+593 2 3980 893

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

NO CONFÍES EN LA PAZ DE TU CORAZÓN

NO CONFÍES EN LA PAZ DE TU CORAZÓN

La frase “tengo paz en mi corazón”  se ha convertido en una respuesta para justificar nuestras acciones.

Como por ejemplo cuando una estudiante de secundaria que está tratando de determinar a qué universidad irá. Después de recorrer cuatro campus diferentes, ella les dice a sus padres que «simplemente se siente en paz» sobre cierta escuela. O un hombre de negocios que está considerando una nueva aventura profesional podría bromear: «Sé que es arriesgado, pero siento paz de que esto es lo que debería hacer».

Cuando un sentido de paz interna se convierte en la razón fundamental para la toma de decisiones, nadie puede cuestionarlo, es similar a decir que Dios te dijo que hicieras algo.

¿Quién va a decir que Dios no lo hizo, o que tu sentido de paz está mal?

Esto podría no ser un gran problema en las decisiones moralmente neutrales, como seleccionar una universidad o la próxima aventura empresarial. Pero es un problema masivo cuando se derrama en las elecciones en otras áreas de la vida, lo que casi siempre sucede.

¿Qué pasa cuando el sentido de paz sirve como base para elegir una iglesia, incluso si la iglesia predica un evangelio empobrecido o carece de un liderazgo piadoso? ¿O cuando justificamos la decisión de terminar un matrimonio contencioso porque simplemente «sentimos paz» cuando estamos separados? Suena como una práctica virtuosa. Después de todo, ¿no quiere Dios que experimentemos la paz? ¿No es la claridad interna un signo de su bendición? ¿Realmente querría que tomáramos una decisión que no proveyera la paz inmediata? Seguramente no.

Brújula rota

Desafortunadamente, nuestra brújula interna está rota debido a la caída. Aparte de Cristo, nuestros sentimientos son tremendamente engañosos (Jer. 17: 9). Nuestra naturaleza depravada pueden alinear los sentimientos de paz con acciones que traicionan el buen diseño de Dios. Sentimos paz cuando abrazamos nuestra naturaleza caída, porque estamos actuando de manera consistente con esa naturaleza cuando pecamos.

Respondiendo al evangelio a través del poder del Espíritu, nuestra naturaleza se transforma. Se nos dan nuevos corazones que anhelan obedecer a Dios y adorarlo correctamente. Entonces, cuando los creyentes pecan, están actuando en contra de su nueva naturaleza. El pecado se sentirá cada vez más grotesco y no traerá paz.

¿Significa esto que aquellos de nosotros que decimos ser cristianos podemos confiar en nuestro sentido de paz? Tal vez sí. Pero tal vez no, por al menos dos razones.

  1. Puede que no tengamos un nuevo corazón.

Una sensación de paz sobre las acciones incorrectas puede revelar que una persona no ha sufrido la reorientación radical del corazón que se produce a través de la conversión genuina. Sin importar el linaje religioso de alguien, si permanecen muertos en el pecado, su compulsión interna no irá en la dirección de la justicia

  1. Los cristianos pueden ser engañados por el pecado que se aferra fuertemente.

Los creyentes regenerados deben encontrar disgusto por los pecados que una vez trajeron gozo y paz. Sí, seguirán siendo susceptibles al pecado y, a menudo, serán víctimas de su atractivo, pero también responderán de manera diferente. El pecado traerá dolor a donde una vez trajo placer. Producirá un arrepentimiento genuino donde una vez trajo un mero cambio momentáneo.

Imagina a un verdadero cristiano que racionaliza cierta práctica pecaminosa. Al principio, el pecado puede traer convicción, pero con el tiempo esta sensación interna de inquietud comienza a desvanecerse. El pecado puede incluso parecer justificable, particularmente si obedecer a Dios trae incomodidad o dolor.

Debe haber una mejor base para las decisiones que tomamos. Dos preguntas son mucho más útiles para la toma de decisiones que simplemente «¿Siento paz?»

  1. ¿Qué dice la Palabra de Dios habla sobre este tema?

Si la Biblia habla con autoridad sobre un tema, entonces no importa cómo nos sentimos, la Biblia siempre tiene la razón. Ciertamente, aquellos que desean seguir un comportamiento aberrante buscarán reinterpretar las Escrituras para justificar su situación y la rectitud moral de sus acciones. Pero la Palabra de Dios debe superar todo sentido de excepcionalidad que sentimos.

Por ejemplo, dado que las Escrituras hablan claramente sobre temas de sexualidad, debemos prestar atención a su consejo, negar nuestros anhelos y arrepentirnos de nuestros pecados, incluso si abrazar el pecado nos da paz. El amor cristiano es otro ejemplo del que habla la Biblia, debemos buscar los mejores intereses de nuestros enemigos y amarlos como Cristo nos amó, incluso si eso nos trae dolor y angustia.

  1. ¿Qué dice el pueblo de Dios sobre este tema?

La comunidad cristiana es un segundo punto de control para ayudar a aclarar nuestras acciones. Pero debemos tener cuidado aquí. Así como siempre podemos torcer y distorsionar la Biblia para racionalizar nuestras decisiones, también podemos encontrar uno o dos cristianos profesantes que justifiquen nuestro actuar. Irónicamente, tal apoyo puede provenir de aquellos que buscan un mayor consuelo por su propio pecado.

Sin embargo, la iglesia es donde los creyentes entrenan sus corazones para encontrar gozo, paz y satisfacción a través de la obediencia a Cristo, donde pueden caminar uno junto al otro para alentar la santidad y desalentar el pecado. En la iglesia, debemos encontrar a otros que nos amen lo suficiente como para indicarnos el perdón que encontramos en Jesús. Si los creyentes maduros desafían nuestras acciones, deberíamos prestar atención a sus advertencias, incluso si hacerlo no trae paz a nuestros corazones.

La Orden Correcta, La Paz Correcta

Aquí es donde nuestra brújula interna puede entrar en juego. Si la Biblia fomenta nuestra elección (o al menos no lo prohíbe), y si los demás creyentes dicen que es lo mejor para nosotros, entonces podemos preguntar: «¿Tengo un sentido de paz con respecto a esta decisión?» O quizás mejor, «¿Confirma el Espíritu de Dios dentro de mí que esto es lo correcto?»

El problema no es la pregunta, es el orden, si primero preguntamos qué nos trae paz, haremos que las Escrituras digan lo que queremos y encontraremos a otras personas que estén de acuerdo con nosotros. Pero, si primero preguntamos qué dice la Palabra de Dios, luego qué apoya su pueblo, podemos poner nuestro sentido de paz en su lugar apropiado, y caminar con confianza en las decisiones que darán forma a nuestras vidas.

 

ESCRITO POR: Jorge Luis Rodríguez

Comparte:

Publicaciones recientes:

Realiza tu donación mediante Transferencia Bancaria

Mi promesa de Donación: Eres parte de HCJB

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Banco del Pichincha. Cuenta de ahorros Banco Pichincha # 22 02 49 71 71
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
Haz tu donación en línea con tu tarjeta de crédito o débito nacional o internacional con total seguridad a través de nuestro portal de donaciones Haz clic aquí

Donaciones mediante depósito o transferencia:

Realiza tus donaciones directamente o en línea en cualquier agencia del Produbanco o Servipagos. Cuenta de ahorros Produbanco # 12 00 58 38 84 9
Para transferencias bancarias: Por favor indique el número de RUC 1792518601001 Misión HCJB La Voz de los Andes Ecuador.
Notifique su depósito al correo: [email protected]
¡Atención! Por favor copie bien este número de cuenta y asegúrese de escribirlo correctamente al momento de su depósito.
  • Débito bancario: Realiza tu donación por medio de tu cuenta bancaria del Pichincha o Produbanco llenando los datos solicitados en el formulario. Envía el documento firmado al correo electrónico [email protected] o entrégalo en nuestras oficinas.

Descargar Formulario: Click Aquí