«Es importante darse cuenta de que los aperitivos apropiados para las personas con diabetes son simplemente combinaciones de alimentos saludables, y son una gran aportación al plan de alimentación de cualquier persona.Aquí hay excelentes opciones que tener en cuenta, solo recuerda modificar los tamaños de las porciones según la hora en que te lo tomes:

Yogur griego con frutas del bosque

El yogur griego o Skyr ofrece una trifecta de proteína-carbohidratos-grasas equilibrada (por no mencionar saciante), que ayuda a mantener estables los niveles de azúcar en la sangre, dice Stefanski. Consejo profesional: «si optas por la grasa en su totalidad, vigila la ración», dice Stefanski, quien recomienda ponerle un límite de 1/2 a 1 taza (o de 100 a 200 gr), dependiendo del nivel de calorías que estés buscando. «Elige yogur griego natural y añade 1/4 taza de frutas del bosque y algo de estevia líquida si lo que buscas es algo dulce. Agrega semillas de chía o de lino para el toque crujiente».

HUEVOS DUROS

Comerse uno o dos huevos para obtener una fuente completa (y saciante) de proteínas: «también es una opción sin carbohidratos, por lo que es una gran elección si estás muerto de hambre entre horas, pero tus niveles de azúcar en la sangre son más altos de lo deseado».

Requesón con tomates

Este es uno de esos picoteos que te saciaràn si han pasado 2 o 3 horas desde tu última comida. Llena media taza de requesón con un tomate entero en rodajas para una dosis saludable de proteínas, grasas y calcio. «Dado que es tan bajo en carbohidratos e hidratante, no elevará los niveles de azúcar en la sangre».

 Aceitunas negras

Si te encantan las comidas sabrosas pero quieres evitar la comida basura (patatas fritas), prueba el paquete de aceitunas de una sola ración. «Mientras que las aceitunas a menudo son criticadas por su alto contenido de sodio, el alto contenido de grasa de estas frutas proviene de la grasa monoinsaturada, un portento de la dieta mediterránea». Como ya están preenvasadas, puedes observar fácilmente el tamaño de su ración.

Encurtidos

Hazte con alimentos en conserva, como los pepinillos y el chucrut, cuando tengas ganas de comer algo salado. Gracias a su concentración de probióticos (las bacterias buenas), aumentará tu salud intestinal sin darte cuenta. »

Pudin de chía

Las semillas de chía pueden ser pequeñas, pero están cargadas de fibra e incluso algo de proteínas. Se recomienda tomar de aperitivo pudin de chía. Los nutrientes saciantes combinados con la textura espesa y gelatinosa te mantendrán lleno. Prueba esto: Vierte unas cucharadas de semillas de chía en media taza de leche de coco en lata y déjalo espesar durante aproximadamente 20 minutos (haz esto la noche anterior si no tienes tiempo por la mañana). Espolvorea unas pocas frutas del bosque por encima o endúlzalo con un poco de estevia.

Mix de frutos secos

«Mientras que las nueces de macadamia son las más bajas en carbohidratos y los anacardos son los más altos, este es el tipo de diferencia nutricional que no te quitará el sueño». «Todos los frutos secos, en una ración de unos 28 gr (aproximadamente 1/4 taza o un puñado), son una gran fuente de magnesio, un nutriente que muchos de nosotros no consumimos lo suficiente y que puede ser muy beneficioso para la presión arterial».

Lechuga con aguacate + pavo

Si tienes hambre, pero tu nivel de azúcar en la sangre es alto, combina el pavo o el jamón sin nitrato (para obtener proteínas) con unas rodajas de aguacate (para obtener una grasa saludable) como una opción rápida, saciante y baja en carbohidratos. Si necesitas algo para envolver la mezcla, usa unos cuantos pedazos de lechuga crujiente.

Palomitas de maíz

«Mientras que el maíz es famoso como guarnición de verduras, en realidad pertenece al grupo de los cereales». «Como cereal integral, proporciona beneficios de fibra añadidos con una ración generosa». De hecho, 3 tazas contienen aproximadamente 100 calorías y casi 4 gramos de fibra, ahora te queda vigilar la mantequilla y la sal.

Palitos de queso

Los palitos de queso son porciones de proteína perfectamente repartida. Entre 1 y 2 está bien, dependiendo de cuánta hambre tengas. Come solo si han pasado menos de 2 o 3 horas desde la última comida, o con una ración de carbohidratos si ha pasado más tiempo.