La piña, también conocida como ananá o matzatli, es originaria de América del Sur.

No solo es muy apreciada porque fructifica una vez al año, sino también por su composición nutritiva que la convierte en un alimento repleto de propiedades. Entre sus beneficios, se destaca la posibilidad de mejorar el sueño. Conoce aquí por qué y cómo aprovecharla.

La piña es la fruta de Ananas comosus, una planta perteneciente a la familia Bromeliaceae. Se caracteriza por sus hojas duras y lanceoladas, mientras que el fruto tiene una pulpa amarilla y dulce sabor.

La forma tradicional de comer la piña fresca es cortando su corona, quitando su base, retirando su piel, para finalmente cortarla en rodajas. También se puede trozar en secciones y retirar los pequeños “gajos” que se forman.

Es es una gran opción para preparar postres y platillos agridulces, tanto calientes como fríos.

  • ¿Ayuda a dormir mejor?

La piña se encuentra entre los principales alimentos que se recomiendan comer por la noche para obtener un sueño de calidad. Esto se debe a que es rica en triptófano, un aminoácido esencial, es decir, que no puede ser producido por el organismo.

Cuando el triptófano ingresa al cuerpo se puede convertir en una molécula llamada 5-HTP (5-hidroxitriptófano) utilizada para producir melatonina y serotonina. Estas son hormonas claves para distintas funciones del cuerpo.

  • Qué hacer para dormir mejor

Ten en cuenta que por sí solo, el consumo de piña no garantizará necesariamente un sueño de calidad. Debes complementarla con una dieta saludable, que incluya: frutos secos, pescados, huevos, leche, legumbres, y semillas, como las de ajonjolí y calabaza.

Además, ten en cuenta infusiones como la de flor de naranjo, ginseng, lavanda, manzanilla, pasiflora, tila, o valeriana.