Aliviar distintas dolencias con infusiones es una de las estrategias que varias personas aplican para solucionar problemas menores de salud. Son evidentes las propiedades beneficiosas que frutas y plantas tienen sobre el ser humano.

Una de estas es el agua de piña con jengibre. Esta combinación es señalada como positiva para limpiar las toxinas del sistema inmune, así como de hidratación. La técnica en nutrición Celia García dijo a América Digital que esta bebida la deben tomar quienes padecen de retención de líquidos. Justamente la especialista señala que cada ingrediente brinda sus propios beneficios.

La piña contiene vitaminas como E, B1, B6 y B9, mientras que el agua de jengibre aportará con fibra y regulará el apetito, además de ser antiinflamatoria.

Para hacer esta preparación es necesario cortar el jengibre en rodajas y retirar la piel de la piña, dejar hervir en agua entre 20 y 30 minutos y luego servir en un envase. No es necesario tomarla caliente.