Si eres nuevo(a) en la planificación de comidas, aquí encontrarás todo lo que necesitas saber desde el principio. Con mi madre aprendí a planear menús y comprar con anticipación desde que era un niño, por lo que me resulta muy natural hacerlo. ¡No puedo esperar para compartir contigo los secretos que me enseño mamá!

A decir verdad, hay muchas razones por las cuales la planificación de comidas es importante:

  • Reduce los niveles de estrés porque ya tienes la respuesta a la pregunta “¿Qué hay para almorzar?” la noche anterior.
  • Es mejor para nuestra salud. Siempre comemos mejor cuando se hace un plan de comidas, debido a que puedes adaptarlas a los gustos y necesidades de la familia.
  • Es mejor para nuestro presupuesto. Evitamos salir con frecuencia a comer, compramos lo que necesitamos en el supermercado, y se desperdicia menos.
  • Por último, hago un plan de comidas para que el tiempo en familia sea una prioridad.

Pasos para la compra y planificación y preparación de comidas:

  1. ¿Cuál es tu presupuesto para compras en el supermercado?

Antes de hacer tu plan, debes saber cuánto dinero puedes gastar en comestibles cada mes.

  1. Prepara una hoja de papel

Dobla de forma vertical una hoja de papel en blanco en tres partes. Etiquete la sección izquierda (o superior) “Alimentos que ya tienes”: la sección central “Menú” con los días de la semana y la última sección “Comprar:”

Foto de ejemplo:

  1. Revisa el refrigerador y alacena (Alimentos que ya tienes)

Después de preparar mi página, abro el refrigerador, el congelador, la despensa y evalúo qué artículos deben comerse pronto. Estoy buscando especialmente comida de duración corta y que está por expirarse.  Escribo en la primera sección: espárragos, aguacate maduro, lechuga, yogur, etc.

 

  1. Plan de comidas (Menú)

No es necesario que planifiques cada comida, pero aquí vas a escribir algunos platos que puedes preparar con los ingredientes que ya tienes y que a tu familia les gusta. Escribe algunas comidas generales como carne de res y papas el miércoles a pesar de que no sabes exactamente qué receta va a hacer con esos ingredientes.

A continuación ejemplos que pueden variar según sus preferencias y dieta:

lunes

Desayuno- Panqueques

Almuerzo- arroz relleno

Cena- sándwich o sobras del almuerzo

martes

Desayuno- Huevos y tostadas

Almuerzo: Pollo y brócoli

Cena- empanadas

miércoles

Desayuno- Panqueques Congelados

Almuerzo – Estofado de pescado

Cena- Sobras

jueves

Desayuno- Tostadas francesas 

Almuerzo – Carne de res y papas y zanahorias

Cena- Sanduches de atún

 viernes

Desayuno- Majado (plátano verde cocinado, aplastado y frito) y huevo

Almuerzo- Sobras del jueves

Cena- Torrejas de quinua

sábado

Desayuno- Avena Horneada

Almuerzo: Espagueti con Albóndigas y ensalada

Cena- Sobras

domingo

Desayuno: Huevos duros, pan y fruta.

Almuerzo – Pollo asado y vegetales

Cena- Salchi papa

 

  1. Lista de compras

Mientras eliges la comida de su semana, escriba todos los ingredientes que necesitarás. Lo bueno de usar el tercio derecho de su página para esta lista es que puedes cortarlo (o simplemente doblarlo) para llevarlo al supermercado o al mercado.  Ahora, solo porque hiciste un plan de comidas, no significa que solo vas a comprar lo que contiene … aunque esto ayuda a mantenerte dentro del presupuesto. Si encuentras que la carne está en oferta, pero no la tenías en tu menú … cómprala, y puedes congelarla para otra semana.

 

  1. Preparación de comida

Después de llegar a la casa con tus compras, es hora de prepararlas para dividirlas en porciones para la semana y guardarlas. Como mencioné anteriormente, a veces encuentro un pedazo grande de carne de res que sería demasiado grande para una sola comida, lo corto y separo en diferentes porciones. Guardo las porciones en fundas plásticas con cierre, etiqueto y luego congelo. También puedes hacer esto con la mayoría de las hierbas, cebolla blanca y el ajo.

(Las bolsas plásticas con cierre y los Tupperware son increíbles para guardar y congelar alimentos).

Espero que estos consejos te ayuden a planificar tus comidas. Especialmente en estos tiempos en los que no podemos salir con frecuencia al mercado y queremos ahorrar… además de hacer feliz a nuestra familia.