+593 2 3980 893

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
23 04, 2023

Nunca Estamos Fuera de la Vista de Dios

2023-04-23T08:37:11-05:0023 abril, 23|

La semana pasada recibí un álbum de fotos de alguien que había guardado todos los correos electrónicos y fotografías de nuestros primeros días en Ecuador cuando trabajamos en este país como misioneros. Al revisar el álbum, recordamos con mi esposa tantas experiencias que habíamos olvidado.

Lo que fue más divertido, sin embargo, fue ver lo mucho que nuestras hijas han cambiado. Ambas chicas ahora son adultas e independientes, pero estas fotos nos hicieron revivir sus primeros días de escuela, modelando ropa nueva que acababan de recibir, o jugando con sus amigas en Calacalí, una pequeña población cercana a la ciudad de Quito. Las imágenes son familiares, pero no podemos recordar el día o la hora exacta en la que la mayoría de esas imágenes fueron tomadas.

Aunque quizás hayamos olvidado muchos de los detalles de la vida de nuestras hijas, ¡Dios no lo ha hecho y nunca lo hará! Nunca estamos fuera de su vista; Él nunca nos olvidará. Me encantan estos versículos de Isaías que dicen: “¿Puede una mujer olvidar a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Aunque ellas se olvidaran, yo no te olvidaré.  He aquí, en las palmas de mis manos, te he grabado; tus muros están constantemente delante de mí.” (Isa 49: 15-16 LBA)

Hay muchas teorías sobre criar a los niños, cómo educarlos para ser personas responsables, comprometidas, maduras y piadosas. La verdad es que no existe una fórmula única y mágica para producir hijos que amen y honren a Dios. Lo que sí podemos hacer es enseñarles al compartir nuestras propias experiencias con Dios y asegurarnos que ellos experimenten el amor inmutable y constante de Dios.

Aprender a amar a Dios y aceptar Su amor por nosotros es, sin duda una de las cosas más importante que los padres podemos hacer por nuestros hijos.

3 06, 2019

Decepcionados de nuestros hijos

2019-07-09T14:54:36-05:003 junio, 19|

La mayoría de las veces, estoy muy contenta con mis hijos. Me siento agradecida por sus vidas, su salud, sus risas. Claro, están lejos de ser perfectos, pero casi siempre nos llevamos bien e incluso disfrutamos el uno del otro. Pero hoy, tengo una confesión: últimamente, me he sentido realmente decepcionada con uno de mis hijos. Está tomando decisiones rebeldes que no están a la altura del potencial que veo en él. ¿Qué pueden hacer los padres cuando, después de dedicarnos con mucho cariño y esfuerzo a las vidas de nuestros hijos, nos sentimos infelices con sus decisiones y defraudados por su comportamiento?

En primer lugar, debemos tomarnos el tiempo para reflexionar sobre la creencia prevalente de que el éxito de nuestros hijos es un reflejo de nuestro propio valor. ¿Con qué frecuencia juzgamos a otros padres según el desempeño de sus hijos?

Ciertamente, cada uno de nosotros tiene el privilegio y la responsabilidad de educar e influir en las vidas de nuestros hijos. Pero ellos también son individuos separados de nosotros, con la libertad dada por Dios para elegir su propio camino en la vida. Para evitar apresurarnos en desaprobar a otro padre por la forma en que actúan sus hijos, debemos considerar que Dios, el padre perfecto, también tiene problemas con nosotros sus hijos.

A menudo, nuestra sensación de enojo y decepción por el mal comportamiento de los hijos tiene menos que ver con la conducta del niño y más con nuestro propio sentido de vergüenza sobre cómo nos verán los demás, o con nuestra propia ansiedad sobre las expectativas no cumplidas que tenemos para nuestros hijos. Debemos alejarnos del huracán de emociones que provoca el mal comportamiento, tomándonos un tiempo para pedirle a Dios que nos ayude a lidiar con nuestro propio equipaje emocional. ¿Estoy criando al hijo que quiero o al hijo que tengo? ¿Espero demasiado del él, tomando en cuenta su edad y su madurez? ¿Estoy siendo el modelo de vida piadosa que mi hijo necesita? Solo cuando lleguemos a un lugar de seguridad en nuestra propia identidad como hijos amados de Dios – imperfectos, pero en crecimiento – podremos abordar con calma el comportamiento preocupante de los hijos.

Puede ser saludable que nuestros hijos vean nuestro desencanto con su comportamiento, para que vean cómo sus acciones impactan a los demás y se responsabilicen de mejores elecciones en el futuro. Sin embargo, en medio de nuestra tristeza por su conducta, es esencial decirles cuán profundamente son amados. Romanos 5:8 dice, “Pero Dios muestra su amor por nosotros en que, cuando aún éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.” Siguiendo este ejemplo de amor divino, debemos buscar oportunidades para expresar nuestro amor con palabras y acciones, incluso cuando nuestros hijos nos desilusionan. Amémoslos en su peor momento, porque ese es el momento que más cuenta.

Finalmente, habiendo resuelto nuestros propios problemas y expresado nuestro amor incondicional, podemos comenzar a entrenar a nuestros hijos hacia un mejor comportamiento. Debemos tratar de afirmar todo lo bueno que podamos ver en sus vidas, alentándolos a seguir creciendo en esos rasgos de carácter. Y con mucho amor, los guiamos para que se responsabilicen de sus acciones incorrectas. Esto podría significar darles una segunda oportunidad, pedirles que hagan las paces o poner claramente los límites y las consecuencias para el futuro.

La gracia de Dios es nuestro modelo para la crianza de los hijos (2 Pedro 3: 9). Ofrezcamos a Dios nuestras decepciones parentales, confiando en su gracia para restaurarnos continuamente a nosotros y a nuestros hijos. Mientras haya vida, hay esperanza.

Beth Saavedra

www.vinaquito.com

8 01, 2019

¿QUIÉN ERES?

2019-09-09T00:15:06-05:008 enero, 19|

¿Quién eres? No, no me refiero a tu nombre, apellido, profesión, posesiones o grupos a los que pertenezcas. Apunto a lo profundo de tu ser, a lo que enciende tu corazón y da razón a tu existir. Eso que te impulsa a ser para lo que naciste ser; usando todo tu potencial, dones y talentos.  Que no te permite pasar sin dejar huella en la historia de la vida, de los que te rodean.

¿Quién eres? ¿Quién ha definido lo que eres? Muchas veces llevamos conceptos equivocados de nosotros mismos. Parámetros establecidos desde la infancia, a veces de nuestros propios progenitores por desconocimiento o de aquellos que pensamos eran significativos en nuestro caminar. Palabras, frases, gestos, que marcaron para bien o para mal nuestra mente y corazón.

¿Quién eres? ¿Quién ha robado el gozo de tu ser? Experiencias dolorosas, pérdidas irreparables, traiciones, mentiras, engaños, y tantas otras situaciones. Los seres humanos nos equivocamos con facilidad, tomamos decisiones egoístas buscando satisfacer nuestro yo. Las sonrisas desaparecen cuando nuestra esperanza esta puesta en cualquier hombre.

¿Quién eres? Un ser fantástico, creado un poco menor a los ángeles, por las propias manos de Dios. Coronado de gloria y de honra, como lo menciona el Rey David en el libro de los Salmos. Dios, a los que creemos en Él nos ha dado una nueva identidad que solo se puede vivir a la luz de la fe. A través de Jesucristo, se restablecen los vínculos de intimidad. Ahora somos hijos de Dios y su amor basta para transformarnos y vivir como sus herederos: con paz, esperanza, confianza y gozo. ¿Quién eres? Un hijo de Dios lleno de dones y talentos sorprendentes para marcar vida en otros corazones.

12 11, 2018

Los Hijos y la Tecnología

2018-11-12T09:33:28-05:0012 noviembre, 18|

Si hablamos de Tecnología tenemos que reconocer que el mundo cambió gracias a esta. Tenemos una nueva era digital y la nueva generación está desarrollándose en ella. La Tecnología nos ayuda en tantos campos del saber científico como en actividades cotidianas. Y una de las áreas de mayor crecimiento son las comunicaciones, que permiten a las personas lejanas acercarse en minutos. Familias que no se habían visto desde hace años, pero que a través de la tecnología se pueden comunicar, casi inmediatamente gracias a los teléfonos inteligentes, por ejemplo.

 

Pero lamentablemente, para las familias cercanas la distancia comunicacional se vuelve cada vez más complicada, debido a que las familias cercanas siempre están conectadas a la tecnología, en este caso, el internet, dejando de lado el verdadero ejercicio comunicativo, el cual permite expresar emociones, ideas, sentimientos y la construcción de un sentido crítico.

 

Hay una premisa importantísima que no debemos pasar por alto, y es que es en el seno familiar donde se desarrolla el espacio propicio para la construcción, no solo de las relaciones, sino del vínculo emocional entre los que la conforman. Un niño aprenderá a comunicarse de manera adecuada, siempre y cuando él tenga la oportunidad de desarrollar el lenguaje, y los afectos desde la más temprana edad, todo esto mediante la constante y permanente relación con el otro. Hay que tener presente que DE LA MANERA COMO NOS COMUNICAMOS DEPENDE LA CALIDAD DE NUESTRAS RELACIONES.

 

A continuación, comparto algunos peligros que implican el uso inadecuado de las redes sociales:

  1. Cualquier medio de comunicación deja huella en la mente del niño; cambia sus paradigmas, valores y actitudes, y hay que estar alerta porque no siempre el mensaje es el correcto (Interviene en la subjetividad y aprendizaje).
  2. Los videos juegos, celulares y redes sociales pueden conducir a la cyber-adicción.
  3. Peligros de Sexting (envío de fotos o videos o mensajes de contenido sexual); Cyberbulling (amenazar, avergonzar, intimidar y criticar a una persona por las redes sociales; Sextorsión, amenaza y usufructo sexual; Grooming, material pornográfico realizado por un adulto, y que sirve para la explotación sexual.
  4. Las redes sociales pueden llegar a ser una distracción, para camuflar el dolor latente. o crisis emocionales no resueltas.
  5. El WhatsApp, por ejemplo, alivia la soledad y la necesidad de contacto, ya que los hijos requieren sentirse escuchados y conectados con sus familiares.

 

QUÉ DEBEMOS HACER:

Los padres deben ser acompañantes en el uso de las redes sociales, ya que son el filtro ideal para trabajar pensamientos y creencias que emanan de estas. Además, debemos crear hábitos que le permitan al niño implementar el diálogo crítico, que le ayude a discriminar cosas aun en nuestra ausencia, o cuando en la adolescencia tenga que tomar decisiones por cuenta propia.

  1. Considerar que, al comprar un aparato electrónico para sus hijos, ustedes tienen la prerrogativa de definir reglas para el uso de estos. Se debe indicar a los hijos que estos dispositivos son un préstamo y un privilegio, y que los padres tienen la autoridad sobre el uso y el horario de estos. Y lo más importante es recordar a los padres que, debe haber consistencia en los acuerdos entre ellos, como dejar en claro las condiciones y los usos permitidos para el celular.
  2. Los Padres deben acortar la distancia tecnológica con sus hijos, es decir, educarse e informarse sobre las redes sociales que los hijos frecuentan, y sobre las posibles consecuencias en la vida de sus hijos.
  3. Tener más tiempo para el diálogo en la familia: regalarles a sus hijos el hábito de escuchar historias y anécdotas familiares para el desarrollo de experiencias gratificantes para los chicos. Los padres deben validar siempre cualquier intervención que hagan, corregir con el fin de educar y hacerlo con ternura y paciencia.
  4. Recordar que, hasta los 5 años los niños no deberían tener contacto directo con la tecnología. De 5 años hasta los 10 años solo media hora pasando un día y trabajar cualquier contenido con ellos para que sea una guía en su aprendizaje. Y en la adolescencia, es preciso enseñar la autorregulación.
  5. El tiempo de familia debe ser un espacio para compartir, debe haber límites para el uso de los dispositivos electrónicos, por ejemplo: no al llegar a casa; no a la hora de comer; no en el baño; y, no al dormir, etc.)
  6. Además. generar recuerdos de vinculación afectiva con los hijos, como, por ejemplo: cocinar juntos; ir a caminar; tomar helados; jugar; ir de excursión, etc.

 

Mg. Anita Orellana, MTF

Misionera de Palm Missionary Ministries, Inc., USA.

www.joselitoorellana.blogspot.com

 

1 10, 2018

Cuando mamá está cansada

2018-10-01T09:33:51-05:001 octubre, 18|

Tengo dos hijos a quienes amo con todo mi corazón. Con ellos aprendo día a día cosas de mí (buenas y malas) que no conocía. Hay momentos cuando el cansancio por las tareas de la casa, el trabajo y los estudios (porque también estudio) me abruman y me hacen reaccionar de maneras que no son saludables para esas personitas que me dicen “mamá”.

 

Son esos tiempos cuando mi mente llega a creer que no soy una buena madre. Yo sé que me entiendes o quizá no… pero tengo que reconocer que hay momentos cuando la dulzura no es lo que desborda de mis labios, y cuando eso pasa, tengo que hacer un ALTO para no ser la causante de dolores profundos en los corazones de mis hijos.

 

El cansancio es bueno, creo yo, porque nos recuerda que estamos usando nuestra vida para servir a los demás, empezando por nuestra familia, pero cuando el cansancio nos hace mujeres hirientes, groseras y malhumoradas, provocamos dolor a nuestros hijos, y es allí, cuando es tiempo de parar y buscar un respiro. Cuando no descansamos lo suficiente somos mucho más susceptibles a irritarnos por cosas pequeñas que lastiman los corazones de nuestros preciosos retoños.

 

Mis hijos son regalos maravillosos que Dios me dio para darles todo mi amor, y por ese amor, debo buscar de manera intencional descansar. Alguien dijo: “A veces, lo más espiritual que puede hacer una mamá es descansar”.

 

Si estás muy “enojona” últimamente con tus hijos, es tiempo de descansar. No necesitas días, quizás con un par de horas junto a buenas amigas con una taza de café o estar en tu curato con un buen libro sea suficiente para recargar baterías.

 

Verónica Saavedra

Radio HCJB

18 09, 2018

VIVE LAS ILUSIONES DE TUS HIJOS

2018-09-18T09:01:12-05:0018 septiembre, 18|

Bart, llegó a casa cargando un casco hecho de cartón. Con algunos marcadores trazó unos cuantos dibujos para darle más color.  Cuando su padre lo vio, preguntó: ¿y eso? Bart dijo: es un casco de football americano.  Su padre, lo miró y le dijo: Los sueños no pagan las facturas de esta casa.  Y añadió: La vida no te dará nada, simplemente porque creíste en un absurdo. Tomó aquel casco que había hecho su hijo y lo destruyó. Este es un fragmento de la película “Yo sólo puedo imaginar”.

Nuestro dolor, rabia y frustración pueden hacer pedazos la ilusión de un niño. Intentando demostrar que la vida es real, los adultos nos equivocamos cuando enseñamos a nuestros hijos que no hay espacio para ilusiones.

La ilusión, es algo que nos ayuda a buscar el cambio y a mejorar como personas. En el caso de los niños, la ilusión es una sensación que debe alimentarse, porque bien estimulada puede crear niños motivados, felices y capaces de alcanzar cualquier proyecto personal.

Los padres debemos convertirnos en canalizadores de la ilusión en nuestros hijos.   Podemos hacerlo cuando oramos con ellos para que sean constantes en sus objetivos; y que sepan que si no consiguen algo no es motivo de derrota, sino perseverar en la ilusión para conseguirla más adelante.

También estamos llamados a estimular la ilusión para mejorar comportamientos o actitudes. Esto ocurre cuando al final de un curso tu hijo ha sido capaz de aprobar todas las asignaturas y le prometiste que si lo hacía le comprarías algo, pues en este caso, se lo ha ganado.

Podemos alimentar esa ilusión pidiendo a Dios que nos oriente con Su palabra para crear no solo niños motivados, sino también jóvenes felices y capaces de alcanzar cualquier proyecto personal, de acuerdo a la voluntad de Dios.

17 09, 2018

Orando con Mamá

2018-09-17T10:39:40-05:0017 septiembre, 18|

La oración es una herramienta que trae paz, alivio, esperanza a nuestra vida, el tiempo de oración es indispensable e irremplazable en nuestro día a día.

Somos los padres quienes más influenciamos la vida de nuestros hijos y debemos sembrar en ellos, la necesidad de tener un tiempo de oración todo el tiempo.

Enseña a tus hijos a orar con la biblia, el Padre Nuestro o el Salmo 23, son un gran inicio. A la vez, es necesario que los niños aprendan que no debe ser repetitivo, se trata de contar lo que está pasando en nuestras vidas y expresar lo que sentimos. También puedes mencionar los personajes que oraron con mucha fe al Señor y fueron escuchados, como por ejemplo: Daniel, Ester, Ana, David.

Nunca olvides de enseñarles a tus hijos a agradecer, la gratitud es una virtud muy noble porque estamos diciendo que somos felices con lo que tenemos. No siempre les enseñes a llevar una lista de peticiones para que Dios las atienda. (Colosenses 4:2)

Podrías usar la música para tu tiempo de oración, una canción puede ser también una oración.

Tus hijos deben crecer sabiendo que orar es un privilegio que tenemos para involucrar a Dios en cada área de sus vidas… ¿Cómo hacerlo? Por medio de tu ejemplo, ya que de esa manera puedes impactar sus vidas de manera real.

3 09, 2018

La importancia de nutrir la relación con tu pareja

2018-09-03T10:41:53-05:003 septiembre, 18|

¿Hay celos en tu hogar entre tu cónyuge e hijos? ¿Tu esposo se queja de que no le prestas suficiente atención? Si es así, no estás sola. Todos tenemos solo 24 horas en un día, y para la mayoría de las madres, hay mucha competencia en donde enfocar nuestra energía. Pero el tiempo en familia no necesita ser un campo de batalla.

 

Es posible que hayas escuchado que, como cristianos, debemos colocar a Dios primero, luego a nuestro cónyuge y luego a nuestros hijos. Pero, ¿qué significa exactamente poner a Dios primero? ¿Dedicarle más tiempo? En términos de minutos, pocas madres podrían dedicar horas y horas al estudio de la Biblia, a expensas del cuidado de la familia. Además, descuidar a nuestras familias por actividades «espirituales» difícilmente honra a Dios. Entonces, poner a Dios primero en nuestras vidas no es específicamente un problema de administración del tiempo. En cambio, creo que esta priorización de Dios significa que 1) alimentamos continuamente nuestra relación con Él 2) todas nuestras otras actividades, valores y relaciones están ordenados e influenciados por la fidelidad a nuestra relación con Dios.

 

Del mismo modo, en nuestras relaciones humanas dentro de la familia, habrá momentos en los que, en términos de minutos absolutos en el día, debemos dedicar la mayor parte del tiempo a nuestros hijos, atendiendo a sus necesidades. Los niños dependen de nosotros y requieren un gran esfuerzo y concentración nuestra a medida que los entrenamos y equipamos para la vida.

Sin embargo, la mayoría de nosotros comenzamos nuestra familia como dos personas enamoradas. Si tenemos éxito en lanzar a nuestros niños al mundo como adultos capaces y competentes, también terminaremos nuestras vidas como dos personas: marido y mujer. Por lo tanto, hay una primacía en la relación matrimonial que necesita ser honrada con 1) una alimentación continua, y 2) considerando otras relaciones y actividades a la luz de cómo afectarán nuestra relación matrimonial.

 

La buena noticia es que dar un enfoque y consideración más regular a tu relación matrimonial no le quita nada de la relación con tus hijos. Por el contrario, un matrimonio fuerte proporciona a los niños una sensación de seguridad y les da un excelente ejemplo a seguir cuando algún día busquen crear sus propias familias. Claro, los niños pueden quejarse si sales a una cita nocturna, o si les dices que deben jugar tranquilamente mientras tú y papá toman un cafecito en la cocina. Pero aprenderán la paciencia y el respeto por los demás, que es uno de tus objetivos para ellos de todos modos, ¡así que al final, todos ganan!

 

Si tu esposo siente que lo estás descuidando o dejando de lado a favor de tus hijos, no tienes que sentirte desesperada, buscando cómo puedes pasar más tiempo con él que con tus hijos. Recuerda, mostrar prioridad y honor no se traduce simplemente en medir quién obtiene la mayor cantidad de minutos de tu tiempo. En cambio, pregúntale a tu esposo qué acciones podrías tomar para que se sienta amado y respetado. Podría ser tan simple como tomar el tiempo para mirarlo a los ojos y saludarlo con un largo beso cuando llegue a casa. O tal vez él estaría ansioso por ayudar a acostar a los niños un poco más temprano cada noche, para que ustedes dos tengan algo de tiempo a solas. Sé creativa, e incluso podrías escucharle a él preguntar qué puede hacer para ayudarte a ti sentirte amada y respetada también.

 

Beth Saavedra

www.vinaquito.com

13 08, 2018

Cuando mamá se enoja

2018-08-13T10:09:05-05:0013 agosto, 18|

Quiero comenzar a conversar contigo con esta pregunta que me desafía cada vez que estoy de mal genio… ¿una mamá, se puede enojar?

Apenas respondo esta pregunta, viene otra ¿una buena mamá, se debe enojar? Y aquí es donde me detengo a pensar, a analizar mi forma de reaccionar y las consecuencias que trae la ira o el enojo en la tarea de ser mamá.

No tengo una respuesta final, pero estoy segura que una mamá si se puede enojar y una buena mamá… también se puede enojar, ya que nos permite corregir a nuestros hijos en la manera como queremos que ellos crezcan y que vayan moldeando su carácter y su personalidad.

Lo importante es que tengamos un equilibrio para corregir a nuestros hijos, sin que eso nos lleve a un extremo que puede ser perjudicial en la familia. Te comparto algunas cosas negativas que la ira y el enojo traen a nuestra vida:

 

  • Vergüenza: Porque nuestro comportamiento puede dañar tu testimonio.

 

  • Remordimiento: Luego nos arrepentimos de las acciones que acarrea la ira

 

  • Afecta nuestra salud: No tenemos ganas de comer, produce dolor de estómago y no puedes

 

  • Daña nuestras emociones: estamos muy vulnerables ante cualquier situación que se pueda presentar y nos resentimos por todo.

 

  • Lastima a nuestros hijos: Podemos exaltarnos demasiado sin medir las consecuencias de nuestras palabras y acciones.

 

  • Perjudica la relación con nuestro esposo: respondemos de mala manera ante cualquier situación.

 

  • Nos aleja de Dios: La ira es un pecado, no debe ser un estado en el que vivamos a diario.

 

Formar amistades con otras madres que pasan por las mismas situaciones, es de gran apoyo porque podemos aconsejarnos mutuamente, pero, sobre todo, es indispensable que podamos tener un tiempo de oración con el Señor porque nos ayuda a ser más tolerante, más pacientes y a nutrirnos de Su Palabra, quien no falla en los momentos que más necesitamos. Te comparto una porción de la biblia que te desafiará a manejar la ira y el enojo “Mejor es vivir en una tierra desierta que con una mujer rencillosa e iracunda” Proverbios 21:19 Haz de tu casa, un hogar, el lugar donde tu esposo y tus hijos anhelen estar siempre.

30 07, 2018

Trata a otros como quieres que te traten

2018-07-30T10:14:00-05:0030 julio, 18|

Nuestros hijos son quienes nos toman la lección de todo lo que les decimos, están atentos a cualquier situación que se presente en nuestro comportamiento y enseguida llaman nuestra atención, pero ¿qué pasa si tienen que salir de la burbuja en la que crecen y tienen que formar amistades? No te preocupes, lo más importante es tu ejemplo y lo que puedas ir modelando en sus vidas con el paso de los días.

Creo que como en todo, no existe una fórmula secreta para el éxito, te invito a que juntas, pongamos en práctica algunos consejos para que nuestros hijos tengan amistades fuertes y saludables.

• Respeto: Cada persona tiene sus propios gustos y preferencias, y esto es clave para explicar a nuestros hijos.

• Comprensión: las habilidades, dones, talentos y personalidad son únicas en la vida de cada ser humano.

• Pensar en los demás, primero y también en ti: Aprender a ceder un poquito a los gustos individuales para dar espacio a otros, sin olvidarse de uno mismo.

• Solidaridad: Es un valor muy noble que vale la pena inculcar en nuestros hijos, ya que podemos crear conciencia de las necesidades de lo demás.

• Siembra y cosecha: Cuando les enseñamos que todas nuestras acciones tienen un retorno, ellos van a pensar dos veces en la manera en que van a actuar.

• Que sus acciones hablen de Dios: porque es la huella más importante que vamos a dejar en la vida de los demás.

Tu papel como madre es irremplazable, tus hijos te necesitan en cada etapa de sus vidas y nosotras como madres necesitamos de Dios, quien nos ayuda a reflejar al Señor en sus vidas. Sigue adelante, lo estás haciendo bien!

Realiza tu donación mediante Transferencia Bancaria

Mi promesa de Donación: Eres parte de HCJB

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Banco del Pichincha. Cuenta de ahorros Banco Pichincha # 22 02 49 71 71
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
Haz tu donación en línea con tu tarjeta de crédito o débito nacional o internacional con total seguridad a través de nuestro portal de donaciones Haz clic aquí

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Produbanco o Servipagos. Cuenta de ahorros Produbanco # 12 00 58 38 84 9
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
  • Débito bancario: Realiza tu donación por medio de tu cuenta bancaria del Pichincha o Produbanco llenando los datos solicitados en el formulario. Envía el documento firmado al correo electrónico [email protected] o entrégalo en nuestras oficinas.

Descargar Formulario: Click Aquí