T11:51:58-05:0017 diciembre, 23|

Con esperanza es posible ser un sobreviviente. Y aún más.

A lo largo de los siglos, cuando las cosas parecían más oscuras, Dios ofreció a su pueblo esperanza. Esta ha sido la historia de la humanidad desde el principio. Todo comenzó con la promesa de Dios a Adán y Eva: Algún día, alguien vendría a restaurar el orden al caos que habían creado.

Hoy celebramos el cumplimiento de esa promesa de esperanza, el nacimiento del Mesías, Jesús. Dios continúa ofreciéndonos esperanza a través del nacimiento, la muerte y la resurrección del bebé que nació en Belén, hace más de 2000 años. Nuestra esperanza no es solo optimismo; es una relación restaurada con nuestro Creador que, gracias a Su amor infinito, ha hecho posible eso, a través de la vida, la muerte y la resurrección del bebé que celebramos en la Navidad.

Sin embargo, muchas personas aún viven vidas sin esperanza. Corazones lastimados, vidas quebrantadas y hogares divididos parecen destruir cualquier esperanza dentro de nosotros. Es por eso que tener a Jesús es tan importante: la esperanza, la luz que El ofrece trae sanidad, significado y propósito para nuestro presente, no solo para la eternidad. De hecho, Jesús dijo que vino para que pudiéramos tener vida y vida en abundancia.

La esperanza de Dios llega a nuestros corazones, vidas y hogares aquí y ahora. En esta temporada de Navidad, hagamos una pausa y reflexionemos sobre nuestro propio nivel de esperanza. El nacimiento de Jesús es más que una historia religiosa; su oferta de paz y alegría puede ser nuestra realidad hoy. Él nos invita a abrazar Su esperanza, Su amor, Su reconciliación con nuestro Padre. En Jesús, la esperanza ha llegado. ¡Invítalo a tu vida!

29 10, 2023

¿Qué vas a hacer mañana?

2023-10-29T06:45:16-05:0029 octubre, 23|

En términos generales, es probable que todos tengamos una idea bastante clara de cómo será el día de mañana. La experiencia nos dice que podemos esperar que el día de mañana sea más o menos lo que esperamos que sea. Por supuesto, siempre hay excepciones. Cada día tiene su propio conjunto de variables, pero en el panorama general, éstas también tienden a estar dentro del ámbito de lo esperado. Rara vez lo inesperado es REALMENTE inesperado.

Esta (aparente) predictibilidad nos adormece con una falsa sensación de seguridad hasta que sucede algo que trastorna la rutina. La historia está llena de estos eventos. A pesar de la regularidad de las interrupciones, siempre parecemos sorprendidos. Pandemias, colapsos económicos, guerras, desastres naturales: todas estas cosas ocurren con una regularidad impredecible. No sabemos cuándo, pero sabemos que sucederán.

Entonces, nos encontramos en un dilema. Por un lado, la vida está (afortunadamente) marcada por la rutina. Por el otro, siempre acecha lo desconocido y lo inesperado que pueden presentarse en cualquier momento alterando el tejido y los cimientos de nuestras vidas. ¿Pero entonces cómo enfrentamos esta tensión?

Hay 3 verdades que brindan contexto y perspectiva para vivir sin temor.

Verdad # 1 – Dios es misericordioso. Él estableció nuestra realidad en ciclos predecibles porque Él mismo es fiel. Ya sean los megaciclos de los planetas, las estrellas, el sol y la luna, o la regularidad de las estaciones del año, el orden creado por Dios se basa en patrones y ciclos. Esta es una expresión de Su gracia. Esto no significa que los patrones sean inquebrantables. Significa que podemos tener confianza en esos ciclos naturales de la vida porque tienen su origen en la propia fidelidad de Dios.

Verdad # 2 – Siempre hay un propósito. La vida no es una secuencia de actos aleatorios conectados. Mucho antes de que existiera algo de la creación, Dios determinó la naturaleza y los propósitos de cada evento en la realidad que Él crearía. Es por eso que tenemos las historias de «fracaso» de – Abraham, José, Ester, Daniel, Saulo / Pablo, Pedro – hombres y mujeres cuyas vidas siguieron caminos bastante oscuros hasta que Dios demostró Sus propósitos mayores y vemos el impacto redentor en sus vidas.

Verdad # 3 – Algunas cosas nunca cambian. Si bien la predictibilidad se interrumpe con frecuencia, el fundamento de la fidelidad de Dios y Sus propósitos no cambian. Siempre sucederán eventos inesperados, no deseados y desconocidos, pero solo para nosotros.  ¡¡Nada toma a Dios por sorpresa!!

Llenemos nuestras mentes con la verdad de Dios. Algunos recordatorios:

“… pensaron hacerme mal, pero Dios cambió ese mal en bien…”. (José hablando a sus hermanos después de salvarlos de la hambruna – Génesis 50:20)

“…de acuerdo con el propósito de Dios mismo, que todo lo hace según la determinación de su voluntad. (Efesios 1:11)

Y muchas otras verdades de la Palabra de Dios.

Entonces, ¿cómo sobrevivimos lo desconocido? La transformación de nuestra mente (Rom. 12: 1-2) se lleva a cabo por el Espíritu de Dios usando la Palabra de Dios para cambiar nuestros pensamientos y perspectiva a medida que aprendemos a caminar con Dios y confiar en Él.

Es útil escribir éstas y otras verdades de la Palabra de Dios en tarjetas de 3×5 y consultarlas un millón de veces al día. A medida que estos pensamientos transforman y llenan nuestras mentes, también cambiará nuestra comprensión de lo que está sucediendo a nuestro alrededor, de quién es nuestra fuente de seguridad y el enfoque de nuestra esperanza para el futuro.

Esto es algo que deberíamos hacer hoy. No espere hasta mañana. ¡Quién sabe lo que traerá el mañana!

22 10, 2023

Amar a Dios con nuestras mentes y creatividad

2023-10-22T08:42:31-05:0022 octubre, 23|

Me encantan los sábados lluviosos.  Es posible que esta afición  me ubique en la minoría, pero el tener que quedarme en casa, me brinda la oportunidad de dedicar más tiempo para el gran libro.  Desde que era niño, me ha gustado leer; imaginar lugares donde solamente mi mente me ha llevado.  Mi afición por la lectura continúa y ahora incluye obras que desafían mi perspectiva y entendimiento sobre Dios.

San Agustín, un teólogo-filósofo quien vivió en el siglo quinto, fue uno de los primeros Cristianos intelectuales que enseñaron cómo amar a Dios con nuestras mentes y creatividad.  Su dicho famoso fue: “Toda verdad es la verdad de Dios”.

Las artes son una fuente inagotable de grandes enseñanzas.  Nuestras mentes pueden ser fortalecidas y nuestros corazones elevados a través de la expresión creativa.  Existe un maravilloso potencial al usar literatura y otros dones artísticos para explorar y expresar la grandeza de Dios.  Amar a Dios con todo nuestro corazón debería incluir la creatividad!

Como padres cristianos deberíamos animar a nuestros hijos a tocar un instrumento, practicar drama, leer o escribir historias.  Salomón escribió:  Es privilegio de Dios ocultar un asunto,  y privilegio del rey descubrirlo” En otras palabras, la majestad de Dios se aprende no solamente a través del estudio de Su Palabra, sino de la exploración del arte creativo que nos rodea y de la capacidad de expresarlo a través de su hábil interpretación.  Después de todo, La Biblia en sí es una colección de obras de arte, incluyendo poesía, música y drama.

17 09, 2023

Pasión por conocer la Palabra de Dios

2023-09-17T08:27:18-05:0017 septiembre, 23|

Espero que en el cielo existan televisores de última tecnología, pues me encantaría poder ver en estos aparatos electrónicos las historias maravillosas de la Biblia.

Es innegable la cantidad de historia escrita en la Biblia. Narraciones que nos cuentan de otras culturas, tiempos, y lugares. Por ejemplo, lo que sucedió con David cuando enfrentó a Goliat, o el momento en que Noé salió finalmente del arca. Me pregunto si sus piernas se tambalearon por unos días después de permanecer tanto tiempo en el arca. El episodio con los pastores en la primera Navidad, quienes primero estaban aterrados al ver a los ángeles y luego postrados adoraron a un Rey, todo en cuestión de horas.

Estos hechos no son solamente historias; son eventos registrados por la mano de Dios en Su creación y en la historia humana. Moisés dijo a los israelitas que conocer a Dios de esta manera era un verdadero honor. Así lo expresó: “Mirad, yo os he enseñado estatutos y juicios tal como el SEÑOR mi Dios me ordenó.  Porque, ¿qué nación grande hay que tenga un dios tan cerca de ella como está el SEÑOR nuestro Dios siempre que le invocamos?”   (Deut. 4:5, 7 LBA)

La oportunidad de conocer a Dios y tener una relación con Él era inaudita en los tiempos antiguos. Las naciones alrededor de Israel creían en muchos y diferentes dioses, aunque ninguno de ellos realmente se preocupaba por la gente. Por el contrario, el Dios de Israel-nuestro Dios- elige revelarse, ser conocido y tener una relación con nosotros.

Nuestra pasión por conocer a Dios debe ser precedida por nuestra pasión por conocer Su Palabra. Solo la Biblia puede decirnos quién es Dios, la forma en la que nos ama y cómo podemos relacionarnos con El. Nos cuenta de Sus maravillas, Su gracia, Su misericordia y Su perdón. Aprenda a amar la Palabra de Dios. Inculque en sus hijos la pasión por su estudio. ¡Ame al Dios que se ha revelado a nosotros!

23 04, 2023

Nunca Estamos Fuera de la Vista de Dios

2023-04-23T08:37:11-05:0023 abril, 23|

La semana pasada recibí un álbum de fotos de alguien que había guardado todos los correos electrónicos y fotografías de nuestros primeros días en Ecuador cuando trabajamos en este país como misioneros. Al revisar el álbum, recordamos con mi esposa tantas experiencias que habíamos olvidado.

Lo que fue más divertido, sin embargo, fue ver lo mucho que nuestras hijas han cambiado. Ambas chicas ahora son adultas e independientes, pero estas fotos nos hicieron revivir sus primeros días de escuela, modelando ropa nueva que acababan de recibir, o jugando con sus amigas en Calacalí, una pequeña población cercana a la ciudad de Quito. Las imágenes son familiares, pero no podemos recordar el día o la hora exacta en la que la mayoría de esas imágenes fueron tomadas.

Aunque quizás hayamos olvidado muchos de los detalles de la vida de nuestras hijas, ¡Dios no lo ha hecho y nunca lo hará! Nunca estamos fuera de su vista; Él nunca nos olvidará. Me encantan estos versículos de Isaías que dicen: “¿Puede una mujer olvidar a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Aunque ellas se olvidaran, yo no te olvidaré.  He aquí, en las palmas de mis manos, te he grabado; tus muros están constantemente delante de mí.” (Isa 49: 15-16 LBA)

Hay muchas teorías sobre criar a los niños, cómo educarlos para ser personas responsables, comprometidas, maduras y piadosas. La verdad es que no existe una fórmula única y mágica para producir hijos que amen y honren a Dios. Lo que sí podemos hacer es enseñarles al compartir nuestras propias experiencias con Dios y asegurarnos que ellos experimenten el amor inmutable y constante de Dios.

Aprender a amar a Dios y aceptar Su amor por nosotros es, sin duda una de las cosas más importante que los padres podemos hacer por nuestros hijos.

16 04, 2023

Lo que yo deseo de ti es fiel amor

2023-04-16T04:44:57-05:0016 abril, 23|

En nuestra casa viven dos periquitos. Uno se llama Chimborazo (en honor a la montaña más alta en Ecuador) y el otro es Furbie (no tengo idea por qué).

Los periquitos son excelentes mascotas. Son juguetones, llenos de vida y alegría, les encanta cantar y llenan una habitación de energía. Pero pueden ser ruidosos. A veces, cuando estamos viendo la televisión, tenemos que activar los subtítulos porque no podemos escuchar.

Es cierto que no poder escuchar la televisión o incluso mantener una conversación por el ruido de los pajarillos puede ser una desventaja. Esto me hace pensar en lo necesario que es saber escuchar para mantener relaciones saludables. Según James, escuchar es más importante que hablar.

¿Sabía que las palabras bíblicas como obedecer, obediencia, obediente, provienen de palabras que significan «escucha, escuchar»?

Desde nuestra perspectiva, a menudo es mucho más gratificante, hacer porque es fácil medir nuestras acciones. Nos evitamos la difícil tarea de buscar sabiduría, de aprender a vivir en fe, de escuchar atentamente a Dios a través del estudio de Su Palabra.

Por supuesto que, habiendo escuchado la verdad también debe haber una acción que la acompañe. Santiago nos advierte sobre la persona que se mira en el espejo («escucha» la Palabra de Dios) y no hace nada. Una vez que nos miramos al espejo y escuchamos la Palabra, entonces debemos responder.

Pero Dios no busca el cumplimiento, al menos no como un medio para relacionarse con nosotros. Oseas 6: 6 dice:

 “Lo que yo deseo de ti es fiel amor

y no sacrificio.

Quiero que ustedes me conozcan,

no que me hagan ofrendas.”

El deseo del corazón de Dios es que disfrutemos de una relación con él. Por eso, se nos ha dado a conocer. No solo en términos abstractos y difusos como de un «poder superior», sino de manera personal e íntima. Él se hizo hombre, vivió entre aquellos que Él creó y voluntariamente se dio a Sí mismo como sacrificio para que pudiéramos reconciliarnos con Él y gozar de una relación sana, refrescante y gozosa.

Jesús dijo: Acepten mi enseñanza y aprendan de mí que soy paciente y humilde. Conmigo encontrarán descanso.” (Mat 11:29 PDT).

¿Podemos cada uno de nosotros tomar unos momentos hoy, domingo para «escuchar» las palabras alentadoras de las Escrituras que nos enseñan el amor y el cuidado infinito del Dios Creador, que nos equipan para vivir en rectitud (no solo en cumplimiento)? ¿Podemos permitir que la Palabra nos corrija y restaure?

¡Escuche la suave voz de Jesús animándole hoy!

 

9 04, 2023

No se trata solo del sufrimiento

2023-04-09T10:07:41-05:009 abril, 23|

No entiendo por qué, pero en la celebración de la Pascua predomina el sufrimiento. Se pone gran énfasis en el cruel castigo que Jesús soportó. La Pascua se ha convertido en una semana de lamento.

No podemos minimizar el sufrimiento físico que Jesús soportó, pero increíblemente, la impactante verdad es que éste fue un acto de amor y gracia.

No fue la ira de Dios la que puso a Jesús en la cruz, fue su amor.

La ira de Dios exigía que se hiciera un sacrificio por el pecado; el amor y la gracia hicieron que Jesús se convirtiera en ese sacrificio.

La muerte sustitutiva de Jesús fue absolutamente horrible. Él sufrió, en nuestro lugar, la ira de Dios contra el pecado. “Soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. (Heb. 12: 2 NVI).

Jesús murió sabiendo que resucitaría; sin eso, su muerte no tendría sentido. ¡La resurrección demuestra el poder de Dios, ratifica la derrota de la muerte y el pecado, y nos ofrece esperanza! Sin embargo, a pesar de este abrumador mensaje de amor, perdón y esperanza, nos limitamos a hacer de la Pascua una temporada de lamentos. No entiendo por qué.

No se trata solo del sufrimiento. La Pascua es acerca de la reconciliación con Dios, la redención del pecado, el poder de vivir vidas llenas de esperanza y la garantía de la vida después de la muerte. Eso suena como una celebración de por vida y no una semana de lamento.

Permítanme alentarlo en este tiempo de Pascua, conscientes del horror del pecado y la separación de Dios, enfoque su corazón y mente para abrazar la resurrección, la nueva vida que tiene en Cristo y modele la esperanza que Él le ha dado a todos quienes le rodean (2 Pedro 3:15). Celebre el amor, el gozo, la gracia y la paz de Dios.

Cristo ha resucitado, ¡Aleluya!

16 10, 2022

La madurez espiritual requiere compromiso

2022-10-16T05:23:13-05:0016 octubre, 22|

Inspirados por una gran experiencia, no es raro que nuestros hijos se entusiasmen con iniciar nuevas cosas. Después de asistir a un partido de fútbol, quieren jugar fútbol; ​​después de un concierto musical, quieren tocar la guitarra. Por tanto, les compramos nuevos zapatos de fútbol o un nuevo instrumento, y usualmente después de una semana, el entusiasmo se desvanece; después de dos semanas les estamos recordando su compromiso y después de tres semanas los zapatos e instrumentos recién adquiridos están olvidados en una esquina, recogiendo polvo.

Todos admiramos a aquellos que tienen grandes habilidades, que demuestran una capacidad y pasión por su arte, y que hacen que se vea muy fácil jugar o tocar un instrumento. Sin embargo, esa habilidad vino con un gran esfuerzo. No solo soñaron con sobresalir en sus habilidades, sino que se comprometieron a perseguir su pasión, por lo que eso se convirtió en la máxima prioridad en su vida.

El madurar espiritualmente funciona de la misma manera. La buena noticia es que no estamos solos en nuestro deseo por tener estas habilidades. ¡Dios también lo desea para nosotros! Sin embargo, luchamos porque la madurez no se da sola; tiene que ser aprendida.

La Segunda Carta de Pedro, capítulo 1, nos instruye a ser hábiles en la fe y en nuestro conocimiento de Dios. Nos recuerda las grandes cosas que Dios nos ha dado: «Todo lo que es necesario para la vida y la santidad». Pero, al igual que para aprender a jugar fútbol o tocar un instrumento se requiere de compromiso y pasión.  El ser competente para manejar con precisión la Palabra de Dios, dar consejo sabio, discernir la verdad del error y amar incondicionalmente son habilidades que Dios nos enseña mientras caminamos con Él.  El Espíritu Santo usa toda la vida, en su belleza y fealdad, para producir en nosotros un carácter piadoso.

Bien has obrado con tu siervo, oh SEÑOR, conforme a tu palabra.
Enséñame buen juicio y conocimiento, pues creo en tus mandamientos.
Antes que fuera afligido, yo me descarrié, mas ahora guardo tu palabra. Bueno eres tú, y bienhechor; enséñame tus estatutos.

Salmo 119: 65-68

Señor, has hecho muchas cosas buenas a mi favor tal como lo prometiste. Creo en tus mandatos; hora enséñame el buen juicio y dame conocimiento.Yo solía desviarme, hasta que me disciplinaste; pero ahora sigo de cerca tu palabra.Tú eres bueno y haces únicamente el bien; enséñame tus decretos.

9 10, 2022

Ser honestos con Dios

2022-10-09T05:29:32-05:009 octubre, 22|

Nunca olvidaré el día en que uno de mis profesores del seminario llegó a clase emocionalmente exhausto. Él y su esposa acababan de escuchar el diagnóstico del médico.  Ella padecía de una enfermedad debilitante crónica.

Al compartir esta devastadora noticia con los alumnos, el profesor compartió cómo fue su oración.  No tenía paz.  La frase «Hágase tu voluntad.» no fue dicha.   Él fue a un lugar privado y procedió a gritar a Dios con enojo, cuestionó su bondad y exigió que Dios hiciera algo para «arreglar” esa situación de salud de su esposa.

Nos preguntó si eso fue una respuesta apropiada a Dios. Nuestras opiniones estaban divididas. «¿Esto muestra reverencia? ¿Honra Dios la honestidad? «Luego él abrió la Biblia en el Salmo 22 y nos mostró cómo la duda fue una experiencia común para el salmista David.   El salmista, con un entendimiento muy honesto de Dios, reconoció que la vida a menudo es injusta; que, con frecuencia, Dios parece muy lejano y que podemos ser honestos con Dios acerca de cómo todo eso nos hace sentir.

Jesús, en la cruz citó el Salmo 22. El salmista comienza lamentándose de que Dios lo había abandonado (lo cual no era así, pero a veces realmente uno siente de esa manera) y concluye con una declaración de alabanza. ¿Qué cambió? Sólo la perspectiva del salmista. Él recordó que Dios es el Creador todopoderoso, el Dios amoroso, cuidadoso y personal que quiere cuidar a Sus hijos. Y recordó que nuestras circunstancias de la vida no definen a Dios. Más bien, Él las usa para transformar nuestro carácter.

Treinta años después, mi amigo y su esposa continúan luchando con la enfermedad. Pero también dan gracias a Dios por la madurez en sus vidas, la profundidad de carácter que este desafío ha producido en ellos, todo porque fueron honestos con Dios.

17 07, 2022

El Poder de la Palabra

2022-07-17T09:15:51-05:0017 julio, 22|

En la escuela fui el niño más pequeño de mi grado. Solía ser el último elegido para ser parte de los equipos deportivos, y no pocas veces era el blanco del acoso de niños más grandes. No había mucho que pudiera hacer físicamente; yo era pequeño. Pero pronto descubrí cómo podía defenderme: una lengua viperina. Los niños que me hacían pedir misericordia en una pelea, se retirarían más tarde, luchando por no llorar porque una de mis palabras había lastimado profundamente su corazón. Me sentía tan bien al poder defenderme.

Cuando era niño no tenía idea de la profundidad del dolor que estaba causando. Ahora, como adulto, lamento esos ataques verbales. Esas heridas pueden tomar una vida para sanar. Afortunadamente, la gracia de Dios me ha ayudado a evitar emitir esos ataques verbales.

Las palabras son importantes. Mis habilidades verbales pueden ofrecer esperanza y sanidad, pero también causar destrucción. Aprender a hablar bien, pensar en lo que decimos y cómo lo decimos, nos ayuda a decir palabras que alientan, dan esperanza y reflejan el amor de Dios.

Pablo animó a la iglesia a que sus conversaciones sean “agradables y cordiales” (Col.4: 6). Al igual que un chef elige cuidadosamente sus ingredientes, también debemos preparar y emitir palabras atractivas y sabrosas y evitar las palabras chatarras. Contextualmente, Pablo se está refiriendo a nuestras conversaciones especialmente con incrédulos. Lo que decimos puede atraerlos o alejarlos del Evangelio.

Y, al igual que un chef comprometido con su arte culinario, hablar bien requiere aprendizaje, esfuerzo y práctica. Un momento de pausa antes de hablar, incluso la opción de permanecer en silencio puede marcar la diferencia entre una flecha que perfora o una palabra que deleita.